En la aldea
24 junio 2024

Los secretos de la Aldea

¿La oposición venezolana comprende la magnitud del compromiso que es el mantener la lucha democrática desde todos los frentes?, ¿será el 3 de diciembre la fecha donde la voz del TIAR retumbe con medidas contundentes contra colaboradores y testaferros del régimen venezolano?, ¿sabías que según el registro del Foro Penal son 290 civiles y 109 militares los presos políticos?, ¿en La Habana sí saben aprovechar las tempestades a su favor?

Lee y comparte
Redacción LGA | 06 noviembre 2019
secretos de la aldea

Fecha clave para el TIAR

El próximo 3 de diciembre el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) cumple 71 años. El aniversario coincide con la nueva cita de sus signatarios en Bogotá, en una fecha clave ante el giro que puedan tomar las presiones internacionales sobre el régimen de Nicolás Maduro en momentos de cambios políticos en la región. Será la última reunión a la que asista el actual canciller argentino, Jorge Faurie, ya que el próximo 10 de diciembre Alberto Fernández asumirá la presidencia de la nación, con lo que no sólo cambiará el tren ejecutivo sino la postura de Argentina frente al caso venezolano. No hay que olvidar que el pasado 11 de septiembre se aprobó la activación del TIAR en el seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA) con solo 12 votos a favor, y la pérdida de Argentina puede enlentecer las iniciativas que se gestan desde esta plataforma para cercar a Maduro. Se espera que el 3 de diciembre se formalicen medidas contundentes contra personas y entidades que han fungido como colaboradores y testaferros del régimen venezolano en sus desmanes, actos de violaciones de Derechos Humanos y delitos, añadiendo así una nueva capa de sanciones que le dificulten a esta red de aliados seguirle dando piso a la gestión de írrita Maduro. Las pruebas ya se están recopilando en su contra, y sólo basta que se anuncie la lista de los implicados y las sanciones que recibirán.

Disparidad destructiva

Mientras el régimen de Nicolás Maduro se resiste a abandonar el poder sin importar las consecuencias de esta decisión, incluso en términos de calidad de vida de los venezolanos, la oposición enfrenta el reto mayúsculo de mantener la lucha democrática desde todos los frentes y avanzar hacia un cambio político a pesar incluso de sus propios demonios internos. Las conocidas divisiones entre los líderes y las organizaciones de oposición se siguen profundizando en un momento crucial como el que vive Venezuela hoy, a las puertas de que se cumpla el primer año de mandato ilegítimo de Maduro y el primero interino de Juan Guaidó en las funciones ejecutivas de la nación. Seguir o no seguir estimulando la aplicación de sanciones internacionales es uno de los temas que genera fricción y debilita las estrategias. Mientras tanto las señales de alarma ya están encendidas. En un estudio de opinión de la firma Delphos, el 38% de los consultados afirma que lo mejor para el bien del país es que “surja otro líder opositor”.

Son 399 presos políticos

La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos, tras verificar los registros que lleva la organización no gubernamental Foro Penal, certificó que al 4 de noviembre de 2019 en Venezuela había 399 presos políticos. Se trata de 290 civiles y 109 militares. El tema es llevado a pulso en la OEA, desde donde se han buscado distintas vías para acelerar su liberación. Recientemente el secretario general de la OEA, Luis Almagro, alertaba al mundo sobre lo que ocurre con estos prisioneros del régimen venezolano: “No hay traslado de acusación, no hay instrucción fiscal, los casos no se presentan a juicio (…) A veces, sólo los llevan a juicio para mostrar que los han torturado salvajemente y para que mueran unas horas después”. 

La Habana en la vitrina

La revolución cubana mueve sus piezas con vigor. Así lo ha hecho durante seis décadas para sostenerse en el poder, a pesar de todo. El castrismo está usando La Habana como vitrina, lugar de encuentro, plataforma de proyección, espacio de negociaciones. Este fin de semana fue escenario del “Encuentro Antiimperialista de Solidaridad por la Democracia y contra el Neoliberalismo”, que Nicolás Maduro usó como tribuna para hacer demostraciones de fuerza internacional; y desde este lunes acoge la Feria Internacional de La Habana (Fihav) 2019, donde el régimen cubano espera se concreten oportunidades de negocio que refloten la deprimida economía de la Isla. Para finales de esta semana se encienden las celebraciones de los 500 años de la fundación de La Habana, a las que están invitados dignatarios de diversos países del mundo y a las que ya confirmó su asistencia el rey Felipe VI de España. Es la apuesta mayor de esta cruzada de supervivencia para aprovechar que en la región aparecen nuevos aires de izquierda luego del agotamiento de la petrochequera venezolana.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto