En la aldea
23 abril 2024

Los secretos de la Aldea

¿Logrará imponer la directiva paralela de la Asamblea Nacional la “agenda paralela” que busca allanar el camino para fortalecer un CNE aún más complaciente con el régimen?, ¿el nepotismo es otro de las rasgos en el resumen curricular del diputado Franklyn Duarte, primer vicepresidente de la junta directiva presidida por Parra?, ¿cuánto habrá cobrado el articulador de la “Operación Alacrán” que intentó comprar voluntades en el gremio periodístico?, ¿la falta de quórum es tan grave que Luis Parra está juramentado diputados que “no son diputados”?, ¿Omar Ávila al cambiar de bando olvidó que las redes sociales le recordarán siempre sus palabras “opositoras”?

Lee y comparte
Redacción LGA | 22 enero 2020
secretos de la aldea

El policía diputado

El historial del diputado Franklyn Duarte, primer vicepresidente de la junta directiva impuesta en la Asamblea Nacional (AN) que preside Luis Parra, no deja de llamar la atención. En las elecciones parlamentarias de 2015 quedó electo suplente de Laidy Gómez por un circuito fronterizo, pero ella dejó su investidura como diputada cuando resultó electa gobernadora del estado Táchira en 2017, lo que a la larga le concedió a Duarte el valioso curul que ocupa hoy. De esa campaña electoral a él le quedó la promesa de ser designado director de la Policía Regional, rememorando sus tiempos en la policía del Táchira cuando el golpe de 2002. Pero su designación se frenó al ser intervenida esa institución por orden directa de Freddy Bernal, actuando como autoridad paralela de la entidad. Sin embargo, Duarte le propuso a Gómez la creación de una Dirección de Seguridad Ciudadana con unos 50 funcionarios destinados a reforzar las instalaciones de la Gobernación y la seguridad de sus autoridades, algo que debía contar con el aval de Bernal. Directamente Duarte se ocupó de estos trámites y no sólo logró los 50 funcionarios, sino que hasta le permitieron elegirlos a dedo. Algunos de los seleccionados son familiares suyos, que en la actualidad hacen vida en la AN. Este cuerpo pronto dejó de operar según lo que se había planteado originalmente y las investigaciones hechas al respecto arrojaron que, entre otras prácticas, instalaban alcabalas en puestos fronterizos para matraquear, lo que echó por tierra la relación entre Gómez y Duarte.

Comprando hasta periodistas

La “Operación Alacrán”, con la que a punta de maletines con dólares en efectivo se intentó mellar la mayoría parlamentaria que apoya a Juan Guaidó, no se limitó únicamente a comprar voluntades entre los diputados opositores, también llegó a los periodistas. Se quería que a cambio de dinero los líderes de las instituciones que agrupan a los profesionales de la prensa le dieran su aval a la directiva impuesta por Luis Parra en la Asamblea Nacional (AN). Pasaban los días y fue creciendo la incomodidad entre los periodistas debido al silencio del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), pues a lo interno de varias de sus seccionales eran conocidas las denuncias tras constatar lo que ocurría, y observar que no había un pronunciamiento institucional de rechazo. Finalmente, esta semana el presidente del CNP, Tinedo Guía, sacó a la luz lo que ya venía circulando y aseguró que “sí se produjo la tentación de la compra, pero no se logró llegar al pecado. La moral y la ética del periodista ha mantenido incólume al Colegio Nacional de Periodistas”. Sin embargo, nada pasó con el periodista que sirvió de articulador para comprar voluntades en el gremio, y las molestias persisten.

Palabras al viento

Al Hemiciclo del Palacio Federal Legislativo acudió este 21 de enero Omar Ávila, parlamentario suplente sexto en lista a la Asamblea Nacional por el estado Miranda, y secretario general nacional de Unidad Visión Venezuela, quien fue juramentado como diputado por Luis Parra para ocupar un curul y llenar los vacíos “obvios” contraviniendo la Ley. A Ávila se le había visto recientemente reunido con los diputados José Gregorio Aparicio y José Antonio España, de la fracción Independientes por la Renovación y el Cambio, quienes el 5 de enero le dieron su voto a Parra. En diciembre pasado Ávila reaccionó ante la investigación periodística de Armando.Info que dejó al descubierto al grupo de diputados -liderados por Parra- que hicieron favores al socio del régimen venezolano, Alex Saab, artífice de una red de corrupción vinculada al manejo de los CLAP. Entonces se manifestó a favor de hacer una amplia investigación y que “todos los colegas diputados que hayan sido partícipes deberían ponerse a derecho”, es decir, los mismos que ahora lo juramentan y a los que de tan buena gana sirve.

Cuando los números no cuadran

Más allá de lo ocurrido el 5 de enero en el Palacio Federal Legislativo, con actas que se pierden o que son forjadas, la irregularidad es la constante operativa de la Asamblea Nacional (AN) que intenta presidir Luis Parra. Se necesitan 112 votos en la AN para poder hacer el cambio de autoridades electorales y el Bloque de la Patria está muy lejos de ese nivel. En la convocatoria de este martes 21 de enero, hecha por Parra, no había la presencia requerida pero por los curules del Hemiciclo se distribuyó gente que no es parlamentaria y coincidieron principales y suplentes de un mismo circuito, lo que viola directamente el Reglamento de Interior y Debates del Parlamento. Ni los “maletinazos” con dólares, ni las presiones le han permitido a la llamada “Fracción CLAP”, que lidera Parra, hacer que cuadren los números. Con Omar Ávila, a quien no le corresponde ser juramentado como diputado por el sexto lugar que logró en la lista de suplentes; más Alexis Ramón Lamazares, suplente tercero en la lista de Lara, y Teresa de Jesús Hernández, suplente tercera en la lista de Portuguesa, llegan a 21 los disidentes de la oposición mientras que el bloque chavista tendría 49. 

Otro mundo paralelo más

A la duplicación de roles y de instituciones que marca la cotidianidad de Venezuela ahora se suman las agendas paralelas para el cambio de autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) que van impulsando la Asamblea Nacional (AN) presidida por Juan Guaidó y la que intenta imponer Luis Parra. Esta última, con fallas legales de origen y sin los votos suficientes, ya designó una “comisión especial” para ocuparse del tema, que estará integrada por Richard Arteaga, José Antonio España, Franklin Duarte, Kerrins Mavarez, Julio Chávez y Nosliw Rodríguez, algunos de los cuales integran la “Fracción CLAP”. Aunque desde las filas del Bloque de la Patria se estaría buscando que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) haga las designaciones de las autoridades electorales por “omisión legislativa”. La AN reconocida como legítima y donde está la mayoría de los parlamentarios, sigue adelante con su cronograma de trabajo para la conformación de un nuevo Consejo Nacional Electoral, y en los días finales de enero se recibirán las postulaciones de la sociedad civil para conformar el Comité de Postulaciones.

secretos de la aldea
Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto