En la aldea
18 abril 2024

Los secretos de la Aldea

¿Luis Parra prefiere despachar como “presidente de facto de la AN” desde un hotel en El Paraíso?, ¿sabías que Guyana le sigue sacando provecho al Esequibo apuntalando allí sus principales proyectos de crecimiento económico para 2020?, ¿la dolarización se mueve rápido gracias al kit de franelas y efectivo que reparten los rojitos de la “Fracción CLAP”?, ¿qué está pasando en la AN presidida por Guaidó que hacen caso omiso al Estatuto para la Transición?, ¿Rusia, ahora como asesor electoral, sigue apostando fuerte para defender sus intereses petroleros en el país?, ¿qué tienen en común Iván Simonovis, Gazprombank, Maduro, Gazprom, y el empresario Francisco Convit?

Lee y comparte
Redacción LGA | 29 enero 2020
secretos de la aldea

El nido de Parra

Usar el despacho de la presidencia de la Asamblea Nacional (AN) no es suficiente para Luis Parra. Si bien allí se toma las fotos de rigor para impulsar la idea de que la vida parlamentaria en el Palacio Federal Legislativo avanza con normalidad y que él es su líder, en verdad su centro de operaciones está en el oeste de la ciudad. Para llegar a su despacho en la AN hay que superar varios puntos de control y a sus 12 escoltas, un cuadro no visto desde los tiempos de Cilia Flores cuando presidió el Parlamento; y algo similar ocurre en el Novo Hotel Express de El Paraíso, donde realiza sus otros encuentros estratégicos y las reuniones que prefiere dejar fuera de los reflectores. El lugar es algo así como su “otra casa” cuando se encuentra en Caracas. Allí no sólo pernocta Parra, gran operador de la “Fracción CLAP”, sino también todo su staff con sus varios anillos de seguridad.

“Aurinegros” a punta de verdes

Cargar autobuses con supuestos militantes de Primero Justicia (PJ) para movilizarlos desde el interior del país hacia el Tribunal Supremo de Justicia de Nicolás Maduro tuvo su precio. No bastaban las franelitas recién impresas con los colores amarillo y negro, insignias del partido, para ganarse las voluntades de las personas que a mediados de enero acudieron a Caracas para exigir unos derechos de los que poco sabían. Los encargados de armar la comparsa fueron los ex militantes de PJ, expulsados de sus filas por sus vínculos con la corrupción asociada a los CLAP y por la compra de diputados para robarle votos a Juan Guaidó. Luis Parra se ocupó de la movilización desde Yaracuy, donde está arraigado, lo que implicó un pago estimado de entre 20 a 30 dólares por persona. La entrega de los verdes en efectivo tuvo lugar en el corazón de San Felipe, en la residencia materna de Parra, donde en algún momento las colas de gente despertaron la curiosidad de los vecinos. Lo cierto es que hasta este martes seguían llegando a cobrar lo suyo los contratados para el acto en el TSJ.

Más de lo mismo

Sin que se haya cerrado el capítulo de los manejos poco transparentes que terminaron por darle vida a la llamada “Fracción CLAP” en la Asamblea Nacional (AN) que preside Juan Guaidó, se siguen adoptando decisiones que ameritan -como mínimo- la figura de un contralor. En la sesión de este martes 28 de enero se aprobó, con el voto salvado de Primero Justicia, la propuesta que hizo Guaidó a través de un comunicado de disponer de 20 millones de dólares de ayuda externa para un fondo de litigios para el pago de las gestiones que se adelantan para la protección de activos venezolanos en el exterior. Además del hecho de que deberían existir controles de uso de estos fondos públicos, según el Estatuto para la Transición (aprobado en febrero de 2019) una decisión como la adoptada en la sesión debía contar con el aval de los cuatro partidos principales, es decir, Voluntad Popular (VP), Primero Justicia (PJ), Un Nuevo Tiempo (UNT) y Acción Democrática (AD), pero en esta ocasión ni lo uno ni lo otro.

Línea rusa sobre las parlamentarias

Aunque Moscú ha tratado de bajar el tono a través de la portavoz de la Cancillería, María Zakharova, para que no sea tan obvia su participación en los asuntos de Venezuela, la verdad es que el régimen de Vladimir Putin no sólo participa, sino que además dicta líneas de acción a Miraflores. El nuevo “consejo” es tener cuidado con el manejo que se haga de las elecciones parlamentarias, porque se podría terminar de darle motivos a la Unión Europea para que adopte una postura más firme en contra Nicolás Maduro. Lo que proponen es no jugarse la carta del “adelanto de las elecciones”, que deben celebrarse en el segundo semestre de 2020, y tratar de lograr que la matriz de un Parlamento opositor en funciones, con Luis Parra al frente, camine de forma adecuada para avanzar con la agenda que beneficie sus intereses en el país, empezando por el sector hidrocarburos.  

Llama el socio

La detención de Francisco Convit y su liberación son temas de los que el régimen venezolano prefiere no hablar. Iván Simonovis, comisionado Especial de Seguridad e Inteligencia del gobierno interino de Juan Guaidó, fue quien confirmó que el “empresario” estuvo en manos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Vale decir que el nombre de Convit está vinculado a casos de corrupción de PDVSA y del sector eléctrico. Además, está ligado a Alejandro Betancourt, a quien el ministro Jorge Rodríguez define como “un corrupto que se hizo rico gracias a los contratos ilícitos que le dio Rafael Ramírez cuando fue presidente de PDVSA”. El papel de Convit al frente de Gazprombank en América Latina, tras conseguir para los rusos contratos de importancia con el Gobierno venezolano, parece haberle servido para evadir el cerco que le montaron los agentes de inteligencia y dejar tranquilamente la sede del Sebin. ¿Cómo ocurrió? Sólo bastó una llamada a Nicolás Maduro desde Gazprom.

Con escapulario ajeno

Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Guyana no dejan de sorprender: Su economíacrecerá 86% en 2020. Esta expansión está apuntalada en el desarrollo de su sector petrolero, donde las transnacionales han concentrado esfuerzos e inversiones. La disputa por el Esequibo persiste entre Venezuela y Guyana, pero Georgetown le está sacando el máximo provecho al territorio apuntalando sus principales proyectos en zonas donde persiste el debate binacional. Mientras tanto, Venezuela avanza hacia su séptimo año consecutivo de recesión económica.

secretos de la aldea
Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto