En la aldea
20 mayo 2024

Luis A. Pacheco, Presidente de la junta administradora ad hoc de PDVSA, designado por el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, con la aprobación de la Asamblea Nacional.

Luis Pacheco: Para PDVSA el efecto del colapso de los precios será como “patear a un moribundo”

“Hoy menos del 15% de la capacidad de refinación del país está operativa, esto lo pudo esconder el régimen durante un tiempo, usando el mecanismo del trueque, porque PDVSA, o sus socios, cambiaban petróleo por gasolina en el exterior. Pero con la acentuación de las sanciones y la salida de Rosneft de Venezuela, esa válvula dejó de funcionar, trayendo como resultado una escasez casi total de gasolina”, señaló el experto petrolero Luis Pacheco en entrevista con La Gran Aldea, y agregó que “lo más delicado es que esta situación tiene pocas posibilidades de revertirse mientras Maduro siga en el poder”.

Lee y comparte
Alejandro Hernández | 21 abril 2020

Desde la presidencia de la junta administradora ad hoc de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), Luis Pacheco tiene una visión privilegiada de lo que ocurre en la principal industria del país. A esto se suma su amplia experiencia en el sector de los hidrocarburos y su gestión como planificador, facetas que le permiten mirar estratégicamente este momento histórico de caída de los precios petroleros a negativo. “Esto es una coyuntura y el negocio petrolero es de largo aliento”, afirma. Sin embargo, está claro en que se necesitan decisiones heroicas y un cambio. El régimen de Nicolás Maduro “no puede hacer nada por mejorar la situación actual de PDVSA”.

-¿Cuál es su análisis sobre el desplome mundial de los precios del crudo?

-Lo primero es que esta es una situación muy coyuntural, que va a cambiar con los días. En este momento hay una tormenta perfecta compuesta por la baja demanda, el exceso de oferta, déficit de almacenamiento y cierre de los contratos a futuro. Estos cuatro puntos han coincidido y por eso el petróleo alcanzó precio negativo. Es importante decir que esta circunstancia no es sorpresa, antes del coronavirus había una caída paulatina de la demanda y también una sobreoferta en el mercado petrolero.  

“La industria petrolera está en absoluta minusvalía, con los precios de hoy en día ninguna producción en Venezuela cubre sus costos”

Luis A. Pacheco, Presidente de la junta administradora ad hoc de PDVSA

-El 5 de enero de 2009, Hugo Chávez, en el Teresa Carreño, dijo que Venezuela no entraría en crisis así el petróleo llegara a cero dólares el barril.

-Esa declaración es una muestra más de que la ignorancia es audaz. Chávez sabía que estaba sostenido por los altos precios del crudo y nunca pensó que iban a bajar, como hemos visto en tiempos recientes. Su respuesta fue ignorante.

-¿Cuál es su proyección sobre cómo terminará el mercado petrolero este 2020?

-La situación del precio del petróleo es un resultado de dinámicas de mercado. En las últimas semanas la OPEP, en alianza con otros países petroleros como México, Noruega y, sobre todo, Rusia, llegaron a un acuerdo para bajar la producción de crudo cerca de 10 millones de barriles por día. En la medida en que esos recortes se puedan materializar y entren en sincronía con la demanda real que hay en el mundo, los precios se empezarán a levantar; pero son dos factores que no necesariamente van al mismo ritmo. Creo que tendremos una recuperación del crudo que situará su valor alrededor de los 40 dólares por barril a finales de año, pero al día de hoy es incierto y hasta arriesgado hacer la proyección.

-¿Cuáles serán las consecuencias de este colapso para el régimen de Nicolás Maduro y la industria petrolera nacional?

-En este momento eso es como patear a un moribundo. La industria petrolera está en absoluta minusvalía, con los precios de hoy en día ninguna producción en Venezuela cubre sus costos. Pero esto es una coyuntura y el negocio petrolero es de largo aliento, y hay que tomar decisiones heroicas.

-¿Cómo está logrando el régimen de Maduro sacar crudo al exterior?

-Creo que los niveles de exportación han bajado significativamente en las últimas semanas. ¿Cómo está haciendo el régimen para conseguir recursos? Eso no lo puedo contestar desde la distancia, pero sí te puedo decir que la mezcla de la caída en la producción venezolana y la baja de los precios del mercado mundial, va a originarle al régimen enormes e inocultables dificultades financieras.

-Hay información sobre la triangulación de PDVSA con empresas como la italiana ENI y otras de cuestionada reputación, como Swiss Oil Trading, para eludir las sanciones y llevar gasolina a Venezuela, ¿tiene alguna información al respecto?

-No me extraña que sea así. Al régimen de Maduro cada vez se le cierran más los caminos y por eso busca opciones de negocios turbios con compañías que no son necesariamente las más transparentes.

“Esto es una coyuntura y el negocio petrolero es de largo aliento, y hay que tomar decisiones heroicas”

Luis A. Pacheco, Presidente de la junta administradora ad hoc de PDVSA

-Las empresas que aceptan estas triangulaciones hacen descuentos al crudo, si a eso le sumamos la debacle de los precios, ¿en cuánto termina vendiendo PDVSA el petróleo de Venezuela?

-Lamentablemente Venezuela dejó de ser un país petrolero y ahora vamos a padecer lo que eso significa. Será muy difícil para la gente, porque esto se traduce en pobreza. La incapacidad de la industria petrolera de producir rentablemente, más la caída de los precios, nos hace pasar, como nación, por una crisis financiera muy dura y eso tiene un impacto en la población, que hace mucho más urgente materializar el cambio político y construir sobre él.

-En este contexto, ¿cómo visualiza una eventual recuperación de nuestra industria petrolera?

-El petróleo va a seguir siendo, por un tiempo considerable, uno de los elementos clave de la matriz energética mundial. Venezuela tiene ventajas comparativas, tanto geográficas como de bajo costo de producción y grandes reservas, por eso tiene un rol que jugar. El régimen no puede hacer nada por mejorar la situación actual de PDVSA, pero nosotros lograremos la recuperación de la industria y rescataremos la producción en el mediano y largo plazo; pero para esto tiene que haber un cambio político y también modificaciones en las leyes que hoy rigen en el sector, cómo la de hidrocarburos o las que controlan las regalías e impuestos. Es muy importante entender que la recuperación del sector petrolero nacional pasa por atraer inversión extranjera, porque ese modelo donde el Estado es el único inversionista importante no sólo ya no es posible, sino que ha demostrado ser inconveniente.

-¿Cuáles de los campos petroleros que existen hoy en el país pueden ser rentables en ese contexto que describe?

-En el mediano plazo y con precios que estén entre 40 y 50 dólares por barril, la mayoría, por no decir todos los campos petroleros venezolanos, serán rentables; si logramos condiciones fiscales y los arreglos institucionales que sean atractivos para los inversionistas extranjeros. Esto vale para los proyectos de crudo pesado de la Faja, para los de crudos livianos tradicionales, también para la recuperación del Lago de Maracaibo y la infraestructura gasífera.

-¿Cuál es el estatus de los activos y fondos de PDVSA que quedaron congelados?

-La junta de PDVSA ad hoc fue creada para salvaguardar los activos que tiene la estatal en el exterior, que estaban y continúan bajo riesgo de ser tomados por los acreedores de la República y de la propia PDVSA. Todo esto como consecuencia de las políticas de endeudamiento y de expropiaciones que se hicieron los últimos años, el foco principal lo hemos puesto en Citgo, que es un elemento crucial para la reconstrucción de nuestra industria petrolera. Hay otros activos que también estamos monitoreando, como las acciones en las refinerías de República Dominicana, Jamaica, Ecuador y Argentina. Estos son todos temas complejos que están asociados a manejos legales, pero PDVSA ad hoc tiene una limitación de recursos financieros y por eso nos concentramos en los casos más importantes.

-¿Cómo es la operación de Citgo hoy? Hay voceros políticos que exigen la utilización de fondos de esta compañía para financiamiento de distinta índole.

-Citgo es una empresa de refinación que compra crudo y vende productos, tiene la misma dinámica de la industria petrolera; y hoy en día está gerenciada por un grupo de venezolanos del más alto nivel, que trabajan por recuperar los niveles de transparencia y experticia técnica que corresponden. Pero que, al mismo tiempo, está muy limitada por todos los financiamientos legales e ilegales que hizo el régimen chavista, y, aunque su capacidad de sobrevivir como empresa no está cuestionada, en este momento su productividad sí está mermada por todas las obligaciones y endeudamientos, eso incluye el bono PDVSA2020, que tiene como garantía acciones de la compañía y fue adquirido de forma viciada y poco transparente. Actualmente estamos en las cortes de Nueva York buscando la declaración de su nulidad.

-¿Qué funciones cumple la Corporación Venezolana del Petróleo ad hoc?

-Es una junta creada por la Asamblea Nacional que tiene como objetivo preparar el terreno para esa recuperación de la industria que ya mencioné. Hoy en día la mayor parte de la producción de Venezuela está asociada a capital extranjero, donde esta junta tiene el rol de representar las acciones de PDVSA. Recordemos siempre que el capital privado, tanto nacional como extranjero, es un elemento clave para el rescate del sector petrolero venezolano.

“En este momento hay una tormenta perfecta compuesta por la baja demanda, el exceso de oferta, déficit de almacenamiento y cierre de los contratos a futuro”

Luis A. Pacheco, Presidente de la junta administradora ad hoc de PDVSA

-¿Cuál es el estatus de las empresas mixtas que tienen contratos con PDVSA?

-En una transición, con un gobierno democrático instaurado, yo creo que lo más lógico es repensar esos contratos, sentarse con los socios privados y darles la oportunidad de renegociar o extender dichos acuerdos, pero dentro de la visión de que una recuperación de la industria va a depender, principalmente, de esos capitales.

-En esa eventual transición, ¿la estrategia será desarrollar nuevos proyectos petroleros o recuperar los que ya existen?

-Yo creo que será una combinación de los dos. Cuando inicie la transformación de la industria se realizarán exploraciones nuevas para la búsqueda de acumulaciones de crudos livianos; aunque por el estado de abandono de muchos campos existentes que opera PDVSA en este momento, probablemente haga que sean calificados como proyectos nuevos.

-¿Por qué no hay gasolina en Venezuela?

-Hoy menos del 15% de la capacidad de refinación del país está operativa, esto lo pudo esconder el régimen durante un tiempo, usando el mecanismo del trueque, porque PDVSA, o sus socios, cambiaban petróleo por gasolina en el exterior. Pero con la acentuación de las sanciones y la salida de Rosneft de Venezuela, esa válvula dejó de funcionar; trayendo como resultado una escasez casi total de gasolina. Lo más delicado es que esta situación tiene pocas posibilidades de revertirse mientras Maduro siga en el poder.

-¿Qué rol tenía Rosneft en la importación de gasolina?

-El régimen usó a Rosneft como el canal para exportar petróleo a cambio de gasolina, y así eludir las sanciones impuestas por Estados Unidos.

-¿Cuáles áreas han sentido la salida de Rosneft de Venezuela y cuál sería el impacto que tendría la suspensión de la licencia a Chevron por parte de Estados Unidos?

-La ida de Rosneft va a hacer caer aún más la producción en Venezuela y ya ha tenido un impacto importante en la importación de gasolina, como dije antes. Por otro lado, la suspensión de la licencia a Chevron es otro golpe duro a la producción de crudo nacional. Recordemos que las asociaciones estratégicas son las que hoy soportan la poca capacidad de PDVSA, y Chevron es la más importante.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas