En la aldea
20 mayo 2024

Entrevista con un radical libertario (II)

Guzmán nos civilizó, nos acercó al progreso europeo y ordenó la redacción de códigos modernos, como el de Comercio y el de Procedimiento Civil. Me interesa mirar más al futuro que al pasado, pero debe recordar usted que la política del siglo XIX no se puede entender sin la extraordinaria presencia del Partido Liberal, sin el peso de sus ideas y sus hazañas.

Lee y comparte
Elías Pino Iturrieta | 29 abril 2020

-Decía usted el lunes que Venezuela tiene raíces liberales. Eso no lo veo muy claro en los hechos. Quizá en los discursos, a veces, pero no en los hechos.

-La independencia es hija del credo liberal, que estaba claro en la mente de los próceres desde 1810, o desde antes.

-¿También en el pueblo?

-Por supuesto. Ya basta de insistir en la idea de que la gente de esa época no sabía lo que estaba haciendo. Tenía dudas, pero muy pocas.

-¿Incluyendo a Bolívar cuando ordena la Guerra a Muerte, propone el senado hereditario, la presidencia vitalicia y se convierte en dictador? Muchos liberales de entonces vieron esos hechos como un despropósito.

-Lo fundamental del ideario bolivariano fue de cuño liberal, pero usted trae por los pelos cuatro detalles que no predominan en lo que quería para nosotros. El Bolívar liberal y libertario también acompaña nuestras luchas. No faltaba más.

-¿Y quiénes más, en la lista de los creadores de la República?

-Me interesa mirar más al futuro que al pasado, pero debe recordar usted que la política del siglo XIX no se puede entender sin la extraordinaria presencia del Partido Liberal, sin el peso de sus ideas y sus hazañas.

-Entre esas hazañas están las dictaduras de Guzmán Blanco y gobiernos incompetentes y depredadores como los de Falcón y Joaquín Crespo. El país fue un desastre, gracias a las administraciones llamadas liberales.

-Guzmán nos civilizó, nos acercó al progreso europeo y ordenó la redacción de códigos modernos, como el de Comercio y el de Procedimiento Civil. Venezuela cambió para bien bajo su dirección, tuvo más coherencia y pensó con cabeza nueva.

-Pero, ¿y la plata que se robó, y su egolatría?

-Eso no está probado, eso forma parte del discurso populista de su época que ha llegado hasta la actualidad, y cuya erradicación es urgente. Y lo del autobombo no estuvo mal, porque puso a rodar su nombre en todas partes.

-Hablaremos de esa erradicación del populismo el viernes, si no le importa.

-No parece usted muy diligente, como queremos los libertarios que sea la gente, pero lo espero el viernes.

Continuará el viernes 1o de mayo…

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión