En la aldea
28 mayo 2024

Leopoldo López Gil, empresario y eurodiputado por el Partido Popular.

Leopoldo López Gil:

“Si siguen los crímenes, como efectivamente han continuado en Venezuela, continuarán las sanciones”

El diputado al Parlamento Europeo por el Partido Popular y padre del líder político Leopoldo López, asegura que España está “ciento por ciento” comprometida con el rescate de la democracia en Venezuela. Leopoldo López Gil aboga por elecciones creíbles y cuestiona el rol del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero en las negociaciones sobre Venezuela.

Lee y comparte

Economista egresado de la Universidad de Colombia, fundador del programa de becas Fundación Gran Mariscal de Ayacucho; Leopoldo López Gil vive en España desde 2015, el mismo año que recibió la nacionalidad española por parte del gobierno de Mariano Rajoy, “con el fin de reforzar sus garantías democráticas para afrontar la persecución política y judicial de su familia”. En 2019 fue electo diputado al Parlamento Europeo por el Partido Popular (PP), tribuna desde la que ha prometido defender los derechos de los migrantes venezolanos. La semana pasada el portal PanAm Post lo señaló de “ablandar” una resolución contra Maduro ante la Unión Europea (UE), sin embargo, López Gil dice que a pesar de estar de acuerdo con una posición “más fuerte”, se necesitaba el consenso de todos los movimientos políticos dentro de la Cámara.

-La semana pasada se aprobó en el Parlamento Europeo una resolución en la que se piden elecciones libres y creíbles, que fue rechazada por el partido Vox por considerar que no era lo suficientemente fuerte. ¿Ha tenido usted comunicación reciente con voceros de Vox a partir de ese incidente?

-Esa resolución fue, en primer lugar, una propuesta mía de hace un par de meses, que luego promovió, redactó y presentó el Partido Popular Europeo, al cual pertenezco. Esa resolución se reparte entre los distintos grupos políticos, para luego, ser llevada a votación y allí se le da la oportunidad a los distintos grupos de modificar o solicitar enmiendas, en caso de no estar de acuerdo. Nosotros tuvimos una reunión que duró casi 6 horas con los distintos grupos políticos, entre los cuales estaba representado Vox. Hermann Tertsch (europarlamentario de Vox) llevó unas modificaciones a la propuesta nuestra que llevaban nombres personales, pero en ningún momento eran de fondo. Él aspiraba a que fueran más contundentes, no de cara a Venezuela, sino al gobierno socialista de España. Por ejemplo, quería que se nombrara el evento de Delcy Rodríguez con el ministro de Transporte, José Ávalos; que se mencionara el caso del ex embajador de España en Caracas, Raúl Morodo como culpable (en los señalamientos de transferencias de dinero al ex vicepresidente José Vicente Rangel) por lo que está siendo juzgado en un tribunal. Los que respetamos las leyes consideramos que cualquier persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario, por lo tanto, era inaceptable poner el nombre de alguien que está siendo sometido a un juicio como culpable. Era inaceptable que se pusiera la figura del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero como responsable del evento del embajador Morodo. Si eso se comprobase, el primero en salir a anunciarlo sería yo, pero no podemos convertirnos en unos irresponsables simplemente por lograr algún reconocimiento entre nuestros seguidores. El diputado Tertsch apenas estuvo media hora en esta discusión, perdió la paciencia, se fue y no discutió nada. Si tú quieres lograr algo, te quedas hasta el final. De eso trata el parlamento y la democracia. No de imponer, sino de lograr consensos. El partido Podemos quiso separarse de esta resolución y propuso tres enmiendas que fueron votadas por el Parlamento y rechazadas, por lo tanto, ellos no apoyaron la resolución. Una cosa es que consideres que la resolución es suave y otra que te opongas. Es lo que no entendí del grupo Vox.  Cuando votas junto con los de Podemos y con los independentistas -que son defensores de Maduro- te estás metiendo en un grupo curioso. ¡Cómo es posible que una gente que dice ser de centro derecha y enfrentar al régimen de Maduro prefiriera que se derrotara nuestra propuesta por mantener una posición netamente populista!

“Seremos como el ave Fénix. Vamos a resurgir de estas cenizas. Y estoy seguro de que vamos a resurgir mejor de lo que éramos”

Leopoldo López Gil

-La semana pasada la canciller española, Arancha González, manifestaba que será difícil aceptar los resultados de la contienda electoral de diciembre. ¿Cree que hay consenso en torno a todas las fuerzas que representan el gobierno parlamentario español?

-El mensaje de la ministra de Exteriores fue muy claro: No van a aceptar una pantomima de elecciones. Las elecciones que estamos pidiendo son serias, verificables y transparentes. Lo que venga de un evento no reconocido, pues no será reconocido, menos si ellos insisten en llevar a cabo unas elecciones que no son verificables, donde no se permita la participación de los partidos, se mantengan presos políticos y se desconozca la autoridad de la Asamblea Nacional. Yo creo que el gobierno español está comportándose seriamente con respecto a los anuncios que está haciendo.

-La Unión Europea sancionó a 11 venezolanos afines al chavismo y el régimen de Maduro pasó de expulsar a la embajadora Isabel Brilhante Pedrosa a recular en cuestión de una semana. ¿Vendrán más sanciones o se paralizarán después de las negociaciones para restituir a la embajadora?

-Qué más quisiera que no vinieran más sanciones, porque si no vienen más sanciones, es que no vienen más crímenes. Pero si siguen los crímenes, como efectivamente han continuado en Venezuela, continuarán las sanciones y recordemos siempre que las sanciones son de tipo personal y no al pueblo de Venezuela. No se impiden los canales comerciales lícitos con Europa. Lo que se busca es confiscar el patrimonio mal habido que esté depositado en cualquiera de los países de la Unión Europea.

-El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero decía que, según sus cálculos, había viajado a Venezuela 38 veces. ¿Qué representa Rodríguez Zapatero en el juego político venezolano?

-Es un personaje enigmático, por decir lo menos. En una entrevista radial, él estaba identificándose plenamente con el gobierno de Maduro y sabemos muy bien de su amistad con los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez. Si partiera de la buena fe, su rol es el de mediar y conformar una mesa de negociación, pero cuando se toma una posición de favoritismo a uno de los dos lados, lo único que queda es apartarse del rol. Creo que Rodríguez Zapatero debe reconocer que no debe intervenir ni de palabra, ni de intención en las negociaciones en Venezuela si se llegasen a dar, si es que vamos a llegar a un acuerdo para elecciones transparentes y verificables.

-¿Tiene influencia José Luis Rodríguez Zapatero sobre el gobierno del presidente Pedro Sánchez?

-Habría que preguntarle a Sánchez. Creo que quedó claro que querían deslindarse de él cuando se declaró que Rodríguez Zapatero no representaba al gobierno de España, al igual que se deslindaron en el Parlamento Europeo cuando se aclaró que él no era el enviado para Venezuela, sino el ex canciller Enrique Iglesias.

-¿España está comprometida con el rescate de la democracia venezolana?

-Ciento por ciento. Habrá algunos que tengan intereses particulares y privados para sostener que el gobierno de Maduro es legítimo y que vale la pena continuar con él. En España la gente está ayudando a los venezolanos a diestra y siniestra.

“En España la gente está ayudando a los venezolanos a diestra y siniestra”

Leopoldo López Gil

-¿Pero los partidos españoles están comprometidos?, ¿el partido Podemos puede jugar más que los demás en el panorama político de los venezolanos?

-El único partido que no está comprometido es Podemos y quizás los independentistas, con quienes no tengo contacto. Pero con todos los demás partidos solo veo apoyo, incluyendo a Vox, que me ha acompañado a todas las manifestaciones por Venezuela. El Partido Popular, Ciudadanos y el resto están con la Venezuela libre y fuera de las garras de un régimen, que no lo llamaría comunista. Es un latrocinio, una cleptocracia. Alí Babá y los 40 ladrones.

-Tras las amenazas de Maduro al embajador de España en Caracas, Jesús Silva, a quien acusó de proteger a terroristas, ¿teme que su hijo pueda perder la condición de huésped?

-Sobre ese tema quisiera mantener respeto por el Embajador y por las decisiones que pueda tener el gobierno de España al respecto. Es evidente que lo que hizo Maduro causó asombro, porque se atacó a una persona seria que cumple divinamente bien con su labor. Eso lo sabe la diplomacia venezolana y el invitado (Leopoldo López) nunca ha tenido nada que ver con el terrorismo.

-¿Teme por la situación de su hijo en Venezuela si llega a perder esa protección?

-Temo tanto por mi hijo, como padre, así como por todos los venezolanos en la situación actual. En Venezuela no existe seguridad y ese no es un privilegio que deberían tener los que están en las embajadas. Debería ser una condición para toda la población venezolana.

-¿Cómo ha sido para la familia la prisión de Ramo Verde, luego la casa por cárcel y ahora el refugio en la residencia del embajador de España?

-Se nos ha impuesto una condición de unidad monolítica, porque cuando se ataca a una familia, toda la familia debe actuar al unísono. Siempre fuimos unidos y ahora estamos cosidos como uno solo. Venimos de una familia luchadora. Mi padre pasó 20 años en el exilio. Sé lo que es el dolor del exilio y lo estoy viviendo. No me es extraño a mí ni a Leopoldo que tantas veces oyó a sus abuelos lo que había sido la tiranía de Juan Vicente Gómez. Creo que hemos sido una familia involucrada en la política desde la guerra de independencia. No nos es extraño tener a un miembro de la familia con persecución política.

-Recientemente se han cuestionado algunas actuaciones de su hijo Leopoldo López dentro del Gobierno interino. Por ejemplo, cuando Humberto Calderón Berti salió de la embajada en Colombia dijo que López ejercía un tutelaje sobre Juan Guaidó.

-Me parece un irrespeto de Calderón Berti referirse al Presidente interino de esa forma. Creo que debe pedir excusas. No le corresponde a él decir que Juan Guaidó es el títere de nadie.

-¿Cuál es el rol de Leopoldo López en la tarea opositora?

Leopoldo López ha trabajado mucho en organizar a distintos actores en el Plan País. La persona que conduzca el gobierno de Venezuela en un futuro tendrá que implementar de inmediato un plan de recuperación. Hay que buscar las mejores mentes y los mejores profesionales en todas las áreas. Él está haciendo la lista de las mejores mentes para lograr esa recuperación del país.

-¿No siente que el camino a la transición está muy lejano cuando vemos decisiones de Maduro que van prolongando la angustia de los venezolanos? Y ahora, con la pandemia, el Gobierno interino se ha dedicado a gobernar por redes, porque si sale, son llevados presos como ya ha pasado con colaboradores de Guaidó.

-El futuro está un poco alejado. Seremos como el ave Fénix. Vamos a resurgir de estas cenizas. Y estoy seguro de que vamos a resurgir mejor de lo que éramos. Fuimos un país que tenía la altanería de ser un país rico y -lamentablemente- nos faltaba mucha solidaridad social. Eso fue un pecado en el pasado, pero hoy estamos reconociendo lo que no éramos. Lo que debíamos haber sido, lo que podemos ser y seremos si queremos.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas