EN LA ALDEA

23 febrero 2024

Lee y comparte

“Creo que somos el único país donde ponemos limitaciones para que nuestros connacionales retornen”

En tiempos de pandemia por la Covid-19, volver al país fue una decisión que, aunque difícil y arriesgada, muchos venezolanos tuvieron que tomar. La patria que los recibe está peor económica, política y socialmente que cuando se fueron, y quienes actualmente detentan el poder los señalan en sus discursos como responsables por el aumento de los contagios.

Algunos retornados se enfrentan a un nuevo comienzo marcado por la discriminación, el uso en su contra de calificativos como “trocheros” y “armas biológicas”, campañas para denunciar por correo quiénes han regresado al país por pasos ilegales o días de confinamiento en Puestos de Atención Social Integral (PASI), mientras esperan los resultados negativos de las pruebas PCR que llegan con retraso.

La decana de Investigación y Postgrado de la Universidad Católica del Táchira (UCAT), Rina Mazuera, considera que, si bien es necesario que haya control para evitar el incremento de casos de coronavirus, nada justifica la violación de derechos. Advierte que las medidas tomadas por el Ejecutivo propician el paso por los caminos irregulares conocidos como trochas. Además, asegura que la mayoría de las personas que regresaron lo hicieron porque quedaron desempleadas y, una vez se supere la pandemia, volverán a cruzar la frontera en busca de oportunidades que en Venezuela hace mucho dejaron de existir.

“Para que los controles sean efectivos, debemos tener un presupuesto para que las pruebas sean efectivas, para que lleguen rápido, que haya personal de salud, alimentación, buenas condiciones”

Rina Mazuera, Decana de Investigación y Postgrado de la Universidad Católica del Táchira

Mazuera forma parte del equipo del Observatorio Venezolano de Migración, una iniciativa del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (IIES-UCAB) para difundir información sobre la dinámica migratoria en el país. Abogada y docente especializada en las áreas de familia, estudios sociales y culturales de la frontera; desde hace 4 años le ha hecho seguimiento al tema migratorio y ha publicado informes en los que la UCAT ha trabajado de la mano con el Servicio Jesuita a Refugiados de Venezuela (SJR) y el Centro Gumilla.

-¿En qué condiciones se encontraban los venezolanos en el exterior debido a la pandemia?

-Nosotros publicamos dos informes. Uno directamente por el Observatorio Venezolano de Migración (27 de mayo de 2020) donde se aplicó la encuesta a 390 venezolanos que emigraron en el año 2019. Según los resultados, durante la pandemia 42% perdió su empleo y 46% tenía empleo, pero un alto porcentaje está en casa sin laborar y 10% sale a trabajar con autorización. Esa encuesta nos da que 9 de cada 10 venezolanos declararon que sus ingresos disminuyeron durante el último mes en la pandemia; 2 de 3 dependían de donativos para su alimentación; 1 de 4 no tenía dinero para alimentos, a 15% de ellos les dieron el desahucio porque no podían pagar el alquiler, y 30% apenas pensaba retornar durante la pandemia. Tenemos otro informe en el que también participa el Observatorio Venezolano de Migración con la Universidad Católica del Táchira. Aquí se hizo la encuesta, también online, a 356 venezolanos que emigraron en 2019 y el tiempo de aplicación fue del 18 de marzo al 29 de mayo. Los resultados son muy similares. De esos 356, solamente 148 tenían trabajo durante la pandemia, 80% de los encuestados había tenido diferentes trabajos durante los últimos meses, generalmente el promedio que duran en un trabajo es de 3 a 4 o 5 meses. 66% no tenía contrato de trabajo, 41% manifestó que recibía menos pago por el mismo trabajo que realizaba un nacional, 55% trabajaba entre 10 a 12 horas por día; y manifestaron que durante la pandemia 30% de las mujeres se encuentran en situación migratoria irregular y 28% en el caso de los hombres. Queríamos ver cómo era su estatus migratorio.

-Desde el gobierno de Nicolás Maduro se ha hablado de un retorno masivo de venezolanos y aseguran que sufrieron esclavitud, persecución y discriminación.

-Si nos vamos por lo que tiene Migración Colombia, allí había más de 1 millón 800 mil venezolanos, de esos 5 millones que están fuera del país. Del 14 de marzo al 3 de agosto, apenas han retornado 95 mil venezolanos. Si de 1 millón 800 mil han retornado 95 mil es un número importante, pero realmente todavía en Colombia siguen quedando 1 millón 764 mil. Ahorita hay 42 mil solicitudes de venezolanos que están en la espera para poder retornar. Recuerda que el retorno no es cuando yo quiera. En Colombia hay unos protocolos para evitar el contagio y un retorno desordenado, que se ejerce a través de las gobernaciones y alcaldías, pero luego hay un filtro cuando se llega a Venezuela porque no pasas cuando quieres, ni los días que quieres. Son lunes, miércoles y viernes y un cupo limitado para evitar que queden retenidos allí en la frontera, pues se va tramitando poco a poco. Esos son los que pasan por el puente, por el paso fronterizo, no puedes contar los que pasan por las trochas o por los caminos irregulares porque esos no se están cuantificando. Si nos preguntaran exactamente cuántos han ingresado, lo más parecido que tenemos es lo que dice Colombia porque son quienes tienen registro. Nosotros no tenemos registro venezolano que nos diga exactamente cuántos han ingresado en la misma magnitud.

“Si quisiéramos limitar el paso por trochas, debería ampliarse los pasos no a 400 lunes, miércoles y viernes, sino todos los días y todo el que quiera pasar”

Rina Mazuera, Decana de Investigación y Postgrado de la Universidad Católica del Táchira

-Ahora que menciona el paso por trochas, Nicolás Maduro y varios funcionarios han culpado a quienes cruzan por esos caminos ilegales de propagar el coronavirus en Venezuela. ¿Cómo evalúa el lenguaje y trato dado a quienes regresan?

-Totalmente terrible e inhumano. Yo entiendo perfectamente los controles, que tienen que haber medidas porque si no sería un caos, pero eso no significa que tú tengas que criminalizar ni violentar derechos, ni humillar directamente a connacionales porque también son venezolanos. Y aunque no lo fueran, no puedes hacerlo. Este también es su país, tú tienes derecho a estar en tu país incluso por muy delincuente que fueras. Tú no tienes por qué crear esa discriminación, esa xenofobia o tratar de culpar a otro por lo que no se está haciendo. Creo que hace falta un equipo multidisciplinario que trabaje en todo lo que está haciendo el Gobierno, profesionales de diversas áreas para que vayan más allá del control, todo lo que se pueda por una política que sea inclusiva, a puertas abiertas. Creo que somos el único país donde ponemos limitaciones para que nuestros connacionales retornen. Tiene que haber psicólogos, trabajadores sociales, incluso psiquiatras por lo que implica el impacto psicosocial, todo lo que es la salud mental. Tiene que haber profesionales de la salud por supuesto, médicos por todo lo que es la prevención, el control. Yo soy abogado, si lo miro desde las leyes digo estas son las normas, me las cumplen y ya, pero no. Yo tengo que ver más allá de las leyes porque estoy hablando de personas.

-¿Cuáles derechos son vulnerados tal y como se desarrolla la situación en la frontera en este momento?

-Que existan controles no quiere decir que existan limitaciones o se les imposibilite ejercer derechos. Son cosas distintas. Efectivamente, tienen que someterse a unas pruebas, pero tiene que garantizárseles todos los derechos y agilizar los resultados porque tienen el derecho a la libertad, de poder migrar, el derecho de poder retornar, tienen el derecho de estar con sus familias. Son muchos derechos que no pueden ser menoscabados por no dar respuesta o no tener unos controles apegados. La cuestión está en que se necesita una planificación y recursos que no tiene el Gobierno venezolano. Para que los controles sean efectivos, debemos tener un presupuesto para que las pruebas sean efectivas, para que lleguen rápido, que haya personal de salud, alimentación, buenas condiciones. Si tú los estás llevando a un sitio para que cumplan una cuarentena, tiene que haber unas medidas de protección entre ellos mismos porque si no los enfermos contagian a los sanos. Hemos visto en las noticias donde la gente denuncia que no tienen posibilidades de ir a baños, que no tienen las comidas, que están pasando hambre y en ese tiempo que pasan allí tienen unos días que no tienen nada que ver con dignidad.

-¿Qué medidas se deben tomar en lo inmediato para convencer a los retornados para que no pasen por los caminos irregulares?

-Mientras más control exista sin posibilidades de ejercerse lo que se desea, las personas se ven angustiadas y hacen lo más imprudente. ¿Eso qué significa? Que efectivamente si quisiéramos limitar el paso por trochas, debería ampliarse los pasos no a 400 lunes, miércoles y viernes, sino todos los días y todo el que quiera pasar. Eso exigiría que del lado venezolano tengamos que tener toda una planificación e instituciones que permitieran hacer un despistaje rápido de todo el que entra, sin vulnerar derechos, tener las instalaciones requeridas para que las personas cumplieran la cuarentena si salen negativos el tiempo prudencial y luego, si salen positivos, que pudieran recibir el tratamiento. Esa planificación e infraestructura no la tenemos y por eso es que no se permite el acceso libremente. Realmente si queremos limitar el paso por trochas deberíamos permitir que nuestros connacionales entren por el puente, por los pasos humanitarios, todos los que quieran.

-¿El retorno de los venezolanos es temporal?

-Sí. Eso dalo por seguro. En un alto porcentaje el retorno es porque ahorita no pueden trabajar donde están, porque son actividades económicas informales y los problemas de movilización los han afectado. Otra cosa sería si mejoráramos el sistema económico, político, social, que vayamos superando la crisis. Por supuesto es mejor estar en su país que en otro con condiciones de vulnerabilidad, pero mientras sigamos como estamos, yo sí creo que salimos de pandemia y la gente comienza otra vez a emigrar.

-¿Cuándo podrían tener una actualización del informe sobre la situación de los migrantes venezolanos debido a la Covid-19?

-En este momento no estamos aplicando encuestas. Esperamos a finales de agosto trabajar otra vez con ellos para ver si ha cambiado la situación dos meses después. De los 12.957 venezolanos que emigraron el año pasado, tenemos los correos de 9.320, se les envía a todos aleatoriamente a ver quién contesta. Esperamos que pasen unos meses o semanas para ver si ha cambiado la situación, sobre todo porque ahorita por la pandemia nos interesa saber cómo están sobreviviendo, porque sabemos que la mayoría de los venezolanos trabajan en actividades económicas informales y ante las limitaciones de movilidad el confinamiento que hay, negocios cerrados, están en la calle, pues eso afecta necesariamente sus ingresos.

Lee y comparte

La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.

Publicidad

Publicidad

Reciente en la gran aldea

David Smolansky: «El único plan es atender el mandato que dio la gente a María Corina»

El dirigente ve la decisión del 26 de enero del TSJ como una reedición de lo ocurrido el 30 de junio de 2023, cuando el anuncio de la inhabilitación le dio impulso para arrollar en las primarias. Pensaban dejarla fuera de juego y aumentaron su popularidad. Considera que Maduro se metió en una calle ciega y está entrampado. Dice que una elección sin la candidata de Vente Venezuela ratificaría la ilegitimidad del presidente

David Smolansky: «El único plan es atender el mandato que dio la gente a María Corina»

El dirigente ve la decisión del 26 de enero del TSJ como una reedición de lo ocurrido el 30 de junio de 2023, cuando el anuncio de la inhabilitación le dio impulso para arrollar en las primarias. Pensaban dejarla fuera de juego y aumentaron su popularidad. Considera que Maduro se metió en una calle ciega y está entrampado. Dice que una elección sin la candidata de Vente Venezuela ratificaría la ilegitimidad del presidente