En la aldea
20 mayo 2024

Ewald Scharfenberg, periodista venezolano, socio fundador y editor de Armando.Info.

Ewald Scharfenberg:

“Hemos visto la conformación de una nueva oligarquía que no tiene parangón en la historia de la nación”

“En Venezuela coincidió un régimen con vocación faraónica, el colapso de los mecanismos de control del Estado y un caudal de dinero producto de la bonanza petrolera, eso creó las condiciones para un festín de corrupción y distorsión de las últimas reservas morales que quedaban en el país”, palabras del periodista venezolano Ewald Scharfenberg, que a la cabeza del equipo de Armando.Info participa en un nuevo proyecto periodístico global. Los documentos bancarios de los FinCEN Files están mostrando el desfalco de cientos de millones de dólares en manos de la élite empresarial chavista, versus su discurso “socialista”.

Lee y comparte
Alejandro Hernández | 24 septiembre 2020

Una nueva investigación periodística global llenó de titulares la prensa del mundo el pasado 20 de septiembre. Como hace cuatro años, cuando surgieron los “Panamá Papers”, el proyecto está coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y en Venezuela el equipo de Armando.Info es la cabeza del proyecto. 

Ewald Scharfenberg, socio fundador y editor de Armando.Info, explica que a diferencia de otras investigaciones periodísticas internacionales en las que han participado, en esta lo relacionado a Venezuela casi constituye un capítulo en sí mismo. “Solamente en los casos de venezolanos que aparecen en esta filtración el monto asciende a 4 mil millones de dólares”. 

A nivel global los documentos bancarios de los FinCEN Files están mostrando la complicidad o la incapacidad de grandes bancos internacionales para detener el lavado de dinero o los flujos de dinero sucio por el mundo. En el caso venezolano confirma que, mientras la revolución pregonaba el “socialismo” y el país se adentraba en un colapso interminable, la élite empresarial chavista sacaba cientos de millones de dólares del país. 

Además del sospechoso habitual, Alex Saab, o la historia de Martin Lustgarten, un venezolano especializado en crear estructuras de lavado de dinero; Ewald Scharfenberg destaca la historia de Alejandro Ceballos Jiménez, otro contratista consentido de la revolución. Con una mirada pedagógica, el veterano periodista ofrece detalles de un proyecto periodístico en el que participaron 110 medios y 400 periodistas de todo el mundo, y analiza el paisaje de la prensa venezolana en este tiempo y ante una eventual transición política

“Es muy interesante descubrir que el chavismo, con todo y su discurso antiimperialista, apela a la banca estadounidense y al dólar para hacer muchos de sus movimientos dudosos”

Ewald Scharfenberg

-¿En qué consiste esta nueva investigación periodística global denominada los FinCEN Files?

-Es un trabajo periodístico que tiene alrededor de 16 meses en producción, e inició cuando BuzzFeed News obtuvo una importante filtración de documentos de la Red de Control de Crímenes Financieros de Estados Unidos (FinCEN), por eso el proyecto se llama “FinCEN Files”. Son papeles internos por los cuales los bancos norteamericanos informan al Departamento del Tesoro de transacciones irregulares que ellos han detectado, bien sea de sus propios sistemas o siendo entidades corresponsales. Tenemos información desde 2009 hasta 2017 y es interesante porque muchos de estos movimientos reportados tienen que ver con personajes u organizaciones que los mismos bancos, de antemano, tenían conocimiento de que estaban involucrados en financiamiento al terrorismo, lavado de dinero, crimen organizado y otras irregularidades. Por supuesto, no es de extrañar que muchos de los casos que se consiguieron en esta fuga estén relacionados con clientes venezolanos y por eso en Armando.Info tomamos esos informes como punto de partida para investigar a individuos y estructuras que no son del conocimiento público, mueven mucho dinero y ahora están en la mira de las agencias norteamericanas.

-¿Cómo entra Armando.Info en la investigación?

BuzzFeed News es miembro del ICIJ (siglas en inglés del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación) y cuando se da cuenta de que no pueden procesar solos tal volumen de material y que además hay información concerniente a varios países, acude al Consorcio para pedir ayuda de convertir estos documentos en una base de datos que pueda ser consultada con periodistas de todo el mundo. En esta filtración hay una gran presencia de casos de nuestro país y claramente, como fue en el caso de los Panamá Papers, les interesaba tener un socio venezolano que es Armando.Info como medio, y Joseph Poliszuk y yo como miembros individuales.

-¿Participa algún otro medio venezolano? 

-Estos temas tan complejos solamente se pueden atender en equipo y por eso desde que nos convocaron llamamos a periodistas de otros medios a colaborar y en las próximas semanas verán trabajos firmados por colegas como Lisseth Boon de Runrunes, Víctor Amaya de Tal Cual, entre otros. Recuerdo que hace un año hubo una reunión en Hamburgo, Alemania, para todos los socios de este proyecto, y en ese entonces teníamos 30 pistas para 30 historias relacionadas con Venezuela y la verdad es que no dábamos abasto para cubrirlas. Todas las historias van a salir en Armando.Info, pero aquellas que hayan sido hechas por periodistas de otros medios, a su vez, serán compartidas por esos medios. Seguramente hasta diciembre vamos a estar publicando historias derivadas de esta filtración.

-¿Qué revelaciones encontraron relacionadas con Venezuela? 

-Ya publicamos la relacionada con Alex Saab y la de Martin Lustgarten, un venezolano ligado a casos de lavado de dinero en Estados Unidos. Hay cosas que no te puedo adelantar hasta que salga la publicación, en este tipo de proyectos tan complejos están participando en estos 88 países, 110 medios, 400 periodistas y para coordinar algo tan grande hay cumplir unas reglas muy estrictas. Pero te puedo adelantar varias cosas; lo primero, es que en esta oportunidad los temas son tan importantes que el propio ICIJ, en Washington, está haciendo un reportaje especial sobre el tema venezolano que también salió ya muy destacado. Esto no había pasado antes, ni siquiera con los Panamá Papers. El domingo 27 de septiembre también publicaremos la historia de la familia Ceballos Jiménez, unos grandes contratistas, constructores, que han hecho muchas obras, proyectos de vivienda popular, la remodelación del Poliedro de Caracas y aparecen en los documentos con pagos por cientos de millones de dólares desde la Misión Che Guevara y otros organismos estatales. Esas transacciones se hicieron a una empresa que ellos tienen en Londres y que a su vez también fue usada por Lázaro Báez, el gran testaferro de los Kirchner en Argentina, para lavar dinero. Alejandro Ceballos Jiménez es un personaje que, como suele pasar en la boliburguesía, tiene entre sus aficiones los caballos y posee unos muy caros en Florida, también tiene haras y otros ejemplares en Yaracuy.

“Toda esta historia del dinero de Alex Saab en Antigua y Barbuda, una pequeña isla, paraíso fiscal en el Caribe y con gobierno aliado del chavismo, se enteran los bancos norteamericanos y lo reportan sirviendo como corresponsal de otras operaciones”

Ewald Scharfenberg

-¿Qué rol juegan los bancos internacionales en este entramado de transacciones dudosas?

-En estos temas de corrupción en Venezuela muchas cosas no se hubiesen podido hacer si grandes bancos como HSBC, JP Morgan y otros bancos no participan en las operaciones, grandes movimientos de fondos, operaciones de blanqueo. Este caso demuestra con mucha claridad cómo los bancos (grandes marcas) participan en estas operaciones y es algo que es muy importante a destacar de este proyecto. Algo interesante de esta filtración es que mucha gente puede no ser cliente de los bancos norteamericanos, pero con frecuencia estos bancos dominan como el 70% del mercado de la corresponsalía, por eso pueden ver lo que pasa en los movimientos financieros mundiales. Toda esta historia del dinero de Alex Saab en Antigua y Barbuda, una pequeña isla, paraíso fiscal en el Caribe y con gobierno aliado del chavismo, se enteran los bancos norteamericanos y lo reportan sirviendo como corresponsal de otras operaciones.

-¿Qué tipo de delitos se ven en esas transacciones realizadas por venezolanos?

-No necesariamente todo lo que hay en la filtración es delito. Nosotros partimos de ahí para hacer una investigación y demostrar quiénes son los que están detrás de esas transacciones sospechosas y de dónde proviene ese dinero, ese creo que es el aporte más importante de este proyecto. Como periodista y ciudadano venezolano me interesa entender cómo se mueven estas grandes operaciones financieras. Es muy interesante descubrir que el chavismo, con todo y su discurso antiimperialista, apela a la banca estadounidense y al dólar para hacer muchos de sus movimientos dudosos. Por eso insisto: Sin la complicidad, o al menos la omisión interesada de los bancos, nada de esto puede pasar. Yo estoy haciendo una historia sobre una serie de pagos de decenas de millones de dólares que Veximca, ente del Estado venezolano que en su momento centralizaba las compras militares en el exterior, empieza a hacer empresas mínimas en el estado de Florida, empresas cuyo capital para fundarlas fue de 10.000 dólares o menos y que además, incluso, estaban oficialmente en otro tipo de negocios. El propio banco debió darse cuenta de que había indicios de que algo irregular estaba pasando. Sin embargo, hacían las transacciones porque su interés era hacer negocios. Hubo una época del chavismo donde empezaron a repartir millones de dólares en el mundo, y las entidades financieras no hicieron nada porque les interesaba participar en la piñata.

-Tras años documentando esas historias, ¿cómo describirías la corrupción vivida durante las dos décadas del chavismo?

-Parte del desafío que tenemos quienes hacemos periodismo de investigación en el mundo es que la gente común se dé cuenta de cómo la corrupción gubernamental impacta en sus vidas. Pero déjame decirte un dato que en la redacción de Armando.infonos tiene conmovidos o conmocionados: Solamente en los casos de venezolanos que aparecen en esta filtración, el monto asciende a 4 mil millones de dólares. Esta cantidad es casi igual a la de las menguadas reservas internacionales que tiene Venezuela hoy día. Esto habla un poco de lo grotesco que ha sido el desfalco ocurrido en el marco de un gobierno que se hace llamar socialista. Me parece que lo presenciado en estos 20 años es el mayor traspaso de capitales desde la Independencia, cuando Simón Bolívar y José Antonio Páez les entregaron gran parte del país a los caudillos de la guerra. En este caso se trató de la conformación de una nueva oligarquía que no había tenido parangón en la historia de la nación. Armando.Info viene cubriendo este proceso de decadencia con el foco puesto en temas corrupción y Derechos Humanos.

“Hubo una época del chavismo donde empezaron a repartir millones de dólares en el mundo, y las entidades financieras no hicieron nada porque les interesaba participar en la piñata”

Ewald Scharfenberg

-¿Podrías hacer una comparación de cuál periodo fue más corrupto: El de Chávez o ahora el de Maduro, que pese a no tener una bonanza como la de Chávez, terminó cobijando una figura como la de Alex Saab?

-Es difícil hacer un parangón, pero todo tiene un correlato muy claro con el caudal de divisas que ha entrado al país. En los tiempos de Chávez el flujo fue mayor por el boom petrolero y el concepto faraónico que tenía de sí mismo y de su revolución. Ambos elementos hicieron que sus proyectos fueran “históricos, latinoamericanos y grandiosos”, esto explica que durante casi seis años en Armando.Infohayamos podido publicar una historia semanal de malos manejos y desviaciones relacionados a ellos. Te pongo un ejemplo: En 2008 un huracán tumbó unos árboles en la selva nicaragüense, y a Chávez se le ocurrió hacer una inversión para recogerlos y usarlos como el inicio de una especie de industria maderera en el país centroamericano. Para eso destinó unos 15 millones de dólares, de los que nunca más se vio rastro. Es un relato pintoresco, que ilustra cómo sobraban las iniciativas y sueños fantasiosos que al mismo tiempo eran grandes oportunidades para la corrupción. Con la llegada de Chávez la función contralora del Estado, que ya era baja, se extinguió. Reitero que en Venezuela coincidió un régimen con vocación faraónica, el colapso de los mecanismos de control del Estado y un caudal de dinero producto de la bonanza petrolera; eso creó las condiciones para un festín de corrupción y distorsión de las últimas reservas morales que quedaban en el país.

-En una reciente entrevista con La Gran Aldea el abogado Alberto Arteaga nos decía que en para la corrupción no había castigo penal, ni tampoco sanción moral, y esa era una de las principales cosas a corregir en una eventual reconstrucción del país…

-Dentro de 15 años en alguna fiesta alguien me va a señalar una mesa donde estará sentada la nieta de Diosdado Cabello, y dirá: “Esa muchacha es de una buena familia”. Cuando eso suceda yo quiero que en alguna parte esté documentado de dónde vino la fortuna de esa “buena familia”, por eso creamos Armando.Info. Creo que este comentario, en cierto modo, incluye alguna aceptación de que no va a haber ningún tipo de castigo, ni penal ni de otro tipo, para estos personajes y que solamente va a quedar la posibilidad del relato para hacer cierta justicia. Eso que dijo el doctor Arteaga es muy importante y tiene mucha pertinencia para nuestro gremio porque el periodismo en Venezuela ha sabido ser muy complaciente, a pesar de la autoimagen que tenemos de nosotros mismos de ser muy valerosos, audaces y agudos. Con frecuencia nuestros medios ceden mucho a las presiones: Recuerdo que Fanor Díaz, un periodista argentino que fue un maestro para mi generación, decía que ‘en Venezuela el quiosquero de la esquina podía presionar con éxito a los medios’ y eso sigue siendo verdad. Vendrá un momento donde si ocurre una transición, es bastante lógico que haya una especie de pacto, vista gorda o justicia transicional distinta entre los políticos para que ese proceso pueda funcionar; pero yo creo que los periodistas no debemos participar en eso, sino hacer un esfuerzo por contarle la verdad a la gente, pasar por antipáticos y no ceder a la tentación de dejar tranquilo al gobierno que encabece el cambio político con la excusa de ayudar a que tenga éxito.

-¿Han conseguido información sobre personajes de oposición en las historias de FinCEN Files?

-Sí, hay gente que se dice opositora que va a salir, entre ellos un empresario y otro señor que es asesor político. Tengo la tentación de nombrarlos ahora, pero lo correcto es esperar.

“Nuestra ambición es levantar un poco el perfil de la práctica del periodismo en Venezuela que tiene ciertas falencias, y se ha visto afectado por algunas malas prácticas que se venían haciendo y que todavía se hacen”

Ewald Scharfenberg

-¿Consideras que quienes aspiran a encabezar un cambio político tendrán manejos distintos a los del chavismo con respecto al dinero público?

-En Venezuela hay una cultura política muy fuerte, que antecede al chavismo, basada en usufructuar lo público en favor de lo privado. Ojalá que la crisis y los padecimientos que hemos sufrido en los últimos años hayan sido una experiencia aleccionadora que nos haga cambiar paradigmas. Me gustaría pensar que va a haber un cambio en la conducta de la clase política en cuanto a su relación con las arcas y los activos de la República. Sin embargo, conservo un poquito de pesimismo frente a eso. De hecho, ya en este tiempo que lleva el Gobierno interino en funciones han salido algunas historias que vinculan a personajes de la oposición, o asociados a ella, con manejos poco pulcros.

-¿Qué valoración haces de los seis años de Armando.info y la influencia que el portal tiene hoy?

-Cuando nació Armando.Info, y aún hoy, nunca ha estado en nuestra mente ser portadores de una espada justiciera, ni de llevar a cabo ninguna función contralora. Lo que nos hemos propuesto es publicar todas las semanas una historia bien documentada, que sea interesante y útilpara nuestros lectores. Donde sí teníamos más ansias de influir era en el estado del periodismo en Venezuela; quienes creamos el portal, y los que se han incorporado después, peleamos mucho en las reuniones y llevamos el estilo gerencial de “Los tres chiflados”, pero todos coincidimos en que queremos hacer un periodismo independiente, documentado, de estándares internacionales y absolutamente independiente a cualquier tipo de poder. Por eso más que pretender ser una especie de cazadores de corruptos o una contraloría paralela, ya que la real no existe, nuestra ambición es levantar un poco el perfil de la práctica del periodismo en Venezuela que tiene ciertas falencias, y se ha visto afectado por algunas malas prácticas que se venían haciendo y que todavía se hacen.

-Si hay un cambio en Venezuela, ¿qué rol podrían tener estos nuevos emporios mediáticos que se están creando a la sombra de los grandes capitales alimentados por el chavismo?

-Si hay una transición en Venezuela pueden pasar dos cosas simultáneamente: Una es que mucha gente que hoy apoya al periodismo independiente de pronto va a dejar de apoyarlo; la otra es que políticos, que ahorita nos pueden ver con cierta simpatía e incluso ser fuentes, van a dejar de serlo y no me refiero sólo a Armando.Info, sino a otras plataformas independientes que queden en ese momento. Esto ya pasó en Perúluego de Alberto Fujimori y es bastante previsible que ocurra en Venezuela. Lo segundo es que resulta obvio que esa gente que hizo fortunas enormes con el chavismo tiene muchos elementos para pasar lisos en un eventual proceso de cambio, y por eso están usando sus recursos para comprar medios y contratar firmas comunicacionales para protegerse y apostar a la relativización de la verdad. La única pócima contra eso es la educación del público, creo que cuando hay una buena prensa, es porque hay un buen público que la demanda. Hay que tener presente que una transición a un entorno más democrático no necesariamente será bueno para la prensa.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas