En la aldea
17 abril 2024

Desaparecidos de Falcón: 7 meses de angustia y búsqueda sin respuesta

El 17 de marzo de 2020 zarparon desde Tiraya, en el estado Falcón, 20 personas en busca de mejores condiciones de vida en la isla de Aruba; sin embargo, nunca llegaron a su destino. En el supuesto naufragio solo se salvaron el capitán, su ayudante y dos pasajeros más que, según parientes de las víctimas, han dado versiones contradictorias sobre lo ocurrido. Hasta la fecha hay siete detenidos, pero las investigaciones no avanzan. Las autoridades insisten en que la embarcación se hundió, pero los familiares mantienen la esperanza de encontrarlos.

Lee y comparte
Vanessa García | 14 octubre 2020

No era la primera vez que Ennder Manzano Sánchez, de 23 años de edad, viajaba a Aruba. Durante un año y medio vivió en la Isla y trabajó como ayudante de albañilería, pero a principios de 2020 fue detenido en una redada por parte del personal de Migración y tuvo que volver a Venezuela el 25 de enero.

Su madre, Carmen Sánchez, recuerda que una semana después de regresar a su casa en Coro, estado Falcón, le informó que tenía un contacto para volver a la Isla pero en lancha, como lo hizo un amigo. El viaje se pospuso en varias oportunidades hasta que el 14 de marzo recibió una llamada en la que le pidieron estar en Tiraya a las 2:30pm.

Ennder Manzano Sánchez (Foto cortesía Carmen Sánchez).
Ennder Manzano Sánchez (Foto cortesía Carmen Sánchez).

“Ese día me llamó, me dijo que no salieron porque les faltaban pasajeros, que por la pandemia los pasajeros de Punto Fijo no podían viajar y así estuvo el 14 y el 15. Se quedó esa noche allá. El día 16 me dice que se viene para Coro porque ya el viaje sale es el 17 de marzo. Regresa a Coro el 16 en la tarde junto con los compañeros de acá de Coro, y el 17 a eso de las 2:30pm se va”, relató.

Ennder Manzano Sánchez le dijo a su madre que necesitaba regresar porque en Aruba tenía su trabajo y mientras él estuvo en la Isla a ella no le faltaba nada; en cambio, en Venezuela la situación solo empeoraba y el dinero no alcanzaba para sobrevivir. Le comentó que se iba en lancha porque ya no podía hacerlo por avión. Además, la acompañó a buscar su pasaporte en Punto Fijo porque el plan era que él viajara primero y aproximadamente veinte días después ella hiciera lo mismo.

El joven regresó a Tiraya el 17 de marzo. A las 4:30pm llamó a su madre de un teléfono prestado porque el de él no tenía línea de Venezuela, sino de Aruba. Le dijo que le avisaría cuando salieran.

“A las 6:15pm me llama el señor de la lancha que fue con el que tuvo el contacto y me dice ‘Señora, ya los muchachos salieron a las 6:00pm’. Le pregunto a qué hora llegan más o menos y me dice entre 9:00pm y 10:00pm. Le preguntaba, le escribía, él me respondía por mensajes de WhatsApp. Así estuvimos hasta las 10:00pm, 11:00pm y nada, preocupada porque no habían llegado. ‘No, debe ser que están escondidos en el monte. No se preocupe que ahorita le aviso si ya llegaron en lo que me avisen de allá los que iban en la embarcación’, me dijo”, recordó Carmen.

A Ennder le cobraron 400 dólares aunque, según su madre, a algunos de los pasajeros les pidieron 500 dólares. La diferencia en la tarifa dependía de quién los había contactado. Entre los organizadores estaba el efectivo del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), Roger Lugo.

A ese funcionario fue a quien Ian Rosales, de 35 años de edad, le dejó como garantía de pago su vehículo, ya que no contaba con el dinero en divisas para poder abordar la embarcación. La crisis económica lo motivó a viajar a Aruba para poder generar ingresos suficientes para mantener a su esposa Yadixza Primera de Rosales y sus tres hijos de 15, 12 y 9 años. Ella se enteró de su decisión de salir del país el mismo 16 de marzo al mediodía. Hasta donde sabe, su esposo consiguió un contacto para abordar la lancha por medio de unos amigos que también viajaron con él y un hombre llamado Víctor José Romero.

Cuando Ian Rosales se trasladó a Punto Fijo el 16 de marzo, el capitán de la embarcación le informó que el viaje no iba porque faltaban pasajeros y ya había pasado la hora de zarpe. Se regresó a Coro y llegó a las 7:00pm, aproximadamente. Al día siguiente, recibió una llamada a las 12:00pm en la que le confirmaron la salida.

 Ian Rosales (Foto cortesía Yadixza Primera de Rosales).
Ian Rosales (Foto cortesía Yadixza Primera de Rosales).

“La embarcación zarpó a eso de la 4:00pm, 5:00pm, aproximadamente, con 20 personas a bordo. Él me dijo que se iba y que cuando estuviera en el sitio donde iba a salir la lancha se comunicaría conmigo, que me iba a llamar y que tratara de tener el teléfono encendido, pero esa comunicación nunca llegó, nunca supimos nada de él ni cuando se montó ni antes de irse”, señaló Yadixza Primera de Rosales.

Entre los 20 pasajeros había 2 mujeres. Una de ellas con sus 2 hijos, un niño de 11 años y un adolescente de 17 años. Henry Chirino y Alex Reyes, de 25 y 47 años respectivamente, también estaban en esa lancha. El primero es esposo de Damarys Arias y el segundo su tío. Cuando se fueron, ella tenía apenas 7 días de haber dado a luz.

La preocupación por mantener a su bebé y a su familia fue lo que motivó a Henry Chirino a irse para Aruba, luego de que un viaje anterior a Colombia no resultó como esperaba. No tenía la documentación para irse en avión, así que buscó un contacto para hacerlo por mar. El 17 de marzo, a las 3:30pm, recibió una llamada en la que le informaron que la embarcación saldría para Aruba en media hora. Su casa en El Supí estaba cerca del lugar donde debía abordar la lancha, por lo que se fue a pie. Solo se llevó un bolso en el que guardó un pantalón, una camisa y una prenda de su bebé.

Damarys recuerda que un hombre llamado Kelvin Hurtado, natural de Adícora, fue quien contactó a su esposo y le indicó que el viaje costaba 400 dólares. Ella desconoce los detalles sobre el pago. De Henry no tuvo más noticias.

“El miércoles 18 me llamó una familiar para preguntarme si sabía algo de ellos, le dije que no. Me preguntó si no me había enterado de lo que salía en las noticias sobre una lancha que había zarpado de la zona de Tiraya y se hundió a unas millas de la camaronera de Piedras Negras, supuestamente allí iban Henry y Alex Reyes. Yo inmediatamente empecé a llamar a Aruba a mis familiares que están allá para conocer qué sabían, si era verdad esa noticia y me dijeron que lastimosamente sí, que se hundió la lancha. Fui a la zona donde habían zarpado y me dijeron que no sabían nada”, relató.

Un hecho, varias versiones

Cuando empezó a correr la información de que la embarcación donde viajaban Ennder Manzano Sánchez, Ian Rosales, Henry Chirino y Alex Reyes supuestamente se hundió, sus familiares empezaron a buscar respuestas.

“En nuestra desesperación los hermanos de Ian decidieron ir hasta Punto Fijo, específicamente Santa Rita donde estaban los organizadores del viaje. Resulta que ya se habían ido, encontraron a la mamá del que estaba encargado de conseguir a las personas, pero según ella no sabía nada de su hijo. El capitán y el motorista son aparentemente los únicos sobrevivientes y salieron a decir en el pueblo que la lancha había zozobrado, los motores se habían detenido y unas olas inmensas hicieron que la lancha naufragara. Supuestamente, todos habían quedado ahí en el mar, pero para nadie es un secreto que el mar devuelve absolutamente todo lo que no es de él. Solamente apareció el cuerpo de uno de los que iban en esa lancha. Hasta los momentos no sabemos qué pasó”, señaló Yadixza Primera de Rosales.

“Si sigo en pie de lucha es porque Dios Todopoderoso me está dando mucha fortaleza de seguir adelante por y para mi hijo, por las grandes e inmensas ganas que tengo de volver a verlo”

Carmen Sánchez, mamá de Ennder Manzano Sánchez

Al enterarse de lo ocurrido, Damarys Arias se fue con una tía hasta la zona de Piedras Negras en busca de alguna pista de que efectivamente se trató de un naufragio, pero no consiguió ninguna evidencia: Ni restos de la embarcación, cuerpos o algunas de las pertenencias de los pasajeros.

Con el paso de los días, amigos y conocidos le enviaron por WhatsApp imágenes de unos cadáveres hallados en La Guajira, en Colombia, para que tratara de reconocer a su esposo Ian y a su tío Alex, pero, según señaló, eran fotos viejas de los años 2016 a 2019.

“También me vine a Punto Fijo porque me llegó un WhatsApp de una compañera que me había dicho que a los muchachos los tenían escondidos en el monte porque supuestamente los encargados de la embarcación donde ellos iban llevaban sustancias ilícitas y el Gobierno los iba a agarrar y poner presos. Mi compañera me dijo que escuchó que se los habían llevado para el Cicpc, así que me fui hasta allá con las pertenencias de mi esposo por si tenía que cambiarse, le llevé comida tanto a él como a mi tío, pero al llegar al destacamento me dijeron que ellos no tenían razón de ese caso. Me fui al Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) y me dijeron lo mismo, que no manejaban esa información, incluso se hizo la denuncia aquí en Guardacostas y la Guardia Nacional, dijeron que iban a hacer una búsqueda marítima, pero nunca la hicieron”, recordó Damarys.

El jueves 19 de marzo, la madre de Ennder Manzano Sánchez, Carmen Sánchez, recorrió junto a una sobrina las playas de El Supí, Adícora, Buchuaco y algunos caseríos. Incluso llegó hasta el Faro de Punta Macolla, al noroeste de la Península de Paraguaná de donde supuestamente salieron dos pasajeros.

“El día sábado volvimos a ir para El Supí y hablamos con otras personas que también tienen lanchas y buscan personas para esos viajes. Fuimos a casa de un señor de nombre José Ángel Colina donde se quedaron algunos de los pasajeros el 14 y 15. Ese mismo día llegamos hasta Tiraya. Ahí nadie dice nada, todo es un miedo, nadie sabe nada, pero saben todo”, aseveró.

 Henry Chirino (Foto cortesía Damarys Arias).
Henry Chirino (Foto cortesía Damarys Arias).

Aunque en un principio se dijo que solo habían sobrevivido el capitán y el motorista, después aparecieron dos personas más. Uno de ellos fue Víctor José Romero, quien al parecer decidió irse a última hora en la embarcación. La señora Carmen conserva todavía 8 audios que le llegaron por WhastApp. Seis de ellos son supuestamente de ese hombre que asegura que la lancha naufragó después de que una ola la golpeara y apagara los dos motores, y que él logró salvarse porque se sujetó de un bidón de gasolina.

“Yo tengo fe de que esos maricos están por ahí escondidos. Pero no voy a decir nada hasta que yo confirme… Tú sabes cómo es la vuelta. Yo no he querido llamar ni decir nada porque cuando yo salí el Gobierno estaba arrecho. A lo mejor los muchachos salieron y están escondidos por ahí, tú sabes como es todo. Me van a preguntar un poco de vainas y yo no quiero decir nada todavía, los muchachos están bien y ya porque salieron (sic) la gente al buscarlos… Como hay mucho Gobierno están ellos prevenidos… Todavía no se han encontrado muertos. Están vivos toditos”, relató en las notas de voz.

A Damarys Arias también le llegaron mensajes en los que se decía que los pasajeros estaban bien, que los alimentaban cerca del lugar donde zarpó la embarcación y que les enviarían fotografías y audios para que se tranquilizaran. Eso tampoco ocurrió.

“El Gobierno no ha hecho absolutamente nada para ayudarnos. Ya son 7 meses y no tenemos respuesta alguna y ellos se excusan en que hay un naufragio”

Yadixza Primera de Rosales, esposa de Ian Rosales

“Es demasiado doloroso, estresante, angustiante no saber qué pasa con nuestros familiares ni qué fue lo que realmente pasó con ellos porque incluso en esas embarcaciones salieron dos supuestos sobrevivientes. Les decimos los superhéroes porque dicen que nadaron con un bidón de gasolina, llegaron hasta la orilla, pero al momento de relacionar las declaraciones de ambos ciudadanos, no coinciden. Uno dice que ellos venían todos en grupo y se gritaban unos a otros apoyándose, ayudándose. El otro dice que vino una ola inmensa y partió la lancha, la volteó y los únicos que se desviaron fueron ellos. A los días el ciudadano Víctor Romero, natural de Coro, después de haber llegado allá, pasó el sábado y se fue a tomar, conocidos hablaron con él y le preguntaron qué fue lo que sucedió y él dijo que tenía fe que estaban escondidos. Cuando lo detuvieron cambió la versión y dijo que él no dijo eso, que se hundieron, se ahogaron y se los comieron los tiburones”, comentó.

Yadixza Primera de Rosales señaló que esta era la tercera vez que Víctor Romero viajaba en una lancha que supuestamente se hundía y casualmente él se salvaba. Por ese motivo y por las contradicciones en sus versiones de lo ocurrido, no cree que se trate de un naufragio.

Siete detenidos y ninguna pista

Carmen Sánchez informó que hasta el 8 de octubre de 2020 van siete detenidos por el caso de los desaparecidos en la embarcación “La Encontrada”; entre ellos el capitán, el ayudante, el funcionario del Cicpc Roger Lugo apodado el “Bubalú”; y dos pasajeros, uno de ellos Víctor José Romero. Indicó que al parecer hay otras órdenes de aprehensión. Para ella, las víctimas cayeron en una red de trata de personas: “Ese viaje era para el día 14 y la excusa era que faltaban pasajeros. Era mentira. Allí no hubo ningún naufragio. ¿Dónde están los cuerpos? Ni siquiera un zapato, un objeto, algo”.

Álex Reyes (Foto cortesía Damarys Arias).
Álex Reyes (Foto cortesía Damarys Arias).

En siete meses los familiares han acudido al Cicpc de Pueblo Nuevo y Punto Fijo, denunciaron lo ocurrido en el Ministerio Público de Coro y Punto Fijo, se reunieron con la fiscal superior María Urbina, con funcionarios del Servicio de Investigación Penal de la Policía del estado Falcón (Sipef) y de la Dirección de Inteligencia Especial de la Policía de Falcón (Diep).

Hay 7 personas detenidas, entre ellos un funcionario del Cicpc al que mi esposo le dejó el vehículo y él dice que no sabe nada. Hemos hecho todas las diligencias pertenecientes al caso. En el Ministerio Público de Coro hablamos con el Fiscal Superior en ese entonces, después hubo un cambio y ahora está el Defensor que el primer día nos pidió relatar qué era lo que pasaba y cuando íbamos en otras oportunidades nos dijo que no podíamos estar todo el tiempo allí, que él tenía otros casos que hacer y que si queríamos saber que nos fuéramos a Punto Fijo. Para nadie es un secreto lo que está pasando con la gasolina, no hay y no tenemos cómo movilizarnos. Las veces que pudimos ir a Punto Fijo, en la Fiscalía 15 que la lleva el doctor Yamil Castillo, simplemente siempre ha dicho que ellos tienen conocimiento de que fue un naufragio y que los 7 detenidos no han querido hablar y ellos no pueden violarle sus derechos humanos. Los que no tenemos derechos somos nosotros y nuestros familiares, las víctimas, porque no vemos que agilizan el caso, vemos que todo ha sido postergado, no hay celeridad”, denunció Yadixza Primera de Rosales.

La esposa de Ian Rosales agregó que al cumplirse cuatro meses de la desaparición de la embarcación “La Encontrada”, los familiares notaron que las cuentas de WhatsApp de los pasajeros fueron eliminadas.

“Es demasiado doloroso, estresante, angustiante no saber qué pasa con nuestros familiares ni qué fue lo que realmente pasó con ellos”

Damarys Arias, esposa de Henry Chirino

“Nos dijeron que debido al tiempo podía ser que la línea se había perdido. Nosotros sabemos que las líneas se pudieron perder, pero también sabemos que el WhatsApp queda en el teléfono porque ya nosotros fuimos y averiguamos eso en los centros de comunicaciones. Cuando vamos con esas pruebas nos dicen que ellos no saben nada de eso, que cómo va a ser posible, que ellos supuestamente siguen averiguando; cuando al final sabemos que no han hecho nada, que todo lo que sabemos es porque los familiares lo hemos ido investigando y las personas que están detenidas es porque los familiares le hemos dado todos los datos pertinentes sobre quiénes cobraron dicho viaje, quiénes fueron los que los tuvieron en sus casas, los ayudaron. Los mismos familiares nos hemos hecho detectives y hemos averiguado todo lo que saben, pero en sí el Gobierno no ha hecho absolutamente nada para ayudarnos. Ya son 7 meses y no tenemos respuesta alguna y ellos se excusan en que hay un naufragio, pero así como apareció el cuerpo del señor Eduardo Córdova en Colombia, así hubiesen aparecido muchos”, aseveró.

La fe y la esperanza mantienen en pie a los familiares

La señora Carmen Sánchez se refugia en la oración. Todos los días pide a Dios porque su hijo Ennder Manzano Sánchez y los demás pasajeros aparezcan. Advierte que no es fácil pasar por esa situación y que la crisis del país hace más cuesta arriba una búsqueda en la que se sienten solos.

Ennder Manzano Sánchez (Foto cortesía Carmen Sánchez)
Ennder Manzano Sánchez (Foto cortesía Carmen Sánchez)

“Si sigo en pie de lucha es porque Dios Todopoderoso me está dando mucha fortaleza de seguir adelante por y para mi hijo, por las grandes e inmensas ganas que tengo de volver a verlo, bendecirlo personalmente, abrazarlo, besarlo, consentirlo y así va a ser, en el gran nombre de Dios Todopoderoso. Amén… Me siento decepcionada de la justicia en Venezuela, me siento impotente al no poder hacer más por mi hijo, por el problema de la gasolina, de la pandemia, el no poder movilizarnos para Caracas… Estoy decepcionada de los fiscales corruptos, de los organismos de seguridad corruptos, de este Gobierno corrupto. Aquí en estos casos hay funcionarios del Gobierno y funcionarios policiales involucrados. Por eso no hacen nada”, expresó.

Damarys Arias dice sentirse decepcionada. Cuestiona el papel que han jugado los diferentes entes del Estado, y siente que en todo el proceso han encontrado más obstáculos de parte de las autoridades que respuestas.

“Aquí no estamos hablando de que es muy difícil encontrar a nuestros familiares o hacer las averiguaciones. Aquí estamos hablando de que hay una corrupción por delante, que hay funcionarios implicados en la desaparición de nuestros familiares… Detrás de todo esto hay una mano tan poderosa que está pagando o qué está haciendo lo imposible para que nuestro caso no se aclare. El Ministerio Público ha tenido la oportunidad de hacer rastreo telefónico, porque incluso nosotros hicimos unas investigaciones como víctimas e hicimos un rastreo de los celulares y hubo un teléfono de uno de los pasajeros, de nuestros familiares, que arrojó una ubicación en El Vínculo. Inmediatamente, familiares de Coro y Punto Fijo fuimos para el Ministerio Público a decir lo que habíamos encontrado, lo que habíamos hecho como personas, las investigaciones que habíamos hecho para que ellos nos ayudaran, que fueran para el Conas, pero nos dijeron que no pudieron hacer el rastreo, que se les hizo difícil”, denunció.

Los hijos de 15, 12 y 9 años de Yadixza Primera no dejan de preguntar cuándo vuelve su papá. Desde el primer día les explicaron lo ocurrido, pero eso no ha hecho más fácil que intenten llevar la ausencia.

“Me siento frustrada, ignorada y burlada por parte del ente gubernamental, del Estado, porque todo lo que sabemos es porque nosotros mismos lo hemos investigado y averiguado por nuestra propia cuenta. No ha sido fácil sobrellevar esta situación tan dolorosa. Solamente quien lo vive sabe lo que se siente. No es fácil salir adelante sola con 3 niños, y en medio de la pandemia más. Desde hace 7 meses no tenemos vida… Gracias a Jehová Dios que es quien nos da las fuerzas para seguir adelante y continuar en esta lucha tan dura”, manifestó.

@vanessajgarcian

*Las fotografías utilizadas en este trabajo fueron facilitadas por los familiares de las personas desaparecidas a la autora, Vanessa García, y ella al editor de La Gran Aldea.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Éxodo