En la aldea
23 junio 2024

José María de Viana, Ingeniero Civil, profesor de la Ucab y la Unimet.

José María de Viana:

“Los servicios públicos de la gente pueden ser reconstruidos más rápidamente que la economía”

El ingeniero civil José María de Viana destacó que los servicios públicos son una condición de ciudadanía y esenciales para la calidad de vida. “Uno de los elementos de la pobreza, de la miseria que viven los venezolanos está en la dimensión de la ausencia de servicios fundamentales”, recalcó el ex presidente de Hidrocapital y Movilnet. En referencia a la relación tarifa-servicio, afirmó que la disposición al pago existe si la gente tiene la garantía de que recibirá lo que le corresponde, situación que no ocurre en la actualidad. “Nos deberían dar una indemnización por todas las fallas que tienen los servicios”, enfatizó.

Lee y comparte
Vanessa García | 03 febrero 2021

Mucho antes de que la pandemia del coronavirus Covid-19 llegara a Venezuela, sus habitantes ya tenían trastocada su rutina. Los cortes de luz afectan por horas e incluso días a la población, sobre todo a quienes viven en los estados Zulia y Táchira. En las jornadas la gente debe destinar parte del tiempo a la búsqueda del agua que no llega por las tuberías o a la cola para conseguir una bombona de gas porque el camión no pasa con la misma frecuencia de antes. La única certeza en los hogares es que algún servicio fallará, y quién sabe por cuánto tiempo, así los planes de racionamiento, cuando los anuncian, indiquen un día y hora de la semana para que regrese.

“Una parte importante de la energía de los ciudadanos se está dedicando a tratar de resolver individualmente la crisis de servicios”, afirmó el ingeniero civil José María de Viana. El ex presidente de Hidrocapital y Movilnet señaló que, a pesar de estar en una etapa tan deficiente de servicios públicos, “la esperanza de transformación es inmensa” porque gran parte de los problemas tienen soluciones y, en algunos casos, no son costosas ni de tiempo prolongado.

Para el experto en servicios públicos, los venezolanos no están condenados a vivir para siempre sin agua, luz, gas o con fallas en las telecomunicaciones, aunque es claro al señalar que es necesario un cambio político para que todo vuelva a funcionar. “La mejor manifestación de la incapacidad, de la torpeza, de la falta de competencia y la falta de patriotismo de los que dirigen el país está en los servicios públicos”, aseveró.

“Una parte importante de la energía de los ciudadanos se está dedicando a tratar de resolver individualmente la crisis de servicios”

José María de Viana

-Cada día los venezolanos, con mayor frecuencia en las regiones, sufren un desgaste ante situaciones como “no hay luz”, “no hay agua”, “las comunicaciones se caen”, ¿qué pasa con los servicios públicos en la actualidad?

-En los países modernos la gente no se ocupa de los servicios. Los servicios son una condición de ciudadanía. Un elemento fundamental de la calidad de vida de las personas está en que los servicios públicosfuncionen correctamente: Tener agua potable, una energía eléctrica segura, comunicaciones, transporte público, asistencia médica en caso de que la necesiten. Son unos elementos de ciudadanía asociados con los derechos fundamentales del hombre, y por lo tanto son la preocupación fundamental de los Estados. No importa qué Estado, cualquiera en cualquier país del mundo sabe que un objetivo fundamental es que los servicios funcionen bien porque son un elemento para que la gente sea productiva. Si tú tienes que ocuparte porque los servicios funcionan mal, tú no eres productivo. Tú gastas una parte de tu energía vital en resolver los servicios. La única forma de que un país sea productivo es que esos servicios ayuden a la economía a que funcione correctamente. Venezuela llegó a tener la mejor calidad de servicios en telecomunicaciones, agua, y energía eléctrica. Tú estás viviendo un proceso en el cual efectivamente, progresivamente y cada año es peor.

-¿Realmente los venezolanos pueden encontrar soluciones por su cuenta ante el colapso de los servicios públicos?

-Los servicios públicos tienen una naturaleza que por tecnología, por economía o por complicaciones de otro tipo los individuos no los pueden resolver. Si usted no tiene comunicaciones, es muy complicado resolver ese problema porque es del colectivo. Si usted no tiene agua puede construir pozos, pero eso no resuelve el problema de la comunidad, y eso no lo puede hacer todo el mundo. Si usted no tiene energía eléctrica, puede tener una planta de emergencia, pero usted no puede resolver el problema así cada condominio tenga una planta. En la situación actual, uno de los elementos de la pobreza, de la miseria que viven los venezolanos está en la dimensión de la ausencia de servicios fundamentales. Esto hace que la primera manifestación de la pobreza no es que tengo pocos ingresos, sino que en donde yo vivo, no importa qué tan bonito sea o qué tan feo sea, ahí no tengo servicios adecuados. Todos los servicios, unos más que otros, están en muy mala situación y además en todas las ciudades del país.

“Todas las encuestas dicen que la gente estaría dispuesta a pagar mucho más si el servicio funciona”.

-Siempre se ha hablado que Caracas es una burbuja, pero cada vez hay más denuncias sobre fallas de los servicios públicos que en el interior del país tienen años padeciendo…

-La ciudad capital siempre fue más robusta, sus servicios eran de mejor calidad. En Caracas teníamos una Compañía Metro que era de altísima calidad, una Electricidad de Caracas que era muy buena, Hidrocapital era la empresa más robusta de Venezuela, así que el proceso de deterioro ha sido más lento; pero efectivamente es indetenible porque hoy en día ninguna de esas empresas funciona correctamente. Lo más grave es que es una situación sin esperanza porque los que dirigen los servicios no atienden el reclamo. Ellos deberían decir “sí, nosotros sabemos que tenemos un problema, pero ese problema lo vamos a resolver y vamos a tardar tanto tiempo”. Eso no está ocurriendo. Casi todas las intervenciones son en la dirección de “vete acostumbrando que esto va para peor”, lo cual es una cosa absolutamente inaudita.

-¿Son recuperables los servicios públicos en Venezuela?

-Aun cuando la economía no la podamos modernizar rápidamente, nosotros sí podemos rápidamente mejorar los servicios. Usted puede garantizarle a Maracaibo (estado Zulia) agua continua y de buena calidad mucho antes de que funcione la economía regional. El primer síntoma de que el país va a cambiar lo notarán los venezolanos en el cambio en los servicios públicos, sin lugar a dudas. Telecomunicaciones puede mejorar muy rápido porque tecnológicamente es posible y otros más lento porque hay que hacer más inversiones. En este nivel tan deficiente de servicios públicos, la esperanza de transformación es inmensa y especialmente lo sabemos quienes hemos trabajado en esta área, y conocemos el problema. La gente se pondría muy disgustada si supiera que gran parte de los problemas que vive tienen solución y en algunos casos no son costosos ni prolongados en el tiempo.

“La gente se pondría muy disgustada si supiera que gran parte de los problemas que vive tienen solución y en algunos casos no son costosos”

José María de Viana

-¿Cuánto se debe invertir para esa recuperación?

-En agua potable los tres primeros años debemos invertir como 1.500 millones de dólares, alrededor de 50 dólares por venezolano en agua. En electricidad es diez veces más, son como 15 millones de dólares, eso quiere decir que se tiene que invertir como 500 dólares por persona durante tres años. Son inversiones mucho menores a las que Venezuela tuvo de 2004 a 2014 con ingresos extraordinarios. Inversiones importantes, pero absolutamente manejables. El recurso más escaso, sin embargo, no va a ser el dinero. El recurso más escaso va a ser el talento y allí es donde Venezuela tiene que hacer un esfuerzo inmenso. El país perdió el tesoro de su juventud talentosa, entre 30 y 50 años, que está por todo el mundo trabajando y esos muchachos no los vamos a tener en la reconstrucción. Por lo tanto, eso va a ser una reconstrucción con talento de menores de 30 años ayudados por maduros, por profesionales de edad que los acompañen, pero va a ser una labor de la juventud venezolana en los próximos años.

-Si es algo que se puede resolver, ¿por qué el Gobierno no lo hace?, ¿le conviene que la gente esté más pendiente de los servicios públicos que de otros asuntos, o es un tema de incapacidad?

-No creo que es intencional. Es una manifestación de absoluta incapacidad para ejecutar actividades complejas. Al Gobierno le genera una enorme cantidad de problemas esta situación con los servicios, porque tiene un enemigo en la casa de cada uno de los venezolanos que recibe ese mal servicio. El fantasma está allí presente, y el Gobierno lo sabe. La mejor manifestación de la incapacidad, torpeza, falta de competencia y de patriotismo de los que dirigen el país, está en los servicios públicos. El Gobierno tomó empresas de servicios que tenían competencias y capacidades muy profundas, muy buenas y profundamente robustas, las manejó muy mal desde el principio: Hidrocapital, Movilnet, Edelca, La Electricidad de Caracas. Esas empresas se deterioraron, perdieron su capital humano, su capacidad interna para hacer cosas, hasta que llegamos a esta situación donde los servicios están muy mal, y no comprenden lo que está pasando, lo mal que funcionan las cosas, no conocen otra cosa y el liderazgo está totalmente agotado; porque esos cargos no provienen del talento, de la inspiración, del conocimiento, sino de las amistades y de las conveniencias a corto plazo. Estamos en una situación muy oscura porque esas empresas no tienen competencia para resolver sus problemas y el liderazgo que tienen es muy pobre. Nosotros hemos tenido presidentes de Corpoelec que nos quisieron enseñar que eran buenos buzos y se metían con escafandras en las aguas del Guri… Los líderes antes eran referentes mundiales.

“Uno de los elementos de la pobreza, de la miseria que viven los venezolanos está en la dimensión de la ausencia de servicios fundamentales”

José María de Viana

-Mientras continúa ese deterioro, pareciera abrirse una brecha cada vez más grande entre quienes pueden pagar otras alternativas para tener un mejor servicio y los que no tienen más opción que esperar que les llegue.

-Es que no hay otro camino. Hay un desgaste y hay mucha desesperanza porque esto tiene muchos años y no ha cambiado. Hay tristeza y mucha gente que piensa que eso no va a tener solución. Los servicios públicos no tienen solución pequeña; es decir ¿yo voy a resolver el problema de distribución de gas regalando bombonas? No, usted tiene que resolver el problema de gas en Venezuela. Eso supone hacer un esfuerzo total. ¿Vamos a resolver el problema de Barinas o de Maturín (estado Monagas) o un barrio? Eso no funciona así. Eso requiere un cambio en el liderazgo nacional por uno que sea exitoso, que tenga vocación para resolver los problemas.

“El primer síntoma de que el país va a cambiar lo notarán los venezolanos en el cambio en los servicios públicos, sin lugar a dudas”

José María de Viana

-¿Cuál debe ser la relación entre el cobro de un servicio y lo que finalmente recibe la gente? Cuando se anuncia, por ejemplo, el incremento de las tarifas de cualquier empresa de telefonía móvil, inmediatamente los usuarios se quejan por una serie de factores.

-En Caracas y en Venezuela en general había una tradición del pago de los servicios bastante buena. En telecomunicaciones, hasta el año 2007, era absolutamente de empresas privadas, y Cantv y Movilnet tenían una amplia gama de servicios. La gente pagaba. Cuando se siente que el servicio le resuelve la vida, hace su función, los venezolanos somos capaces de pagar servicios a precios elevados. De hecho, hoy en día en Venezuela hay servicios privados de Internet y la gente paga cantidades muy superiores a lo que pagaría afuera del país, o cuando la gente ha tenido que pagar camiones cisternas o construir un pozo termina siendo un servicio mucho más costoso que si tuviera que pagar por el servicio de agua. En el caso de Caracas, la Electricidad de Caracas cobraba hasta la última vivienda de nuestros barrios y no solamente cobraba, sino que cortaba el servicio. Todas las encuestas dicen que la gente estaría dispuesta a pagar mucho más si el servicio funciona. La disposición al pago existe, ahora aquí en Venezuela se da que algunas empresas ni siquiera generan factura, ni siquiera envían notificación de pago. Usted en Movilnet no tiene forma de saber la factura, no tiene forma de recargar un prepago. Es una cosa más loca porque son manejados por una burocracia totalmente ineficiente. Esa situación es parte de la oscuridad. Los servicios públicos funcionan a nivel mundial porque la gente paga precios adecuados, precios suficientes para que esas empresas funcionen bien. Los venezolanos, después de lo que hemos pasado, sabemos lo que nos cuesta tener malos servicios, preferiríamos pagar más si los servicios funcionan. En este momento lo que le cobren a usted está muy mal, así sea ridículo, porque el servicio es tan malo, que les debería dar vergüenza cobrar. Nos deberían dar una indemnización por todas las fallas que tienen los servicios.

-Usted dice que los servicios pueden mejorarse antes que la economía, ¿cómo se logra eso en medio de la crisis actual?

-No hay forma de cambiar los servicios públicos si no hay un cambio político en Venezuela, porque esta dirección que tenemos es absolutamente incompetente y no tiene capacidades ni talento para resolver el problema.

-Pero, ¿los venezolanos estarían condenados al calvario de tener servicios públicos deficientes hasta que haya un cambio político o hay otras opciones como la privatización, por ejemplo?

-Las soluciones son varias, pero el primer problema de Venezuela es político. La dinámica en todos los países del mundo es que un mal servicio genera la caída o el cambio del Gobierno porque es una lógica muy clara. Los venezolanos no quieren tener una dirección incompetente. El país tiene un problema político que tiene que resolver. Por supuesto que no estamos condenados, para nada. Si hay un país que tiene vocación de tener servicios de calidad y de primer mundo es Venezuela. Los tuvimos hasta hace poco… Hay que resolver el problema político y absolutamente seguro que al día siguiente comienzan a mejorar todos los servicios públicos.

@vanessajgarcian

*Las fotografías fueron facilitadas por el entrevistado, José María de Viana, a la autora Vanessa García y de ella al editor de La Gran Aldea.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas