EN LA ALDEA

23 febrero 2024

Lee y comparte

Pilin León, 40 años después del Miss Mundo

Si hubiese que buscar una palabra para definir a Pilin León, sería “compromiso”.

Tuvo que asumir responsabilidades temprano, siendo muy joven, a raíz de la muerte de su padre, en 1985, cuando le tocó hacerse cargo de la casa, de su mamá y su hermano. Gracias a lo que había hecho a su corta edad, tenía un trabajo que le permitió sostener la familia.

-Mi papá acababa de morir, yo tuve que ocuparme de mi hermano y de mi mamá. Había sido Miss Mundo cuatro años atrás, y en mis manos estaban las herramientas para poderlos echar para adelante. Para ese momento la responsabilidad de ser una imagen pública, me costaba mucho asumirla, por todo lo que tenía que hacer: trabajar en televisión, en publicidad, modelar. Nada de eso estaba en mi plan de vida, pero fue necesario, con amor, eso sí, pero con un estrés enorme. Tenía 23 años, era muy jovencita.

Así empezó la historia Carmen Josefina León Crespo, una muchacha familiar, educada en un hogar donde siempre fueron importantes los valores como servicio y solidaridad.

-Yo recuerdo que mi papá me llevaba con él a sus visitas rurales, con su maletín de médico en Ocumare de la Costa, atendiendo a los hijos de los pescadores. Se llevaba una maleta de medicinas, de muestras médicas, para hacerles la consulta y darles el medicamento. Creo que cuando uno ve esas cosas en la casa, eso se queda. Mi mamá trabajó de voluntaria en hospitales, acompañaba a mi papá y lo ayudaba inyectando a los niños que lo necesitaban.

Las experiencias de los certámenes, primero el Miss Venezuela y luego el Miss Mundo, la tomaron por sorpresa. Apenas unos años antes, no se sentía una muchacha atractiva, era muy alta y delgada, pero como en la historia de El Patito Feo, cuando terminó el bachillerato, estaba muy linda, la entusiasmaron y ella aceptó, sin muchas expectativas.

Desde que llegó, su participación, con la banda de Miss Aragua, fue una sensación que la convirtió en favorita, junto con Irene Sáez, así que el resultado no sorprendió. Cuando fue al Miss Mundo en noviembre de 1981, ya Irene Sáez había ganado la corona de Miss Universo. En Venezuela los periodistas de farándula aseguraban que eso podía perjudicarla, porque era inédito que un país tuviera las dos ganadoras, de los reinados de belleza más importantes del mundo, el mismo año.

“No lo imaginaba entonces, pero desde que apareció la figura de Hugo Chávez, fui de quienes tratamos de advertir y prevenir lo que podía pasar”

Pilin León

Como exige el concurso, Pilin llegó semanas antes para atender la exigente preparación de las candidatas. La agenda incluía cenas y encuentros con los jurados, además de actividades benéficas, donde se tomaba muy en cuenta la actitud de las niñas, ya que el trabajo de una Miss Mundo implicaba participar en actividades altruistas durante todo un año. Con 18 años de edad, Pilin era “Venezuela”, así era llamada por todo Londres, conquistando al público que no paró de aplaudirla la noche final. Iban descartando candidatas y ella ganaba más simpatías a medida que avanzaba la noche. Natural y fresca en sus respuestas, cuando fue nombrada la Reina de América, ya no había dudas de que la maracayera repetiría el logro de Susana Duijm. Pilin León fue la segunda venezolana con una corona de Miss Mundo.

-El año del reinado fue 1982, porque yo gané en noviembre de 1981. Las cosas se sucedieron muy atropelladamente, y yo hacía uso de los valores de mi casa, de la educación que me dieron mis padres, ser responsable y puntual para sobrellevar la cantidad de cosas que llegaron a mi vida, completamente ajenas a mí, que gracias a Dios tenía estos valores y a Julia Morley, la presidente del certamen Miss Mundo, una mujer excepcional, de gran entereza y con una personalidad especial, que fue un gran apoyo para asumir todo lo que había que hacer ese año. Ella (Morley) siempre dijo que yo era una “niña muy de su casa” y varias veces invitó a mi mamá a acompañarme a ciertos eventos. Ella sentía que yo necesitaba familia a mi lado, y la llevaban.

En aquel tiempo, como ahora, a las reinas de belleza les hacían preguntas como si fuesen diplomáticas, politólogas o expertas en políticas públicas.  De situaciones así, recuerda lo que ocurrió en Chile. Estaban pendientes de lo que iba a decir luego de su entrevista con Augusto Pinochet. Dos años antes, la Miss Universo venezolana, Maritza Sayalero, había sido muy criticada por haber descrito al dictador como un hombre de “buen corazón”.

-No sé por qué esperaban de la respuesta de una Miss una posición de Estado. Augusto Pinochet era un hombre impactante, como son todos esos líderes, aunque sean unos sanguinarios. Para bien o para mal, él generaba un impacto personal. Esas características que los hacen llegar a esas posiciones de poder. A mí me impactó su mirada. Hablamos muy poco sobre lo que había visto en la visita. Cuando se abrió la puerta y salí de su oficina en el Palacio de La Moneda, el pasillo estaba repleto de periodistas, cámaras de televisión y fotógrafos, como si fuera una reunión de Estado, como que si iba a decir algo importantísimo para los dos países. Eso me sorprendió, no sabía qué decir y contesté que me había impactado la personalidad del Presidente. Los periodistas lo tomaron de distintas maneras. Pero, ¿cómo voy a responder yo otra cosa más sincera que eso? Además estábamos invitados por organismos del Gobierno, fuimos a visitar orfanatos, hospitales, instituciones del Estado que se ocupaban de niños en situación de abandono, y el chaperón que teníamos era partidario de Pinochet. ¿Qué decir que no dejara mal el nombre de Miss Mundo, el nombre de mi país, y mi opinión muy personal, acerca del dictador? Era una responsabilidad muy grande y yo muy joven.

“Esa gente que te dice que por lo menos le ayudes porque sus hijos no han comido hoy. Veo un niño llorando de hambre, esa es la gente que llega a Colombia”

Pilin León

Para Pilin, ese año tiene momentos que quedaron como en una nebulosa, sin embargo recuerda otro incidente que se convirtió en un asunto diplomático.

-En una visita que hicimos a El Salvador, que estaba en esa situación de violencia de la guerra de guerrillas, fuimos al hospital donde estaban los niños heridos en un ataque con bomba en un autobús escolar. En esa época, Leopoldo Castillo era el embajador de Venezuela. Me recibieron, había varios eventos donde debía estar yo y uno era un desfile. El embajador Leopoldo Castillo me mandó a decir con un vocero de la Embajada, que no creía seguro que se hiciera ese desfile público, porque había amenazas. Igual se hizo el desfile y él no asistió. Mi mamá me acompañó en esa gira, nos llevaron en helicópteros militares a la zona de guerra, fuimos a los hospitales donde había víctimas de esa guerra de guerrillas, y un par de meses después, me hicieron una entrevista, una agencia internacional, entonces me preguntaron de los lugares que había conocido y qué me había impresionado, yo comenté que uno de los sitios que más me había impactado era El Salvador, por el horror que había visto. Bueno, eso generó que el gobierno de El Salvador le enviara una nota de protesta al Embajador y que él me tuviera que pedir a mí que modificara mi respuesta porque eso le hacía mucho daño a la imagen internacional de Venezuela. Imagínate, una respuesta mía, porque la gente no iba a querer visitar El Salvador, que eso había impactado mucho. Cosas que uno dice sinceramente, desde la inocencia de una niña que recién había cumplido 18 años. Pero era la verdad y eso salía en la prensa del mundo. ¿Qué iba a decir yo? Ese atentado fue una noticia que recorrió el planeta. ¿Cómo podía decir otra cosa?, ¿cómo el Gobierno hizo una nota de protesta como si yo fuera una embajadora titular?

En Colombia también dio una declaración por la que fue criticada por los periodistas, regresaba de una larga travesía aérea y estaba agotada.

-Otra cosa me pasó por falta de sueño, veníamos de esa gira en la que estuve en Centroamérica, de Panamá fuimos a El Salvador y luego fuimos de nuevo a Panamá para ir a Colombia. Llegamos de madrugada al Aeropuerto de El Dorado, me esperaban al pie de la escalera del avión, igual que en Chile, una cantidad de periodistas. Colombia también es un país de reinas de belleza. Yo llegué medio dormida, porque no pude descansar en el avión, bajé y ahí mismo me preguntaron a qué colombiano admiraba yo. Yo quería decir Gabriel García Márquez, me había leído sus libros, no sólo Cien años de soledad, también Relato de un náufrago, Crónica de una muerte anunciada y varios cuentos, pero con el sueño, el nombre no me salió, no lo recordé, y entonces dije “El colombiano universal, Simón Bolívar”, bueno, casi que me destrozaron los medios en Colombia y en Venezuela, que cómo me atrevía a eso, pero para mí era y es así. Yo pensaba en la Gran Colombia. Me comieron viva, otros fueron más indulgentes y al día siguiente me dieron la oportunidad de explicar mejor mi respuesta, tuve la oportunidad de expresar mi admiración por Gabriel García Márquez. Un periodista que me hizo una entrevista de lo más linda, no buscaba atacarme, ya yo había descansado, y hablé con más tranquilidad.

Entre esas memorias de aquellos días del reinado, aparecen nombres de personalidades con quienes le tocó compartir mesa en cenas benéficas. Habla de la amabilidad del príncipe Carlos, lo interesante que era la princesa Margarita, la voz y simpatía del actor Sean Connery o las opiniones de la diseñadora Gloria Vanderbilt. Fue un año en el que conoció el mundo, sin tener consciencia de que ese aprendizaje sería determinante para lo que vino después.

“Colombia ha sido ese hermano histórico de Venezuela (…) En Barranquilla alguien tiene un familiar en Venezuela o un amigo, alguien, y por eso quieren ayudar”

Pilin León

Siendo Miss Mundo, le tocó visitar países muy pobres, ver una miseria que desconocía, el resultado de la violencia, de la corrupción, la miseria, sin pensar jamás que le iba a tocar estar, años después, ayudando a venezolanos en esa situación, desde el exilio.

-Parece mentira que luego de tantos años estemos así. En aquella época yo veía esos problemas como muy lejanos a mí, aunque a un brinco de avión los tenían países vecinos como Colombia, o países de Centroamérica, África o Asia. Problemas de pobreza extrema y diferencias sociales enormes, no imaginaba que en Venezuela iban a verse las situaciones que yo vi en esos países que visité: Miseria, hambre, escasez, violencia, éxodo, todo eso que hay en Venezuela ahora. No lo imaginaba entonces, pero desde que apareció la figura de Hugo Chávez, fui de quienes tratamos de advertir y prevenir lo que podía pasar. No me gusta ni mencionar su nombre.

Asistía a asambleas, protestas, marchas, pero la situación del paro cívico de 2002 la hizo protagonista.

El barco carguero que se convirtió en emblema de la acción de la Marina Mercante, se llamaba “Pilin León”. Los buques petroleros venezolanos tenían nombres de las reinas de belleza. Se decía que Venezuela era conocida por su petróleo y mujeres bellas, y decidieron bautizar los barcos con nombres de algunas de ellas.

Pilin apareció para apoyar la protesta y a la tripulación del tanquero que ancló en aguas del Lago de Maracaibo. Fue, literalmente, un buque insignia.

-Hasta ese momento yo sentía que nadie me oía, pero cuando ocurrió esa acción heroica de la Marina Mercante, se voltearon a preguntarme qué pensaba. Advertí que lo que le esperaba a Venezuela era una dictadura y todas las penurias que hoy vemos. Siento que eso fue una posibilidad que me dio la providencia para que me expresara y mi opinión fuese pública y la gente oyera lo que tenía que decir. Yo espero haber hecho que algunas personas entraran en consciencia y se voltearan. Aspiro que así haya sido. Llegamos a ganar, aunque luego pasó esa sucesión de errores; llegamos a ganar, por la unión de tantas personas. Luego de que perdimos en esa lucha, entré en una depresión que no quería ni que me hablaran, no quería ni opinar. Había  estado en contacto con la tripulación, cuando los vi bajar, humillados, me dio tanto dolor… Me preguntaban qué sentía, porque le habían cambiado el nombre al barco, y yo lo que pensaba era en la tripulación, lo que les iba a suceder. Ellos pasaron por muchas necesidades, gracias a Dios ese profesionalismo de aquella PDVSA de los méritos, logró que después sus ex empleados se ubicaran en trabajos fuera del país, pero pasaron cárcel, quedaron sin trabajo y sin que los emplearan en los países con los que tenían relaciones, por varios años. El Gobierno mandó cartas para que no les dieran empleo a esos marinos mercantes, solo los emplearon en empresas privadas. Seguí en contacto con ellos por varios años y todavía me encuentro con alguno de esa tripulación y las anteriores.

“Soy abuela por sobre todas las cosas y cuando llegan mis nietas, dejo todo por ellas, es la sensación más hermosa”

Pilin León

Aún con su protagonismo en esos días, el cariño que se ganó como miss y más adelante como figura de las mañanas en Venevisión, siguió, incluso para los partidarios del régimen empleados en organismos públicos. Ella lo cuenta con gusto.

-Me ha ido bien en ese sentido, porque a los que me criticaban, yo les decía: “Antes de ser persona pública, soy ciudadana, soy mamá y quiero para mis hijos un país que no es este en el que se está convirtiendo Venezuela y eso me da derecho y responsabilidad de tomar una posición. Cuando viajaba, por ejemplo, la gente de la aduana del Aeropuerto de Maiquetía, que era pro revolución, me saludaba, me trataban con cariño sin tener nada que ver con mi posición política. Me trataban bien en los organismos públicos, cariño auténtico de nuestra gente, y eso siempre lo he sentido en mi Venezuela. Los estridentes  están en el poder, una vez fui atacada desde Con el Mazo Dando por ayudar a los venezolanos que llegan a Colombia.

Está siempre atenta a la situación en Venezuela, y parte de su tiempo lo dedica a servir.

-Me pega mucho saber de esos contrastes, de esa gente que anda en esos súper yates en Morrocoy, derrochando, y ver a las personas que recibo aquí, que llegan muertos de hambre, después de caminar horas. Yo tengo una Venezuela en mi cabeza, una Venezuela que recuerdo y una Venezuela de los sueños. Me pega mucho ese deterioro, porque desde esas primeras olas que llegaron de profesionales, con posibilidad de invertir, ahora nos llega gente cada vez más vulnerable, a veces no puedo ayudarlos a todos, porque no hay cómo hacerlo, esperan que lo haga, pero no alcanza el dinero, no alcanzan las ayudas para apoyar a tanta gente que lo necesita. El 12% de la población de Barranquilla es de migrantes provenientes de Venezuela, y llegan sin nada, han tenido que acampar en las plazas públicas y los desalojan porque eso está prohibido. No tienen un techo donde ir, y encima el año pasado se atravesó la pandemia y ahora no se pueden atender los refugios. El proyecto del comedor tuvimos que dejarlo de hacer, aunque era a cielo abierto. Esa gente que te dice que por lo menos le ayudes porque sus hijos no han comido hoy. Veo un niño llorando de hambre, esa es la gente que llega a Colombia, gente que viene caminando y lo que hay que hacer, como hacen varios de mis amigos, es curarles las llagas de los pies, ponerles unas medias y zapatos nuevos, porque vienen de caminar kilómetros y kilómetros y esos amigos me dicen “Cómo estarán pasándola allá, que vienen a sufrir estas penas aquí”. Además Colombia es un país pobre también. Hace un esfuerzo enorme por recibirlos. El estado de marginalidad es terrible. Aquí estamos cerca de un asentamiento informal que está por la rivera del Magdalena, en una ciénaga que ha hecho el río con el mar, que han ido rellenando con desechos, con basura, y sobre ese relleno, que no es sanitario, han hecho sus ranchos, sin piso y ahí viven, niños sin un pañal, sin zapatos, con las barrigas llenas de parásitos y el pelo amarillo, color paja seca, propio de los niños mal nutridos, deshidratados; pero aquí, mal que bien, consiguen atención médica en urgencias, o una comida al día. Algo consiguen que no conseguían en Venezuela, para que prefieran vivir así. Se vienen porque además paren y las atienden en los hospitales con todos los servicios. Atienden a la madre y al niño, madres que también están desnutridas, eso complica el parto y así las atienden y las salvan. Hemos tenido casos en los que las madres fallecen. A los niños les dan atención pediátrica gratuita y hay cooperación para asistirlos en eso. Aquí en Colombia han encontrado esperanza.

“Quisiera que me recordaran como alguien que dedicó su vida a Venezuela y a Colombia, que me recuerden como alguien a quien le gustaba servir sin pedir nada a cambio”

Pilin León

Luego de 12 años en Barranquilla, está convencida de la hermandad entre ambos países.

-El colombiano, no solo está devolviendo el favor a Venezuela. En el venezolano están representadas todas esas nacionalidades de los países que en todo el mundo recibieron a los colombianos en todos estos años de guerra. Colombia ha sido ese hermano histórico de Venezuela. En Barranquilla lo que hemos tenido es una apertura enorme desde la Gobernación, hasta los alcaldes de los municipios de este departamento chiquito. De esta costa, en una época salieron muchos a Venezuela, buscando mejor calidad de vida, y ahora los ves que te dicen que están regresando familiares que vivieron en Venezuela toda la vida. En Barranquilla alguien tiene un familiar en Venezuela o un amigo, alguien, y por eso quieren ayudar. Se decía que los carnavales de Barranquilla no podían hacerse sin la Billo’s, son venerados, también Oscar de León o Los Melódicos.

Se entusiasma hablando de su ciudad de acogida. Agradece con emoción. Está fajada, dividiendo el tiempo entre el servicio, un diplomado en Teología y sus nietas.

-La familiaridad con Venezuela es enorme, tal vez por eso se me ha hecho tan fácil vivir aquí. Aunque confieso que hasta hace unos seis años fue cuando sentí que estaba llegando a mi casa. Yo lloraba cuando iba a Venezuela y debía regresar, sentía ese nudo en la garganta. Los recuerdos de Maracay y de Caracas. Me pegaba no sentir que conocía así a Barranquilla, pero ahora sí, es una ciudad que ha crecido mucho, su gente es hermosa, mis hijos se casaron con niñas de aquí. Mis hijos están haciendo su vida en esta ciudad y mis nietas nacieron acá y ahora tengo un arraigo. Soy abuela por sobre todas las cosas y cuando llegan mis nietas, dejo todo por ellas, es la sensación más hermosa. Amar a los nietos, es amar sin responsabilidad, sin llamarles la atención, amarlos rico. La chiquita está en la edad de cargarla y abrazarla, la mayor, Pao, es habladora y se comunica, llama por teléfono y nos muestra los juguetes, las tareas. Me encantaría que fuese reina de Carnaval de Barranquilla, porque ella baila. Eso es una tradición tan bonita, aprenden a bailar todos los ritmos caribeños, aprenden a comunicarse con la gente, a estar con el pueblo llano, ese pueblo alegre que las acompaña y las quiere.

A Pilin le gustaría que la recordaran por lo que hizo por los demás, por su vocación de servicio, no solo por haber sido Miss Mundo.

-Quisiera que me recordaran como alguien que dedicó su vida a Venezuela y a Colombia, que me recuerden como alguien a quien le gustaba servir sin pedir nada a cambio. Seguiré ayudando hasta que Dios me de fuerza. Tengo unas amigas con quienes organizamos visitas a las cárceles, quiero devolverle a Colombia parte de lo que me ha dado. No imaginas como he encontrado a Dios en Colombia.

Está más pendiente de lo que puede hacer que de lucir como una reina de belleza. Se siente mejor así, sin maquillaje.

-En dos años cumplo 60, qué importa que tenga unos kilos de más o más arrugas. Yo no me he dedicado al mundo del espectáculo, donde tendría que estar delgada y pendiente de tratamientos, etc. Si estoy  saludable, qué importan unos kilos de más. Quisiera que se diga lo que he hecho y no solo cómo me veo.

Por curiosidad, para cerrar, quise saber si aquel novio “inteligente y alto”, de quien habló la noche del concurso, en 1981, es Teo, su esposo.

El cuento sirvió para ratificar que “compromiso” es la palabra que la describe.

-Es Teo, desde quinto año de bachillerato. Sabes que esa noche del Miss Mundo, me llamó el presidente Luis Herrera, me felicitó en su tono llanero, y después de eso yo pedí hablar con Venezuela. Conversé con mi papá y luego quise hablar con Teo, pero me atendió mi cuñada, porque él se tomó unos whiskys, se emborrachó y se quedó dormido. Él decía que yo lo iba a dejar. Llegaron sus amigos, le llegaron vestidos de tenistas, como una broma porque Maritza Sayalero, había dejado a su novio por un tenista profesional. Teníamos 18 años. Nos mantuvimos en contacto todo el reinado, hablaba con mi familia y con él, que estaba en mi casa esperando para hablar conmigo y aquí estamos.

Pilin León, sigue recorriendo la pasarela de su vida, con la banda de Venezuela.

Lee y comparte

La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.

Publicidad

Publicidad

Reciente en la gran aldea

David Smolansky: «El único plan es atender el mandato que dio la gente a María Corina»

El dirigente ve la decisión del 26 de enero del TSJ como una reedición de lo ocurrido el 30 de junio de 2023, cuando el anuncio de la inhabilitación le dio impulso para arrollar en las primarias. Pensaban dejarla fuera de juego y aumentaron su popularidad. Considera que Maduro se metió en una calle ciega y está entrampado. Dice que una elección sin la candidata de Vente Venezuela ratificaría la ilegitimidad del presidente

David Smolansky: «El único plan es atender el mandato que dio la gente a María Corina»

El dirigente ve la decisión del 26 de enero del TSJ como una reedición de lo ocurrido el 30 de junio de 2023, cuando el anuncio de la inhabilitación le dio impulso para arrollar en las primarias. Pensaban dejarla fuera de juego y aumentaron su popularidad. Considera que Maduro se metió en una calle ciega y está entrampado. Dice que una elección sin la candidata de Vente Venezuela ratificaría la ilegitimidad del presidente