En la aldea
20 mayo 2024

Juan Pablo Guanipa: “Ambos le han hecho mucho daño al estado Zulia” [Omar Prieto y Francisco Arias Cárdenas].

Juan Pablo Guanipa: “Hoy no hay condiciones para unas regionales”

Con la mirada puesta en los problemas de fondo del país afirma que el objetivo principal de todos los dirigentes debe ser que Venezuela salga de esta situación que estamos viviendo. Por eso cuestiona que algunos “opositores” se entiendan con la dictadura y se “alacranicen”. Juan Pablo Guanipa no cree que existan las condiciones mínimas para participar en las regionales, pero si los partidos y la sociedad civil así lo deciden hay que evitar que el día de la elección se convierta en la fecha en la que Nicolás Maduro logre la normalización y legitimación que tanto necesita.

Lee y comparte
Alejandro Hernández | 13 julio 2021

En Venezuela, aunque suele parecer que todo sigue igual, siempre ocurren hechos de forma inesperada que se entretejen y que han marcado el devenir de estas dos décadas forjadas al ritmo del modelo que el chavismo quiere imponer. Desde las filas de la oposición se hacen intentos reiterados por romper con esto, pero la persecución, la deslealtad y los constantes juegos dobles hacen cuesta arriba la misión. Así que al conversar con Juan Pablo Guanipa se trata de enfocar la mirada en los temas de fondo, en perfilar la hoja de ruta, pero irrumpen el día a día de la política venezolana y sus destemplanzas. Su señalamiento es tajante “tenemos muchos opositores de mentira, opositores oportunistas”.

La detención de Freddy Guevara por parte del régimen de Nicolás Maduro, por señalamientos como terrorismo y traición a la patria, se vuelve un tema obligado, como también el asedio a Juan Guaidó con armas y explosivos. “Venezuela vive en dictadura y todo lo que pasa en nuestro país es atribuible a la acción y omisión de este régimen que en mala hora secuestró a toda una nación”, puntualiza al respecto el diputado a la Asamblea Nacional electa en 2015 y quien ganara las elecciones como gobernador del estado Zulia en 2017, pero que se negó a juramentarse ante la ilegitima Asamblea Nacional Constituyente.

Cuando se le pregunta sobre la posibilidad de que Tomás Guanipa aspire a la Alcaldía de Libertador en las elecciones de noviembre responde tajante: “No tiene sentido opinar de algo tan incierto”.

-¿Cómo ve al Gobierno interino en este momento y a dónde va esa plataforma?

-Cuando el Gobierno interino nace, lo hace con las tres premisas que todos conocemos y lamentablemente no se lograron (“cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”). Eso debemos asimilarlo y establecer responsabilidades, porque cada uno de los que somos dirigentes tenemos una cuota de culpa en lo que ha pasado en el país, por lo tanto, debemos asumir las consecuencias que corresponda, me incluyo en esa lista. El interinato no es un fin en sí mismo, ha tenido aciertos y desaciertos, el tiempo dirá cuál va a ser su futuro próximo y es innegable que ha sufrido un deterioro. Hoy se está trabajando en el planteamiento del Acuerdo de Salvación Nacional, y creo que ahí es donde está enfocada la lucha de la oposición, porque lo importante es que tengamos una plataforma que canalice las acciones de la alternativa democrática.

“Tenemos el riesgo de perder el país, y necesitamos demostrar consistencia, determinación, valentía y coherencia”

Juan Pablo Guanipa

-¿Que busca en concreto ese Acuerdo de Salvación Nacional?

-Ir a una negociación con el régimen dictatorial de Nicolás Maduro que, esta vez tiene algo diferente, y es que contamos con la compañía de Estados Unidos, Brasil, Colombia, la Unión Europea y otros países que buscan resolver la crisis humanitaria existente, lograr condiciones electorales justas y una agenda que incluya la fecha de unas presidenciales. ¿El instrumento para abordar este nuevo proceso es el Gobierno interino? Bueno, eso lo tenemos que resolver, pero lo importante es hacer un esfuerzo para darle mucha más consistencia a la oposición, porque tenemos muchos que se hacen llamar opositores y, más bien, son unos mentirosos, oportunistas y alacranes. Así no vamos a ninguna parte, nos hace falta mayor coherencia y estrategia.

-¿Cuántos procesos de negociación hay abiertos en este momento? La percepción es que es más de uno y que no hay una uniformidad en cuanto a los criterios, solicitudes y metas.

-Nosotros vamos a la negociación importante, que es la grande, planteada por los aliados internacionales; pero pienso que primero debemos terminar una discusión interna sobre puntos esenciales, porque si vamos fragmentados a ese proceso, indudablemente el resultado no será favorable. Entonces, en este momento estamos en esas conversaciones dentro de la propia oposición y la idea es salir fortalecidos hacia esa negociación general con el régimen de Maduro.

-Usted habla de una negociación interna, pero ¿entre quiénes? Además, mientras se dan esas conversaciones que señala, es muy claro que hay un proceso internacional en paralelo, al punto que la semana pasada llegó a Venezuela una delegación técnica de la Unión Europea.

-La negociación interna es paralela a la internacional, por eso es importante delimitar quiénes somos en la oposición venezolana. Quien piense que el objetivo es cohabitar con la dictadura, normalizar las cosas y que Nicolás Maduro siga ejerciendo la presidencia de manera ilegítima, no debe estar en nuestras filas. El objetivo principal debe ser sacar a Maduro de la presidencia, entonces lo primero es saber con quién contamos. Ya ha habido una designación de un grupo de personas que van a ser los representantes de la alternativa democrática en esa negociación. En el momento en que avance, tenemos que empezar a lograr las metas planteadas. No podemos solo darle tiempo al régimen. Es cierto que llegó una delegación técnica de la Unión Europea, que viene a ver si hay condiciones electorales para las regionales. Yo, responsablemente, digo que no las hay. Algunos dirán que se debe participar y otros dirán que no, pero es una decisión que deben tomar los partidos políticos y la sociedad civil.

“Si la oposición decide ir a esa elección del 21 de noviembre, tiene que ser con un ánimo combativo, de lucha, no de ‘fiesta electoral’”

Juan Pablo Guanipa

-¿Y qué cree usted que va a concluir la delegación técnica europea?

-Yo creo que lo que diga esa comisión puede generar traumas, porque si dice que hay condiciones, mucha gente va a decir que no se está actuando con la verdad; pero si dice que no hay, quienes están desbordados con candidaturitis van a manifestar desacuerdo. Quiero aprovechar para aclarar que yo respeto que un político tenga aspiraciones, pero considero que hoy el objetivo principal de todos los dirigentes debe ser que el país salga de esta situación que estamos viviendo. Para mí eso es mucho más importante que una gobernación, una alcaldía, diputación o concejalía; por eso yo solo apoyaré elecciones si ayudan en ese esfuerzo.

-Pero hay posiciones individuales dentro de su mismo partido que parecen distar mucho de la de usted. El reciente regreso de José Manuel Olivares al país para competir en el estado Vargas es un buen ejemplo de esto que le planteo.

-La persecución política en Venezuela es una vergüenza que indudablemente golpea la credibilidad del régimen de Maduro. Me parece positivo que dirigentes regresen y asuman una trinchera, que no es un cargo, sino una posición de lucha por el país. Desde Primero Justicia dijimos que haríamos todo lo posible para que el escenario de la negociación incluya todo, pero evidentemente la dictadura no quiere que eso sea así. Ellos no quieren que esas conversaciones influyan en el proceso regional, con la intención de que la oposición se mantenga en el dilema de ver si participa o no. ¿Qué es lo que quiere el régimen? Que unos vayan y otros no, y que eso sea un desmadre. Por eso debemos asumir la decisión de ir o no en unidad.

“¿Qué es lo que quiere el régimen? Que unos vayan y otros no, y que eso sea un desmadre. Por eso debemos asumir la decisión de ir o no en unidad”

Juan Pablo Guanipa

-¿Es optimista con se materialice esa unidad en torno a la decisión de participar o no en las venideras regionales convocadas por Maduro?

-Suponte que la decisión sea no participar, si es así, hay que establecer mecanismos de lucha que permitan incrementar la presión; pero si se decide ir, hay que orientar la lucha adecuadamente, porque en este momento no podemos salir a una campaña electoral como si no pasara nada, como si fuera “una fiesta democrática”, como dice Maduro. No, en Venezuela no hay democracia, no hay libertad; entonces habría que ver estas elecciones como una herramienta de lucha en favor de acercarnos el objetivo mayor, que es el cambio político nacional. Quien te diga que quiere ser gobernador porque quiere resolver el problema de los servicios públicos, ¡es mentira! No hay forma de que ningún gobernador, alcalde, concejal o legislador pueda resolver ningún problema estructural mientras Maduro siga usurpando la presidencia. Debemos tener mucho cuidado con terminar, directa o indirectamente, legitimando al régimen o, ya habiendo ganado un espacio, convirtiéndonos en funcionarios entregados a la dictadura para conseguir algunos recursos mínimos. Eso está en plena discusión y tenemos que hacer todos los esfuerzos para tomar la mejor decisión.

-¿Hay diferencias en este momento entre usted y el ex gobernador Henrique Capriles?

-Es un tema difícil, muy complejo, pero nosotros tenemos una responsabilidad de lograr un cambio político completo en el país. Yo tengo muchas dudas con el proceso de negociación que se está llevando adelante, pero apuesto a que funcione, le pido a Dios que funcione. Ahora, cualquier otra negociación al detal que se haya hecho con la dictadura, la repruebo, porque eso al final lo que hace es darle herramientas al régimen para dividir y debilitar a la oposición. No comparto negociaciones independientes, debe haber una sola negociación y tiene que ser institucional sin que haya otras independientes. Ya lo había criticado cuando lo hizo Fedecámaras, a quienes me gustaría preguntarle qué resultó de ahí. Tenemos el riesgo de perder el país, y necesitamos demostrar consistencia, determinación, valentía y coherencia. El actual Consejo Nacional Electoral (CNE) tiene dos problemas, el primero es el origen, porque nace de la decisión de una Asamblea Nacional que nosotros desconocemos. El segundo es la composición de sus rectores, nadie me puede decir que dos son más que tres. No me digan que quien funge como presidente de la institución es un historiador, porque no lo es, la verdad es que ese señor es amigo de infancia de Nicolás Maduro y fue ministro de él y de Hugo Chávez. Ese CNE no es confiable, ni ofrece condiciones electorales reales.

-¿Para usted la participación en unas regionales debe estar atada a que en el cronograma haya unas presidenciales establecidas con su respectiva fecha?

-Creo que para ir a un proceso de elecciones regionales, debe haber un CNE realmente equilibrado, condiciones electorales y una agenda o cronograma electoral que incluya la presidencia de la República. Ese es el escenario óptimo, ahora, hay que ver cómo suceden las cosas y trabajar con base en las realidades.

“Yo tengo muchas dudas con el proceso de negociación que se está llevando adelante, pero apuesto a que funcione, le pido a Dios que funcione”

Juan Pablo Guanipa

-Si no incluyen las presidenciales en la agenda, ¿usted se mediría en las próximas regionales?

-Si no se cumplen las condiciones que ya te dije, no. Y evidentemente dentro de Primero Justicia hay una discusión que se extiende a todos los partidos de la alternativa democrática y a la sociedad civil para tomar una decisión.

-¿Qué opinión tiene sobre dirigentes que desde que volvieron al país están relativizando y edulcorando el discurso que tuvieron durante su exilio contra el régimen de Nicolás Maduro? Un ejemplo de esto pueden ser Américo De Grazia e incluso el propio José Manuel Olivares.

-No me atrevería, ni aceptaría, meter en el mismo saco a De Grazia y a Olivares. Que alguien esté en el exilio y sienta que hay una oportunidad de regresar al país para presentarse en una candidatura, considerando que haya las condiciones necesarias, a mi me parece respetable. Puedo compartir o no, pero es respetable. Ahora, que una persona se entienda con la dictadura y se alacranice, como es el caso de Américo De Grazia, eso no es respetable para nada. Yo le tenía un profundo respeto, pero cuando vi las condiciones en las que volvió, decidido a ser candidato y tomándose fotos con Bernabé Gutiérrez, llegué a la conclusión de que se había alacranizado, por eso es importante saber quién es quién. Para mí, De Grazia ya no es opositor, fue cooptado por la dictadura. En el caso de Olivares, él depende de la decisión de todo un partido.

-¿Cuáles serían las consecuencias para la oposición de ir a las regionales y terminar perdiendo en las proporciones que ocurrió en 2017?

-Yo no digo que la mejor decisión es ir o que lo adecuado es no hacerlo; lo que sí considero es que debemos tener claro cuáles son los riesgos de la opción que tomemos. Si el riesgo que tomaremos es participar, tenemos que evitar que el día de la elección se convierta en la fecha en la que Maduro logre la normalización y legitimación que tanto necesita. El otro riesgo es que, quien gane, sienta que ahora tienen que resolver el problema de una plaza y por eso se mimetice con la dictadura, para tener algunos recursos. A eso no le veo ningún sentido. Si la oposición decide ir a esa elección del 21 de noviembre, tiene que ser con un ánimo combativo, de lucha, no de “fiesta electoral”.

“El rol de los Estados Unidos, Europa y los países de América, es trabajar en unidad, porque así como nosotros necesitamos unidad dentro del país, también nos urge que nuestros aliados estén unidos”

Juan Pablo Guanipa

-Esto que señala se parece mucho a lo que nos dijo María Corina Machado semanas atrás en una entrevista.

-Tengo muy buena relación con María Corina Machado, podemos coincidir en unas cosas y en otras no; pero nos respetamos, porque sentimos que la lucha que cada quien está librando es genuina y es por el país.

-¿Cuál es el rol que usted cree debe tener Estados Unidos en el proceso de negociación?

-El rol de los Estados Unidos, Europa y los países de América, es trabajar en unidad, porque así como nosotros necesitamos unidad dentro del país, también nos urge que nuestros aliados estén unidos. Todo lo que busca el régimen de Maduro en esa negociación tiene que ver con decisiones de otros países, por eso es tan importante el rol de la comunidad internacional. Nosotros tenemos que lograr conducir ese proceso desde Venezuela, con la participación -no observación- de los Estados Unidos, Colombia, Canadá, Brasil, la Unión Europea y otros. Su acompañamiento es fundamental para obtener resultados positivos.

-¿Qué valoración hace de las sanciones?

-Las sanciones son un castigo que le ha hecho la comunidad internacional a un régimen opresor, y la única manera de que estas se levanten es que la dictadura se abra a la democracia. Si nosotros entregamos esas sanciones a cambio de nada, habremos perdido una herramienta fundamental para la negociación y la liberación de Venezuela.

-¿Qué información maneja de los supuestos enfrentamientos que han tenido el actual gobernador Omar Prieto con Francisco Arias Cárdenas?

-Esa confrontación de Arias y Prieto es de siempre. Yo lo califico como algo subalterno y de poca importancia frente al grave problema que vive el país. De esos señores no me ocupo, porque ambos le han hecho mucho daño al estado Zulia. Los dos han sido sumisos ante Chávez y Maduro. Hoy en Venezuela no hay separación de poderes ni respeto a los Derechos Humanos, y tanto Arias como Prieto son cómplices y responsables de eso.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas