En la aldea
14 junio 2024

Andrés Caleca: “Celebro el hecho de que estos dos rectores [Picón y Márquez] contribuyeron a que viniera una observación internacional”.

Andrés Caleca: “El CNE fue totalmente incapaz de detener el abuso que comete el régimen autoritario”

El expresidente del Consejo Nacional Electoral advierte que “tenemos un Registro Electoral absolutamente inflado con respecto a la realidad venezolana y las características de estas elecciones”. A su juicio, la ausencia de una auditoría y depuración a fondo termina arrojando resultados “engañosos y poco confiables” al momento de medir la participación. Y sentencia Andrés Caleca: “Cuando tú hablas de que hay una abstención que ronda 60% del RE, es del RE de 2005, no del real que debería existir en 2021. En consecuencia, los porcentajes de abstención son menores”.

Lee y comparte
Pedro Pablo Peñaloza | 26 noviembre 2021

“Presidí el CNE durante 5 elecciones en sana paz y con resultados respetados por todos”. Ese es unas medallas que carga con orgullo Andrés Caleca, quien encabezó el organismo de marzo a diciembre de 1999. Y sobrevivió para contarlo.

Sin duda, eran otros tiempos. “Yo multé a Chávez, el único Presidente en la historia de Venezuela que ha sido multado en el ejercicio de su cargo por violar la ley electoral. Por cierto, Chávez pagó, acató y se retiró de esa campaña”, recuerda. 

En los albores de la revolución, también acudió a la extinta Corte Suprema de Justicia cuando el difunto comandante solicitó convocar un referendo para modificar la Carta Magna. “Decidieron aquello de que el poder soberano radica en el pueblo y que está por encima de la Constitución”. El resto es historia.

“Uno de los aspectos fundamentales que debe realizar la oposición a partir de enero, es una lucha constante, permanente, por todas las vías posibles, para mejorar las condiciones electorales, y van a tener de base el informe de la UE”

Andrés Caleca

Pasados 22 años y consciente de que ahora la realidad es muy distinta, Caleca analiza el alcance del informe preliminar de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE-UE), disecciona la realidad del sistema de votación en Venezuela, y subraya que conquistar mejores garantías no depende de dos rectores sino de las fuerzas políticas y sociales que luchan por el cambio democrático.

-A la luz del informe preliminar publicado por la MOE-UE, ¿cómo evalúa el desempeño de del nuevo CNE en este proceso comicial?

-El informe preliminar de la señora Isabel Santos, jefe de la misión de la MOE-UE, es bastante ajustado a la realidad. Falta por ver cuál será el informe final, que se presentará en dos meses, porque el proceso aún no ha terminado. Ya vemos la tardanza en la totalización y proclamación del estado Barinas, lo que estaría afectando a algunas alcaldías. Prácticamente todo está en ese informe. Lo primero es la inconstitucionalidad en la forma en cómo está integrado el CNE. Aunque el informe de la Misión habla de que hay un rector en representación de la oposición y otro de la sociedad civil, eso no se ajusta a la realidad porque el supuesto representante de la sociedad civil, Roberto Picón, hasta hace muy poco tiempo era el representante técnico de la MUD en el CNE. La realidad es que hay tres representantes del Gobierno y dos de la oposición, violando la disposición constitucional en la materia que establece claramente que los cinco miembros principales y sus suplentes tienen que ser independientes de toda parcialidad política. Y las consecuencias de esa designación las hemos visto a lo largo de la campaña, pues ha sido imposible hacer algunos ajustes y tomar algunas decisiones debido a la parcialidad política a la cual representa la mayoría del CNE. Las decisiones del CNE se toman por mayoría y la mayoría responde al PSUV.

-La clave del informe de la MOE-UE parece estar en los “sin embargo”. Aunque reconoce la existencia o avance de algunas condiciones, en cada línea incluye un “sin embargo” que marca las desviaciones del sistema. Por ejemplo, destacan que a su juicio este es el mejor CNE en dos décadas; sin embargo, señalan que no frenó ni sancionó el ventajismo y el uso de recursos del Estado, entre otras irregularidades.

-Hay matices, sin embargo (risas). Todo está limitado por esa falla de origen (designación inconstitucional del CNE). Por ejemplo, se abrió el Registro Electoral (RE) por un tiempo un poco mayor de lo que se había abierto anteriormente, pero el RE sigue sin estar depurado. Tenemos un RE absolutamente inflado con respecto a la realidad venezolana y las características de estas elecciones. Entonces, como consecuencia de no haber hecho esa depuración, los resultados de participación o abstención que estamos viendo son engañosos, poco confiables. El RE tiene desde 2005 sin depurarse, solamente se ha ido ampliando en función de estimaciones de población, no se han hecho ni siquiera auditorías profundas. Y lo que es más grave -el informe lo toca, pero apenas en una línea-, el Registro Civil de la Nación, que es la base del RE, no ha sido auditado en los 20 años del chavismo. La Constitución le transfiere la responsabilidad del Registro Civil -lo que es el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime)- al Poder Electoral. Eso nunca se ha cumplido. ¿Qué consecuencias trajo eso? El Poder Electoral eliminó una dirección importantísima que tenía en el pasado de fiscalización del Saime, y quedamos en lo peor de ambos mundos: el CNE no tiene ningún control ni puede certificar el proceso de cedulación, de nacionalización y de residencia de los ciudadanos venezolanos.

“Lo que puede cambiar la naturaleza del proceso electoral es la fuerza que la oposición tenga. Allí tiene la oposición venezolana uno de sus grandes retos en los dos años que lo separan de la elección presidencial”

Andrés Caleca

-¿Cómo hablar con propiedad de la participación o abstención en este proceso?

-Se hicieron unas auditorías muy rápidas del RE, no se depuró. El RE siempre debe estar funcionando, pero aquí se impuso la tesis de que cierras el RE y lo abres antes de las elecciones para que la gente se actualice. Entonces, deja de ser permanente y cada vez se actualiza por menos tiempo. En esta oportunidad, creo que se actualizó por un mes y se vendió como un gran logro, pero un mes no compensa todo el retraso que tiene el RE. Imagina un RE que fue depurado por última vez en 2005, cuánta gente ha dejado de votar desde ese año y debe ser depurada. Según las cifras de Acnur (Agencia de la ONU para los Refugiados), se han ido casi 5 millones de personas y, de acuerdo con algunas estimaciones, ninguna confiable, 2 millones y tantos de esas personas están inscritos en el RE. A esas personas había que sacarlas para este proceso, porque los venezolanos en el exterior no tienen derecho a voto en la elección regional y municipal. Imagina cuántas personas desde 2005, en medio de esta crisis que no hace sino profundizarse, han cambiado su residencia. Cuando tú hablas de que hay una abstención que ronda 60% del RE, es del RE de 2005, no del real que debería existir en 2021. En consecuencia, los porcentajes de abstención son menores.

-¿Cuáles serían los avances más significativos en este proceso?

-Hubo un avance importante de este CNE con respecto al anterior, pero son esos avances de cuando estás 20 grados bajo cero y pasas a 10 bajo cero. El CNE anterior era impresentable, hizo la chapuza de las elecciones del 6 de diciembre de 2020, una elección absolutamente inconstitucional desde el punto de vista de su convocatoria, cargos a elegir, desaplicación de artículos completos de la ley, y de la adjudicación y proclamación de cargos. Un CNE que hasta proclamó diputados que no fueron electos por los votos de los venezolanos. Este CNE, por lo menos, hizo varias auditorías profundas de la plataforma tecnológica del sistema automatizado, que fue comprado entre gallos y medianoche por el CNE anterior, nadie sabe dónde, si fue en base a licitación o concurso privado, o sencillamente se la compraron a una empresa de maletín, o hubo un negociazo. Nadie sabe cuánto costó y nadie sabía si eso funcionaba. Fuimos a las elecciones de 2020 con los ojos absolutamente cerrados con respecto a la plataforma tecnológica. Este CNE nuevo, y creo que allí jugó un papel muy importante la presencia del rector Picón, que es un experto en la materia, pudo hacer auditorías profundas de esa plataforma tecnológica, tanto del hardware como del software. Se demostró que los mecanismos de escrutinio y transmisión de los datos eran inviolables, que los resultados que se dan, salvo que se manipule la totalización final que no depende del sistema automatizado, son confiables. La persona vota, nadie puede saber por quién, y la máquina cuenta y transmite el voto. Eso es un avance con respecto a 2020.

“No cumplió el acuerdo con el CNE sobre los puntos rojos. Esa es la naturaleza del chavismo, pero aparte de lo que puedan hacer estos dos rectores, las condiciones electorales es un elemento central de la lucha de la oposición venezolana”

Andrés Caleca

-Como en ocasiones anteriores, bajo la presidencia de Tibisay Lucena, se confirma que la parte técnica o automatizada es confiable. El problema está en el uso de recursos del Estado, ventajismo, inhabilitaciones, judicialización de partidos, puntos rojos, censura en los medios y otros aspectos que también inciden en el proceso.

-El proceso es mucho más que el acto de votación y el informe así lo señala. Yo hubiera preferido un informe más duro, pero no soy diplomático, la UE está pensando en el futuro, que puedan volver para las elecciones que vienen, que serán mucho más importantes que estas. Lo cierto es que este CNE fue totalmente incapaz de detener el abuso que comete el régimen autoritario. Eso es típico de las elecciones bajo regímenes autoritarios. Les han quitado los partidos a sus legítimas autoridades y, a pesar de que el rector Enrique Márquez es vicepresidente del organismo y dirige la Comisión de Participación Política, no pudo hacer absolutamente nada. Pero no solo es que no pudo hacer absolutamente nada, es que no protestó eso. Eso es una cosa que hierve la sangre. El CNE respondió que se trataba de una decisión del TSJ y que no podían ir contra ella. No, el CNE sí podía ir contra ella, sí podía ir al TSJ. Entonces, tú acatas al TSJ, pero por lo menos recurrir a él. La inhabilitación de candidatos por la vía administrativa es inconstitucional. El CNE ha tenido que recurrir ante el TSJ, es más, tenía que haber desconocido las decisiones de la Contraloría, y que la Contraloría recurra al TSJ. Si el CNE fuera independiente, seguramente hubiera actuado. Pero como está totalmente dominado por la cúpula partidista, allí ves las limitaciones.

-Menos se podía frenar el uso de recursos del Estado.

-El CNE estuvo mudo frente a estos abusos, que fueron los más grandes que se han cometido a lo largo de 20 años. Porque todo delincuente, y estamos hablando de delitos electorales, en la impunidad va aumentando el nivel del crimen. Esta vez fueron descarados, aquí hubo gobernadores en ejercicio que abandonaron sus cargos en favor del candidato del PSUV, una cosa nunca vista, y el CNE en silencio. El CNE sí tiene posibilidad de sancionar, de amonestar, de multar y, en última instancia, tenía el deber de acudir a la Fiscalía General de la República a denunciar esos delitos.

“El Registro Civil de la Nación, que es la base del RE, no ha sido auditado en los 20 años del chavismo (…) el CNE no tiene ningún control ni puede certificar el proceso de cedulación, de nacionalización y de residencia de los ciudadanos venezolanos”

Andrés Caleca

-El conflicto en el estado Miranda con la tarjeta de la MUD provocó críticas contra los rectores de la oposición. ¿Le parece que fueron justas? Picón y Márquez están en minoría y se entiende que buscan crear espacios de entendimiento, confianza y diálogo con la mayoría chavista. Además, el objetivo de los rectores no eran las regionales, son las presidenciales.

-Eso es lo que uno piensa cuando ve sus actuaciones y también se infiere de sus declaraciones. Los resultados demuestran que algo de eso ha pasado. Los rectores de la oposición no han podido lograr estos objetivos, pero sí consiguieron una auditoría profunda del sistema automatizado. La importancia de esos rectores se ve en estos momentos de contradicción, diatriba y peligro con respecto a los resultados. Si allí no estuviesen Márquez y Picón, el resultado de Barinas se lo hubieran entregado a Argenis Chávez hace rato. La presencia es importante y el hecho de que hayan jugado a tratar de llegar al consenso y evitar el enfrentamiento, refleja madurez política de parte de ellos. Pero hay líneas rojas que no se pueden pisar en silencio. No tienes que renunciar, pero sí tienes que salvar tu voto. Los rectores de la oposición no pueden birlar el Estado de Derecho, porque esa es la razón de ser de la oposición venezolana. Yo puedo negociar entre hacer una auditoría del RE y una de la plataforma, pero no puedes no salvar tu voto frente a la decisión de Miranda y de una cantidad de otros casos similares que, por cierto, afectaron sobre todo al Partido Comunista y a los disidentes del chavismo. Con una interpretación ilegal del instrumento jurídico se han pasado el Estado de Derecho y dejaron a la MUD sin candidato a la gobernación de Miranda, así como al PCV y su Alternativa Popular Revolucionaria sin candidatos en cientos de alcaldías. ¿Y los rectores de la oposición no salvaron su voto? A lo mejor sí, pero yo no lo he visto por ningún lado. Es más, vi unas declaraciones del rector Márquez sumándose a la interpretación que prevaleció en ese CNE. El rector Márquez, según lo dicho por él mismo, es corresponsable de una violación flagrante de la ley electoral. Esas son líneas rojas que no se pueden cruzar. Tú tienes que dignificar tu cargo y tu representación. Por otro lado, celebro el hecho de que estos dos rectores contribuyeron a que viniera una observación internacional.

-Así como era previsible el contenido del informe preliminar de la MOE-UE, también se puede esperar que el chavismo no cumpla con ninguna de las recomendaciones para hacer más justo y equilibrado el proceso electoral en Venezuela. ¿Cómo prepararse para afrontar las presidenciales de 2024?

-En el pasado han venido y han hecho señalamientos que el chavismo no ha cumplido de ninguna manera. Así como no cumplió el acuerdo con el CNE sobre los puntos rojos. Esa es la naturaleza del chavismo, pero aparte de lo que puedan hacer estos dos rectores, las condiciones electorales es un elemento central de la lucha de la oposición venezolana. Lamentablemente, no han asumido esa lucha con la importancia y la trascendencia que tiene, entre otras cosas porque el grueso de la oposición venezolana había abandonado la ruta electoral. Tenemos elecciones presidenciales -obviemos por ahora el revocatorio- en dos años y 11 meses. Uno de los aspectos fundamentales que debe realizar la oposición a partir de enero, es una lucha constante, permanente, por todas las vías posibles, para mejorar las condiciones electorales, y van a tener de base el informe de la UE. El chavismo no va a ceder en su manera de proceder si no lo obligas a hacerlo, y esa responsabilidad no se la puedes dejar a estos dos pobres rectores, que están en minoría, si no tienes organizaciones políticas y una ciudadanía peleando por las condiciones electorales. Añoro lo que pasaba en la IV República, la lucha de la Causa R y el MAS. La lucha de esas minorías fue extraordinaria y ganaron alcaldías que si no las hubieran peleado, se las quitan. El caso de Aristóbulo Istúriz peleando la alcaldía de Caracas con 100 mil personas paradas frente al CNE, no se me borra de la memoria. ¿Dónde está la lucha de la oposición frente a un régimen todavía más arbitrario y abusador? Nada, va Juan Carlos Caldera con un papelito y dice que no le dejaron entrar. ¿Y la ciudadanía dónde está? El fraude que le hicieron a Andrés Velásquez en 2017, allí no se movió nadie. Ahora mismo está el diferendo de Barinas, allí está Freddy Superlano y la vanguardia de la campaña tratando de pelear. ¿Y dónde está la dirigencia nacional de este país? Henrique Capriles, Juan Guaidó y los diputados del interinato, toda esa gente debería estar en Barinas peleando el triunfo de Superlano. ¡Qué falta de voluntad de poder y de lucha de la oposición venezolana! No le podemos achacar a los rectores ese trabajo, ellos son unos administradores del proceso, lo que puede cambiar la naturaleza del proceso electoral es la fuerza que la oposición tenga. Allí tiene la oposición venezolana uno de sus grandes retos en los dos años que lo separan de la elección presidencial.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas