En la aldea
19 julio 2024

¿Cuál es el reto de la nueva oposición?

En cada oportunidad que tienen los venezolanos reiteran su hastío y manifiestan su deseo de cambio de todas las formas a su alcance, así lo confirman más de dos décadas de protestas constantes y esa inagotable vocación democrática que le conduce a las urnas electorales en cada convocatoria. Hoy Barinas abre más interrogantes y retos para quienes ejercen el liderazgo ante una sociedad que ya no haya la forma de exigir una rectificación. ¿Se activará el referendo revocatorio?, ¿ya se está trabajando en la tan necesaria y esperada unidad de la oposición democrática?, ¿los líderes opositores tienen claro que el norte que une a la gente es rescatar la democracia?

Lee y comparte
Redacción LGA | 10 enero 2022

Los resultados de las elecciones regionales en Barinas muestran un triunfo aplastante de la oposición contra el chavismo. Vale destacar que en cada oportunidad el venezolano reitera su hastío y manifiesta su deseo de cambio de todas las formas a su alcance, así lo confirman más de dos décadas de protestas constantes y esa inagotable vocación democrática que le conduce a las urnas electorales en cada convocatoria. Pero por alguna razón ese ímpetu y esa determinación no han logrado materializarse.

Aunque ahora muchos líderes políticos están tomando Barinas como bandera tras derrotar más de dos décadas rojas en la entidad que fue cuna de Hugo Chávez y usan Barinas como la muestra de que la vía electoral sigue allí como la opción para lograr el cambio esperado, no por ello se despejan las señales contradictorias que están en el trasfondo de la propia oposición.

Llegar a las elecciones del 21 de noviembre fue toda una polémica puertas adentro de las alianzas entre organizaciones y dirigentes, ya que no había consenso acerca de la mejor estrategia a seguir ni tan siquiera sobre si convenía o no participar. Fue precisamente esa “indefinición” la que terminó por mellar las oportunidades opositoras para lograr mejores resultados en esos comicios, y esto hoy sigue presente.

De hecho, en la antesala de este 9 de enero Juan Guaidó volvió a mencionar lo ocurrido en las elecciones del pasado 21 de noviembre para afirmar que en ellas “quedó claro que el Consejo Nacional Electoral no es suficiente y está tutelado por la dictadura”. Es decir, que no se ha logrado institucionalmente el cambio esperado para garantizar elecciones libres, lo que a su vez encangreja cualquier discusión electoral, incluso sobre el propio proceso del 9E.

Pensar en un referendo revocatorio o en los siguientes pasos del cronograma electoral del país implica pasar por la nebulosa de las indefiniciones. Así que Barinas abre más interrogantes y retos para quienes ejercen el liderazgo ante una sociedad que ya no haya la forma de exigir una rectificación en el camino para todos.

El episodio de las regionales ya se cerró con el triunfo de Sergio Garrido en Barinas; y queda entonces todo el 2022 para lograr que este comienzo de año “victorioso” de las fuerzas democráticas se convierta en un punto de partida para organizar a la heterogénea oposición y para plantear la ruta a seguir, bien sea electoral, de presión o ambas, cuya conclusión sea la solución fundamental que dará paso a la reconstrucción del país: rescatar la democracia.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión