En la aldea
23 mayo 2024

🎥Ricardo Montaner, nos llevó a la Cima del Cielo

“Había decenas de padres con sus hijos e hijas, todos coreando juntos los temas que iba entregando amorosamente; contándonos su vida entre canción y canción, anécdotas divertidas que nos hicieron conocerlo un poco más”. Ricardo Montaner es un “venezolano de Maracaibo”, un referente del gentilicio, de los buenos recuerdos, de lo vivido y compartido con los que ya no están, porque todos conocemos su música. La autora, rodeada de venezolanos como ella, en ese concierto, se sintió como si estuviera en su tierra. “Verlo a él es reencontrarse con todo lo bueno que somos, con lo que no queremos olvidar”.

Lee y comparte
Mari Montes | 01 febrero 2022

No había visto a Ricardo Montaner en vivo en concierto. Por una razón u otra, no había tenido el gusto de verlo. Lo que era seguro es que la íbamos a pasar muy bien.

Esperaba un buen espectáculo, todos quienes lo han visto coinciden en esa descripción, así que fuimos encantados al FTX Arena, el hogar del Heat de Miami, transformado la noche de este 30 de enero en el hogar de muchos venezolanos, gracias a la calidez de la romántica música del compositor nacido en Argentina; venezolano de Maracaibo, solo hace falta que hable un poquito para detectar el inefable toque marabino que adereza cada cuento.

Es delicioso escucharlo transitar por su historia en la música, su decisión de irse a Caracas, en su caso no “a buscar la suerte”, sino a trabajar para alcanzar su sueño de que alguien escuchara sus canciones, y después de lograrlo, trabajar más para mantenerse como uno de los cantautores más prolíficos e importantes de América Latina, vigente en 4 décadas.

Salió a escena vestido de pantalón y camisa gris, una chaqueta azul rey, ya la banda había anunciado el tema con los acordes de “Tan enamorados”, un clásico de su discografía, grabado en 1988, uno de sus primeros grandes éxitos, catapultado como tema principal de la telenovela de César Miguel Rondón, protagonizada por Rudy Rodríguez y Luis José Santander, “Niña Bonita”. Fue en aquel tiempo cuando Ricardo Montaner se instaló en la banda sonora de nuestras vidas.

Un monitor gigante, dispuesto a un lado de la tarima, nos dejaba ver su rostro en close up. Ya no es el joven cantante del sello disquero SonoRodven que llegó de Maracaibo a buscarse un lugar en la música, las huellas de la edad son obvias, como en mí, como en tantos que estábamos ahí, con la nostalgia revuelta, mirando también por nuestros retrovisores mientras lo escuchábamos cantar. La voz tampoco podemos decir que es la misma, porque Montaner, como dirían los gardelianos de “Carlitos”, “cada vez canta mejor”. Afinadísimo, vigoroso y entrañable.

“Dijo que desearía estar cantando en Caracas, gritó su amor por Venezuela a los cuatro vientos (…) fue emocionante sentir que así de importante lleva a nuestro país en su corazón”

Recuerdo la primera vez que lo vi, debió ser en 1989 o 1990, porque recién comenzaba yo a trabajar en Radio Capital FM 104.5 y Capital FM710, y él llegó, era diciembre, con un par de panes de jamón, no recuerdo quién de los talentos iba a entrevistarlo, pero él llevó aquel sencillo obsequio navideño para compartirlo con los operadores. Lo cierto es que hasta yo comí del detalle que llevó, era su forma de agradecer que en ambas señales se escucharan sus canciones. Recuerdo que eso me impactó particularmente, me pareció un gesto que decía mucho de él; comenzaba a ser una estrella. Desde entonces ese es Ricardo Montaner para mí, un hombre agradecido.

Iba a presentarse el fin de semana del pasado 22 de enero, pero algunos miembros de su banda dieron positivo a la Covid-19 y eso lo obligó a aplazar la fecha de Miami para este domingo. Una hora antes del inicio del show se sentía la emoción de los asistentes que llegaron bien abrigados, obligados por el frío inusual, con temperaturas entre 7 y 9 grados Celsius. Había cola para entrar, el recinto poco a poco se fue llenando de fans.

La carrera de Ricardo Montaner ha sido sostenidamente exitosa, es un gran trabajador, por eso es notable también que en todo este tiempo haya podido seguir presente en el primer público que conquistó, y con las generaciones siguientes. Había decenas de padres con sus hijos e hijas, todos coreando juntos los temas que iba entregando amorosamente; contándonos su vida entre canción y canción, anécdotas divertidas que nos hicieron conocerlo un poco más, historias contadas con gracia y naturalidad, recordándonos cosas nuestras, a propósito de las suyas.

La banda que lo acompaña es sensacional, integrada por músicos de diversas nacionalidades. Los cubanos: Ana Belén Abreu (coro y flauta); Yumar Bonachea (trompeta); Joel Hernández (percusión); Daniel Luis Stable (bajo); Yankar González (trombón); Guillermo Corujo (coro, saxo y violín); el argentino Ezequiel Ghilardi (batería); el mexicano Marco Silva, y los venezolanos José Luis Chacín (piano) y Johann Cardozo (teclado).

Es uno de nuestros cantantes más internacionales y célebres. Montaner ha escrito y editado más de 300 canciones y está constantemente innovando, creando. Viviendo en gerundio, no para. En 2016 recibió el Grammy Latino Lifetime Achievement, que otorga la Academia de la Música por trayectoria, excelencia musical y por su legado a la música latinoamericana. Ha grabado 25 álbumes de estudio y 55 álbumes de compilaciones, acumula cientos de premios, decenas de álbumes Multiplatino, Platino y Oro, varios Premios Gaviota de Oro y Plata del Festival de Viña del Mar en Chile. Fue nombrado Cantante del Año por la revista Billboard, especializada en música. Por su labor filantrópica y dedicación a los niños, en mayo de 2007, la misma prestigiosa publicación lo honró con su máximo premio, el “Hope Award”. También es Embajador de Buena Voluntad de Unicef, por la Fundación de Desarrollo Panamericano y por Peace Tech Lab, organización que lucha contra la xenofobia en las redes sociales y en Internet en general. Destaca en los  reality shows televisivos The Voice, donde ha sido coach de las ediciones latinoamericanas de La Voz Colombia, La Voz Argentina, La Voz México y La Voz México Senior.

Hace poco se encontró en Argentina con su primera maestra de piano en Venezuela, cuando era un joven soñador en Maracaibo, Nelly Marcano, ahora viviendo en Santa Fe, Argentina. Su nieto estaba concursando y le contó a Ricardo de ella, él corrió a abrazarlo y en pleno escenario supo que ella estaba ahí. El abrazo debe ser uno de los momentos más especiales que se han vivido en ese show. Lo fue para él, lo dijo, que fue un regalo, lo fue para todos.

Asume todo lo que tiene como bendiciones por las que agradece. Es un hombre de fe, como ha quedado reflejado en sus canciones, las que compuso en familia comenzando la pandemia, “Amén” y el temazo que grabó con Juan Luis GuerraPorque Dios así lo quiso”.

Cantó 2 horas y media, cantó sus éxitos de toda la vida y los más recientes. Evocando clamó por su libertad; dijo que desearía estar cantando en Caracas, gritó su amor por Venezuela a los cuatro vientos, como lo hizo también por su esposa Marlene, por su familia, por sus hijos y fue emocionante sentir que así de importante lleva a nuestro país en su corazón, y claro que se hizo inevitable el nudo en la garganta, conmovidos hasta las lágrimas porque verlo a él es reencontrarse con todo lo bueno que somos, con lo que no queremos olvidar.

Nos llevó de vuelta a La cima del cielo, y se despidió.

¡Gracias, Ricardo!

La gentileza de Mari Montes de compartir el cierre del concierto de Ricardo Montaner en Miami; grabado por su comadre, Yocoima Mata.
Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión