En la aldea
03 octubre 2022

Juan Carlos Buitrago: “La reapertura de la frontera y la ingenuidad en la que pueda incurrir el nuevo presidente (…) es delicado que el país se pueda inundar de espías y otros agentes enviados por el madurismo”.

General (R) Juan Carlos Buitrago: FANB ha contribuido en operaciones como la que hubo contra Iván Márquez

Una voz con experiencia que abre un abanico de escenarios respecto a lo que podrían ser las relaciones entre Colombia y Venezuela, en el gobierno de Gustavo Petro. Además, revela datos de interés sobre los grupos irregulares, criminales y del narcotráfico que hacen vida a lo largo y ancho de la frontera entre ambos países y los intereses que hay detrás. También habló de Alex Saab, Piedad Córdoba, las FANB, Iván Márquez, las FARC, el ELN. El general retirado Juan Carlos Buitrago no se guardó nada en esta entrevista con La Gran Aldea.

Lee y comparte
Alejandro Hernández | 15 julio 2022

Una figura polémica, que ha estado cerca del poder y que conoce por dentro a los cuerpos de seguridad del Estado colombiano. Se trata de Juan Carlos Buitrago, general en retiro, quien tiene una visión cruda de la situación de las organizaciones irregulares que hacen vida entre Colombia y Venezuela, al amparo del régimen de Nicolás Maduro. Por eso se permite hablar sobre el atentado contra Iván Márquez, líder de las disidencias de las FARC; sobre la participación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de los negocios que se han tejido. No obstante, afirma que dentro de la institución militar venezolana “hay quienes no comparten lo que está ocurriendo y tienen una inconformidad permanente con quienes están en el poder”.

-¿Qué información maneja sobre lo ocurrido con Iván Márquez?

-Las informaciones sobre el atentado que sufrió Iván Márquez fueron confirmadas por un vocero de su propia organización criminal, conocida como la Nueva Marquetalia; luego, medios de comunicación y fuentes de inteligencia han dejado saber que Márquez se encuentra en el Hospital Militar de Caracas bajo la protección de organismos de seguridad de Nicolás Maduro. Este golpe fue producto de una operación tipo comando, similar a las que dieron de baja a los otros cuatro cabecillas de las FARC abatidos en territorio venezolano: Santrich, El Paisa, Romaña y Gentil Duarte. Esos procedimientos son realizados con colaboración del propio círculo de los irregulares, que dan información para cobrar jugosas recompensas.

-¿Por qué cree que Nicolás Maduro ha guardado silencio tanto en los operativos anteriores como en este de Iván Márquez?

-Por las circunstancias que han rodeado a estos casos, donde es evidente que lograron cooptar a integrantes de esos grupos al margen de la ley para que dieran información clave o ejecutaran la operación, por su puesto a cambio de dinero. La segunda razón es que no se descarta la participación de miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en estas maniobras, ya que es de nuestro conocimiento que hay militares venezolanos que no están de acuerdo con que estos criminales se sigan asentando en su territorio impunemente.

“Desde el generalato hasta las bases, hay quienes no comparten lo que está ocurriendo y tiene una inconformidad permanente con quienes están en el poder. Yo no tengo mayores dudas de que militares de la FANB han contribuido en operaciones similares a la que hubo contra Iván Márquez”

Juan Carlos Buitrago, general retirado

-¿Cómo se articulan esas operaciones?

-Como mencioné antes, estas operaciones nacen con información que sale de las estructuras de estos cabecillas, que luego es procesada por empresas privadas con el apoyo de algunos gobiernos en el exterior, y tienen como desenlace el intercambio de altas sumas de dinero a cambio de un procedimiento que permita la entrega o la baja del objetivo en cuestión.

-¿Por qué dice que la FANB pudo formar parte de estas operaciones?

-Porque mi experiencia en la inteligencia de Estado me permitió colaborar con venezolanos muy democráticos y confirmar que al interior de la Fuerza Armada de su país aún sobreviven oficiales a todo nivel que no hacen parte de ese engranaje criminal y mafioso que caracteriza al régimen de Maduro; y han estado en la búsqueda de oportunidades y apoyo de sectores internos e instituciones y gobiernos extranjeros que les permitan avanzar en una salida para la situación actual. Desde el generalato hasta las bases, hay quienes no comparten lo que está ocurriendo y tiene una inconformidad permanente con quienes están en el poder. Yo no tengo mayores dudas de que militares de la FANB han contribuido en operaciones similares a la que hubo contra Iván Márquez.

-Es difícil que oficiales logren burlar el enorme control que tiene el régimen sobre la FANB y puedan ejecutar este tipo de procedimientos.

-Cuando hay regímenes que auspician el terrorismo, el narcotráfico o grupos al margen de la ley y convierten su territorio en espacios libres para la violencia, surgen elementos que por voluntad, convicción o intereses económicos aceptan ofertas para avanzar en la lucha contra estas organizaciones ilegales, independientemente de que haya o no voluntad política de quienes estén en el poder.

-¿Por qué Venezuela paso de ser un refugio para ellos a un territorio hostil donde terminan siendo asesinados?

-Primero, por el cambio de política por parte de Colombia, porque una cosa fue Venezuela como refugio de estos irregulares en el marco del acuerdo de paz que lideró Juan Manuel Santos; y otra la llegada del gobierno de Iván Duque, que confrontó al régimen de Maduro y a estos grupos armados que están bajo su amparo. Pero te reitero que sabemos, de tiempo atrás, que hay efectivos de la FANB que no comparten el apoyo a estos terroristas, rechazan la convivencia con ellos y les resulta muy incómodo que sean estos cabecillas quienes, muchas veces, dirijan y definan operaciones a lo largo de la frontera con Colombia. Incluso, ha ocurrido que los obligan a realizar procedimientos conjuntos con estos criminales, que incluyen narcotráfico, minería ilegal y tráfico de armas. Esto, justamente, es lo que más disgusta a los oficiales institucionales.

“Hay efectivos de la FANB que no comparten el apoyo a estos terroristas, rechazan la convivencia con ellos y les resulta muy incómodo que sean estos cabecillas quienes, muchas veces, dirijan y definan operaciones a lo largo de la frontera con Colombia”

Juan Carlos Buitrago, general retirado

-¿Usted atribuye estas operaciones a la guerra por las rutas del narcotráfico y el contrabando o más al cambio de política que hubo hacia esos grupos por parte del gobierno del presidente Iván Duque?

-Me inclino más por la segunda hipótesis, no obstante, sí hay evidencias de enfrentamientos entre las disidencias y la Nueva Marquetalia dirigida por Márquez, porque esta última les dio un ultimátum, asegurándole a los otros grupos que si no se les unían los iban a enfrentar militarmente. Esto provocó enfrentamientos como los que vimos en el Arauca, estado Apure, en marzo del 2021. En conclusión, creo que es una combinación de los dos puntos que planteas, pero considero que las operaciones selectivas sobre objetivos de alto valor, como los cuatro o cinco cabecillas que han caído abatidos, son producto de la segunda hipótesis mencionada en tu pregunta.

-¿Cuáles son las principales organizaciones irregulares colombianas que están en Venezuela?

-Bueno, el Clan del Golfo, que es una organización paramilitar y dedicada al narcotráfico; la guerrilla del ELN; las disidencias de las FARC y, ahora, la Nueva Marquetalia. Son esas cuatro organizaciones que tienen marcada influencia y que se ubican desde La Guajira hasta el Arauca, controlan, prácticamente, toda la frontera binacional y producen más de 300 toneladas de cocaína al año. A esto hay que añadirle la minería ilegal, la explotación de coltán y el tráfico de armas, entre otros delitos graves.

-¿Qué cantidad de hombres suman esos grupos armados que están dentro de Venezuela?

-El ELN tiene alrededor de 2.500 hombres, de los cuales el 80% está en territorio venezolano; las disidencias de las FARC, encabezadas por el recientemente abatido Gentil Duarte, cuenta, aproximadamente, con 500 militantes a lo largo de la frontera con Venezuela; el Clan del Golfo dispone de unos 200 o 300 individuos en la misma región y la Nueva Marquetalia que tiene 800 hombres, la mayoría de ellos, incluyendo a todos sus cabecillas, operando en su país.

-¿La llegada del presidente Gustavo Petro significa para estos grupos una puerta abierta binacional para operar o un obstáculo para la impunidad con la que se mueven en Venezuela?

-Hay tres escenarios en los que se debe avanzar para desarticular a estas organizaciones: el primero, es que el presidente Petro les ofreció una política de negociación que ellos han aceptado; el segundo, es frenar la influencia que ejerce en estos grupos la economía criminal basada en el narcotráfico; y el tercero, es que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el régimen de Maduro debe generar un compromiso de ambos lados de combatir todos los fenómenos delictivos que permanecen a lo largo de la frontera; para esto último es fundamental reactivar los mecanismos de cooperación que han sido rotos y desinstitucionalizados entre la FANB y las fuerzas militares colombianas. Ahí hay un trabajo muy complejo por hacer y la confianza debe ser el punto de partida.

-¿Qué opinión tiene de Álvaro Leiva, quien ha sido designado como canciller por el presidente Petro?

-Quienes trabajamos en inteligencia, conocemos el perfil de las personas que de alguna manera se han relacionado con las FARC, sabemos quiénes fueron más allá de la legalidad y quiénes se confabularon y actuaron en favor de la guerrilla. A partir de elementos como los computadores de Raúl Reyes, pudimos constatar la forma en que distintos dirigentes políticos, como el actual canciller designado, entraron en un entorno de mucha confianza e intimidad con las FARC, se congraciaron con ellos y fueron serviles a estos grupos. Sin embargo, no diría que alcanzaron a militar o a ser parte de estas organizaciones, pero sí fueron serviles y útiles para muchísimas actividades, dentro y fuera de los procesos de negociación, de las FARC y el ELN, incluyendo asuntos vinculados a secuestros con fines económicos. Esos antecedentes que algunos hemos conocidos, por ahora, generan desconfianza y algunas reservas; no obstante, el canciller Leiva ha sido designado para ayudar a lograr la paz definitiva que todos queremos y podría ayudar mucho en ese sentido.

“Se están llevando a cabo investigaciones muy importantes contra los testaferros, la familia y el entorno de Alex Saab en Ecuador, Panamá e Italia”

Juan Carlos Buitrago, general retirado

-¿Cómo vaticina que va a ser la relación entre el nuevo presidente Petro, que tiene un pasado en la guerrilla del M19, y las fuerzas militares de Colombia?

-Somos conscientes de que estamos ante un hecho sin precedentes en nuestro país, y eso es que un exguerrillero, que confrontó al Estado, desde el próximo 7 de agosto va a ser el nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Colombia y de la policía; eso genera un escepticismo que demanda un proceso de adaptación y conciliación en las instituciones militares. Viene un proceso complejo, donde ambas partes se van a esforzar por tener una relación no traumática y con apego a la Constitución y la ley. Esta es la más importante prueba institucional que tendremos, pero ya hay tres señales positivas: la primera, es que el nuevo gobierno ha convocado a un acuerdo nacional al que han acudido todas las fuerzas políticas; la segunda, es que el perfil de algunos de los ministros genera cierta tranquilidad; y la tercera, es que el propio presidente electo ha sido enfático en declarar que no va a gobernar con sectarismo, ni con los extremos. Son tres decisiones acertadas, sin embargo, estaremos vigilantes de que no haya desviaciones, para que no nos ocurra lo mismo que a ustedes allá en Venezuela.

-¿Es posible que en Colombia ocurra una depuración de la oficialidad institucional en las fuerzas militares similar a la que dirigió el expresidente Hugo Chávez en Venezuela?

-Sería muy deplorable que dentro de nuestras fuerzas haya oficiales que le apuesten a la desinstitucionalización y a la desestabilización de nuestra democracia; si eso ocurre daríamos un salto al vacío, que nos haría comulgar con un régimen con rasgos dictatoriales como el de Venezuela. De ahí la importancia de mantener una vigilancia permanente, pero por ahora no veo nada alarmante, salvo algunas resistencias entendibles, producto de que no es natural que un exguerrillero que ha hecho parte de movimientos que han agredido a nuestros soldados y policías, ahora sea recibido con abierta trasparencia y felicidad. Hay unas heridas que necesitan tiempo para terminar de sanar.

-Usted trabajó en las investigaciones que adelantaron las autoridades colombianas contra Alex Saab, ¿qué podemos esperar del juicio que se está llevando a cabo en Estados Unidos? 

-Veo dos cosas: una, que él está colaborando y cooperando de manera efectiva con las autoridades estadounidenses; y dos, hay un régimen desesperado por la información que se está conociendo y que compromete a sus más importantes cabezas, que son quienes han llevado a Venezuela a la situación que tiene hoy. Ellos ven en el proceso judicial de Saab una gran amenaza.

-¿Cómo fue el intento de negociación que hizo Alex Saab con la DEA en los años 2018 y 2019?

-Ese proceso se manejó desde Nueva York y yo sólo tuve información muy superficial, pero ese mecanismo no prosperó; y lo que ha ocurrido ahora es consecuencia del engaño que Saab y sus abogados le infringieron a la DEA.

-¿Cuáles son las condiciones del entorno de Alex Saab en Colombia?

-Deben estar en un estado de zozobra y pánico, tratando de acogerse a un proceso de negociación con Estados Unidos y de resguardar sus bienes para no ser objeto de embargos por partes de las autoridades norteamericanas. También he podido conocer que se están llevando a cabo investigaciones muy importantes contra los testaferros, la familia y el entorno de Saab en Ecuador, Panamá e Italia.

-¿Cómo ve el devenir de la senadora Piedad Córdoba?

-Yo testifiqué ante la Corte Suprema de Colombia, cuando me citaron por las investigaciones que hice sobre las relaciones de Alex Saab con la senadora y he sabido que eso viene avanzando. Sugerí consultar algunas fuentes en Estados Unidos e indagar con ciudadanos venezolanos como la exfiscal Luisa Ortega Díaz y general solicitado Hugo Carvajal

-¿Considera que los periodistas y políticos venezolanos exiliados en Colombia corren riesgo en la administración del presidente Petro?

-Creo que el riesgo no está en el presidente Petro, sino en escenarios que pueden derivarse del restablecimiento de las relaciones entre Venezuela y Colombia, la reapertura de la frontera y la ingenuidad en la que pueda incurrir el nuevo presidente o algunos de sus altos funcionarios. Es delicado que el país se pueda inundar de espías y otros agentes enviados por el madurismo para ejecutar operaciones clandestinas que puedan afectar a estas personas a las que haces referencia. Ahí es donde yo veo el riesgo.

Lee y comparte
Más de Entrevistas