En la aldea
22 junio 2024

“Nuestro partido aspira a seguir siendo una gran escuela de ciudadanía y democracia que nos permita derrotar ‘la ignorancia, que es el camino de la tiranía’”.

Paola Bautista: “Estamos listos para sanar las heridas morales y materiales de la dictadura”

Discurso pronunciado por Paola Bautista de Alemán, Vicepresidente de Formación y Programas del partido Primero Justicia, durante el Comité Político Nacional realizado este 24 de septiembre, en el que resultó electa.

Lee y comparte
Paola Bautista de Alemán | 26 septiembre 2022

Hay momentos que transcienden. Momentos que nuestra conciencia percibe como importantes y nos esmeramos por grabarlos a fuego en nuestra memoria. Este es uno de esos momentos. Y lo digo por varias razones. Algunas las desarrollaré en mi intervención. Pero hay una que quiero destacar ahora… para comenzar.

Como mujer, como política y como venezolana es un verdadero honor compartir presídium con una Presidenta que representa -al menos- dos cosas: (i) El esfuerzo y la dedicación de las miles de mujeres que hemos desplegado nuestros talentos al servicio de este país; y (ii) El profundo respeto y la valoración que Primero Justicia (PJ) le guarda a las mujeres políticas que desde esta organización trabajamos sin descanso y en condición de igualdad por la liberación de este país.

Presidenta [María Beatriz Martínez], es para mí un honor trabajar con usted desde Primero Justicia para Venezuela.

I

En 1936 Andrés Eloy Blanco pronunció su célebre discurso ante el cierre de La Rotunda, prisión que fue símbolo de opresión e ignominia durante los largos años de la Dictadura de Juan Vicente Gómez. Entre otros memorables juicios históricos dijo lo siguiente:

Hemos echado al mar los grillos de los pies. Ahora, vayamos a la escuela a quitarle a nuestro pueblo los grillos de la cabeza, porque la ignorancia es el camino de la tiranía. Hemos echado al mar los grillos en nombre de la Patria. Y enterraremos los de La Rotunda. Será un gozo de anclaje en el puerto de la esperanza. Hemos echado al mar los grillos. Y maldito sea el hombre que intente fabricarlos de nuevo y poner una argolla de hierro en la carne de un hijo de Venezuela”.

Con estas palabras nuestro poeta popular celebraba el fin del gomecismo y la esperanza de conducir a Venezuela a un proceso de progreso democrático. Pero, también dibujaba un programa político de largo plazo para la libertad y para la cultura política venezolana.

Andrés Eloy Blanco nos recuerda con criollismo que la genuina libertad -tanto personal como social- solo es posible si en el largo plazo la formación política modela el alma de los gobernantes y de los ciudadanos para el reinado de la justicia y para la existencia de la democracia.

O, dicho de otra manera: la democracia se alcanza y sostiene allí en donde, a través de la formación política, se hilvana una gran cruzada de educación cívica y de siembra de valores para que los ciudadanos sean aptos para vivir en libertad y no consientan ninguna especie de tiranía.

II

Las palabras de Andrés Eloy Blanco y su significado profundo reflejan perfectamente la situación de Primero Justicia en las actuales circunstancias, y la necesidad de haber creado una Vicepresidencia de Formación y Programas.

Nuestro partido aspira a seguir siendo una gran escuela de ciudadanía y democracia que nos permita derrotar ‘la ignorancia, que es el camino de la tiranía’. Nuestro partido está llamado a liderar la sociedad para alcanzar el cambio político en el año 2024 y terminar de reinstitucionalizar al país en el año 2025.

Sobre eso no debemos albergar dudas: ¡Estamos listos para hacerlo y estamos listos para gobernar!

Pero en un sentido más trascendente, Primero Justicia tiene el deber histórico de crear las condiciones sociales que consoliden la democracia y la hagan estable en el tiempo.

Y para ello también estamos listos.

Estamos listos porque nos aferramos al centro-humanismo para rehumanizar a Venezuela, para sanar las heridas morales y materiales que ha causado la dictadura y para luchar por ganar una democracia con vocación de permanencia; en la cual cada venezolano sea un proyecto de felicidad en sí mismo y se convierta en el sujeto, el centro y el fin de todos los esfuerzos políticos, económicos e institucionales de construir una convivencia justa y pacífica.

Estamos listos para derrotar a esta dictadura y enfrentar a cualquier otro que “intente fabricar nuevos grillos y poner una argolla de hierro en la carne de un hijo de Venezuela”.

III

Agradezco la confianza recibida para integrar la Junta de Dirección Nacional y para elegirme como vicepresidenta Nacional de Formación y Programas del partido.

Es un honor que me conmueve y me lleva a asumir mis responsabilidades con humildad y sentido de equipo, junto a todos los Vicepresidentes de Formación de los estados y municipios; orientada por los Estatutos del partido y sujeta a las instancias del Comité Político Nacional y de la Junta de Dirección Nacional.

Y en este punto, antes de delinear brevemente el plan de trabajo de la Vicepresidencia de Formación y Programas que presentaré formalmente en los próximos días, quiero hacer una reflexión sobre las bondades de la vida partidista que sirva de agradecimiento a nuestros fundadores y a quienes han liderado a Primero Justicia durante más de dos décadas.

Siempre debemos tener presente que la política es un oficio gratificante, pero complejo. Fundar un partido político es una empresa noble y loable. Mantener la existencia de un partido en el tiempo es una tarea ardua y sacrificada. Pero sostener a un partido por veintidós años, en dictadura, es una obra heroica y trascendente que la patria sabrá recompensar. Y eso debemos valorarlo y apreciarlo. Por eso, pido un fuerte aplauso para nuestros fundadores, especialmente para Julio Borges quien, junto a muchos, ha sembrado la semilla del centro-humanismo en cada rincón de Venezuela y han construido una familia justiciera de más de 300.000 militantes. Gracias, gracias, muchas gracias a ellos y a todos ustedes (la audiencia) por hacer de Primero Justicia el partido más robusto y prometedor de la historia reciente de nuestro país.

IV

Ahora debo referirme rápidamente al plan de trabajo de la Vicepresidencia de Formación y Programas. Se trata de un plan de trabajo político y de formación para la acción y para la conquista de espacios de poder en la lucha por el cambio político. Un plan de trabajo que apunta a que cada justiciera y cada justiciero puedan encarnar plenamente los valores del centro-humanismo con la sagacidad necesaria para organizarnos más y mejor, para hacer crecer nuestras estructuras, para incidir decididamente en la opinión pública, para ganar elecciones y, lo más importante, para estar a la altura de los desafíos electorales y de cambio político de los años 2024 y 2025.

La idea es que cada militante de nuestro partido conjugue -a su manera- la solidez doctrinal de Fernando Albán y la entereza de espíritu de Juan Requesens en la lucha por alcanzar el poder y servir a los venezolanos (por cierto, saludos a los miembros de las familias Albán y Requesens presentes aquí el día de hoy. Todo nuestro respeto, agradecimiento y afecto para ustedes. Gracias por inspirar la lucha de Primero Justicia y ser testimonio de grandeza que debemos imitar todos los justicieros).

Para ello, de acuerdo con los Estatutos, tendremos varios ámbitos de actuación formativa:

La formación doctrinal e integral de las estructuras partidistas.Estamos convencidos que el centro-humanismo contiene todos los principios y postulados éticos para sanar a la sociedad venezolana y conducir al país al progreso y a la democracia, a la justicia social en libertad, y al proceso de reconciliación y concordia que necesariamente debemos alcanzar los venezolanos. Mientras más formación doctrinal, mayor identidad justiciera al servicio de los venezolanos, y en esto tendremos especial atención a las estructuras juveniles de Primero Justicia y a las Nuevas Generaciones.

La formación centro-humanista de la sociedad civil.Asumimos que los postulados del centro-humanismo no son monopolio de Primero Justicia. Por eso debemos llevarlos a cada rincón del país en una empresa de formación cívica, a través de la cual haya ciudadanos inspirados por el centro-humanismo en los más diversos sectores de la sociedad y de la vida pública que promuevan la construcción de la Venezuela de la Justicia.

La formación organizativa y electoral de la militancia y de los simpatizantes. El reto es mantener a un partido que, al mismo tiempo, sea sólido doctrinalmente e imbatible organizativa y electoralmente. Por eso la profundización de la formación organizativa y de la formación electoral. Especialmente, insisto, teniendo en miras las primarias opositoras del año 2023, las elecciones presidenciales de 2024 y las demás elecciones de 2025.

El impulso y promoción política de la mujer justiciera y de la mujer venezolana. Desde la Vicepresidencia de Formación y Programas estamos comprometidos con la promoción de la mujer justiciera como un ámbito transversal de actuación. Tenemos el mandato estatuario de formar a la mujer justiciera y venezolana para favorecer que esté presente en todos los espacios de la vida pública, especialmente en los sitiales de conducción y de toma de decisiones. Y tenemos la obligación de formar a todos para propiciar mayor respeto a los derechos de las mujeres y aumentar la sensibilidad positiva sobre el rol de la mujer en la consecución de la democracia.

*Periodista, política e intelectual venezolana. Doctora en Ciencia Política por la Universidad de Rostock (Alemania). Presidente del Instituto de Estudios Políticos FORMA y editora de la revista “Democratización”.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión