Tertulia en lga
28 enero 2023

Spider-man, ¿un superhéroe debe responder al ideal político occidental?

“En Spider-man Noir #1 Peter Parker se presenta como un héroe diferente al que estamos acostumbrados, se aleja de su imagen de ‘chico bueno’”. (…) es también un personaje más político, un hombre del pueblo y más cercano al ideal socialista”.

Coordinador: Ernesto Borges
Lee y comparte
Isabella Sánchez Carrero | 27 noviembre 2022

El cómic es considerado un medio de difusión a gran escala -o en palabras de Umberto Eco: “literatura de masas”- que, aunque muchas veces es asociado a una forma de entretenimiento, sobre todo infantil o dirigido a un grupo específico de la población, los geeks, también se ha encargado de representar acontecimientos históricos y sociales de la humanidad.

Tomaremos como referencia el cómic Spider-man Noir #1, donde se representa un hecho histórico sucedido entre 1929 y la década de 1930 conocido como la Gran Depresión que se originó en Estados Unidos a partir de la caída de la Bolsa de Nueva York, y, al mismo tiempo, para muchos historiadores también transcurría una consolidación del socialismo en Estados Unidos con la formación de los grupos sindicales.

El cómic forma parte del relato, entendemos que este inicia con la historia de la humanidad (Barthes, 1970) y está presente en todos los pueblos, clases y grupos humanos; que en gran parte han sido reunidos y transmitidos a través de la escritura, y en el caso de los cómics se ha unido la escritura con las imágenes; el héroe suele ser la figura principal alrededor de la que se desarrolla el relato, así como su relación con la sociedad, enemigos, y sus vicisitudes tanto en la vida pública como privada. En los últimos años, la trama de los cómics se ha alejado del enfrentamiento héroe/villano para centrarse en el nosotros/ellos.

“¿Años después, Peter Parker siguió siendo socialista o se dio cuenta de que es un sueño ideológico?”

Este permite que por medio de la ficción se plantee una nueva forma de ver y conocer la realidad a través de personajes que se convierten en protagonistas. En el siglo XXI, los superhéroes se presentan como críticos al sistema desde su propio mundo fantasioso que incluye fragmentos de la realidad, -eventos históricos- para llevar a cabo su narrativa. Los superhéroes cuentan con una serie de características que se repiten y forman parte del estereotipo de los mismos desde el siglo XX, entre las que se incluyen una identidad secreta, un símbolo que los representa, y habilidades más allá de lo humanamente posible; aunado a esto, una serie de valores morales y éticos que los posicionan en la más alta categoría de modelo ideal, sobre todo occidental.

Estos superhéroes al ser modelos tienen que comportarse como tales y si llegan a equivocarse deben remediar todos sus errores y mostrarse arrepentidos por los mismos. Ser un superhéroe es el equivalente a ser perfecto, sobre todo al tomar en cuenta que son catalogados como parte de la mitología moderna y, en algunos casos, una forma de escape de la realidad para los lectores, porque ¿quién quiere leer sobre los problemas de los demás?

En Spider-man Noir #1 Peter Parker se presenta como un héroe diferente al que estamos acostumbrados, se aleja de su imagen de “chico bueno” y el conocido “Spider-man vecinal”. Se nos muestra un hombre araña vengativo y lo más curioso, ofrece una ideología política marcada y alienada al socialismo, la cual también es compartida por su Tía May, situación que no se había experimentado antes porque Spider-man es una representación del ideal occidental, que culturalmente está alejada de la idea del socialismo. Este Peter Parker es también un personaje más político, un hombre del pueblo y más cercano al ideal socialista.

Consideramos de interés este estudio por lo que significa la imagen del superhéroe en la sociedad, como explica Umberto Eco (1984):

A veces las virtudes del héroe se humanizan, y sus poderes, más que sobrenaturales, constituyen la más alta realización de un poder natural, la astucia, la rapidez, la habilidad bélica, o incluso la inteligencia silogística y el simple espíritu de observación (…) el héroe positivo debe encarnar, además de todos los límites imaginables, las exigencias de potencia que el ciudadano vulgar alimenta y no puede satisfacer (p. 258).

Para este artículo tomamos como referencia el cómic Spider-Man Noir #1 escrito por David Hine, Fabrice Sapolsky y Carmine Di Giandomenico publicado en el año 2009, que, aunque no muestra cómo Peter Parker se transforma en Spider-man, sí habla de su postura política que es lo que nos concierne. Encontramos tres personajes notorios e importantes, Peter Parker conocido como Spider-man, el reportero Ben Urich y la Tía May.

Acá observamos dos situaciones en el proceso comunicativo durante el discurso, una en la que la líder socialista May Parker cumple el papel de emisor y el de receptor de las quejas de los desempleados; y la de Peter Parker al defender su postura política y la de su familia primero ante los villanos y luego con el reportero Ben Urich, que, aunque no lo critica directamente, sí le explica que ese deseo político e ideológico es solo un sueño. En este caso para el sujeto comunicante existe una intencionalidad, un proyecto de habla y un uso de las estrategias discursivas; es notorio como Peter y May Parker critican al Gobierno de Estados Unidos, el presidente Herbert Hoover y se afianzan en el proyecto socialista -igualdad, equidad económica, cooperación moral.

Como acotamos al principio, los cómics no son solo un medio de entretenimiento dirigido a un sector específico de la población, sino que sirven para mostrar una situación histórica y social de una manera más accesible, y en este caso, a través de un personaje que representa el ideal occidental. Sobre todo, elegimos este cómic porque muestra realmente una nueva faceta de Peter Parker, no solo como superhéroe, tal y como explica Matthew Todd Shaffer (2014):

Sin embargo, en el caso de Spider-Man, las luchas de Peter Parker suelen ser más importantes que las de su alter ego de superhéroe. (…) Además, incluso después de obtener sus poderes, Peter Parker seguía siendo un adolescente/adulto joven promedio que se veía obligado a lidiar con los mismos problemas de aceptación social y dudas que otros de su edad (p.2-3).

Este cómic presenta las características de la literatura hipertextual, es decir, no hay una visión fija del pensamiento de los escritores, sino que le presenta al lector la posibilidad de sacar sus propias conclusiones sobre lo que se narra. Busca explicar cómo puede representarse un hecho histórico y conocer las relaciones entre los imaginarios sociales y los conflictos políticos e ideológicos, que, si bien no indaga sobre qué es lo correcto, sí muestra una nueva postura y un nuevo discurso a través de un personaje mundialmente conocido; el cual se aleja del modelo occidental al ser socialista conociendo así otras realidades. Al saber que existe un superhéroe que se salió del molde y creyó en algo más, solo nos toca preguntarnos: ¿años después, Peter Parker siguió siendo socialista o se dio cuenta de que es un sueño ideológico?

Referencias:

-Barthes, R., Greimas, A.J., Bremond, C., Gritti, J., Morin, V., Metz, C., Todorov, T., &Genette, G. (1970). Introducción al análisis estructural de los relatos. Buenos Aires. Editorial Tiempo Contemporáneo.
-Eco, U. (1984). Apocalípticos e Integrados. España. Editorial Lumen.
-Schaffer, M. (2014). With Great Power and Great Responsibility: The Representation of America’s Social Anxieties and Historical Events in The Amazing Spider-Man, 1962-1979. [Tesis de Maestría, Universidad Estatal de Carolina del Norte]. Repositorio institucional de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. https://repository.lib.ncsu.edu/handle/1840.16/9715

*La ilustración es cortesía de Ernesto Borges para el editor de La Gran Aldea.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión