En la aldea
28 enero 2023

Juan Francisco García Escalona: “Venezuela Democrática Unida es una expresión
importante de unidad y un aporte extraordinario al momento actual”.

“La presión entre las corrientes de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello aumenta considerablemente”

Juan Francisco García Escalona, exdiputado del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y promotor del movimiento Venezuela Democrática Unida, sostiene que las Primarias son la clave para alcanzar la cohesión de las fuerzas opositoras y afirma que en el chavismo cunde la desconfianza y las contradicciones.

Lee y comparte
Pedro Pablo Peñaloza | 02 diciembre 2022

El 23 de noviembre se presentó en Caracas el movimiento Venezuela Democrática Unida, que según sus promotores tiene como fin contribuir con la cohesión de las fragmentadas fuerzas opositoras, y apoyar el proceso de Primarias que servirá para escoger al candidato presidencial que se enfrentará a Nicolás Maduro. Entre los impulsores de esta iniciativa destaca Juan Francisco García Escalona, diputado del PSUV en el periodo 2010-2015 por el estado Apure. Más allá de las diferencias del pasado y del presente, García Escalona considera urgente construir la convocatoria a todo el país para luchar por su futuro en los próximos comicios presidenciales.

-En su lanzamiento, aclararon que Venezuela Democrática Unida no es un partido sino que nace como una iniciativa para contribuir con la unidad de la oposición. ¿Cómo pueden lograr ese objetivo ahora, cuando parece campear la dispersión?

-En efecto, nos conceptualizamos como un movimiento que viene a contribuir con la unidad política en la oposición. No somos un nuevo partido político ni tenemos planteado serlo, pues de relieve en nuestros debates y conversaciones internas hemos establecido que ninguno de nosotros tiene planteado más aspiraciones que restaurar la democracia. Para ello se establece un rumbo en el cual está la realización de elecciones primarias en el núcleo opositor, que consideramos de vital importancia para definir el liderazgo nacional y, en consecuencia, estimularemos la participación en este evento; y nos ponemos a la orden de la Comisión Nacional de Primarias para apoyar decididamente en cuanto sea necesario. Soy un convencido de que las Primarias resuelven de gran forma el tema de la dispersión del liderazgo opositor, pues al que resulte victorioso lo vamos apoyar contundentemente para que derrote al madurismo. Podemos decir que las Primarias son la clave para alcanzar la unidad necesaria.

-En la presentación de Venezuela Democrática Unidad destacaron los diversos orígenes de sus miembros. Por ejemplo, usted fue diputado del PSUV por Apure; Rodrigo Cabezas, ministro con Hugo Chávez; y Luis Beltrán Franco, antiguo legislador de AD. ¿Con esta composición, qué mensaje tratan de enviar al país y, en particular, a aquellos que no forman parte de las filas opositoras?

-Lo que está ocurriendo con el desarrollo del movimiento Venezuela Democrática Unida marca un hito importante en este momento histórico de la nación. Esta pluralidad con la que nos presentamos al país, abre cauces reales para la reconciliación nacional. Hemos podido converger dirigentes que provenimos de Acción Democrática, Copei, PSUV, PCV y Voluntad Popular, entre otros. Nos unimos porque creemos que la democracia debe ser el eje transversal de todos los procesos sociales; porque creemos que es la única forma viable para atender la profunda crisis multidimensional que nos azota, que ha empobrecido a la nación. También nos unimos porque creemos que el perdón, en el sentido espiritual, es el elemento más grande que puede transformar nuestra terrible realidad. El mensaje a todas las corrientes políticas e ideológicas es a superar las diferencias y trabajar armónicamente para ser una mejor sociedad. Un partido político no es el centro de la vida. El amor, nuestras emociones familiares y de amistades, los valores éticos y morales son los elementos que deben definirnos como mejores seres humanos, y todos estos deben expresarse en espacios de iguales, en espacios democráticos. Esa es nuestra lucha.

“De ninguna forma las Primarias serán un problema, o derivarán en más divisiones, al contrario, la realización de elecciones primarias decanta ambiciones y genera condiciones para ir en un bloque sólido contra el madurismo”

Juan Francisco García Escalona

-Mucho se habla de las tensiones dentro de la oposición. Ahora, usted que viene del PSUV, ¿qué puede decir de la unidad del chavismo?, ¿es un bloque monolítico o también tiene fisuras?

-Constantemente tengo conversaciones con excompañeros del PSUV a todos los niveles. La relación interna es frágil, la presión entre las corrientes de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello no solo existe, sino que aumenta considerablemente. Hace casi 30 días realizaron un proceso que definieron como postulaciones a las direcciones políticas regionales y municipales, y la participación política fue pobre, incluso, en algunos espacios hubo ausencia total. Para este proceso les indicaron a los dirigentes que solamente postulaban, que tal situación no tenía implícita ninguna decisión porque la última palabra la tiene la dirección nacional, y a la fecha no se han podido poner de acuerdo, aún no hay direcciones regionales y municipales en ningún estado del país.

El PSUV desde hace muchísimo tiempo es un espacio sin democracia interna, una corriente aplasta a otra, todos desconfían de todos, Maduro no confía en ninguno cercano a Diosdado, y Diosdado no confía en Maduro y mucho menos en Jorge Rodríguez y en las negociaciones que se realizan con la Plataforma Unitaria, por ello actúa para sabotearlas. La propia Cilia Flores hace movimientos independientes, los Rodríguez no confían en Tareck El Aissami y actúan para desplazarlo, todos desconfían de Rafael Ramírez, que se mueve internamente para dividirlos aún más. El PSUV es un mar de contradicciones internas, es una bomba de tiempo, donde ahora incluso hasta María Gabriela Chávez empieza a resonar como una posible corriente con afectos de menor calado en la dirección nacional del PSUV, pero que refleja la grave situación interna que están viviendo; y enciende una llama difícil de apagar en sectores sociales, donde Hugo Chávez es el único que mantiene un hilo comunicante entre la población y el partido de gobierno. El PSUV está totalmente debilitado, no posee fuerza organizativa, ni electoral, ha perdido 4.461.727 votos desde 2012. Las fracturas a lo interno del régimen son irreconciliables, porque además de la ambición de poder llevan implícitas el empoderamiento de sectores violentos que se alimentan de actividades al margen de la ley. Hay un abismo dentro de los propios dirigentes del PSUV, el mismo abismo que se ensancha todos los días entre ellos y el pueblo. El Polo Patriótico se extinguió, pues lo mismo que le aplicaron a partidos políticos de oposición se lo hicieron a sus aliados, les quitaron los partidos para colocar frente a ellos a personajes totalmente subordinadas, pero que en la práctica no representan a ningún sector de la población, y mantienen una férrea disputa y confrontación con el Partido Comunista de Venezuela, que no es proclive en este momento a apoyar al madurismo.

-Permanentemente se señala que la oposición debe modificar su discurso para atraer a chavistas descontentos e indecisos. A su juicio, ¿qué tipo de propuesta puede convocar a esos sectores para que apuesten por el cambio?

-En la narrativa de los líderes de la oposición aún está ausente la identificación de los grandes sectores sociales, de los excluidos que creyeron tener un punto de eclosión con Chávez y que fueron nuevamente estafados. Lamentablemente, hay desconexión entre la dirigencia opositora y el pueblo llano, ese que lucha día a día por sobrevivir, pero más allá del mensaje, que por supuesto debe cambiar, es la conducta de la dirigencia la que debe redimensionarse. Es hora de un encuentro franco con la Venezuela profunda, llena de hombres y mujeres, campesinos, obreros, pescadores, cultores, que en lo adelante no arriesgarán el futuro de sus familias por apuestas en organizaciones políticas y mesías, que se creen los dueños de Venezuela. El país quiere democracia, y la dirigencia política que desee adquirir la confianza de los ciudadanos debe plantear sinceramente la Venezuela de todos, y no la Venezuela de un determinado partido político; es un salto cualitativo que el pueblo espera para convencerse de que va a experimentar tiempos diametralmente opuestos a los que se sufren hoy día.

Juan Francisco García Escalona: “Esta pluralidad con la que nos presentamos al país,
abre cauces reales para la reconciliación nacional”.

-En una entrevista concedida al diario El País de Madrid, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, declaró que “el temor en Venezuela es que la derecha llegue al poder a matar”. ¿Ese miedo es un obstáculo para construir unidad con aquellos que militaron en el chavismo?

-Considero que el presidente Petro está entrampado en una relación peligrosa; sin embargo, también creo que ha sido un factor importante para abrir brechas hacia las negociaciones y eso debe reconocerse. Quizá esté muy mal informado, su embajador Armando Benedetti ha demostrado desequilibrios fatales en el manejo de la política en un país tan conflictivo como Venezuela. Quienes venimos del chavismo debemos expresarle que se hace urgente que escuche otras voces, y no actué con parcialidades. En algún momento todos nosotros teníamos reservas de unirnos a la oposición, por temor a ser rechazados y a represalias y persecuciones. Eso es una barrera que el madurismo ha sembrado muy bien y se lo repite a la población constantemente, porque son ellos los que actúan con odios y revanchismos. La verdad inexorable es que el único que ha perseguido, encarcelado y torturado es el madurismo, el horror y la represión nunca más deben ser el método que se imponga ante las diferencias políticas, lo rechazamos plenamente y no es la venganza la que debe definir a la nueva Venezuela.

-Han manifestado su respaldo al proceso de primarias. ¿Cómo evitar que la campaña por las Primarias ahonde las divisiones en la oposición?

-Pienso que hay sensatez en la mayoría de los candidatos, el árbitro constituido en la Comisión Nacional de Primarias tendrá un rol fundamental para que el proceso se mantenga bajo parámetros respetables. Además, se debate un acuerdo de gobernabilidad que garantiza la integralidad de todos a quien finalmente resulte victorioso en las Primarias. Los candidatos deben tener muy claro que sus aspiraciones personales y sus ambiciones son secundarias ante el clamor de un pueblo que ansía la vuelta a la democracia. La dirigencia opositora debe promover la participación electoral, la movilización de los electores, para desarrollar una poderosa fuerza social y política que posteriormente se una y sea invencible ante las pretensiones de la dictadura.

De ninguna forma las Primarias serán un problema, o derivarán en más divisiones, al contrario, la realización de elecciones primarias decanta ambiciones y genera condiciones para ir en un bloque sólido contra el madurismo.

“La dirigencia opositora debe promover la participación electoral, la movilización de los electores, para desarrollar una poderosa fuerza social y política que posteriormente se una y sea invencible ante las pretensiones de la dictadura”

Juan Francisco García Escalona

-En ciertos sectores de la oposición cunde el pesimismo. Prácticamente dan por perdida la elección presidencial e invitan a pensar en el 2025, cuando deberían celebrarse elecciones regionales y parlamentarias. ¿Qué responde a quienes tienen esa visión?

-Bueno, hay un sector que se define opositor, pero en la práctica no lo es. A ese sector nada le parece, porque ya tienen una decisión de ir contra todo lo que signifique la posibilidad de la unidad. Ese sector responde plenamente a los intereses del régimen, procuran siempre fragmentar a la oposición, haciendo real el viejo adagio de divide y vencerás, están sumamente comprometidos con la dictadura, es la oposición que ha construido el madurismo a su imagen y semejanza. Esa oposición alacranizada también será derrotada, porque el pueblo ha logrado identificarlos, su plan hace mucho tiempo está develado, han llegado al extremo de defender Alex Saab y a otras piezas de la corrupción del Gobierno, la política que realizan no es para servirle al país, es para servirse a ellos mismos.

-Por último: ¿En serio creen que la unidad es posible?

-La unidad es un concepto muy amplio, creo absolutamente en la posibilidad de perfeccionarla, no solo desde el punto de vista de la dirigencia política, sino de la gran sumatoria de la ciudadanía en toda su estructura social. Venezuela Democrática Unida es una expresión importante de unidad y un aporte extraordinario al momento actual. Todos tenemos orígenes diferentes, formaciones políticas e ideológicas diferentes, y eso no desaparece porque nos unimos, sería negar de fondo lo que somos cada uno de nosotros; pero todo eso está subordinado hoy a un interés superior que compartimos cada uno de nosotros, que no es más que salvar al país y restaurar la democracia. Estoy seguro de que el país lo entiende igual y lo demostrará incorporándose activamente en los actos de decisión política; la ciudadanía hará suya la unidad política en el país, la asumirá para cambiar su tragedia, porque para el pueblo la unidad política hoy es un compromiso con la vida, con el futuro. La unidad en el pueblo no se expresa como en los partidos políticos que la asumen por momentos, o por fachadas, para la gente es un recurso vital, que devuelve las ganas de vivir y la unidad de estas características la vamos defender hasta conquistar los objetivos y más allá.

*Las fotografías fueron facilitadas por el autor, Pedro Pablo Peñaloza, al editor de La Gran Aldea.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas