En la aldea
18 mayo 2024

Mapa de 1896 de la parte oriental de Venezuela y Guyana (Guayana Británica), que muestra las diferentes líneas divisorias propuestas en la disputa histórica entre las partes.

A tiempo completo

“Está por conocerse en cualquier momento el dictamen de la CIJ sobre el recurso de inadmisibilidad de la demanda sobre el Laudo Arbitral de París de 1899, que Venezuela considera nulo e írrito. Este recurso lo interpuso el país a posteriori de la demanda guyanesa en La Haya (sede de la CIJ). Con ese requerimiento, del 18 de marzo de 2018, Guyana logró que el tema retrocediera más de un siglo”.

Lee y comparte
Taisa Medina | 27 marzo 2023

Venezuela debería estarse preparando a todo dar con un equipo amplio de expertos (juristas y diplomáticos políglotas, doctores en derecho internacional, expertos en derecho anglosajón, con un núcleo de profesionales a tiempo completo, geógrafos, historiadores y asesores de alto desempeño, entre otros notables) para acudir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) bien armados y así defender con una visión estratégica sus argumentos jurídicos sobre la legítima reclamación del territorio Esequibo. El abogado a cargo de esa defensa (en Inglés del mejor obviamente), debe ser toda una eminencia en la práctica y en el asunto. Esa obligación, en este mediado de marzo 2023, parece ineludible.

Guyana ya armó un equipo bien conocedor y preparado, con diplomáticos, con académicos de universidades prestigiosas y con los “históricos” de Guyana que se han ocupado del asunto desde siempre. Además financiado para esta etapa por la ExxonMobil con 15 millones de dólares, según el profesor Héctor Faúndez Ledesma el 7 de diciembre de 2022 en una transmisión de YouTube, La controversia por el Esequibo y sus perspectivas futuras.

“Guyana además ha anunciado que se prepara para nuevas asociaciones petroleras con países como Gran Bretaña, Qatar, India, Emiratos Árabes y Canadá para entregar 14 nuevos bloques de exploración y explotación de gas y petróleo offshore”

Está por conocerse en cualquier momento el dictamen de la CIJ sobre el recurso de inadmisibilidad de la demanda sobre el Laudo Arbitral de París de 1899, que Venezuela considera nulo e írrito. Este recurso lo interpuso el país a posteriori de la demanda guyanesa en La Haya (sede de la CIJ). Con ese requerimiento, del 18 de marzo de 2018, Guyana logró que el tema retrocediera más de un siglo.

Ya pasó la hora de la negociación. El Secretario General de la ONU, quien tenía en sus manos, en virtud del Acuerdo de Ginebra de 1966, decidir si la controversia seguía la ruta diplomática de los buenos oficios o solucionar la controversia por la vía jurisdiccional, preferida por Guyana y desestimada por razones históricas por Venezuela, optó por recomendar la ruta de la CIJ. 

Luego de esa decisión, Venezuela, según el profesor venezolano en Derecho Internacional Público y estudioso del tema de la Reclamación, Faúndez Ledesma estará en una posición obligada de demostrar que el Laudo es nulo. Y deberá estar también listo para abordar la delimitación propiamente, siendo la delimitación marítima la más complicada. Ambas lucen tareas titánicas y de largo aliento, por decir lo menos.

Las tres caras del tema

Lo que está en juego en la actualidad pasa por lo jurídico, por lo petrolero y lo internacional con la ExxonMobil como uno de los actores principales, por sus inversiones desde el 2015 con socios, como CNOOC, estatal petrolera china que también es socia de Venezuela. Guyana además ha anunciado que se prepara para nuevas asociaciones petroleras con países como Gran Bretaña, Qatar, India, Emiratos Árabes y Canadá para entregar 14 nuevos bloques de exploración y explotación de gas y petróleo offshore.

En lo internacional, Guyana, con su nuevo perfil de ser unos de los 20 países del mundo con mayores reservas de petróleo jugará rudo en materia de opinión pública como siempre lo ha hecho; aprovechando su plantilla de profesionales diplomáticos experimentados y apelando a la solidaridad internacional casi automática en la Commonwealth (Mancomunidad de Naciones, 54 países, ex territorios británicos). Allí se mueve como pez en el agua.

Y por último, la explotación minera en el territorio en reclamación es otro de los temas controversiales en la relación con Guyana. El informe de SOSOrinoco de 2022 concluye: “… que Guyana, incumpliendo el Acuerdo de Ginebra, está explotando de forma insostenible los recursos naturales de la zona reclamada. En el artículo V del mencionado Acuerdo de Ginebra, no hay renuncia ni disminución de la soberanía, por lo que hasta que no se resuelva el conflicto, Guyana no debería otorgar concesiones mineras o forestales, ni desarrollar proyectos que afecten a los recursos naturales de ese territorio…”.

Según la web de la Corte Internacional de Justicia, de entre las 21 tareas pendientes, la admisibilidad de la demanda de Guyana sobre el Laudo Arbitral de 1899 está de tercera y en el estatus en “deliberación”. Suena a que es inminente la decisión de los 15 magistrados cuya composición es como sigue:

Presidente: Joan E. Donoghue (Estados Unidos).

Vicepresidente: Kiril Gevorgian (Rusia).

Jueces:

Yuji Iwasawa(Japón);

Xue Hanqin (China);

Ronny Abraham (Francia);

Peter Toga (Eslovaquia);

Mohamed Bennouna (Marruecos);

Leonardo Nemer Caldeira Brant (Brasil);

Abdulqawi Ahmed Yusuf (Somalia);

Hillary Charlesworth (Australia);

Georg Nolte (Alemania);

Julia Sebutinde (Uganda);

Dalveer Bhandari (India);

Patrick Lipton Robinson (Jamaica);

Nawaf Salam (Líbano).

Venezuela llegó a tener un magistrado sentado en La Haya, Andrés Aguilar, entre 1991-1995. Murió en La Haya en 1995.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto