En la aldea
20 mayo 2024

Hay pocas probabilidades de que la diáspora pueda votar en la Primaria

Ni los partidos ni la Comisión Nacional de Primaria se atreven a decir públicamente lo que los técnicos admiten en privado: los tiempos no dan para que los venezolanos fuera del RE en su país de acogida se inscriban y ejerzan su derecho. El partido Vente Venezuela hizo una propuesta que no ha sido aprobada.

Lee y comparte
Celina Carquez | 21 abril 2023

La posibilidad de que los venezolanos en el exterior que estén fuera del Registro Electoral se inscriban en el censo que elaborará la Comisión Nacional de Primaria (CNP) y voten de forma masiva en las internas opositoras es, por decir lo menos, remota. Ningún partido ni la propia Comisión se atreven a decir que están contra reloj y -de acuerdo con el propio calendario publicado por esa instancia-, este mes debería estar listo el padrón que se utilizaría en las primarias, en el exterior y en el país. Y al día de hoy hay avances.

Técnicos asesores de la comisión electoral explicaron que pese a que el cronograma indica que el 30 de abril debería estar listo el censo preliminar, “no hay nada aprobado, no hay nada escrito sobre los criterios para el voto en el exterior; no hay nada tangible. Cada quien piensa que debe hacerse el proceso pero no hay nada concreto”.

Fuentes directas de la Comisión enfatizaron que la instancia que rige las primarias se demoró cuatro meses solo en poder instalar las Juntas Regionales en todo el país, por ello consideran improbable una jornada de inscripción masiva en el exterior pueda llevarse a cabo.

El pasado 13 de marzo, el presidente de la CNP, Jesús María Casal, afirmó que se trabaja en un mecanismo digital para que los venezolanos en el exterior que ya están inscritos en el Registro Electoral, puedan informar en qué ciudad del mundo viven actualmente, para permitirles su participación en la Primaria de la oposición.

“Hemos avanzado, hemos dado pasos positivos. No obstante, no podemos anunciar aún el alcance que tendrá el voto en el exterior, pero habrá voto en el exterior”, aseguró.

Ante las evidentes dificultades para que el voto del exterior se realice, los partidos apuntan su mirada al 2024, y piensan que la única salida es exhortar al Consejo Nacional Electoral a impulsar una jornada de actualización de datos y registro a través de las embajadas y consultados.

También les preocupa el número de venezolanos que viven en el país y están fuera del RE. De acuerdo con la asociación civil Súmate, al menos 2 millones de ciudadanos entre 18 y 35 años no están inscritos en el censo.

¿Cuál Registro?

Los cálculos que manejan los expertos electorales es que alrededor del mundo hay 4,5 millones de venezolanos en edad de votar, mientras que el último corte del censo electoral para votar en el exterior del año 2022, el RE se ubicó en 107.878 electores. “Cerrar esa brecha de aquí a noviembre es imposible”, reconoció un miembro de la Plataforma Unitaria.

Jesús Castellanos, experto electoral y politólogo afirmó que “logísticamente es imposible lograr que los venezolanos en el exterior que no están en el RE en el país de acogida se inscriban en el censo y puedan votar para este proceso”.

Explicó que en el ordenamiento jurídico venezolano, la oposición puede generar su propio padrón y no necesariamente debe cruzarlo con el del Poder Electoral para usarlo en la votación. El problema estriba en los tiempos.

“Alrededor del mundo hay 4,5 millones de venezolanos en edad de votar”

“¿Cómo armas tú un registro?, ¿bajo qué parámetros o metodología? Una posibilidad sería la inscripción virtual, y eso se ha hecho en El Salvador y en Ecuador para el voto en el exterior y no fue tan complejo. Una plataforma medianamente accesible -inclusive ni siquiera es tan costosa-, pero requiere ante todo tiempo, porque eso tú no lo puedes montar de un día para otro, tienes que construir una plataforma, validarla con todos los actores del proceso, probarla y después instrumentarla”, explicó.

A juicio de Castellanos, la comisión ha hecho una labor “titánica” por lograr consensos y en ello se ha invertido mucho tiempo. “El tema del voto en el exterior debió trabajarse desde que se instalaron. A esta altura ya eso es impensable”, sentenció.

Ángel Álvarez, politólogo y PhD en Políticas Públicas, afirmó que hay dos problemas con el RE, el primero es que hay una cantidad enorme de votantes inscritos que ya no viven en Venezuela y están en el padrón, y que sin un censo confiable tampoco hay posibilidad de hacer una elección en el exterior. “Ese es un primer problema de estas primarias. No sé qué está haciendo la Comisión, pero allí hay gente muy seria y muy técnica y estoy seguro que tienen este problema en mente; muy probablemente algunos de ellos tal vez están descartando la posibilidad del voto en el exterior justamente por esa razón”.

Enfatizó que el censo electoral es un problema técnico difícil de solventar, pues no se sabe dónde están los ciudadanos, si los que viven en el exterior desde hace décadas se mudaron de una ciudad a otra, y cómo convocarlos a registrarse.

La Gaceta Electoral Nº1021 del 23 de enero de 2023, establece que el último corte del RE corresponde al 30 de septiembre de 2022 y hay 21.994.629 electores con derecho a votar en el país y 107.878 ciudadanos inscritos en el exterior.

Sin infraestructura

Hace unos años, los operativos de actualización de datos y cambios de residencia de los venezolanos fuera de su país, se realizaban en las embajadas y consultados. Sin embargo, entre los consulados y embajadas cerradas por el Gobierno debido a la debacle financiera, más las legaciones diplomáticas que quedaron acéfalas luego de la disolución del gobierno interino, no se cuenta con una estructura física para empadronar a los ciudadanos. Por ejemplo, en Canadá y Estados Unidos no podrían realizarse primarias pues los consultados y las embajadas están cerradas. Recalcó que no hay un criterio técnico para decidir dónde debe estar ubicado un centro de votación.

Otro obstáculo que identificó Álvarez es que ante la fragmentación de la oposición y la ausencia de estructuras, cualquier grupo opositor venezolano en el exterior “puede organizar unas primarias en diversas ciudades y va a ser difícil poner de acuerdo a estas comunidades. Aún poniéndolos de acuerdo, sobre la base de qué criterio se decide que el centro de votación va a estar en Toronto o en Montreal, pues hay grupos organizados de venezolanos dispuestos a participa por cuenta propia”, resaltó.

Si se usara un criterio estrictamente demográfico, acotó, es difícil saber cuáles son las  ciudades más pobladas si no tienen un RE confiable en el exterior. “No hay manera de saberlo con certeza y va a ser un tiro al blanco; no se trata de lanzarse y decir ‘yo creo que hay más gente en Bogotá que en Barranquilla’; entonces, ¿qué pasa con la gente que vive en Barranquilla?, ¿se queda sin derecho al voto?”, preguntó.

Otro problema para la votación en el exterior tiene que ver con el personal técnico que trabajará en las mesas y los testigos de los candidatos, apuntó Álvarez. “¿Quiénes son los representantes de las mesas?, es decir, ¿quiénes son las autoridades electorales en cada uno de los países y ciudades del exterior?, ¿cómo se eligen y quién las designa?”. También se preguntó qué pasaría con los candidatos que carezcan de una estructura en el exterior para tener representantes en las mesas, “¿Qué ocurre con ellos? Hay candidatos de la oposición que no tienen ninguna organización, infraestructura y ni siquiera respaldo electoral en el exterior, ¿de qué manera se garantiza la igualdad de oportunidades en la participación?”.

El coordinador internacional de Vente Venezuela, Pedro Urruchurtu, afirmó que la oposición debe procurar que el RE que se elabore sea un registro masivo que garantice la mayor participación posible en la Primaria. “Creo que es muy peligroso cuando vemos que la propia oposición se dispara el pie cuando pone límites a ciudades en dónde podrán inscribirse los venezolanos”, al tiempo que recalcó que no hay venezolanos de primera o segunda clase, y todos deben tener derecho a participar sin importar si hay muchos o pocos ciudadanos en una determinada localidad.

Reconoció que el tema del dinero y la logística sí puede incidir en las primarias en el exterior, pero cree que si la Comisión busca aliados internacionales y cooperación fuera del país, se puede resolver. “Esto hay que verlo como un proceso de desafío ciudadano en el sentido de que en la medida que tú le des a los ciudadanos la posibilidad de organizarse y de participar, esto se convierte en una fuerza de negociación y de presión al margen de lo electoral. Lo electoral va a ser indispensable, pero incluso si el régimen desconoce ese caudal, no es lo mismo que tú tengas 107.878 votos en el exterior en la Primaria, a que tengas 3 millones que luego se convierten realmente en una fuerza de negociación”, argumentó.

Mientras que Álvarez enfatizó que todos los venezolanos en el exterior tienen derecho a participar, pero en un proceso limpio y competitivo, y que con un padrón confiable que sea acatado por todos, al tiempo que agregó que no es un problema de derecho sino que se trata de si se puede o no organizar el voto en el exterior para esas primarias.

Cuando se le consultó a Urruchurtu qué pasaría con los candidatos que no puedan tener representación para las primarias en el exterior dijo que “es responsabilidad de ese candidato y su comando, no de la Comisión”.

Para Álvarez las primarias en el exterior “solo van a ser fuente de conflicto para la oposición. Porque así quisiéramos y tuviéramos todos de acuerdo y hubiese un solo candidato por aclamación y el Gobierno permitiera el voto en el exterior, igual está el problema técnico de cómo organizar esas primarias: carecen de los recursos económicos, los recursos humanos, la infraestructura técnica y el padrón electoral necesario para llevarlas a cabo”.

La propuesta de Vente Venezuela y María Corina Machado

Humberto Villalobos, representante de Vente ante la comisión electoral asesora de la CNP, explicó que su organización propone replicar de manera telemática la estructura electoral del CNE con los 14.250 centros de votación autorizados en Venezuela y los 123 en el exterior, añadiendo 100 en ciudades con más de 2.000 connacionales residentes allí. La herramienta ya está activa y puede probarse aquí: www.Democraid.com. Esta aplicación permitiría tres cosas: ratificar el centro de votación, modificar el sitio de votación e inscribirse en el padrón. “La aplicación ya está lista, con 14.500 centros y casi 27 millones de venezolanos, con condiciones aceptables de seguridad de sus datos”, sostuvo.

Villalobos recordó que la propuesta de Vente Venezuela se le entregó a la Comisión en febrero de este año y algunos puntos fueron aceptados, así mismo admitió que “se perdió mucho tiempo valioso esperando el Registro actualizado del CNE que aún no recibimos”.En su opinión, a pesar de las voces que dicen que ya no hay tiempo para organizar las primarias fuera del país consideró que “aún hay dos o tres meses, con algunos ajustes como la inclusión en la propuesta de receptores aprobados por la Comisión que pudieran inscribir a venezolanos ubicados en su ciudad de Venezuela o del exterior y agilizaría enormemente el proceso”.

Para algunos representantes de los partidos en la comisión electoral, el planteamiento de Vente Venezuela es descrito como “descabellado”. “Lo que quieren ellos es que cualquiera pueda armar un proceso de votación. Hay que hacer un registro, quiénes en realidad viven allí donde supuestamente dicen vivir. Ese proceso no puede ser hecho en cualquier esquina o plaza de una ciudad”, sentenciaron. Insistieron en que no es posible una elección sin registro confiable y que todo el mundo, partidos y sociedad civil, pueda auditarlo. “De lo contrario el resultado estará sujeto a dudas”, dejó en claro un técnico de la comisión asesora.

Los riesgos

El politólogo Álvarez no tiene mayores expectativas con relación a las primarias y se paseó por algunos escenarios que dificultarían que los resultados de la elección sirvan para unificar a la oposición. Uno de ellos, por ejemplo, sería que una candidata como María Corina Machado, que arrastra al sector más radical de la diáspora, ganase en el exterior con mayor votación que los sufragios en el país. “El riesgo de que el resto de los candidatos desconozcan esos resultados es sumamente alto, y no hay ninguna razón para impedir que ese desconocimiento se traduzca en un fraccionamiento electoral de la oposición y en un fracaso de las primarias como mecanismo de articulación de las distintas candidaturas”.

También puede ocurrir lo contrario, apuntó, que gane un contendor y otro no lo reconozca y lo acuse de “vendido” o “alacrán”. Insistió en que los organizadores de las primarias deberán tener en consideración todas estas variables, pues ellos no son solamente un organismo técnico, sino que son también un organismo técnico que está tomando una decisión política en un ambiente complejo de fragmentación opositora. “Soy muy pesimista. Dudo que las primarias sirvan como mecanismo para resolver los problemas de atomización de la oposición, más bien pueden agravarlos”, finalizó Álvarez.

Comandos aquí y allá

En tanto, algunos candidatos como Juan Guaidó, por Voluntad Popular, juramentó un comando de campaña en Miami; y Primero Justicia cuenta con lo que llaman el estado 25, pues se divide por estados, y el 25 es una directiva internacional con presencia en Argentina, Perú y España, entre otros. Por lo pronto, las comunidades de venezolanos organizadas en España, Chile y Argentina trabajan en impulsar su participación para las presidenciales de 2024, informó el politólogo Castellanos.

Hace casi un año el vicepresidente del ente comicial, Enrique Márquez, afirmó -como si fuese una profecía- que sin un acuerdo político entre los opositores y el Gobierno no habría voto en el exterior. Sus palabras fueron tomadas como una capitulación, fue criticado por todos los flancos y acusado de “colaboracionista y vendido”. A juzgar por los hechos, el tiempo parece haberle dado la razón.


@celinacarquez

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto