En la aldea
27 mayo 2024

Emilio Lovera: La situación mejoró para los lavanderos

Comediante y actor, una voz inconfundible en la televisión y el teatro, un referente para los venezolanos. Emilio Lovera, con la seriedad que lo caracteriza, nos hace reír y reflexionar cuando dice que quisiera “una pandemia de honradez”; que emigraría pero “al interior del país, muy, muy, lejano”. ¿El show que debe terminar? “el show de la supuesta honestidad, liderada por deshonestos”.

Lee y comparte

-¿Le serruchan el puesto los políticos a los humoristas?
-No, pero siguen intentándolo ¡y ganan muchísimo dinero! Tanto que algunos humoristas han considerado enchufarse.


-¿Hay lugar para el humor en medio del saqueo nacional?
-Siempre hay lugar dentro de cualquier situación, triste o dramática, para el humor.


-¿Un lugar para los opositores que negocian con el régimen?
-El infierno de los traidores.


-¿Devino el diálogo en tragicomedia?
-Muerte anunciada.


-¿Un género para el Gobierno?
-Terror.


-¿Otro para la oposición?
-Comedia.


-¿El político que más hace reír sin proponérselo?
-Maduro.


-¿Y con toda intención?
-No hay tanta inteligencia como para eso.


-Si con Chávez fue El Pantaletazo, ahora con Maduro…
-El Tactazo.


-¿Cuándo es usted realmente serio?
-¡Todo el tiempo!


-¿Ha llorado en los últimos 20 años?
-Más bien los últimos 25.


-¿Hay alegría en el llanto?
-¡Se llora de alegría!


-¿Se autocensura?
-Todo el tiempo.


-¿Se mofaba de la llamada Cuarta República?
-Solo con ver la Rochela tienes.


-¿Se arrepiente?
-¡Sí! Aunque de haber cometido tonterías, pero nada grave.


-¿El amor de esta revolución?
-Amor al poder y la riqueza fácil. 


-¿Y el humor?
-Ese que surge por su propia ignorancia.


-¿Pensó ser cura alguna vez?
-Hermano de La Salle.


-¿Le produce gracia la adulancia oficial?
-¡Sí! Lo arrastrao a que se llega por obtener favores.


-¿Intolerante?
-Sí, claro… no tolero que me arruinen, que me torturen o que me asesinen.


-¿Recibió alguna vez una bolsa de los CLAP?
-¡Sí! No a mi directamente, pero vi la calidad de los productos extranjeros de ahí.


-De tener una varita mágica…
-Gradúo buenos economistas, médicos, ingenieros, educadores, sociólogos, administradores, etcétera, etcétera… y a los militares y al pueblo en general.


-¿Y la máquina del tiempo?
-Para ir a 1821 y advertir a todos de esto.


-¿Humor mata galán?
-¡Con dinero sí!


-¿Una adicción?
-Soy adicto a no tener adicciones.


-¿Una contradicción?
-Humor oficialista.


-¿Una alegría?
-El futuro.


-¿Una esperanza?
-Mis nietos.


-¿Una indignación?
-El pasado.


-¿Una tentación?
-El queso telita fresco.


-¿La tentación del socialismo del siglo XXI?
-La honestidad, pero son fuertes y nunca caen en esa tentación.


-¿Una fantasía?
-Una pandemia de honradez.


-¿El humor de la FANB?
-Creo que ríen al torturar.


-¿Continúa siendo Venezuela el país más alegre del planeta?
-Sí… en su rubro de países que deberían ser tristes, ¡sí!


-¿Cree que la situación está mejor?
-Para los lavanderos si, para el pueblo llano, no.


-¿Hace falta un humorista en la mesa de negociaciones?
-Ya hay demasiados, aunque aficionados.


-A falta de marchas, ¿una manera cómica de protestar?
-Ignorarlos, hacerlos sentir que no existen.


-¿Imagina una huelga de risas?
-Me daría mucha risa.


-¿La promesa oficial más jocosa?
-¡Vamos a ir con todo contra los corruptos!


-¿Y el momento opositor más risible?
-Cuando ofrecen diálogo.


-Pareciera que el Gobierno hizo suyo aquel eslogan: “Nada en serio todo en broma”.
-Tendrían que haberlo copiado, no se les ocurrió a ellos.


-¿Es el humor una cosa seria?
-Absolutamente serio. 


-¿A cambio de qué le montaría un espectáculo al Gobierno?
-En su despedida.


-¿Es Dios humorista?
-Si no, no fuera Dios… ¿Quién invento la risa entonces?


-¿El tiempo perfecto para Venezuela?
-No hay tiempos perfectos, hay tiempos mejores.


-¿El lado cómico de la diáspora?
-El irse a un país y que este se empiece a poner como Venezuela.


-¿Emigraría?
-Sí, al interior del país, muy, muy, lejano.


-¿El show que debe continuar?
-El de la vida… mientras estemos, el show sigue.


-¿Y el show que debe terminar?
-El show de la supuesta honestidad, liderada por deshonestos.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas