En la aldea
27 mayo 2024

“¿Un salario mínimo justo? ‘Igual a la canasta familiar, Artículo 91 de la Constitución’”.

Elsa Castillo: “Soy una piedra en el zapato de Maduro”

Profesora jubilada y sindicalista venezolana con un verbo frontal que reclama, con verdades irrefutables, lo que por derecho les corresponde a los docentes del país. Elsa Castillo desde las calles “lucha por justas reivindicaciones”. Le indigna “que dejen morir por falta de medicinas a los niños del JM de Los Ríos”. Su mayor temor es “que emigren todos los médicos”. ¿Le daría alguna clase al Presidente? “Ortografía y redacción, para que escriba perfectamente la renuncia”.

Lee y comparte

-¿Aspira a la Presidencia de la República?
-En el llano venezolano dicen: “Todo el que respira aspira”.


-La señalan de ser una pieza de Nicolás Maduro
.-No soy una pieza, soy una piedra en su zapato.


-¿Aran en el mar los sindicatos independientes?
-No, nadamos en mar abierto, lleno de oportunidades, a pesar de los tiburones.


-¿Lo frívolo del sindicalismo nacional?
-Creer que hoy Primero de Mayo es para celebrar.


-¿Cómo le ha ido al obrero con el presidente-obrero?
-Muy mal, les iría mejor con un presidente estadista.


-¿A qué siglo lleva al país el socialismo del siglo XXI?
-A la mitad del siglo XIX, con malaria, tuberculosis, paludismo, mal de Chagas, carencia de viviendas, hambre, pésima vialidad, inexistente seguridad social, pérdida de valores y principios y educación pública precaria.


-¿Una autocrítica sindical?
-Confiar en las organizaciones sindicales existentes durante mi ausencia por estar en las aulas.


-Si Maduro fue sindicalista del Metro de Caracas, ¿por qué como presidente de la República este sistema está tan deteriorado?
-Porque odia la calidad y la excelencia del servicio de una empresa a la cual él nunca entregó nada y, en consecuencia, no tiene sentido de pertenencia ni hermandad gremial.


-Dirigente de la coalición sindical por la educación, ¿cómo enfrenta la imposición de líderes comunales sin credenciales educativas en la enseñanza?
-Con firmeza, determinación y la convicción de que los estudiantes tienen el derecho a recibir educación de calidad.


-¿La conducta del PSUV ante los trabajadores?
-Reprobable, indigna de un venezolano.


-¿Ha logrado reunirse con Wills Rangel?
-¡Dios me ampare, me proteja y me favorezca de semejante desventura!


-¿Prefieren los obreros la gerencia de la “burguesía”?
-No, los trabajadores prefieren la gerencia profesional que respete los Derechos Humanos y laborales.


-¿Están hoy más unidos los sindicatos y Fedecámaras?
-Están unidas las cúpulas colaboradoras del patrono gobierno. Pero las bases están claras.


-¿Creen los trabajadores en la oposición venezolana?
-No, ellos creen en hechos y realidades.


-¿Por qué no se sienta un obrero a la mesa de negociación?
-Porque no quieren en la mesa a quien defienda los derechos colectivos y difusos de los trabajadores.


-¿Se sentaría usted?
-Solo con personas serias de valores y principios en cuya palabra se pueda creer.


-¿Cuántos líderes sindicales son hoy millonarios?
-Los pagados por el PSUV, los patriotas cooperantes, los esquiroles y todos los que están enchufados en la administración de bienes públicos.


-¿Un salario mínimo justo?
-Igual a la canasta familiar, Artículo 91 de la Constitución1.


-¿Cómo recuerda a José Vargas?
-Un dirigente íntegro, defensor de los trabajadores.


-¿Sigue siendo usted comunista?
-No, de ninguna manera.


-Ex militante del PCV, ¿qué opina de la confrontación entre el régimen y ese partido?
-Pleitos entre marido y mujer.


-¿Fue chavista?
-¡Nunca!


-¿El colmo de un sindicalista?
-Suscribir el discurso de su patrono.


-¿El poder real del sindicalismo?
-Lograr reivindicaciones laborales.


-¿Suplantan las milicias a los trabajadores? 
-Lo intentan en el Metro, pero zapatero a su zapato.


-¿La inconsistencia sindical?
-Creer que no hay dinero para pagar.


-¿Sindicalistas al poder?
-Hay más conciencia y comportamiento humano en un buen sindicalista que en un político viciado, acomodaticio, corrupto y traidor.


-¿Están en el letargo los obreros venezolanos?
-No, están en la lucha por justas reivindicaciones.


-¿Cómo lograr que Maduro “respete a los maestros”?
-Huelga nacional de docentes, declarada por las bases.


-¿Le daría alguna clase en especial al Presidente?
-Ortografía y redacción, para que escriba perfectamente la renuncia.


-¿Emigraría?
-No está en mis planes. ¡Que emigre Maduro!


-¿Una recomendación a Juan Guaidó?
-Que se cambie de rostro y de nombre.


-¿La última amenaza contra usted?
-Intento de envenenamiento.


-¿Confía en la medida de protección a su favor por parte de la CIDH?
-En las medidas sí, en el Gobierno no.


-¿Quién la protege?
-Dios Padre Todopoderoso.


-¿Un temor?
-Que emigren todos los médicos.


-¿Una convicción?
-Todo tiene su final, nada dura para siempre.


-¿Una frustración?
-Que los políticos venezolanos no entienden su verdadero rol.


-¿Una alegría?
-El despertar de mi pueblo.


-¿Una indignación?
-Que dejen morir por falta de medicinas a los niños del JM de Los Ríos.


-¿Un sueño?
-Ver a Venezuela libre y desarrollada a nivel del primer mundo.


-¿Un arrepentimiento?
-No haber iniciado junto a mis colegas una campaña para recuperar el Esequibo.


-¿Una esperanza?
-Ver a Venezuela convertida en una verdadera república federal.


-¿Baila?
-Sí.


-¿Bebe?
-Agua, té, café, jugos y leche.


-¿Su música preferida?
-Toda. La música es un lenguaje universal.


-¿Qué lee?
-Todo lo que pase por mis manos.


-¿Votará en las primarias de la oposición?
-Uhmm…


-¿Su candidato?
-¡Uhmmmmm!


-¿Habrá elecciones presidenciales libres e independientes?
-Hay que forzarlas.


-¿Qué le falta al pueblo venezolano en su lucha por la democracia?
-Creer en la democracia.


-De seguir la revolución, ¿qué será de la educación en este país?
-Profesionales analfabetas funcionales.


-De tener al frente a Nicolás Maduro, ¿qué le diría?
-Por favor Nico, ¡deja ya en paz a Venezuela y su gente!

(1)Constitución de la República Bolivariana de Venezuela –  https://www.asambleanacional.gob.ve/storage/documentos/botones/constitucion-nacional-20191205135853.PDF
«Artículo 91: Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La ley establecerá la forma y el procedimiento».

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas