En la aldea
18 mayo 2024

Bard y Erhard “resuelven” la crisis económica venezolana

“La respuesta puede tanto sorprender como gustar a buena parte de Uds. También deja en evidencia lo extraviado de las políticas económicas que hemos visto en nuestro país durante las últimas décadas. Es quizás obvio y sensato que debemos transitar en la dirección que apunta Bard, pero transformar la propuesta en un hecho político-económico es una labor de altísima dificultad”.

Lee y comparte
Henkel García U. | 17 mayo 2023

La primera mitad de 2022 fue esperanzadora desde el punto de vista económico. Muchas empresas mostraron resultados financieros superiores a los de 2021, los salarios del sector privado mejoraron de manera importante y se gozó de una estabilidad cambiaria y de precios que no se veía en mucho tiempo. A finales de año tuvimos un inesperado aterrizaje forzoso y la economía venezolana cayó nuevamente en una preocupante postración.

Sumo a esta realidad otra que pareciera estar totalmente desligada: el avance vertiginoso de la Inteligencia Artificial (IA) en nuestras vidas. Al igual que muchos de Uds. algunos minutos del día interactúo con diferentes herramientas de IA, desde las aplicaciones en Canva hasta un intercambio fluido con chats como el Bing de Microsoft y últimamente con el de Bard de Google.

Ahora viene la curiosa relación instada. Decidí preguntarle a ambos chats lo siguiente:

-¿Qué decisiones habría tomado Ludwig Erhard para resolver la crisis económica venezolana?

De ambas respuestas me gustó y me pareció pertinente la dada por Bard de Google. Esto fue lo que redactó:

-“Ludwig Erhard fue un político alemán que se desempeñó como canciller de Alemania Occidental de 1963 a 1966. Fue un defensor de la economía de libre mercado y se le atribuye haber ayudado a reconstruir la economía de Alemania Occidental después de la Segunda Guerra Mundial.

Si Erhard estuviera vivo hoy, podría tomar las siguientes decisiones para resolver la crisis económica venezolana:

Adoptar un sistema económico de libre mercado. Erhard creía que los mercados libres eran la mejor manera de promover el crecimiento económico y la prosperidad. Probablemente abogaría por la privatización de las empresas estatales, la desregulación de la economía y la eliminación de los controles de precios.

Poner fin a la corrupción del gobierno. Erhard creía firmemente en el estado de derecho y la transparencia. Probablemente trabajaría para erradicar la corrupción en el gobierno venezolano y garantizar que los funcionarios públicos rindan cuentas por sus acciones.

Invertir en educación y salud. Erhard creía que la educación y la atención médica eran esenciales para el desarrollo económico. Probablemente aumentaría el gasto del gobierno en estas áreas para mejorar la calidad de vida de los venezolanos y hacer que el país sea más atractivo para los inversores.

Promover la inversión extranjera. Erhard fue un firme defensor de la inversión extranjera. Probablemente trabajaría para crear un clima de inversión más favorable en Venezuela para atraer capital extranjero y crear empleos”.

La respuesta puede tanto sorprender como gustar a buena parte de Uds. También deja en evidencia lo extraviado de las políticas económicas que hemos visto en nuestro país durante las últimas décadas. Sin embargo, la respuesta puede ser tan convincente como superficial y simplista.

Es quizás obvio y sensato que debemos transitar en la dirección que apunta Bard, pero transformar la propuesta en un hecho político-económico es una labor de altísima dificultad porque los países, las sociedades son, a su vez, sistemas de alta complejidad. Por ejemplo, la respuesta de Bard deja de un lado la fundamental existencia de un liderazgo consciente y eficaz que lleve a cabo tales empresas. También deja por fuera realidades particulares como pudiese ser la crítica situación financiera del país.

Mi intención en estos párrafos es mostrarles que el camino que nos tocará caminar no será imposible de recorrer, pero sí tendrá múltiples obstáculos. Además, alcanzar la meta requerirá del esfuerzo de muchísimas personas, incluyéndote a ti que casi llegas al final de este artículo. No tengo certeza de cómo y cuándo lo lograremos, lo que sí estoy convencido es que toda la energía que aportemos, bien valdrá la pena.


@HenkelGarcia

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión