En la aldea
13 abril 2024

El optimismo tropieza con la política

El debate entre los especialistas se centra en los resultados macroeconómicos, sorprendentemente fuertes, a pesar de que la FED ha subido las tasas de interés a uno de los ritmos más agresivos de la historia, en un esfuerzo por ralentizar la economía para controlar la inflación. Mientras, en Venezuela: El régimen continúa dando señales confusas en lo que respecta a su manejo de la economía. Por un lado, está necesitado de divisas y por el otro revive el discurso de reducir su dependencia del dólar, en clara sintonía con Rusia y China. Paradójicamente, Chevron es la fuente de aproximadamente 30% de las divisas producto de las actividades de la empresa en el país.

Lee y comparte

Cuando finalmente los precios del petróleo parecían haber roto el cerco impuesto por los sentimientos negativos, y creían estar encaminados a mostrar una generosa ganancia semanal, el mercado entró en reversa. El optimismo del mercado, en gran parte en respuesta a las indicaciones de que los negociadores de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos y la Casa Blanca estaban cerca de un acuerdo sobre el techo de la deuda y recortes presupuestarios, resultó infundado. A media mañana del viernes 19 de mayo, los negociadores republicanos abandonaron las negociaciones, calificando la posición de la Casa Blanca como inaceptable y anunciando una pausa indefinida en las conversaciones.

Los mercados en general reaccionaron a la posibilidad de un impago (default) de las obligaciones del gobierno el próximo mes. Los mercados futuros del petróleo crudo sufrieron una fuerte caída durante las horas de la tarde del viernes, cayendo 2 $/Bl desde el máximo del día, a medida que se conocían detalles del impasse político. Los futuros del crudo Brent se cotizaron a 75,72 $/Bl, en comparación con el máximo del día anterior 77,70 $/bl, mostrando un modesto incremento con respecto a la semana anterior de alrededor de 1,4 $/bl. El crudo WTI se comportó en forma similar.

Se espera que los actores de los mercados permanezcan nerviosos hasta que se llegue a un acuerdo sobre el techo de la deuda norteamericana, y se tenga un mejor conocimiento del comportamiento de la economía China, con la posibilidad de un desempeño económico por debajo de las expectativas.

Siendo la economía de EE.UU. la mayor del mundo, con efectos que alcanzan aún las partes más remotas de planeta, es de alta relevancia tratar de descifrar su comportamiento para poder proyectar la demanda global petrolera. El debate entre los especialistas se centra en los resultados macroeconómicos, sorprendentemente fuertes, a pesar de que la Reserva Federal (FED) ha subido las tasas de interés a uno de los ritmos más agresivos de la historia, en un esfuerzo por ralentizar la economía para controlar la inflación.

Una posible explicación a la robustez de la economía norteamericana es la cantidad de fondos que fueron entregados directamente desde la época de la pandemia para estimular el consumo y el retorno de la normalidad económica. Adicionalmente, el gasto federal continúa aumentando. Se prevé un gasto hasta el final del año en exceso de los 7 billones de dólares. Por supuesto, si la actual Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, puede negociar algunos recortes de gastos mientras aumenta el techo de la deuda, esa cifra disminuirá.

Si bien es posible que una fuerte desaceleración económica ocurra durante el resto del año, la realidad es que todavía hay mucha liquidez monetaria que respalda la actividad económica a corto plazo y que posiblemente dé como resultado un soft landing o inclusive simplemente tasas bajas de crecimiento, como en el primer trimestre. En este último caso, la destrucción de la demanda, que ha preocupado a los mercados petroleros, no se materializaría o sería mínima.

Por supuesto, la contribución de EE.UU. al balance petrolero  no está limitada al lado de la demanda, también tiene influencia del lado del suministro. Tres elementos básicos se pueden identificar: reemplazo de parte de los volúmenes extraídos de su Reserva Estratégica (SPR), actividad de taladros y los inventarios de gasolina. Pronosticar la compra de volúmenes de petróleo para los inventarios estratégicos se ha convertido en un juego de azar, por la cantidad de cambios de dirección que el gobierno federal ha tenido en este tema; aunque según la secretaria del Departamento de Energía (DOE) se piensa en recuperar al menos 3 MMBls.

En lo que se refiere a la actividad de taladro, el número de unidades perforando en las cuencas de shale oil ha estado bajando, lo que confirma que por ahora no se puede esperar un repunte de esta actividad. Por el contrario, es un factor que debilita la capacidad de suministro global. Esta caída en la actividad viene dictada por la disciplina fiscal de las empresas, en lo que son tiempos de volatilidad e incertidumbre.

Los inventarios de gasolina en EE.UU. se encuentran a niveles muy bajos, considerando que se acerca el verano. Esta situación sucede cuando el mercado de gasolina está relativamente apretado globalmente, lo que usualmente incentiva a un aumento en el procesamiento en las refinerías que conlleva un incremento en la demanda de crudos. La única refinería mexicana en la Costa Pacífica, Salina Cruz, sufrió una explosión que la puso temporalmente fuera de servicio, su impacto en el mercado de gasolina global todavía está por evaluarse. Este no fue el único incidente en refinerías en México que el gobierno de Andrés López Obrador no tardó en calificar de sabotaje.

En las próximas semanas, los incendios forestales en Alberta, Canadá, estarán retirando volúmenes adicionales de crudo del mercado, a medida que el personal de los campos de producción bajo riesgo sea evacuado. Se estima un cierre de alrededor de 400 Mbpd a partir de la semana que viene.

La economía Europea también está dando ciertas señales positivas, a medida que se mantienen los precios bajos de los combustibles, y ayudada por la normalización en la exportación de granos por el mar Negro, producto de la extensión acordada entre Rusia y Ucrania con mediación de Turquía, y el repunte del turismo en muchos de los países del continente.

Mientras tanto, la OPEP+ parece estar observando los toros desde la barrera, esperando tomar una decisión en su reunión del mes que viene. Considerando las dificultades que experimenta el grupo para llegar a acuerdos sobre objetivos globales de producción y pensando en evitar una recesión, lo más probable es que la OPEP+ deje las actuales cuotas sin cambio. Ya Rusia notificó haber cumplido con su recorte de 500 Mbpd.

Así las cosas, concluimos la semana con menores inventarios globales de gasolina, interrupciones de suministro en diferentes países, alrededor de 1,4 MMbpd, con un telón de fondo que comienza a dar indicaciones de una demanda reacia a reducirse, toda vez que la economía parece que se desacelerará menos de lo originalmente previsto. Todo ello conforma un mercado con fundamentos sólidos, ávidos de mayor suministro de crudo y productos, con márgenes de refinación que continúan siendo altos, y con los precios del crudo preparados para recuperarse una vez dilucidado el problema del techo de endeudamiento de EE.UU.

Venezuela

Aspectos político-económicos: El régimen venezolano continúa dando señales confusas en lo que respecta a su manejo de la economía. Por un lado, está necesitado de divisas, ya que la tradicional fuente petrolera se ha reducido por menores precios internacionales, mayor competencia en el mercado chino y volúmenes dedicados al trueque que no generan caja. Por otro lado, revive el discurso de reducir su dependencia en el dólar norteamericano, en clara sintonía con mensajes similares desde Rusia y China, entre otros.

Paradójicamente, la empresa petrolera norteamericana Chevron (NYSE: CVX), es la fuente de aproximadamente 30% de las divisas obtenidas de la venta de hidrocarburos, producto de las actividades de la empresa en Venezuela, facultada como está por una licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC). Para hacer las cosas aún más confusas, el régimen trata de replicar la fórmula de Chevron en el ámbito del gas natural, al otorgar una licencia a Repsol (BME: REP) y ENI (BIT: ENI) para exportar gas natural, sus líquidos y condensados. Esto es un primer paso en su estrategia de atraer inversiones europeas con el objeto de suministrar gas al viejo continente y reemplazar el gas ruso.

Por otro lado, EE.UU. ha asegurado a las Naciones Unidas que protegerá de los acreedores el fondo humanitario administrado por la ONU para Venezuela, eliminando un obstáculo clave para los recursos del fondo acordado hace ya unos meses en México. Este avance podría ayudar a incentivar el retorno a las negociaciones en la capital azteca.

Actividades operativas

Una mejor lectura del “Plan de Recuperación Integral Productiva” de la estatal PDVSA (PRIP PDVSA 2023), publicado la semana pasada y orientado a la recuperación de la confiabilidad operacional, crea más dudas que respuestas. El documento establece objetivos de producción desafiantes: 1,0 MMbpd para agosto 2023 y 1,2 MMbpd para fin de año. Sin embargo, los detalles de las actividades describen un programa netamente exploratorio y de mantenimiento de algunas instalaciones, con ningún efecto directo sobre la producción.

El programa exploratorio consiste en la continuación de tres pozos suspendidos en años pasados por problemas logísticos, pero en avanzado estado de ejecución, razón por la cual muestran un presupuesto exiguo y un programa de sísmica 2D y 3D con poca relevancia para el corto plazo.

También se hace referencia a incrementar marginalmente la producción de gas, pero sorprendentemente, sin mencionar la quema y venteo en el oriente del país. De la misma forma, se incluye la recuperación del mejorador de PetroMonagas, sin mencionar la reparación necesaria después del serio incendio que recientemente consumió buena parte del activo, y sin indicar el origen de los fondos requeridos para rehabilitarlo, no parece factible que los fondos provengan del gobierno ruso, el socio “B” en PetroMonagas. En fin, un plan difícil de analizar por la escasez de detalles y acciones concretas para aumentar la producción de petróleo, gas y combustibles, que es el objetivo declarado del documento.

La producción de esta semana fue 710 Mbpd, distribuidos geográficamente como sigue:

Occidente:                102 (51 Campo Boscán)   
Oriente/Sur:            166  
Faja:                               441(61 PetroPiar y PetroIndependencia) 
TOTAL:                          710(Chevron 112)

El modesto incremento corresponde a la reducción de producción diferida en la Costa Bolívar y en la Faja Petrolífera del Orinoco. La contribución de la producción de Chevron fue de 112 Mbpd, o sea un 16% del total. La exportación de crudo para los primeros 20 días del mes fue de 520 Mbpd, de los cuales 110 Mbpd fueron realizadas por Chevron colocando el crudo en el PADD 3 de EE.UU. Los demás destinos incluyeron China, España y Cuba. La exportación por parte Chevron representó el 21% del total.

En las actividades de refinación, se reporta el arranque de la unidad de destilación de la Refinería El Palito, en el centro occidente de Venezuela, procesando crudo iraní. Aparentemente, la Refinería tuvo que ser parada de nuevo por un apagón eléctrico casi total en la región. La situación en el mercado interno de combustibles mostró una mejoría en la situación de diésel, mientras que la gasolina continúa escaseando en varias partes del país.

Continúa parada la actividad de perforación de desarrollo, lo que imposibilita incrementar el potencial de producción; todo esfuerzo de mantenimiento, reacondicionamiento y optimización en el sistema de producción de crudo redundara en disminuir la producción diferida, pero siempre por debajo del techo del potencial.


*La ilustración generada por IA con Midjourney, realizada por Luis A. Pacheco, es cortesía del autor al editor de La Gran Aldea.


*M. Juan Szabo, Analista Internacional.
*Luis A. Pacheco, non-resident fellow at the Baker Institute Center for Energy Studies.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto