EN LA ALDEA

22 febrero 2024

Lee y comparte

🎥La “compleja” misión de inscribir a millones de electores en solo 24 oficinas del CNE en Venezuela

Hay varios millones de jóvenes sin inscribirse en el listado de votantes de Venezuela, apenas unas pocas oficinas para esos registros y mucho temor entre los promotores de derechos políticos de que no dé tiempo de sumarlos a todos como electores antes de las presidenciales de 2024. El Consejo Nacional Electoral (CNE) comunicó el lunes 5 de junio un nuevo corte del registro de votantes, ocho meses después de su última publicación. Están inscritos 21,01 millones de personas: 20,7 millones venezolanos y 227.200 extranjeros.

Esas cifras inquietan a los críticos del chavismo y los defensores de los derechos electorales. La asociación civil Súmate destacó que la cantidad total de votantes ha disminuido por 7 cortes consecutivos, desde 2021, en vez de haber aumentado. La organización se preguntó por qué hubo más exclusiones de fallecidos (89.014) que inscripción de nuevos integrantes del padrón (9.333) desde el último registro.

“El CNE debe cumplir su palabra dada en 2021 y ‘municipalizar’ el registro de votantes; es decir, instalar un punto de inscripción y actualización de datos en los 335 municipios de Venezuela”

Jesús Castellanos, politólogo

Los partidos opositores y organizaciones civiles que alientan la participación en las votaciones estiman que existen 3,5 millones de nuevos votantes no inscritos.

El cálculo era de solo 1,5 millones potenciales nuevos electores hace 3 años, precisa a la Voz de América Wanda Cedeño, coordinadora de la asociación civil Voto Joven. “Esta cifra aumenta por 500.000 personas cada año”, advierte. Actualmente, un potencial votante solo puede registrarse en las oficinas del CNE ubicadas en las capitales de las 23 regiones de Venezuela y el Distrito Capital.

Esa misión, dice Cedeño, es “compleja” en un país colmado de deficiencias en los servicios públicos y crisis económica, y se hace particularmente difícil en los otros 300 municipios donde no está activo ni un solo punto de inscripción de votantes.

Una sola oficina para muchos

Los trámites para actualizar datos o inscribirse como elector no parecían penosos ni rezagados esta semana en la oficina del CNE en Maracaibo, capital del estado Zulia y una de las ciudades con más electores de Venezuela. Un solo técnico opera una computadora portátil, una máquina captahuellas y una pequeña impresora para atender las solicitudes e imprimir los comprobantes respectivos en esa sede, inaugurada tras el incendio de la antigua oficina por presuntos manifestantes en 2014. Apenas 5 personas esperaban por su turno, sentadas entre 12 sillas acolchadas color negro. El operador atendía peticiones “de todo” tipo de gestiones civiles, como registros sobre la residencia, nacimientos, separación de cuerpos, adopciones y defunciones.

El proceso de actualizar datos o registrarse como votante no toma muchos minutos, pero la principal inquietud de organizaciones como Voto Joven es que esa oficina, por ejemplo, es el único punto de atención a los electores en una región de 3 millones de habitantes.

Movilizarse a Maracaibo desde los otros 20 municipios del Zulia para gestiones del padrón electoral significa invertir horas, pedir permisos en el trabajo o la universidad y “hacer frente a los retos del transporte público”, generalmente escaso y costoso en los poblados, subrayó Cedeño.

Voto Joven ha recibido reportes de ciudadanos en cuanto a que las computadoras se recalientan y su rendimiento se aletarga. La organización calcula que solo pueden inscribirse un promedio máximo de 40 votantes al día en cada oficina del CNE, de acuerdo con el tiempo de atención y las dificultades técnicas.

Fuentes del CNE consultadas por la VOA, que declararon bajo condición de anonimato por no estar autorizadas para declarar, indican que esos equipos están “obsoletos”, si bien se prevé “introducir pronto cambios” en la plataforma.

Proceso difícil

Las sedes del CNE en toda Venezuela están técnicamente abiertas y es “permanente” por ley la posibilidad de modificar en ellas los datos de electores, confirmó a VOA Rafael Simón Jiménez, quien ejerció como vicepresidente del organismo electoral en 2020. Ratificó, sin embargo, que la existencia de solo una oficina del CNE por estado y en la capital del país “evidentemente dificulta” la inscripción masiva de votantes.

“Es evidente que el gobierno de Nicolás Maduro no tiene el menor interés en una inscripción masiva de nuevos electores”

Rafael Simón Jiménez, político y exvicepresidente del CNE

Jiménez, un antiguo simpatizante del chavismo que ahora critica las políticas del gobierno de Nicolás Maduro, advierte que el poder electoral puede mostrar “desinterés y desatención” del registro de votantes porque no está prevista votación alguna este año. El órgano comicial informó en un comunicado en abril que planifica un “proceso integral de catastro de centros de votación y jornada de Registro Electoral para cubrir las demandas de todos los venezolanos” y de los partidos políticos con respecto a ese padrón. El directorio del Consejo Nacional Electoral lo integran desde hace un par de años tres rectores con trayectoria política en el chavismo y dos cercanos a la oposición.

Un problema estructural

Hasta la primera década del siglo XXI, era común ver puntos de inscripción del registro electoral en estaciones del Metro, universidades o centros comerciales. La actualización del registro electoral en Venezuela es “un problema estructural y de vieja data”, tanto dentro del país como en el extranjero, expresó a VOA el politólogo especialista en material comicial Jesús Castellanos.

Según Castellanos, la inscripción de nuevos votantes se desaceleró hace una década. Subrayó que 2023 es un año “no electoral”, sin votaciones previstas, más allá de la “asistencia técnica” del CNE que se prevé para las primarias opositoras de octubre. “La inscripción en un momento no electoral ha sido exigua”, concluye, citando un informe del Observatorio Global de Comunicación y Democracia.

El registro electoral supone una tarea más “compleja” que actualizar datos o inscribir a nuevos votantes, advierte el profesor e investigador Gustavo Soto. Se debe depurar el padrón de electores fallecidos y fomentar la habilitación de votantes en el exterior en un contexto de cierres de embajadas y consulados en el extranjero por razones políticas, migratorias e incluso por la pandemia, explicó.

Soto, profesor de la cátedra de comportamiento político y electoral de la Universidad del Zulia (LUZ), cree que el registro de votantes debe ser parte de una “agenda” acordada entre los actores políticos y sociales y que, además, tiene que adaptarse a una Venezuela de la que han emigrado 7,2 millones de ciudadanos.

El escenario ideal

Soto también recuerda que Venezuela no vive un año electoral, a pesar de estar en las vísperas de una elección presidencial dentro de aproximadamente 18 meses. Es una votación que hasta la comunidad internacional ha revestido como una potencial solución a una prolongada crisis política y de gobernabilidad. “El escenario ideal es colocar puntos donde existan grandes concentraciones de jóvenes, como universidades, centros comerciales, comunidades, plazas públicas”, dijo a VOA el coordinador del programa de Doctorado en Ciencia Política de LUZ.

Gustavo Soto considera que la inscripción de los venezolanos en el padrón electoral automáticamente cuando cumplan 18 años puede ser una solución viable. Su idea sería posible con una reforma de la Ley de Procesos Electorales en Venezuela, una tarea legislativa que estaría en manos del chavismo, un movimiento político con amplia mayoría en el Parlamento hasta 2025. “Los jóvenes solo tendrían que hacer una actualización de domicilio (luego de su inscripción). Es una reforma más económica” para el Estado, argumentó.

Presionar y promover

Castellanos, por su lado, opina que el CNE debe cumplir su palabra dada en 2021 y “municipalizar” el registro de votantes; es decir, instalar un punto de inscripción y actualización de datos en los 335 municipios de Venezuela.

La Plataforma Unitaria de la oposición aspira a pactar reglas como esa con el chavismo en las negociaciones facilitadas por Noruega en México. Ese proceso cumple en agosto dos años sin avances en la materia político electoral. Tampoco ha tenido nuevas reuniones formales desde noviembre del año pasado.

Lee y comparte

La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.

Publicidad

Publicidad

Reciente en la gran aldea

Más de

La Corte de Apelaciones de Nueva York decidió a favor de PDVSA en el caso de los bonos 2020 ¿Y ahora qué?

La sentencia dictada por la Corte de Nueva York es - sin duda - un alivio, pues difiere en el tiempo el principal riesgo creado sobre Citgo,

La Corte de Apelaciones de Nueva York decidió a favor de PDVSA en el caso de los bonos 2020 ¿Y ahora qué?

La sentencia dictada por la Corte de Nueva York es - sin duda - un alivio, pues difiere en el tiempo el principal riesgo creado sobre Citgo,

Sippenhaft: cuando el castigo colectivo alcanza a las mujeres

La práctica nazi de criminalizar a familiares de perseguidos y presos políticos es utilizada en Venezuela desde 2014

Claudio Fermín: anatomía de una esperanza fallida

Sociólogo, profesor universitario, líder político. Fermín tuvo en sus manos el rescate de Acción Democrática, sometida a la “vieja guardia” y al penoso liderazgo de Luis Alfaro. De figura admirada pasó a colaborador indirecto del régimen de Nicolás Maduro.

Un rompecabezas donde no todas las piezas encajan

La Agencia Internacional de Energía prevé que la mayor oferta mundial de petróleo este año, encabezada por Estados Unidos, Brasil, Guyana y Canadá, debería eclipsar con creces el aumento esperado de la demanda mundial de petróleo.