En la aldea
14 junio 2024

La UCAB abre su acervo histórico sobre el Esequibo

“No puede Venezuela descuidarse. Guyana ha sido muy fiel a sus convicciones y muy apegada a la defensa de sus intereses nacionales, Venezuela no puede ser menos. ‘El tema de fronteras no es un tema ideológico. Es un asunto que concierne a todos los venezolanos. Tenemos el derecho a opinar y la obligación de participar’”.

Lee y comparte
Taisa Medina | 12 junio 2023

La Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) se ofrece cual “think tank” y, como aliado de la República, pone a la orden sus buenos oficios y su experticia para contribuir con la investigación y discusión sobre el tema de la reclamación del Esequibo y para apuntalar los argumentos de defensa que debe presentar Venezuela ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), el 24 de abril de 2024 en resguardo de los derechos e intereses de la República Bolivariana de Venezuela sobre ese territorio.

Anuncia el rector Arturo Peraza Celis, S.J. en el pronunciamiento aprobado por el Concejo Universitario de la Universidad Católica Andrés Bello y dado a conocer a través de un comunicado el 30 de mayo de 2023, que los valiosos archivos históricos del Padre Hermann González Oropeza, S.J. están disponibles para la consulta del equipo que lleva el tema en el Gobierno. El ofrecimiento es toda una joya.

“‘Tenemos que alertar que Guyana ya ha avanzado unilateralmente’ en una pretendida delimitación hasta las 350 millas sin tomar en cuenta los derechos de Venezuela”

Carlos Ayala Corao, Individuo de Número de la Academia de Ciencias Políticas

Ya es un clamor que, a 9 meses de la obligación de comparecer en La Haya, se dé a conocer cuáles son los siguientes pasos públicos o el cronograma de consulta con las fuerzas vivas sobre cómo está emprendiendo el Gobierno su responsabilidad. Y que se despeje la incógnita de si va a comparecer.

Los encuentros y pronunciamientos de la sociedad civil no cesan (academias incluidas). El de la Católica, la Universidad privada más importante del país y el del Foro del Instituto Fermín Toro son los más recientes. No puede Venezuela descuidarse. Guyana ha sido muy fiel a sus convicciones y muy apegada a la defensa de sus intereses nacionales, Venezuela no puede ser menos. Por cierto, gestos como el de la UCAB no sorprende estando regida en la actualidad por el Padre Peraza, S.J. (2023-2027) anterior vicerrector de la Extensión Guayana.

El ofrecimiento viene de una institución que este 2023 cumple 70 años de fundada. Se subraya en una gacetilla reciente que “los más de 80.000 egresados, 1.200 docentes y una plantilla de poco más de 6.000 alumnos de pregrado y postgrado entre sus dos sedes (Caracas y Guayana) han construido -y construyen- la reputación de excelencia académica de esta casa de estudios confiada a la Compañía de Jesús. Además, la Universidad se renueva para adaptarse a los desafíos de la educación superior en el siglo XXI y mantenerse a la vanguardia entre sus pares del país”.

En el comunicado se recuerda que los “títulos históricos y jurídicos de Venezuela sobre el territorio del Esequibo son contundentes, numerosos e incontestables. Así lo han acreditado múltiples investigaciones desarrolladas por instituciones públicas y centros académicos, que respaldan la legítima reclamación territorial de Venezuela. Y agrega “esta Universidad ha estado vinculada por varias décadas con esa justa causa, especialmente a través del Instituto de Investigaciones Históricas “P. Hermann González Oropeza,S.J.”, (1922-1998) que desde su creación en 1956 brinda asesoría al Ministerio de Relaciones Exteriores en lo concerniente a la Historia Territorial de Venezuela. El Instituto ha elaborado informes determinantes para la orientación de las acciones del Estado, ha editado monografías en conjunto con instituciones públicas y privadas y ha incorporado a los programas de las Maestrías y Doctorado en Historia, asignaturas sobre Historia Territorial y Regional de Venezuela, y formando numerosos especialistas en el área”.

Defender lo seguro: la fachada atlántica

Carlos Ayala Corao, Individuo de Número de la Academia de Ciencias Políticas y experto jurista, recordaba este miércoles 7 de junio, con pertinencia, la consistencia del comportamiento Guyana -desde siempre- en su posición de solicitar a Venezuela la probatoria de la nulidad del Laudo Arbitral de 1899. No ha variado nunca. Abandonó el tono diplomático y, en un cambio estratégico, -con motivo de sus visitas o comparecencias en la ONU-, desde 2013 y 2014 se dedicó a buscar claramente la salida de seguridad jurídica final para poder llamar a inversiones de mucha cuantía y así afrontar, con comodidad, la exploración y explotación de los recursos de hidrocarburos hallados en la proyección de la Fachada Atlántica del Esequibo.

“La no comparecencia sería un disparate jurídico, un disparate político”

Víctor Rodríguez Cedeño, ex miembro de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU

Con intenciones de un necesario recuento histórico, destaca Ayala Corao que, claramente, en las reseñas de la prensa guyanesa de los años 2013 y 2014 se pone de manifiesto esa orientación. Entretanto las posturas de Venezuela han danzado entre el acercamiento o la desconexión con la realidad lo que, al día de hoy, luce muy contrastante con de las de Guyana.

El Secretario General de la ONU en 2017 abre la posibilidad de que el asunto fuese llevado a la CIJ, logrando así Guyana la acariciada meta gracias a “su juego solo en la cancha”.

Cuidar las bocas del Orinoco

En este momento y hablando de escenarios, Ayala Corao considera que Venezuela debe prepararse para defender el único escenario claro: En la Fachada Atlántica se generan derechos exclusivos de soberanía de Venezuela, aun en el peor de los casos, debe estar lista para defender lo que no está en discusión: la Fachada Atlántica desde Punta Barima y desde los territorios de los estados Amazonas y Sucre. Allí se generan derechos exclusivos de soberanía en el mar territorial, en la plataforma continental, en la zona contigua y en la zona económica exclusiva; espacios reconocidos por tratados de delimitación suscritos con Trinidad y Tobago y que el Derecho Internacional reconoce a cada Estado. Son espacios que no están en discusión (a partir de un paralelo en el acimut 72) Ayala Corao señala: “Tenemos que alertar que Guyana ya ha avanzado unilateralmente” en una pretendida delimitación hasta las 350 millas sin tomar en cuenta los derechos de Venezuela.

Con mucha modestia este profesional venezolano experto profesor en derecho internacional y conocedor del Derecho del Mar, recomienda como hipótesis que Venezuela revise la conveniencia de ratificar la Convención del Derecho. Y destaca que ya se han manifestado sus pretensiones de extensión de derechos marítimos en una zona clave para la salida al Atlántico y para la desembocadura del Orinoco.

“No comparecer sería un disparate jurídico”

El ex embajador Víctor Rodríguez Cedeño, ex miembro de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU, recuerda en su presentación los derechos de las partes en una demanda, según el Artículo 53 del Estatuto de la CIJ. La filosofía de esa disposición se basa en la igualdad. Favorece, la jurisprudencia de la CIJ a los demandantes y los no comparecientes.

Después de lo ocurrido el 6 de abril de 2023 opina que “es inconveniente no participar aunque sea un derecho”. Recordó que la decisión es vinculante y la República está obligada a ejecutarla so pena de que el Consejo de Seguridad de la ONU a solicitud de la contraparte obligue al país a cumplir según el Artículo 94.2 de la Carta de Naciones Unidas.

“Las posturas de Venezuela han danzado entre el acercamiento o la desconexión con la realidad lo que, al día de hoy, luce muy contrastante con de las de Guyana”

Destacó que “la no comparecencia traería innumerables inconvenientes comenzando por perder la oportunidad de presentar nuestros argumentos”. Opinó que “la no comparecencia sería un disparate jurídico, un disparate político”.

Por cierto, Guyana ha sido electo como país miembro No Permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas durante el bienio 2024-2025. Una carta muy interesante que se lleva ese vecino para su tablero de la diplomacia multilateral mientras que, en enero, Venezuela perdió su derecho al voto en la Asamblea General por el impago de sus contribuciones estimado para principios de año en unos 76 millones de dólares.

Opina que “el tema de fronteras no es un tema ideológico. Es un asunto que concierne a todos los venezolanos. Tenemos el derecho a opinar y la obligación de participar”. Toma nota que “ya han pasado dos meses, tras la decisión y no se conoce la estrategia”. Recuerda al Gobierno que está obligado a consultar los escenarios a los sectores competentes, “a las Academias”. La pregunta de comparecer o no, apelar a la negociación, la negociación intraprocesal; cree que “salirse por la tangente no parece conveniente”. Hay que estudiar los escenarios.

La puerta de la negociación

La profesora de la UCAB en Derecho Internacional Milagros Betancourt Catalá se refirió, entre otros asuntos, a la jurisprudencia de la CIJ en materia de evaluación de laudos arbitrales. Comentó que en las dos ocasiones que han sido evaluados, la Corte ratificó la validez. La profesora Betancourt Catalá expresó muy claramente su conclusión “la tendencia de la Corte ha sido pronunciarse a favor de la validez de los laudos”. También recomendó, como Ayala Corao y Rodríguez Cedeño que es necesario comparecer ante la Corte Internacional de Justicia “para presentar y demostrar los fundamentos jurídicos de las razones de la invalidez del laudo”.

Los tres prestigiosos ponentes venezolanos coincidieron -palabras más, palabras menos- que aunque es obligatorio para Venezuela acudir a La Haya y asumir la defensa y presentar su contramemoria el 8 de abril 2024 para resguardar los intereses de la Nación.

Las salidas para el tema no están en encasilladas en CIJ o CIJ. Ayala Corao citó el último párrafo del comunicado del Secretario General de la ONU, António Guterres, del 30/01/2018 mediante el cual “… recomienda la Corte Internacional de Justicia como próximo medio a ser utilizado para la solución de la Controversia Territorial entre Venezuela y Guyana por el territorio Esequibo. Adicionalmente consideró que el Gobierno de Venezuela y de Guyana podrían beneficiarse de continuidad en los Buenos Oficios de la ONU”.

Rodríguez Cedeño, tras admitir en sus reflexiones que hay muchos escenarios también deja abierta la puerta de la negociación: “la negociación intraprocesal, la negociación de la decisión que adopte la CIJ…”. Estima que esos “escenarios hay que estudiarlos como Nación, como colectivo”. Betancourt Catalá lo esboza sin tapujos en sus conclusiones: “… un escenario que favorecería a Venezuela sería el de las negociaciones durante el proceso”.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto