EN LA ALDEA

22 febrero 2024

Lee y comparte

Votar con los pies: el ejemplo de las personas refugiadas

Una de las frases más célebres describiendo los flujos migratorios a nivel mundial es que estos individuos se encuentran “votando con los pies”. Así eligiendo en qué condiciones de vida desempeñarse. Este argumento normalmente se hace alrededor de términos económicos, en la que la hipótesis central es que la principal causa migratoria es la búsqueda de oportunidades económicas, de migrar a ecosistemas que fomenten el trabajo, el ahorro y el emprendimiento/innovación, dejando atrás modelos de controles económicos y poca libertad. Pues en cuanto a voto se refiere, se puede hacer un argumento que la evidencia sugiere que ese voto con los pies es también para un modelo político, y ese es el de la democracia.

Actualmente, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), existen cerca de 90 millones de personas refugiadas en el mundo. Un número que lejos de disminuir ha aumentado constantemente en los últimos años. De esta cifra, son 21,3 millones de personas refugiadas internacionales reconocidas por ACNUR en los cincos continentes. Hay personas huyendo de sus hogares, buscando protección y al mismo tiempo tomando riesgos en océanos, selvas, desiertos y altiplanos ¿A dónde quieren llegar estas personas?, ¿tienen algo en común?

Considerando las cifras de ACNUR, se identifican 146 países [Figura 1] que son receptores de personas refugiadas.Sin embargo, cuando se analiza con mayor profundidad, se puede identificar ciertos hallazgos trascendentales para un abordaje político de este fenómeno y sus implicaciones para la comunidad internacional.

Figura 1: Países receptores de personas refugiadas según ACNUR. Elaboración propia.

Cuando se cruza este número de países con el Índice de Democracia2022 [Figura 2], se puede identificar que solo 50 países receptores son democráticos, ya sean bajo un estatus pleno o frágil; y concentran 31% de la población refugiada [Figura 3]. Por otro lado, Turquía, Uganda y Pakistán concentran otro 30% de la recepción de las personas refugiadas por su proximidad a los países con algún tipo de crisis. Finalmente, existen 93 países receptores restantes que, bajo este cruce, se identifican como regímenes híbridos o autoritarios, y tienen 39% de la población refugiada [Figura 4].

Figura 2: Mapa del Índice de Democracia 2022 de The Economist.
Figura 3: Mapa con cruce de países receptores de refugiados, según ACNUR; y democráticos, según el Índice de Democracia 2022 de The Economist. Elaboración propia.
Figura 4: Mapa con cruce de países receptores de refugiados, según ACNUR; y países híbridos y autoritarios, según el Índice de Democracia 2022 de The Economist. Elaboración propia.

Al analizar estas cifras, lejos de la percepción inicial o superficial, se puede identificar los siguientes hallazgos: Si no se considera el grupo de países de Turquía, Uganda y Pakistán, cuya situación geográfica particular los posiciona como países receptores de facto, se puede hallar que, porcentualmente, los países democráticos concentran una mayor población refugiada que los países híbridos y autoritarios. Los países democráticos representan 34% del total de países receptores de refugiados y reciben 30% de esa población. Mientras que, los países híbridos y autoritarios, a pesar de representar 63% de los países receptores, solo reciben al 39% de las personas refugiadas [Figura 5]. 

Figura 5: Descripción de países receptores de personas refugiadas divididas por el Índice de Democracia 2022 de The Economist; y comparación proporcional de países y la población refugiada que reciben. Elaboración propia.

Los venezolanos también migran más a países democráticos

Cuando se analiza el caso de la migración venezolana (que, por cierto, no es reconocida en su totalidad como población refugiada por parte de ACNUR), se puede identificar que de los 17 países analizados por la Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), dentro de los principales destinos de los venezolanos en la región, hay 12 países que son democracias y concentran 3,9 millones de personas migrantes y refugiadas [Figura 6].

Figura 6: Comparación de países receptores de migrantes venezolanos y países calificados como democracias por el Índice de Democracia 2022 de The Economist. Elaboración propia.

La búsqueda de refugio también es la búsqueda de democracia

Basado en la evidencia analizada, se puede indicar, que existe cierta tendencia por parte de las personas migrantes y refugiadas de buscar en los países democráticos sus nuevos hogares. Esto transciende los criterios basados solo en el desarrollo económico o en la proximidad geográfica. Por ejemplo, en el caso de China, a pesar de ser la segunda economía a nivel global, apenas reporta 300 mil personas refugiadas. También, está el caso de Cuba o Nicaragua, que a pesar de estar en la misma región que Venezuela, ningún de estos dos países son opciones de permanencia para las personas migrantes venezolanas. La sociedad contemporánea es más compleja que en épocas anteriores, donde el régimen político es un factor determinante. Esto puede obedecer a dos causas, no excluyentes entre sí.

La primera está centrada en un aspecto profundo de la naturaleza humana, se trata de la búsqueda de la libertad, una condición inalienable de la misma humanidad y que, si no está garantizada, desincentiva la posibilidad de asentarse en un lugar, especialmente, si existe el riesgo que se deba renunciar a esa misma capacidad de movilizarse o migrar.

La segunda está centrada en los países de origen de las personas migrantes y refugiadas. Por ejemplo, si se analiza la procedencia de las personas refugiadas reconocidas por ACNUR. No solo se puede determinar que 86% son originarias de (10) diez países, sino, además esos países, según el Índice de Democracia 2022 son países autoritarios. Parece que existe una correlación entre menos democracia y más migración desde esos países no democráticos [Figura 7].

Figura 7: Comparación de los países de origen de las personas refugiadas, según ACNUR; y los países autoritarios, según el Índice de Democracia 2022 de The Economist. Elaboración propia.

Con esta afirmación, no se quiere desestimar la importancia de considerar un criterio económico en la decisión de elegir el país donde buscar refugio. Pero en un contexto donde se advierte de una erosión democrática a nivel global marcada por la disminución de elecciones libres, la libertad de expresión y la independencia de poderes, resulta importante señalar su relación con la movilidad humana.

Por esta razón, en una fecha relevante como es el 20 de junio, Día Mundial del Refugiado, se debe recordar la relación que existe en las sociedades actuales entre migración, refugio y democracia. Cómo dentro de estos flujos migratorios existe un gran voto con los pies apoyando al modelo democrático. Es así que los debates alrededor del fortalecimiento de la democracia, ante los retos que vivimos actualmente, tienen que incluir la migración como uno de los temas centrales. Cualquier conversación y solución que vaya orientada a una regularización de la situación migratoria internacional no puede obviar el criterio democrático que, junto a los medios de vida, se vuelven los indicadores básicos para encontrar soluciones verdaderas y sostenibles.

Se debe promover una integración socioeconómica en los países de acogida de las personas migrantes y refugiadas, que incluya la formación de capacidades, el acceso al empleo y la inclusión estatal, social y financiera.  Al mismo tiempo, la comunidad internacional y los países de acogida que se preocupan por el aumento de la población migrante y refugiada en sus fronteras deben redoblar los esfuerzos, para fortalecer la gobernabilidad democrática en los países de origen de esta población.

Un mundo más democrático será un mundo donde las personas no estén obligadas a irse de sus hogares por persecución, conflicto o la violencia por parte del Estado o de grupos irregulares. Países más democráticos también traerá consigo una movilidad humana pero basada en la prosperidad, el emprendimiento y la solidaridad por un futuro compartido con menos vicisitudes. Promovamos más la democracia por el bienestar de las personas refugiadas

Lee y comparte

La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.

Publicidad

Publicidad

Reciente en la gran aldea

Más de

La Corte de Apelaciones de Nueva York decidió a favor de PDVSA en el caso de los bonos 2020 ¿Y ahora qué?

La sentencia dictada por la Corte de Nueva York es - sin duda - un alivio, pues difiere en el tiempo el principal riesgo creado sobre Citgo,

La Corte de Apelaciones de Nueva York decidió a favor de PDVSA en el caso de los bonos 2020 ¿Y ahora qué?

La sentencia dictada por la Corte de Nueva York es - sin duda - un alivio, pues difiere en el tiempo el principal riesgo creado sobre Citgo,

Sippenhaft: cuando el castigo colectivo alcanza a las mujeres

La práctica nazi de criminalizar a familiares de perseguidos y presos políticos es utilizada en Venezuela desde 2014

Claudio Fermín: anatomía de una esperanza fallida

Sociólogo, profesor universitario, líder político. Fermín tuvo en sus manos el rescate de Acción Democrática, sometida a la “vieja guardia” y al penoso liderazgo de Luis Alfaro. De figura admirada pasó a colaborador indirecto del régimen de Nicolás Maduro.

Un rompecabezas donde no todas las piezas encajan

La Agencia Internacional de Energía prevé que la mayor oferta mundial de petróleo este año, encabezada por Estados Unidos, Brasil, Guyana y Canadá, debería eclipsar con creces el aumento esperado de la demanda mundial de petróleo.