En la aldea
18 mayo 2024

El empinado y pedregoso camino para realizar la Primaria el 22 de octubre

En 2012 las primarias realizadas con la ayuda del CNE costaron 7 millones de dólares, que los asumió el organismo. Ahora, la Comisión deberá cancelar mínimo 9 millones de dólares para costear las papeletas, cuadernos, instalación de centros y salas situacionales, entre otros aspectos. Fuentes de la Plataforma Unitaria aseguran que no hay recursos para pagar la contienda, aunque miembros de la Comisión afirman que sí los tienen pero el problema es cómo movilizar el dinero.

Lee y comparte
Celina Carquez | 04 julio 2023

La Primaria para elegir al candidato presidencial que representará a la oposición en las presidenciales de 2024 está en peligro extremo. No solo el gobierno de Nicolás Maduro decidió borrar la existencia de Consejo Nacional Electoral (CNE), sino que ahora los adversarios al mandatario deben costear todos los gastos de la elección, y sortear todo tipo de obstáculos que aparecerán en el camino.

En 2012, cuando se realizaron las primarias para escoger al abanderado opositor, el Poder Electoral participó en el proceso, y desplegó toda su plataforma. El costo de ese proceso para el ente comicial fue de 7 millones de dólares que la oposición no tuvo que erogar. Eso implicó desde el cotillón electoral, las máquinas y la transmisión de los resultados. De acuerdo con la inflación de Estados Unidos a la fecha, esos 7 millones de dólares serían 9 millones de dólares hoy.

Maduro -en lo que la oposición asegura que es un intento para impedir la Primaria-, decidió renovar el CNE sin que nadie ofreciese una explicación sobre el porqué de esta medida. Pero al hacerlo, dejó a la oposición con una única opción: una primaria autogestionada. Para algunos candidatos como María Corina Machado, Andrés Velázquez y César Pérez Vivas, este era el camino por el cual se debió ir desde el principio. Pero otros como Henrique Capriles, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática apostaban por la ayuda del CNE, para que la jornada fuera lo más amplia posible y abarcara a toda la ciudadanía.

“El Gobierno ve que la contienda no va a resultar, que va a ser un enredo, que van a dividirse más y ellos van a seguir echando candela y metiendo casquillo, pero sin impedir su realización”

Ricardo Sucre, politólogo

La Comisión Nacional de Primaria (CNP) se encuentra ahora frente a miles de problemas. El primero y más importante: el dinero para financiar la elección. ¿Tiene la CNP 9 millones de dólares para costear la elección? La respuesta es variada.

Varios miembros de los partidos de la Plataforma Unitaria aseguran que la CNP no cuenta con 9 millones de dólares para organizar la contienda. Sí se sabe que hay un fondo proveniente de organizaciones no gubernamentales que promueven la democracia, y la ayuda de algunos países comprometidos con la causa democrática en Venezuela. Además, la Comisión no puede usar los fondos congelados de la República para un evento partidista y sin ningún tipo de legislación.

Lo cierto es que ahora que el Gobierno desapareció a la institución del CNE, la CNP y los partidos tienen que pagar todo; desde el agua hasta las más de 20 millones de boletas que se van a usar en el país y en el exterior.

Además, en 2012, los precandidatos pusieron una cuota para participar que alcanzaba 100 mil dólares (a la fecha ese monto rondaría los 130 mil dólares) que hoy es imposible de establecer. En las pasadas primarias, el entonces precandidato Pablo Medina alegó no tener esos recursos y acudió al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) argumentando que esa cuota le impedía su derecho a ser elegido. El TSJ falló en su favor, así que hoy la CNP solo puede pedirle a los candidatos contribuciones. De hecho, de los 14 ciudadanos que aspiran, algunos ni siquiera llegaron a dar más de 800 dólares.

Miembros de la CNP afirman de manera tajante que sí poseen un fondo que alcanza para organizar la elección, pero que se enfrentan a varios problemas para usarlo. El primero de ellos es que la Comisión no tiene personalidad jurídica y no puede recibir dinero, y los miembros no pueden usar sus cuentas personales para manejar estos montos. Entonces, el problema es cómo hacerle llegar el dinero a los ciudadanos que apoyarán las primarias, para que puedan alquilar toldos, parabanes, tener saldo en sus celulares. “El gran problema es cómo mover ese dinero aguas abajo, que le llegue a todo el mundo”, afirmó un miembro de la CNP.

Otros retos ineludibles

Ahora que la Primaria será manual, el Gobierno tiene mayor discrecionalidad y margen de maniobra para torpedear aún más la Primaria. Un ejemplo sencillo es que los oficialistas presionen a las imprentas que vayan a proveer a la oposición de las boletas. Y si las mandan a hacer fuera del país, también sería un problema el ingreso a Venezuela de más de 20 millones de boletas y su distribución.

“Ahora que la Primaria será manual, el Gobierno tiene mayor discrecionalidad y margen de maniobra para torpedear aún más la Primaria. (…) Una Primaria con pocos votos es una pésima noticia para la oposición de cara a las presidenciales de 2024”

En muchas zonas el Gobierno puede poner alcabalas y decomisar el material electoral; no permitir el abastecimiento de gasolina para que los miembros de mesa y testigos no lleguen a sus lugares; y sus grupos de choque pueden impedir la instalación de los centros electorales. Aunque se denuncie y la oposición arme un escándalo mundial, el Gobierno habrá cumplido su misión de impedir la Primaria. Y una primaria con pocos votos es una pésima noticia para la oposición de cara a las presidenciales de 2024.

¿Cuáles son las dificultades políticas?

Ricardo Sucre, politólogo y psicólogo social, explicó que la oposición siente que el Gobierno es una tiranía invencible y que harán todo lo que tengan que hacer para evitar la Primaria. A su juicio, los opositores terminan en una suerte profecía autocumplida y el Gobierno se aprovecha de esto, y continúa “metiendo casquillo” a través de sus operadores políticos y los inmoviliza.

El riesgo político más grande que observa en las internas opositoras, es qué tipo de primarias se van a hacer, no solo por el monto del que se dispone, sino dónde ubicará los centros de votación. Es lo que llamaron Henrique Capriles, Andrés Caleca y Un Nuevo Tiempo unas ‘primarias VIP’.

“El problema de fondo es cómo la Comisión resuelve que esa Primaria sea una Primaria realmente incluyente que era su objetivo inicial, y los votos vengan de todos los estratos sociales, no de un solo grupo. Pero al sector de Vente Venezuela y María Corina Machado no les interesa esto porque van arriba en las encuestas y les da igual si es una Primaria ‘chucuta’. El problema con eso es que el resto de los candidatos no se van a sumar luego a una campaña que no fue inclusiva. Una Primaria con menos de un millón de votos es un fracaso”, argumentó.

Enfatizó que había una gran expectativa con el voto de la diáspora y al final no se inscribieron más de 63 mil personas de un universo de 3 millones que tenían posibilidad, y eso también podría ocurrir con la Primaria. Explicó que el problema es de dónde provendrá ese millón de sufragios, es decir, si es representativo del país o solo de sectores de una elite.

“La Comisión tiene que seguir una lógica como los encuestadores cuando van a hacer un estudio de opinión, ellos no te van a entrevistar a los 28 millones de venezolanos, pero hacen un muestreo que representa eso, entonces la Comisión tiene que tener esa lógica: ¿Cuál es el muestreo que permite representar el país y cómo ese muestreo hablará por el universo?”.

Dijo que si el Gobierno en realidad cumple con su palabra podrían nombrar un CNE antes de las primarias, pero consideró que hay un clima anti-CNE que le vino bien al grupo de Vente, y consideró que si se nombra un ente comicial antes de la Primaria, no se perdería nada con explorar esa opción. “Pero lo veo imposible por la posición de los grupos radicales”.

Descartó que pueda darse un consenso entre los candidatos para escoger al abanderado/a, pues el grupo de Vente ya se siente ganador y no querrá negociar, a menos que sea para recibir el apoyo de todos los candidatos. Sucre enfatizó que la CNP tiene a su favor que está conformada por gente comprometida, no solo dentro de la Comisión, sino en las regiones, y eso le permitirá buscar soluciones a los escollos que se presenten.

En relación con la posición del Gobierno frente a la Primaria, afirmó que para Maduro es importante tener de nuevo reconocimiento internacional, y descarta que impidan la Primaria y que la decisión más dura la tomarán después de realizada la elección, sobre la base de los números obtenidos.

“A menos vean algo allí (en la Primaria) que todavía no hemos visto, creo que el Gobierno ve que la contienda no va a resultar, que va a ser un enredo, que van a dividirse más y ellos van a seguir echando candela y metiendo casquillo, pero sin impedir su realización”, concluyó Sucre.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto