En la aldea
20 mayo 2024

La escalera mecánica

“El colapso, que era inminente dada la inviabilidad del modelo, no tardó en llegar, y la economía empezó a decrecer con el precio del barril de petróleo todavía por encima de 100 dólares. La espiral de empobrecimiento era indetenible, y la ciudadanía fue la gran perdedora. Lo vivido nos reveló mucho como individuos y como país, aprovechemos ese despertar para trabajar en los cambios profundos que queremos”.

Lee y comparte
Henkel García U. | 12 julio 2023

Hace unas semanas oí en un popular podcast (Escuela de Nada) un símil que describía fielmente la sensación de vivir en Venezuela. Nacho Redondo contaba que ser profesional en este país se asemejaba a estar en una escalera mecánica en bajada, no importaba el esfuerzo que hicieras por subir, terminabas siempre más abajo.

Y es que esa es precisamente la sensación de muchos, esa es la razón por la cual millones de venezolanos emigraron. El sistema (la escalera) los excluía, les impidió cualquier mejora en su calidad de vida sin importar el talento, la preparación o el esfuerzo que pusieras. El sentimiento resultante es una profunda frustración, insatisfacción e impotencia.

Si bien este fenómeno fue exacerbado por el chavismo, buena parte de los 80’s y 90’s tuvo algunos visos de esta dinámica. Precisamente el chavismo llegó al poder montado sobre un discurso reivindicativo, de hacer ver que la precariedad de finales del siglo pasado se debía a un manejo inadecuado de los recursos, que cada venezolano era rico, pero el político de turno se apropió de esa riqueza. El modelo que propusieron no era productivo, sino de reparto de renta.

“El chavismo no sólo contó con los ingresos del petróleo, sino que además quintuplicó nuestra deuda externa”

Por eventos de fortuna, Hugo Chávez tuvo renta para repartir. El boom de precios del petróleo escondió fallas estructurales inherentes al modelo que implementaron. Por un lado, el chavismo tomó la institucionalidad del país y la puso a su servicio. Esto estaba alineado con otra característica clave del modelo que llevaron adelante: el control social. Por otro lado, el boom petrolero no fue ahorrado, sino que fue despilfarrado, eso sí, no sin crear una vorágine de consumo solo comparable con la otrora “Venezuela Saudita”. Pocos saben que en esa “época de oro” (2007-2013), el PIB per cápita de manufactura no estuvo por encima del nivel de 1998. No obstante, el comercio, el sector bancario, el de comunicaciones sí gozaron de un impulso tremendo. El “Socialismo del Siglo XXI” lucía como una bendición. El chavismo no sólo contó con los ingresos del petróleo, sino que además quintuplicó nuestra deuda externa. El colapso, que era inminente dada la inviabilidad del modelo, no tardó en llegar, y la economía empezó a decrecer con el precio del barril de petróleo todavía por encima de 100 dólares.

La ilusión terminó, la renta desapareció y los problemas estructurales afloraron. Al no contar con los ingresos petroleros del pasado, el Gobierno empezó a utilizar los organismos del Estado para reprimir, tanto en lo económico como en lo político-social. Los controles de precios, recrudecimiento del control cambiario, sometimiento de las protestas sociales, la persecución política, fueron algunas de las prácticas que se intensificaron a partir de 2014. La espiral de empobrecimiento era indetenible, y la ciudadanía fue la gran perdedora.

Al Gobierno poco le importó no proveer el ambiente propicio para la generación de riqueza, poco le importó no tener un sistema de libertades políticas, económicas y sociales, no le interesó mantener un sistema de servicios públicos medianamente decente (educación, salud, agua, electricidad, etc.). Lo único que le interesaba (interesa) era (es) someter a toda la ciudadanía para así garantizarse su estadía en el poder.

Y la escalera es ese sistema producto de un régimen sin libertades, con un Estado al servicio de quienes gobiernan, incapaz de proveer a la población de servicios básicos y con una economía controlada que imposibilita la generación de oportunidades para los ciudadanos. La dinámica resultante es empobrecedora, frustrante y castrante.

Los países pasan y sobrepasan sus ciclos. Este ha sido largo, extenuante, duro, pero lo superaremos. No es momento de victimizarnos, sino de apuntar a soluciones basadas en nuestro aprendizaje. Lo vivido nos reveló mucho como individuos y como país, aprovechemos ese despertar para trabajar en los cambios profundos que necesitamos, o mejor dicho, en los cambios que queremos.


@HenkelGarcia

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión