En la aldea
18 mayo 2024

Automovilismo venezolano

Gobernaba Rómulo Gallegos el 8 de noviembre de 1948 cuando entraron en Caracas los automóviles que venían en carrera desde Buenos Aires. A partir de ese momento comenzaría la historia de la afición por las carreras de carros en Venezuela, recordando a pilotos que marcaron un hito en diferentes épocas de este deporte: Pancho Pepe Cróquer; Juan Cochesa; Johnny Cecotto; Pastor Maldonado; Rodolfo “Speedy” González; Ernesto José Viso, y Milka Duno, la primera mujer en la historia de los Estados Unidos en ganar una carrera de orden internacional.

Lee y comparte
Rafael Arráiz Lucca | 28 julio 2023

Serán Francia e Italia los países donde tuvieron lugar las primeras carreras de carros, entre 1894 y 1895. Desarrollaban una velocidad promedio de 25 km/h, dilatándose hasta 48 horas en sus recorridos. Por supuesto, no se trataba de circuitos sino de trayectos entre una ciudad y otra. Luego, en 1899 tuvo lugar el Tour de Francia; en 1900 el de Gran Bretaña, tomando este último 15 días en su recorrido. El primer Campeonato Mundial de Fórmula 1 se efectuó en 1950. Hasta entonces, la mayoría de las carreas eran de trayectos. A partir de 1950 comenzaron a construirse los grandes circuitos del mundo: Monza (1950); Nürburgring (1950); Indianapolis (1950); Brands Hatch (1964); Charade (1965); Kyalami (1967); Jarama (1968); Hockenheimring (1970); Nelson Piquet (1978), entre otros.

Gobernaba Rómulo Gallegos el 8 de noviembre de 1948 cuando entraron en Caracas los automóviles que venían en carrera desde Buenos Aires. Aquello fue un acontecimiento para la prensa deportiva y social. La meta estaba en la Avenida San Martín, a donde llegaron 44 carros de los 138 que comenzaron en la capital de Argentina. El ganador fue el argentino Domingo “Toscanito” Marimón. Esta carrera se denominó Gran Prix de América del Sur y tuvo lugar una sola vez, y fue la primera que ocurrió en Venezuela. Al año siguiente se dio la carrera entre Maracaibo y Caracas, disputándose el Premio Rafael Urdaneta; luego se corrieron la Vuelta a Aragua, la Vuelta al Lago de Valencia, la carrera Caracas-La Guaira.

“Milka Duno es la única piloto venezolana descollante en el panorama de las carreras en los Estados Unidos, a tal punto que en el 2010 fue elevada al Salón de la Fama del Deporte Latinoamericano Internacional en su edición 35”

La afición fue incrementándose y se sumó a ella un narrador deportivo muy conocido entonces: Pancho Pepe Cróquer, quien junto Ramón López, Attilio Cagnasso, Marcelo “Tarzán” Hernández, Marcelo Barráez, Ali Rashid, Ángel Landino Morán, Magín Pastor Suárez, Joao Rezende Dos Santos, fueron los pioneros del automovilismo nacional.

Ya en la década de los años ‘50, y con el entusiasmo del dictador Marcos Pérez Jiménez, comenzaron a darse las carreras en el Paseo Los Próceres a partir de 1955, cuando el Touring y Automóvil Club de Venezuela (TACV) convocó el Gran Premio de Venezuela, y vinieron Juan Manuel Fangio y Stirling Moss a correrlo. Por Venezuela estuvo Cróquer, quien había ganado el Campeonato Nacional de 1954. Al año siguiente, en Barranquilla, en “la carrera de la cordialidad” lo alcanzó la muerte cuando perdió el control del vehículo en una recta y se salió de la pista dando tres vueltas aparatosas, tenía 35 años. Fue el más célebre narrador deportivo de su tiempo, y un eficaz corredor de carros.

La afición por el automovilismo ya era consistente en Venezuela y a las carreras en el Circuito de Los Próceres se sumaron las del Circuito Lagunillas, hasta que en 1970 se inauguró el Autódromo Internacional de San Carlos, en el estado Cojedes, gracias a la iniciativa privada. A partir de entonces el país contó con una pista de formidables dimensiones, que no sólo ha servido para las competencias sino para el entrenamiento tanto del automovilismo como del motociclismo. Dos años después, en 1972, se inaugura el Autódromo Internacional de Turagua Pancho Pepe Cróquer. Luego, el Autódromo Internacional Simón Bolívar de Ciudad Guayana y el Autódromo Internacional La Chinita, o Autódromo Los Parisi, como también se le conoce, en el estado Zulia, se sumaron al incremento de la afición.

De aquella primera generación de pilotos de carreras debemos mencionar a Lino Fayén; Mauricio Marcotulli; Francisco Romero; Armando “Pelón” Capriles; Henry Hoyos; los Baíz (Mauricio y Fernando); Roberto “Bobby” Dennet; Marcel Abend; Ernesto Viso; Winston Chebly y Juan Cochesa. Esta generación comenzó corriendo en Los Próceres y estaba presente en San Carlos y Turagua en 1970 y 1972. La siguiente es de los años ‘80 y ‘90, cuando el zuliano Biagio Parisi descolló.

Luego, una nueva generación de pilotos ha tenido la oportunidad de competir fuera del país, como el caso de Rodolfo “Speedy” González, Christian Calvo, los hermanos Gelvez, Nelson Canache, Mauricio Baíz, los hermanos Johnny Amadeus y Jonathan Alberto Cecotto, Ernesto José Viso y, por supuesto, Pastor Maldonado, quien hasta la fecha ha sido el único venezolano en la historia en ganar en la Fórmula 1, con el Gran Premio de España (Barcelona) en 2012. Sin duda, en el campo internacional ningún otro piloto venezolano ha llegado más lejos que este maracayero nacido en 1985.

Aunque  Maldonado no fue el primero en competir en la Fórmula 1, ya que el pionero fue Johnny Cecotto, quien debutó en 1983 y llegó a participar en 23 carreras entre este año y 1984. Se tuvo que retirar por un accidente en el que se fracturó las dos piernas. Abandonó la Formula 1 en 1984 y estuvo varios años compitiendo en otras categorías europeas hasta comienzos del siglo XXI, cuando se concentró en ser el coach de sus hijos, también corredores de automóviles, como señalamos antes.

También destaca en la lista la caraqueña Milka Duno, la única piloto venezolana descollante en el panorama de las carreras en los Estados Unidos, a tal punto que en el 2010 fue elevada al Salón de la Fama del Deporte Latinoamericano Internacional en su edición 35, siendo la primera venezolana en alcanzar esta distinción. Fue la primera mujer en la historia de los Estados Unidos en ganar una carrera de orden internacional.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto