EN LA ALDEA

22 febrero 2024

Lee y comparte

El desdeño hacia la propiedad privada

Escribir es, en ocasiones, una vía para hacer catarsis. Hoy será una de ellas. Mi papá fue durante su vida una persona muy trabajadora, y lo hizo hasta que su cuerpo tuvo el mínimo de fuerzas para levantarse y llevar adelante su jornada. Su sueño era poder retirarse sin depender de nadie.

Lo que tuvo en mente fue desarrollar, con los ahorros de toda su vida, un terreno en una zona cercana a Caracas. Sin ser ingeniero civil se animó a involucrarse en la construcción de pequeños locales industriales. No quería un galpón grande, quería diversificar la entrada de alquileres, por si alguno de sus inquilinos dejaba de pagar por el motivo que fuere. Con el tesón que lo caracterizaba su visión se hizo realidad.

Por cosas del azar, casi toda la vida útil de su proyecto fue con el chavismo en el gobierno, a quienes no les bastó con ignorar la importancia de la propiedad privada, sino que incentivó el desdeño hacia ella. Con el pasar de los años las invasiones fueron el pan de cada día. Y el sueño de mi papá estaba rodeado de esa realidad propia de una pesadilla. Durante su vida hizo todo lo posible para que no ocurriera en su propiedad, y como en otros episodios lo logró, pero con un desgaste enorme.

“Desde el punto de vista político, la ausencia de propiedad privada deja al ciudadano expuesto y sin defensa frente al Estado”

Hoy sigue en pie, sin embargo, prácticamente todas las semanas se reportan robos en toda la zona. Los malandros asumen que eso les pertenece, y no hay autoridad, no hay Estado que le ponga coto a la continua violación de las propiedades. No peco de exagerado en afirmar que nos encontramos frente a una política de Estado.

El caso de mi papá no es el único, ni el peor. La política del chavismo ha sido atentar, de manera sistemática, contra la propiedad privada. Lo hizo el mismo Hugo Chávez a lo largo de toda su gestión de una manera arrogante, vejatoria y despreciable. Ningún sector escapó de esa voracidad y hostilidad estatal. Prácticamente todos quedaron, y están todavía, a la buena de Dios.

El derecho a la propiedad es un Derecho Humano1, no por casualidad, sino por la importancia que tiene en la vida de cada individuo. Es imposible que un ciudadano sea libre e independiente si no se le garantiza su derecho a poseer bienes y a disponer libremente de ellos. Sin resguardar la propiedad privada el desempeño económico será pobre, porque los niveles de inversión serán bajos, así como el incentivo a la innovación.

Desde el punto de vista político, la ausencia de propiedad privada deja al ciudadano expuesto y sin defensa frente al Estado. Y quizás esa es otra de las razones que explica la posición del chavismo frente a la propiedad privada. La dinámica de dominación es mucho más fácil de implementar cuando se tiene a una población dependiente, sin herramientas de superación, que se mantiene con miedo y en vilo con la poca propiedad que le queda, una sociedad en la que además, impera una profunda desconfianza entre sus pares.

La defensa a la propiedad privada no puede ser el privilegio de unos pocos como lo es hoy. Es un derecho para todos, uno fundamental para que cada individuo pueda tener la posibilidad de surgir, de mejorar de manera progresiva su bienestar. Es parte de los cambios, a veces no tan evidentes, a los que debemos apuntar, no solo como una labor del Poder Ejecutivo, sino como un objetivo de todas las instituciones que, de una u otra forma, deben garantizar este importantísimo Derecho Humano.

Lee y comparte

La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.

Publicidad

Publicidad

Reciente en la gran aldea

Más de

¿Es sostenible la desaceleración de la inflación?

2024 es un año complejo desde muchos puntos de vista. Es un año en el que, supuestamente, tendremos elecciones presidenciales y de más está destacar el conflicto que esto conlleva.

¿Es sostenible la desaceleración de la inflación?

2024 es un año complejo desde muchos puntos de vista. Es un año en el que, supuestamente, tendremos elecciones presidenciales y de más está destacar el conflicto que esto conlleva.

La imposición del miedo

La necesidad de un estudio metódico de la existencia de temores y pavores  se plantea por primera vez en los análisis  de Gugliemo Ferrero, un destacado historiador italiano que se atreve a lanzar una proposición que pareció escandalosa para la mayoría de sus colegas: "toda civilización es el producto de una larga lucha contra el miedo".

Lester Toledo, digno representante de la Generación Linkedin

Toledo salió al exilio en 2016. Ha reaparecido al lado de otros miembros de Voluntad Popular apoyando a Bukele, un presidente acusado de violar, sin ninguna clase de miramientos, los Derechos Humanos de su pueblo.

La privatización del Estado

"¿No quieres lidiar con apagones? Cómprate una planta eléctrica. ¿Te hartaste de esperar a que manden agua a tu casa? Contrata una cisterna"