En la aldea
20 mayo 2024

María Corina está de moda

Un camión que lleva el sonido de la precandidata a los rincones de Venezuela, detenido; un mitin rociado con excrementos; los caminos, cerrados por la Guardia Nacional: todas las vicisitudes del mundo se concentran ante una acontecida María Corina Machado, quien, incólume, sigue achicando los ojos cuando habla de una futura Venezuela donde el chavismo sea tan solo, quizás, un desagradable recuerdo. Encarna una alternativa pero el fenómeno puede entenderse, también, como una moda reciclada, algo «vintage».

Lee y comparte
Sebastián de la Nuez | 21 agosto 2023

En julio de 2011, María Corina Machado (MCM) asistió a la celebración del bicentenario de la Firma del Acta de Independencia, un desfile cívico militar en Caracas. En el acto estuvo presente, a través de cámaras ya que para entonces se hallaba enfermo, Hugo Chávez. A la salida del desfile, la parlamentaria fue agredida por militantes del PSUV o Partido Socialista Unido de Venezuela. En el tumulto resultaron heridos el teniente coronel (Ej.) Marcos Álvarez con un golpe en la cabeza, producto de una pedrada; y la diputada, en la cara, ya que le llegó un botellazo de alguna parte.

En abril de 2013, diputados opositores de la Asamblea Nacional (AN) fueron agredidos por un grupo de chavistas que hacían de diputados. ¿La razón? Que los primeros estaban protestando (pacíficamente) con una pancarta que decía GOLPE AL PARLAMENTO. ¿La razón de esta protesta? Que el entonces presidente de la AN, Diosdado Cabello, les negaba sistemáticamente el derecho de palabra, pues los diputados no oficialistas se negaban a  reconocer los resultados electorales que daban el triunfo a Nicolás Maduro como presidente electo. En ese ataque resultó herida MCM con fractura de nariz.

En agosto de 2013, la gobernadora del estado Falcón, Stella Lugo, solicitó el allanamiento a la inmunidad parlamentaria de MCM y la acusó como autora del delito de terrorismo, por haber denunciado MCM, antes, la responsabilidad de la gerencia de PDVSA en el accidente del Complejo Refinador de Paraguaná, un año antes. Ella, MCM, actuaba sobre pruebas contrastadas pues la comisión de parlamentarios de la Unidad Democrática que indagó en la tragedia se apoyó en expertos, testigos, víctimas y familiares.

“Se dice que el chavismo no hace toda la trampa, necesariamente, el día de la elección; la va haciendo de a poquito todo el tiempo”

En marzo de 2014, compareció ante el Consejo Permanente de la OEA y lo hizo en calidad de diputada. Habló para denunciar la masiva violación a los Derechos Humanos  por parte del régimen venezolano contra los ciudadanos que protestaban en el país (se refería a las protestas de febrero, cuando murieron varios estudiantes). Inmediatamente, en TV, apareció Nicolás Maduro refiriéndose a ella como exdiputada. No lo era. Luego, Diosdado Cabello la despojó en vivo y directo de su investidura parlamentaria «por aceptar un cargo del gobierno hostil de Panamá como su representante alterno» ante la Organización de los Estados Americanos (OEA). Ahí, en la decisión de Cabello, no medió procedimiento legal alguno. En todo caso, si no es por Panamá, MCM no hubiese podido hablar en la OEA. Varios días después, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia emitió una sentencia contra ella, basándose en la actuación arbitraria de Diosdado Cabello. En efecto, la despojaron de su cargo como diputada. Se violó su inmunidad parlamentaria.

En mayo de 2014, el denominado Alto Mando Político de la Revolución -integrado entre otros por el vicepresidente ejecutivo, Jorge Arreaza; el ministro de Relaciones Interiores, Miguel Rodríguez Torres; el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez; el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y el alcalde del Municipio Libertador, Jorge Rodríguez- acusó a MCM de estar involucrada en un supuesto plan de golpe de Estado y magnicidio. Nunca se presentaron pruebas al respecto (o se presentaron pruebas falsas). En junio, Nicolás Maduro la calificó de asesina y magnicida, en su programa radial. El proceso contra la dirigente de Vente continuó al menos hasta mediados de 2015, pero jamás ha sido cerrado.

En marzo de 2015, la gobernación del estado Zulia cerró el paso desde el Puente Rafael Urdaneta para impedir que María Corina Machado llegara a un acto previsto en Ciudad Ojeda. Machado, sin embargo, bajó de su vehículo y atravesó caminando el puente para llegar al acto. Una vez que cruzó de ese modo, el tráfico fue restablecido por las autoridades.

Con vistas a postularse para las elecciones parlamentarias pautadas para diciembre 2015, MCM acudió en agosto de ese año a la oficina regional  del Consejo  Nacional Electoral en Los Teques, estado Miranda, pues buscaba una curul por el Circuito 2 de ese estado. Sin embargo, se le informó de que en sus datos personales aparecía algo conocido como código 8 o, lo que es igual, una inhabilitación genérica para ejercer cargos públicos, por lo cual no podría presentar su postulación.

En mayo de 2016, fue agredida al visitar el Hospital Universitario de Los Andes, en Mérida. Días después sucedió algo parecido en el Hospital Victorino Santaella, en Los Teques: esta vez el líder del cerco fue un ciudadano cubano encargado del manejo de la entidad sanitaria. En junio, colectivos chavistas pretendieron impedir el acto de inauguración de la sede de Vente Venezuela en Parque Central, Caracas. En julio de ese mismo año sucedió un asedio con violencia en un hospital de San Cristóbal.

En mayo de 2017, María Corina Machado y dos personas de su equipo no pudieron viajar a Nueva Esparta, desde el Aeropuerto Simón Bolívar en Maiquetía, debido a un jaqueo  de la página de la aerolínea Laser. Operadores le recomendaron intentar con la aerolínea Conviasa; sin embargo, ni esta empresa ni Aeropostal pueden vender boletos a la dirigente desde 2014.

En junio de 2017, María Corina Machado y el entonces vicepresidente de la Asamblea Nacional, diputado Freddy Guevara, fueron empujados y golpeados por funcionarios del Sebin cuando intentaron impedir la detención arbitraria de Arístides Moreno y Roberto Picón, colaboradores de la Mesa de la Unidad Democrática, tras un allanamiento ilegal a la residencia de Moreno en Altamira.

En junio de 2018, le cayó encima otra acusación por magnicidio, sin que jamás se presentara prueba fehaciente alguna de su culpabilidad. Fue incriminada en una conspiración militar para derrocar al gobierno madurista y asesinar al mandatario, de paso. [Acotación puntual: cuando yo era ombudsman en Últimas Noticias, cuestioné que el periódico se hiciera eco automático de otro de los magnicidios anunciados por Chávez en cadena nacional. Eso me generó una discusión con Eleazar Díaz Rangel, quien me espetó muy seguro de sí: «¡Pero si el G2 fue quien dio la alerta!» O sea, que si lo decía el G2 cubano, ahí no cabía duda. El bulo de los magnicidios durante la tragedia chavomadurista da para un par de tomos].

Durante 2018 y el año siguiente, MCM fue insultada, vejada, maltratada, asediada y señalada a menudo en los medios oficialistas como enemiga de la patria o cosa semejante. Diosdado Cabello se acostumbró a amenazarla en su programa Con el mazo dando. Cabello le ha dicho cosas como la siguiente: «María Corina, no soy yo el que va a ir a buscarte. Es el pueblo, ese que me reclama que también quiere ir a buscarte si aquí hay una invasión. Viven cerca de ti».

Por cierto, ¿acaso no hay una Ley del Odio en Venezuela?

***

Es imposible hacer acopio de todas las agresiones que ha sufrido a lo largo de estos años. Durante 2023 ha sido víctima, ella y/o su equipo o parte de él y como mínimo en los estados Lara, Yaracuy, Cojedes, Vargas, Guárico, Miranda y Táchira, de hostigamiento, amenaza, cierre de vías adrede por parte de la Guardia Nacional o heces fecales voladoras. Una de las últimas embestidas fue en Valle de La Pascua, estado Guárico, donde miembros de un cuerpo uniformado, de los que se ocupan de estos detalles tan auspiciosos, se presentaron en un restaurant donde ella había desayunado y ofrecido una rueda de prensa. Lo relata el exdirigente gremial de los periodistas, Gregorio Salazar, quien ha estado allí por estos días y recogió testimonios de primera mano: los individuos pretendían, se lo exigieron al dueño, que se levantaran de sus mesas los clientes y se fueran del sitio. El hombre no lo permitió. Aunque de todos modos le cerraron el lugar por varios días, el hombre se negó simplemente porque debía cumplir con sus clientes, que esperaban de él un determinado servicio.

Antes, los analistas políticos decían que el problema radicaba en que los líderes de oposición no suben cerro, que no van al encuentro con las masas desahuciadas y relegadas. Pues bien: ahora como que lo están haciendo. Dicen que MCM, si no la dejan pasar en carro, se baja y sigue en moto o a pie o en mula; dicen que la gente sale a su paso por las carreteras o veredas y que ella se para e improvisa un mitin, aunque se le haga tarde para llegar al otro, al pautado previamente más allá o en otro pueblo.

La noche del miércoles 28 de junio, el dueño del camión de sonido que es parte de la parafernalia proselitista de Vente Venezuela, fue detenido junto a otras cuatro personas que ayudaban con la logística en el municipio Alberto Arvelo Torrealba del estado Barinas. A la gente la liberaron pero el equipo de sonido y el camión quedaron retenidos. En cada sitio sucede algo porque las instrucciones son esas. El gobernador de Trujillo, Gerardo Márquez, sigue tales instrucciones y añade de su propia cosecha: dijo, textualmente, que hay que «repartir coñazos» al referirse a María Corina Machado. Por eso se dice que el chavismo no hace toda la trampa, necesariamente, el día de la elección; la va haciendo de a poquito todo el tiempo, desde la TV o desde cualquier emisora de radio, y nuevamente uno recuerda el caso de la radiotelevisión «Libre des Mille Collines» en Ruanda, que contribuyó al genocidio entre 1993 y 1994 de la etnia tutsi, estando en manos de hutus radicales.

María Corina secundó La Salida en 2012 y fue tremendo error, apoyando a su inventor Leopoldo López, que a estas horas es Mr. No One en la política venezolana. Se ha equivocado retratándose con los franquistas de Vox o buscando insertarse en la ola derechista que recorre parte de Europa y esta Iberoamérica en eterno movimiento pendular. Pero el madurismo y lo que representa tienen un problema: ella está de moda. Es la peor noticia para Diosdado Cabello, sencillamente porque el mecanismo de la relación de MCM con la gente funciona según las mismas reglas con que funcionó en 1998 con Hugo Chávez, cuando sus asesores le consiguieron el mejor lema posible porque era verdad: Chávez, un sentimiento nacional.

Pues bien, MCM no es Irene Sáez sino una versión adaptada a los nuevos tiempos de nuestro Hugo Chávez de siempre, o sea, el eterno. María Corina es un sentimiento nacional, es Hugo Chávez 2023 en versión Igualdad de Género, marca Sivensa, modelo Academia Merici. Como hemos visto, la han venido hostigando y haciéndole la vida imposible al menos desde 2011 para que ahora resulte en esto, un fenómeno electoral o lo más parecido a un fenómeno electoral que pueda darse en Venezuela, el único que se ha producido desde Hugo Chávez y su encantadora labia.

Pero acaso, el de ahora, de mayor alcance.

Por Madrid estuvo el amigo Benigno Alarcón, quien dirige el Centro de Estudios Políticos de la UCAB, creado por el Padre Francisco José Virtuoso. Aseguró que el madurismo no va a permitir que la Primaria finalmente se logre. Tal vez tenga razón en su vaticinio, Alarcón; pero ya es demasiado tarde, en cualquier caso, para detenerla.

Se ha convertido en un todoterreno híbrido, funciona con gasolina y electricidad. A ver cómo paran eso. El pueblo venezolano es, o puede ser, una veleta; se ha equivocado un montón de veces al votar -de allí que Chávez al principio admitiese hasta someterse a un referendo, o al menos lo admitió bajo ciertas condiciones- y hay quienes siguen creyendo en su capacidad de resistencia. En realidad, la resistencia no es una de sus cualidades, ahí tienen a los empresarios intimidados por Delcy Rodríguez. Sin embargo, tal vez es bueno que así sea, que el pueblo no se resista ante esta oleada de aire fresco que significa María Corina Machado, la chica que una vez fue recibida cordialmente por George Bush. Así podrá ponerse este epitafio en la tumba del chavismo: «Tanto remar para morir en la orilla».


@sdelanuez
www.hableconmigo.com

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión