En la aldea
27 mayo 2024

Barinas, primarias y consenso

“En estas líneas no se pretende seguir estirando hasta el infinito el ‘caso Barinas’. Solo se menciona como parte del contexto, teniendo muy claras las diferencias con respecto a las primarias y las futuras elecciones presidenciales. Pero antes de Garrido hubo un Superlano legitimado por las bases, cuya victoria cohesionó a las fuerzas opositoras y que decidió no echar por la borda ese capital político, sino que lo puso al servicio de la unidad, ratificando el compromiso con la ruta electoral”.

Lee y comparte
Pedro Pablo Peñaloza | 21 septiembre 2023

Si a Rocío Jurado se le rompió el amor de tanto usarlo, a la oposición venezolana ya solo deben quedarle hilachas del “caso Barinas”.

El “caso Barinas” se le acomoda a todo. Explica desde la evolución de la especie humana hasta la posibilidad de construir la ansiada transición democrática en Venezuela. Sin embargo, como suele suceder, cada quien tiene su Barinas. O, mejor dicho, su propia lectura e interpretación de aquel proceso.

Desde su esquina, unos afirman que el “caso Barinas” valida la fórmula del consenso, siendo una demostración de que las fuerzas democráticas pueden ponerse de acuerdo, sin necesidad de mediciones internas, para ungir a un candidato único que derrote al oficialismo.

“La NASA confesó que no encuentra explicación al avistamiento de los OVNIS. Eso es porque no ha estudiado el ‘caso Barinas’”

Otros sugieren tener a mano el “protocolo Barinas”, para responder a las inhabilitaciones que arbitrariamente impone el régimen chavista. En síntesis: tener una fórmula para escoger hasta al sustituto del sustituto del ganador de las primarias.

Pero, ¿qué pasó en Barinas?

Días antes de las elecciones regionales, un dirigente nacional pasaba revista para evaluar las posibilidades de triunfo de los candidatos de la Mesa de la Unidad. Al llegar a Barinas, se detenía y con voz grave sentenciaba: “Este es el peor de todos”. Enumeraba sus razones: Freddy Superlano cargaba encima el saco de piedras de Voluntad Popular (VP) y el fracasado interinato.

Además, se había visto envuelto en el escándalo del llamado “Cucutazo” y, para colmo de males, venía de presidir la Comisión de Contraloría que tuvo entre sus miembros a los principales protagonistas de la llamada “operación alacrán”. Nada más. Al final, todos aquellos pecados fueron borrados de un plumazo. O votazo, en realidad. “El peor de todos” derrotó a la familia Chávez en su propio feudo y se alzó con el triunfo regional más sonado en 2021.

El abuso del chavismo, que se negó a entregarle la gobernación a Superlano, convirtió los comicios de noviembre en una especie de primarias o primera vuelta. El liderazgo del candidato de VP no nació del consenso. Al contrario, se forjó en las urnas, con el voto de la gente que lo prefirió por encima de ‘Los Chávez’ y de otras opciones opositoras.

Con la legitimidad que le dio la mayoría de los barineses, Superlano encabezó la búsqueda de su reemplazo. En principio, propuso a su esposa. Afortunadamente para su familia, la iniciativa no prosperó. Recordar que algunos de los que han puesto a sus esposas como “aguantadoras”, han terminado sin el cargo y sin el matrimonio.

Luego, promovió a su jefe de campaña y como también lo inhabilitaron, terminó apoyando a un señor de un partido distinto al suyo, que nadie conocía y que es hoy el gobernador del estado Barinas. Por cierto, a nadie se le ocurrió postular al candidato opositor que había quedado en tercer lugar en las elecciones de noviembre.

¿Qué hubiera pasado si 24 horas antes de las elecciones de noviembre, Superlano declaraba: si no soy yo, será mi esposa?, ¿qué habrían respondido los dirigentes y partidos que lo acompañaban?

Por último, otro detalle: Sergio Garrido no fue el candidato único. En enero también compitió Claudio Fermín y con la tarjeta judicializada de Acción Democrática, entre otras. Oriundo de Barinas, Fermín quedó como el llanero solitario y la manoseada tarjeta blanca tuvo un desempeño vergonzoso.

En estas líneas no se pretende seguir estirando hasta el infinito el “caso Barinas”. Solo se menciona como parte del contexto, teniendo muy claras las diferencias con respecto a las primarias y las futuras elecciones presidenciales.

¿Una de tantísimas diferencias? En el “caso Barinas”, la inhabilitación de Superlano fue “sobrevenida”, sorpresiva, un zarpazo inédito que se inventó el chavismo para no admitir el triunfo del abanderado de la Unidad.

¿Una coincidencia? Muy posiblemente aquí el ganador tampoco podrá cobrar directamente, por culpa de las inhabilitaciones. Impedida de cumplir con su función principal -la escogencia del candidato- por los atropellos del chavismo, la Primaria daría sustento a la búsqueda de una figura de consenso. La irrupción de un nuevo Garrido.

Pero antes de Garrido hubo un Superlano legitimado por las bases, cuya victoria cohesionó a las fuerzas opositoras y que decidió no echar por la borda ese capital político, sino que lo puso al servicio de la unidad, ratificando el compromiso con la ruta electoral.

La NASA confesó que no encuentra explicación al avistamiento de los OVNIS. Eso es porque no ha estudiado el “caso Barinas”.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión