En la aldea
17 abril 2024

Carmonazo en Mucuchíes

El sueño de cualquier alcalde es tener bajo control a su Concejo Municipal. Abraham Hayon, regidor del municipio Rangel del estado Mérida, podía dormir tranquilo, pues la oposición domina seis de los siete escaños de la Cámara. Sin embargo, todo terminó en pesadilla. Dos ediles de AD y uno de Copei se pusieron de acuerdo con el chavista para expulsar a Hayon del ayuntamiento. Ahora el PSUV se ofrece como mediador. “¡Esto es una locura!”, dicen en Mérida.

Lee y comparte
Pedro Pablo Peñaloza | 25 septiembre 2023

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) alerta sobre un golpe en el estado Mérida. Hasta aquí no habría ninguna novedad, pues el chavismo denuncia a diario un sinfín de conspiraciones. Sin embargo, este hecho sí es extraordinario, dado que las víctimas del complot no son ellos sino un alcalde de la oposición.

“Si no hay claridad en la situación, pudiéramos estar ante una situación muy similar a un golpe de Estado y nosotros siempre, desde el PSUV, hemos condenado acciones estilo golpes de Estado”, declaró el chavista Pedro Álvarez, presidente del Consejo Legislativo merideño.

¿Y cuál es la “situación” en cuestión? El martes 19 de septiembre, la mayoría de la Cámara Municipal de Rangel -Mucuchíes- declaró la falta absoluta del alcalde Abraham Hayon y procedió a removerlo del cargo que alcanzó por el voto popular en 2021.

“La máxima ironía es que ahora la refriega es exclusivamente entre opositores y el oficialismo se ofrece como mediador”

Hayon llegó a la alcaldía con la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Su triunfo fue inapelable: con 5.127 sufragios, triplicó al abanderado chavista. La MUD también arrasó en la Cámara Municipal, con seis escaños (dos para Acción Democrática, dos para Voluntad Popular, uno para Copei y otro para Primero Justicia), dejando solo uno al PSUV.

Un par de años después, ha ocurrido lo impensable. Aunque en teoría controlaba el Ayuntamiento, el alcalde terminó perdiendo su silla por una decisión que avalaron los concejales de AD y Copei con el apoyo de su colega oficialista.

“¡Esto es una locura, aquí no entendemos nada!”, exclama un dirigente de la Plataforma Unitaria de Mérida. “El alcalde viaja mucho, es verdad. No es político, es un empresario que tiene mucho dinero. Pero jamás se ha ausentado por más de 90 días consecutivos, que es lo que establece la Ley. Nos reunimos con el alcalde y nos dijo que lo máximo que se ha ausentado son 28 días, ni siquiera ha llegado al mes”, comenta la fuente, que prefiere resguardar su identidad.

Ni un paso atrás

Las paradojas abundan. La actuación de los ediles pretende sustentarse en el artículo 87 de la Ley del Poder Público Municipal, que concede a los consistorios la atribución de declarar la ausencia absoluta del alcalde, en caso de que su falta temporal se prolongue “por más de 90 días consecutivos”.

La norma establece que “se consideran ausencias absolutas: la muerte, la renuncia, la incapacidad física o mental permanente, certificada por una junta médica, por sentencia firme decretada por cualquier tribunal de la República y por revocatoria del mandato”. Ninguna de estas condiciones se cumplió en este caso.

De hecho, cuando lo defenestraron, Hayon no solo se encontraba en el municipio ejerciendo sus funciones sino que estaba dentro de las propias instalaciones de la Cámara, según confirma Álvaro Luis Avendaño, concejal de Voluntad Popular (VP) que rechaza la actuación de sus pares por considerarla “ilegal e inconstitucional”.

Avendaño cuenta que esa sesión del martes 19 tuvo como único punto de agenda revisar las ausencias del alcalde. “Allí se fue desarrollando un debate, donde los cuatro concejales alegaban que existía un ‘vacío de poder’, cosa que no está estipulada en la Ley. Pero, además, sacan la cuenta de las ausencias de manera fraccionada, sumando todas las que se han registrado en distintos momentos durante un lapso de dos años”, explica.

El vocero de VP señala que el miércoles 20, Hayon tuvo un derecho de palabra en el Concejo Municipal, donde solicitó una explicación sobre su destitución. El intercambió se extendió por unas tres horas, pero no arrojó ningún resultado positivo y los cuatro concejales siguieron adelante con sus planes. “Se juramentaron a lo Carmona, eso fue un Carmonazo, un acto bastante irresponsable y cínico”, subraya Avendaño.

De blanco

A rey muerto, reina puesta. La “nueva” alcaldesa de Mucuchíes es Godelia Ramírez, de AD. Mientras la indignación cundía en el liderazgo opositor merideño, el antiguo gobernador y diputado Williams Dávila celebraba en X (antes Twi6tter) el ascenso de una mujer que describía como “humilde, sencilla, trabajadora, compañera de partido”.

“Gudelia, cuentas conmigo para todo lo que creas que pueda ser útil. Me siento muy contento porque es una paramera típica que estimo y quiero mucho”, cerró el veterano dirigente. Se intentó conversar con Dávila sobre este tema. Leyó los mensajes, pero no respondió. Tampoco atendió la concejal Ramírez.

Quién sí contestó fue el ex mandatario regional Ramón Guevara, secretario general seccional de AD en la entidad. Con un tono mucho más prudente, indica: “Esto no es nuevo (el conflicto), tiene casi dos años, desde el mismo momento en que se instaló la gestión del alcalde. Siempre ha existido una especie de enfrentamiento por el manejo legislativo y administrativo entre el alcalde y los concejales del bloque AD-Copei”.

“Esperamos en el devenir de los próximos días poder buscar una salida entre las partes para restablecer el orden legal que allí pudiera estar presentándose. Al final, se trata de buscar un razonamiento que permita a las partes darle una salida a este problema, que ha afectado la gobernabilidad del municipio Rangel”, resume Guevara.

Sobre si en Mucuchíes se perpetró un golpe o Carmonazo, el jefe regional de AD apunta: “Golpe de Estado es el uso de la fuerza. No es la primera vez que la oposición vive momentos difíciles”.

La sorpresa

Dirigentes locales se confesaron sorprendidos por el hecho de que esta jugada la  encabezaran concejales de AD. “Hayon es independiente, pero en su momento fue propuesto como candidato por los adecos”, resaltan. Añaden que meses atrás el alcalde coqueteó con la idea de inscribirse en Fuerza Vecinal, aunque a última hora no se subió a ese barco, al parecer, ahuyentado por los escándalos de corrupción que afectan al partido en el municipio Baruta.

“Soy totalmente independiente”, enfatiza Hayon al ser consultado por su filiación partidista. Por ahora, se excusa de no brindar mayores detalles sobre el caso. “Es un asunto de estrategia y no puedo adelantar nada. Soy una persona meticulosa y solo te puedo afirmar que este es un acto totalmente inconstitucional, viciado, un intento de golpe que no va a prosperar”.

Empresario de origen judío, precisa que su negocio se ubica en el ramo de productos higiénicos descartables y desechables de uso médico y cosmético. “Esta situación es muy delicada, pero ten la seguridad de que yo actúo bajo la legalidad”, concluye.

Vieja inquina

Guevara recordaba que esta pelea tiene antecedentes. La concejal Olga Pérez (PJ) relata que en 2022, Hayon demandó por usurpación de funciones al edil Nelson Cuevas (Copei), quien desde la presidencia de la Cámara envió una carta a la Dirección de Tributos exhortándole a que se abstuviera de cobrar impuestos, pues en ese tiempo discutían la ordenanza de actividad económica. La iniciativa de Cuevas ponía en riesgo los ingresos del municipio.

Ahora, ¿por qué se llegó a este extremo? “Eso es una retaliación por cargos burocráticos, imagino que el alcalde no atendía a los concejales como ellos pretendían”, esboza una hipótesis un dirigente regional.

El edil Avendaño lo certifica. “Uno de los concejales de AD esgrimió argumentos de carácter político sobre la ausencia de funcionarios en la alcaldía que sean de ese partido. No obstante, cuando se nombraron a los directores, se buscaron a personas por su profesionalismo y experiencia, incluso algunos ya habían estado en la gestión 2013-2017. La gran mayoría de los directores pertenecen a nuestro equipo de VP”, observa.

La Plataforma Unitaria regional estableció una “comisión negociadora” para tratar de resolver el entuerto; sin embargo, los concejales de AD y Copei que guillotinaron a Hayon no se presentaron a la primera reunión. Se cree que el alcalde puede recurrir a la vía penal para poner contra las cuerdas a sus adversarios.

“La política en Mérida se resiente por este tipo de acciones”, admiten. Este es el segundo alcalde opositor en la entidad que sufre la embestida de su Concejo Municipal. El primero fue Yovani González, del municipio Cardenal Quintero, quien renunció a su cargo el 11 de abril de 2023, tras una más que compleja convivencia con la Cámara dominada por el chavismo.

La máxima ironía es que ahora la refriega es exclusivamente entre opositores y el oficialismo se ofrece como mediador. “Nosotros nos proponemos como mediadores para que junto con la Procuraduría del estado y otros entes, revisemos todos los hechos denunciados por la Cámara y también escuchemos la posición del alcalde Hayon, y velar por la correcta aplicación de las leyes”, manifestó el presidente del Consejo Legislativo de Mérida, quien remató su intervención diciendo: “Dentro de la Constitución todo, fuera de ella nada”.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto