En la aldea
24 julio 2024

Venezuela reclama a Guyana licitaciones en aguas no delimitadas

El Gobierno además del comunicado por el tema específico de las licitaciones de petróleo y gas anunciadas por Guyana, deploró en términos contundentes las declaraciones en tono muy concordantes de Brian Nichols y Luis Almagro en su cuenta de X, luego de la comparecencia del presidente de Guyana, Irfaan Alí, en el Diálogo Interamericano. El Gobierno también rechazó el pronunciamiento de la CARICOM, y propone un encuentro de alto nivel para aclarar posiciones. La Comunidad del Caribe ha sido tradicionalmente solidaria con Guyana en contra de Venezuela, incluso cuando la cooperación petrolera tenía fluidez.

Lee y comparte
Taisa Medina | 25 septiembre 2023

Venezuela y Guyana inician la última semana de septiembre en una espiral de dimes y diretes. El anuncio de Georgetown, el 13 de septiembre, de las ofertas para 8 de los 14 bloques de exploración petrolera y de gas subastados en un espacio marítimo no delimitado en la fachada Atlántica que genera el territorio Esequibo, provocó el reclamo venezolano (18/09/23) y, horas después, una advertencia del presidente de Guyana, Irfaan Alí, en la ONU, en New York (aludiendo a su futuro asiento como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad  de la ONU (2024/2025).

Las posiciones

Venezuela cataloga como ilegal la ronda de licitaciones. En el comunicado del 19 de septiembre dice: “La República Bolivariana de Venezuela, rechaza enérgicamente la ilegal ronda de licitación de bloques petrolíferos que actualmente lleva a cabo el Gobierno de la República Cooperativa de Guyana, ya que la misma pretende disponer de áreas marítimas pendientes de delimitación entre ambos países”.

Asegura que “el Gobierno de Guyana no posee derechos soberanos sobre estas áreas marítimas y, en consecuencia, cualquier acción en sus límites es violatoria del Derecho Internacional, mientras la delimitación no sea llevada a cabo a través de un acuerdo con Venezuela”.

“Treinta profesionales venezolanos dedicados a la diplomacia y al estudio del derecho internacional desestimaron la idea de la Asamblea Nacional de convocar un referendo consultivo”

Y concluye asegurando que “la República Bolivariana de Venezuela reitera que es inaceptable, y violatorio de sus derechos soberanos cualquier concesión ilícita y arbitraria que Guyana otorgue, haya otorgado o pretenda otorgar en las áreas en cuestión, y advierte que estas acciones no generan ningún tipo de derechos a los terceros que participen en dicho proceso”.

Al día siguiente de haber recibido este comunicado, Guyana acusó a Venezuela de “amenazarla”.

Desde el podio de oradores de la Asamblea General de la ONU el presidente Irfaan no desaprovechó la oportunidad para quejarse y criticar el legítimo uso que hizo Venezuela de su derecho a protestar por las actividades guyanesas. El Acuerdo de Ginebra de 1966 -que Georgetown cita, para atrás y para adelante, cuando le conviene- le concede a Venezuela ampliamente ese derecho (Artículo 5.2).

Irfaan también hizo una advertencia explicita a Venezuela apelando a su condición futura (1 de Enero 2024/2025) como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, encargado, por cierto, de velar por la paz y la seguridad  en el mundo según lo estipula la Carta constitutiva de Naciones Unidas.

Guyana advierte

“… Cuando me dirigí a la OEA el 15 de Septiembre -en una reunión del Diálogo Interamericano- recordé a ese órgano hemisférico cómo Guyana quedó excluida de la OEA durante 25 años desde que naciera como nación debido a reivindicaciones territoriales espúreas de las dos terceras partes de nuestro territorio por parte de Venezuela pero luego salimos airosos y se aceptó a Guyana, pero es triste que luego de 57 años de independencia seguimos amenazados. Las tentativas de Venezuela de socavar nuestra libertad, soberanía e integridad territorial se ha turnado hacia la Corte Internacional de Justicia tal y como lo decidiera el Secretario General en virtud del Acuerdo de Ginebra de 1966. La jurisdicción de la Corte en este asunto quedó confirmada por dicha Corte. Confiamos en que la soberanía e integridad territorial de Guyana quede afirmada una vez que la Corte emita su fallo. Lamento informar que las amenazas de Venezuela no cejan. En la noche de este 19 de septiembre Guyana recibió un mensaje amenazador de Venezuela. Llegó bajo la forma de un comunicado de Venezuela atacando a Guyana por haber abierto ciertos bloques de petróleo en nuestras aguas soberanas que estaban en licitación. Lo vemos como una amenaza para la paz y la seguridad regional e internacional, y también para los socios que invierten en Guyana. Exigimos que Venezuela cumpla sus obligaciones en virtud de la Carta. Que busque nada más la vía pacífica ante toda controversia que tenga con Guyana, lo cual incluye aceptar la decisión de la Corte. La CIJ debe decidir para hallar una solución pacífica y equitativa con apego al Derecho Internacional. Guyana no escatimará esfuerzo alguno a la hora de defender su soberanía e integridad territorial. Expreso el agradecimiento por el apoyo abrumador a nuestra candidatura como miembro no permanente del Consejo de Seguridad para 2024/2025, que asumirá el próximo 1 de Enero”.

Tensión bilateral alborota a la opinión pública

Opiniones de terceros actores, -EE.UU. y la OEA (Brian Nichols y Luis Almagro)-, complican también la relación bilateral. Expresaron inoportunamente criterios sobre la Reclamación del Esequibo y sus colaterales. Ocurrió luego de una reunión en Washington, entre Irfaan y el Diálogo Interamericano, asunto que disgustó al Gobierno. Todo ello alborota el clima de opinión pública nacional e internacional.

Los expertos venezolanos se activaron y coinciden en reconocer que Venezuela usó su derecho a reclamar y protestar las iniciativas de Guyana como explotar intensivamente recursos mar afuera, en zonas no delimitadas.

Treinta profesionales venezolanos dedicados a la diplomacia y al estudio del Derecho Internacional desestimaron la idea de la Asamblea Nacional de convocar un referendo consultivo.

El catedrático e Individuo de Número de la Academia de la Historia Héctor Faúndez, se pregunta, en un artículo, cómo es que “faltando seis meses para que venza el plazo para  que Venezuela presente su contra memoria en el proceso actualmente en curso ante la Corte Internacional de Justicia, la Asamblea Nacional quiere preguntarle a los venezolanos qué hacer. Eso deberían saberlo los abogados del Gobierno, que son los que llevan el caso, y que son los que profesionalmente deberían estar en capacidad de dar una respuesta apropiada”; y agrega con toda propiedad luego de interrogarse cuál sería la pregunta y cuál es la verdadera motivación… “Los líderes son para conducir y marcar un camino…”, agrega.

Recomendaciones y reacciones de expertos

      • Desde el inicio de este proceso, Venezuela debió haber pedido a la Corte la adopción de medidas provisionales, para preservar los derechos de las partes (Héctor Faúndez).
      • El comunicado ha debido enviarse después de la comparecencia de Irfaan en la ONU lo que abrió la oportunidad para atacar a Venezuela “y aprovechar el momento político para agradecer y buscar más aliados y apoyos por intereses económicos en su proceso ante la CIJ”. Esto no tiene efectos jurídicos directos pero sensibiliza a la opinión pública y refuerza la estrategia comunicacional de Guyana, considerada por algunos como buena. Fue una bombita como se dice en beisbol” (exembajador Víctor Rodríguez Cedeño).
      • El Referendo es un disparate jurídico sin efectos potenciales (V. Rodríguez).
      • “Más allá de la legítima protesta del Gobierno hacia Guyana por la apertura de una nueva licitación petrolera en el zona en reclamación, el Gobierno debe dedicar todos sus esfuerzos a defender los intereses de la República en la CIJ y presentar la contramemoria en la fecha fijada por la Corte, el 24 de abril de 2024” (Milagros Betancourt, Profesora de Derecho Internacional Público en la UCAB).
      • Hasta ahora el Gobierno no ha informado ni consultado, como se ha recomendado desde diferentes tribunas, cuál es su estrategia en la Corte ni qué piensa hacer (Milagros Betancourt).

Referéndum, jurídicamente inútil

El Foro Venezolano de Política Exterior expresó este sábado 23 de septiembre el parecer de sus casi 30 miembros calificados. Aseguró que “teniendo presente los artículos 10° 11° y 13° de la Constitución Nacional, que consagran el interés vital sobre la integridad territorial, consideramos que esta consulta es improcedente. Un referéndum de este tipo, cuyo alcance aún no se determina, es una defraudación al pueblo que en su derecho de decidir pueda tomar una decisión contraria a la Constitución. Una pregunta que pudiera afectar la integridad territorial sería inconstitucional de conformidad con los artículos mencionados. No se consulta lo que la Constitución ya ordena…”.

Subraya que “… el referéndum implica derogar la ley aprobatoria del 15 de abril de1966, del Acuerdo de Ginebra, lo cual viola el artículo 74, que prohíbe los referendos sobre leyes aprobatorias de tratados internacionales…”.

Destacan que “… considerando que el proceso se encuentra actualmente en curso ante la Corte Internacional de Justicia, rechazamos cualquier intento que contraríe los intereses de la República o que ponga en peligro la paz y la seguridad regionales…”.

Concluyen los expertos que “… se rechaza cualquier iniciativa que promueva una consulta nacional sobre la materia, inútil jurídicamente e inconveniente políticamente…”.

La manzana de la discordia

Guyana recibió ofertas para 8 de los 14 bloques de exploración petrolera costa afuera en su última ronda de licitación, según el Ministerio de Recursos Naturales de ese país. El Ministerio confirmó que ExxonMobil (en Guyana desde 1999), Hess y CNOOC ofertaron como grupo, mientras que otro consorcio formado por TotalEnergies, Qatar Energy y Petronas también habría participado activamente en la venta.

Después de una serie ‘de éxitos’ en exploración costa afuera liderados por ExxonMobil, el país está ansioso por ampliar aún más su presencia en el espacio energético global y reclutar una gama más amplia de socios más allá de ExxonMobil, que controla la mayoría de los recursos descubiertos, reportó The Guyana Chronicle.

Según un reporte de Reuters citado por (del 14 de septiembre 23) el presidente Irfaan Alí admitió en un evento en Washington organizado por el Diálogo Interamericano el 13 de septiembre que habían salido “a subasta en un momento en el que las grandes economías del mundo básicamente les dicen a todos los productores ‘no vamos a financiar’… Fuimos a este mercado con 14 bloques y obtuvimos respuesta para ocho bloques. Estamos muy contentos”, añadió, según Reuters. La subasta se había retrasado tres veces.

Semana de comunicados

El gobierno venezolano además del comunicado por el tema específico de las licitaciones anunciadas por Irfaan deploró en términos contundentes las declaraciones en tono muy concordantes de Nichols y de Almagro en su cuenta de X luego de la comparecencia de Irfaan en el Diálogo Interamericano.

En el documento se lee que “La República Bolivariana de Venezuela rechaza la posición oportunista e injerencista expresada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América en relación a las pretensiones del gobierno guyanés, bajo el tutelaje de la empresa ExxonMobil, que aspira desconocer los derechos legítimos del pueblo venezolano sobre su territorio…”.

Los expertos opinaron también sobre el desconcertante asunto de que actores como EE.UU. y Almagro opinen, impulsados por Guyana, sobre el fondo de la controversia. Creen que ese gesto “no toma en cuenta los intereses de la otra parte sobre un asunto que actualmente está en litigio en la CIJ”.

OEA y CARICOM

La OEA emitió este sábado un comunicado rechazando la propuesta de la consulta; asegurando que “la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) reitera que Venezuela y Guyana comparten la responsabilidad de resolver su disputa en un espíritu de buena vecindad y de conformidad con el Derecho Internacional y el Acuerdo de Ginebra para buscar soluciones pacíficas a la disputa territorial”.

El Gobierno rechazó un pronunciamiento de la CARICOM, Comunidad del Caribe, porque manipula los argumentos de Venezuela. Propone un encuentro de alto nivel para aclarar posiciones. La CARICOM ha sido tradicionalmente solidaria con Guyana en contra de Venezuela, incluso cuando la cooperación petrolera tenía fluidez.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto