En la aldea
20 mayo 2024

El tequeño más grande es más noticia que la Primaria: censura en TV y radios

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, que siguió hora a hora la jornada de votación del domingo 22 de octubre en todo el país, había alertado dos días antes sobre las instrucciones impartidas por Conatel, transmitidas, -en privado- a reporteros y productores para callar o minimizar la cobertura de la Primaria opositora. El país reclama una conducta democrática.

Lee y comparte
Javier Conde | 22 octubre 2023

A primera hora de la tarde del domingo 22 de octubre -que será una fecha para recordar en muchos sentidos- la cuenta de la red X de Globovisión recogía el momento en que Cristina Fernández de Kirchner votaba en Argentina por su candidato Sergio Massa (se supone), unos minutos antes ponía un video de Nicolás Maduro bajando la escalerilla del avión que lo llevó a Ciudad de México para un encuentro de fraternidad, dicen, con Andrés Manuel López Obrador, un post anterior reproducía la cifra de refugiados en Gaza, uno más la declaración de la candidata argentina Myriam Bregman -ubicada en el foso de las preferencias y en un izquierdismo de la Guerra Fría- a la que antecedía, cómo no, una denuncia de Carlos Prosperi sobre los retardos de la Primaria. No podía faltar lo del tequeño de 15 metros que el propio Maduro certificó como una obra de su insípido menú gubernamental.

Bastan dos dedos de frente para saber de qué tenor son las noticias que Globovisión mima. En las calles de Caracas, en la de muchas ciudades del país, y pueblos, y capitales del exterior, los venezolanos hacían filas ordenadas y alegres para participar en la elección que angustia a Miraflores y congrega el ansia de cambio político. Hacer mutis es un saludo lastimoso a la bandera.

“Entre 2003 y 2022 cerca de 300 emisoras de radio fueron cerradas por Conatel”

La cuenta @noticierovv -de Venevisión– daba cuenta cerca de las 2:30pm de la victoria de los Cardenales de Lara ante los Bravos de Margarita, unos minuticos antes la captura por parte del CICPC de 10 personas solicitadas en varios estados -es de esperar que los hayan dejado votar antes-, también que Singapur explora oportunidades de inversión en… Venezuela. Una foto de una fila de venezolanos votando en algún lugar de Europa -no se identifica- en la elección Primaria, de la que no se dice qué elige ni para qué elige. No se puede pedir tanto.

La línea de cobertura fue similar en El Noticiero de Televen @El.Noticiero: El Papa Francisco pidiendo el fin de conflicto entre Hamás e Israel, los 35 millones que podían votar en Argentina, Maduro en Chiapas preocupado por los flujos migratorios, Roberto Enríquez que calificaba “el proceso de primarias” como una fiesta democrática, pero nada, o muy poca calle, nada de voces de la gente en las colas de votación, a pesar de la profusión de videos que estuvieron circulando desde primera hora de la mañana con la afluencia de votantes en Madrid y Valencia, en España, y también en Miami, con cientos de personas cantando el Himno del ¡abajo cadenas!

También @FMCenterNoticia y @Unionradionet se anotaron en la pauta del no te veo, ni te escucho que para eso ocurren cosas en otros parajes del planeta. Los migrantes que arriban a Canarias al tiempo que Gustavo Petro llega a México para verse con sus cuates AMLO y Nicolás, el deporte que siempre es una tabla de salvación, el bendito tequeño con sus 15 metros de eslora, el Huracán Tammy que se aleja de las islas de Sotavento sin que hayan presentado amenazas en tierra, que otros ventarrones más cercanos sí despliegan en despachos y oficinas y por los medios de los que se han declarado dueños. Pero chitó, que esto último no se puede decir.

¿Y lo firmado?

Apenas el 17 de octubre pasado la delegación oficial del régimen de Maduro, con Jorge Rodríguez, sonriente, a la cabeza, y la delegación de la Plataforma Unitaria Democrática, con Gerardo Blyde al frente, suscribieron el Acuerdo de Barbados que, ciertamente, reportó el logro inmediato de poder realizar la elección Primaria para la candidatura unitaria de la oposición, dejando sin efecto las amenazas por las que tanto abogó el señor Luis Ratti. También contenía la declaración suscrita por las partes en sus puntos nueve y diez del capítulo tercero sobre garantías electorales “la promoción del equilibrio en los medios de comunicación públicos y privados”.

Esa promoción y ese equilibrio se traduce para todos los candidatos en “igualdad de acceso a los medios de comunicación y redes sociales, tanto nacionales como internacionales, y a los espacios públicos administrados por el Estado, según lo establecido en las leyes nacionales y regulaciones”. El enunciado está referido a “candidatos presidenciales” en la venidera contienda dispuesta para algún momento del segundo semestre de 2024. ¿Deberíamos asumir que lo que ocurrió el domingo 22 es un adelanto de lo que vendrá? Ciertamente, no era de esperarse que los medios oficiales   insertaran en su nutrida pauta informativa alguna cobertura de la Primaria opositora. Tampoco que otros medios mirarán para otro lado. Como lo recuerda el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), los venezolanos tienen derecho a recibir información y la Primaria constituye un hecho relevante y de interés público.

El último informe de la Misión Internacional Independiente de Determinación de los Hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela, tal es su denominación, de septiembre de este año, recuerda que la creación de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) en el año 2000, la posterior aprobación de la Ley Resorte en 2004 y su reforma en 2010 “consagraron el control del Estado sobre los medios de comunicación”. 

La Misión describe las maneras de operar de Conatel: “principalmente a través de llamadas telefónicas a emisoras de radio y televisión, prohibiendo determinados temas o palabras en sus programas, o prohibiendo entrevistas a determinadas personas”. De manera que no hay debates públicos sobre la corrupción, es de cuidado referirse a las investigaciones que cursan en tribunales internacionales y es escasa la cobertura de las numerosas protestas y manifestaciones que se producen en el país.

Salirse de ese guion de órdenes de las que no hay rastro escrito, supone represalias. Entre 2003 y 2022 cerca de 300 emisoras de radio fueron cerradas por Conatel, en muchos casos bastó una simple llamada, o por los hechos de una fuerza que se presenta en el local de la emisora sin la presentación de ningún tipo de documentación y secuestra equipos. En paralelo, varios sitios informativos online están bloqueados y se requiere descargar una aplicación especial (VPN o una red privada virtual) para eludir la censura. La autocensura es una consecuencia directa de ese ambiente promovido desde el poder.


*Politólogo de la Universidad Central de Venezuela.
@WalterVMG

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto