En la aldea
20 mayo 2024

María Corina Machado. Foto: Federico PARRA / AFP

Análisis de entorno: ¿Será Maduro capaz de medirse con María Corina Machado y salir airoso?

Si, aun con los obstáculos esperables, el proceso continuara y María Corina Machado fuera ungida candidata a presidente y si, como se firmó, tuviéramos los veedores internacionales, y si los números de las encuestas (todas, incluyendo las chavistas) fueran entonces lo que son ahora, con una ventaja sideral para María Corina; entonces, podría darse que ella ganara y que tuvieran que traspasarle el poder. Fantasear no cuesta nada…

Lee y comparte
Benjamín Tripier | 23 octubre 2023

Debemos estar claros en que EE.UU. no reanudará las relaciones diplomáticas con Venezuela mientras el chavismo esté en el poder. Lo han dicho de mil maneras, todas claras y sin posibilidades de malos entendidos. Con esta comprensión, todos los movimientos que se vean, deberían ser interpretados en el contexto del no reconocimiento al Gobierno y de tratarlo como “Maduro”, a secas, sin cargo o representatividad, más allá de la que se le puede dar a alguien con quien se está negociando en condiciones de hostilidad. Aún se sostiene una recompensa de 15 millones de dólares por su captura… así que pueden imaginarse.

Con lo anterior en mente, debemos evaluar las medidas hechas públicas el 18 de octubre, que no son sino la consecuencia de los acuerdos de México del año pasado. Por eso es que la reunión de Barbados, en realidad fue una sesión para “firmar” la puesta en marcha.

En una visión de conjunto, EE.UU. “pagó” por adelantado esperando a que el Gobierno cumpla con su parte, lo cual, hasta ahora, parece inclinado a cumplir, y lo hará hasta el punto en que su continuidad en el poder pudiera verse afectada. Porque también hay que estar claros en que el Gobierno, a lo interno, no contempla ningún escenario en el cual alguien distinto a ellos maneje el poder en Venezuela. Y, para ser más específico, no contemplan que nadie distinto a Maduro ocupe ese sitio.

Este tema de las elecciones es importante para EE.UU. por aquello de preferir contar con un gobierno confiable paras ellos y para el resto del mundo, para poder negociar el tema petrolero. Ellos no están interesados en que Maduro reciba las inversiones para sacar a la superficie las reservas de petróleo. Pero tampoco creen que el enfoque militar para derrocarlo sea el adecuado; porque de haber habido coincidencia, ya Trump lo hubiera logrado. El establishment, lo que se conoce como políticas de Estado, fue el que impidió la invasión.

No obstante, en la medida en que el Medio Oriente escale a una guerra que involucre a Irán (por eso es que están los dos portaaviones, uno en el Mediterráneo y otro en el Mar Rojo), buscarán el aislamiento de Venezuela, pero esta vez como un actor beligerante del lado de Irán, Hamás y Hezbolá, porque siguen las declaraciones sobre gente del Medio Oriente que no habla español, portando pasaporte venezolano, mientras circula por América Latina. Las debilidades geopolíticas nuestras están en Irán y en Rusia, y en la actitud con la que enfrentemos el tema de Guyana. Si seguimos por la vía diplomática tenemos más oportunidades que si se nos ocurriera irnos por el lado militar.

Sigo sin entender cómo es que hemos permitido que el país sea arrastrado a la debacle en la que nos encontramos ahora, la cual no parece tener freno… bueno, sí entiendo… pero es doloroso admitir que haya ocurrido y que lo hayamos permitido.

Bueno… esta vez, los rumores sobre alivianar sanciones, eran ciertos… está ocurriendo, y habrá que esperar a ver hasta dónde llega. Ya soltaron unos presos, aún faltan muchos más, y faltan los americanos que fueron unos de los puntos de palanca para que esto ocurriera. Tomó casi un año, pero finalmente se firmó el acuerdo.

Lo que curiosamente se quedó por fuera fue lo de las inhabilitaciones, especialmente la de María Corina Machado, que no quedó por escrito, pero en sus declaraciones, tanto el Departamento de Estado, como la Casa Blanca, lo dan como incluido en los acuerdos. Tema en el que disienten Rodríguez, Maduro y Cabello desde este lado.

Porque ese tipo de faltas no ocurren porque sí, sino que suelen ser ventanas que se dejan abiertas para buscar incorporar temas a posteriori. Aún no está claro qué es lo que acordaron no incluir, para negociar por fuera… ya sabemos lo de las inhabilitaciones por este lado, habrá que ver qué piden por el otro. Porque es raro que no hayan mencionado a Alex Saab… ¿será que de eso se trata?

El apoyo de Guaidó (y de Leopoldo López) a María Corina Machado fue decisivo para que se presione sobre las inhabilitaciones, considerando que ella aún es una desconocida internacionalmente, mientras que Guaidó, para el resto del mundo, es la oposición… en el exilio. Le dieron la bendición para que los gringos velen por ella.

También fue interesante el reconocimiento de Gerardo Blyde al resultado de las primarias, pues quien resulte de allí, los representará. Claro que aún están por fuera Luis Eduardo Martínez por una de las AD y Rosales por UNT, por nombrar dos “relevantes”, aunque entre los dos no llegan a 5% en las preferencias de la gente, porque el que más medía de ellos, que era Capriles con 6%, se retiró, y queda María Corina Machado con 38%.

Este domingo, si se hacen las primarias [que sí se efectuaron], ya sea que participe mucha o poca gente, quien gane, pues ganará… y se quedará con la representación que defienden las negociaciones de Barbados. La oposición tendrá una líder, que a muchos no les gusta, pero esos muchos, en general, nunca estuvieron claros en sus convicciones.

Lo que estas primarias nunca dejaron del todo claro es qué harán con la economía, porque el gran viraje de América Latina no es de la izquierda hacia el centro y a la derecha, sino entre colectivismo/estatismo versus mercado. Estrategia de dolarización, privatización, achicamiento del Estado, y libre competencia. Porque ya hemos probado todo lo otro, y nos ha traído a esta catástrofe que estamos viviendo con todo, absolutamente todo, destruido, en cualquiera de los ámbitos de la vida de un país… no se salvó nada.

Poniéndonos en la vía de las fantasías, ¿alguien cree que Maduro será capaz de medirse con María Corina Machado y salir airoso?, ¿se animará a correr ese riesgo? Porque si, aun con los obstáculos esperables, el proceso continuara y María Corina Machado fuera ungida candidata a presidente (así también compitan Rosales y Martínez… o algún otro aspirante menor), y si, como se firmó, tuviéramos los veedores internacionales, y tuviéramos una veeduría especial de Lula, y si los números de las encuestas (todas, incluyendo las chavistas) fueran entonces lo que son ahora, con una ventaja sideral para María Corina, entonces, podría darse que ella ganara y que tuvieran que traspasarle el poder.

Hoy [el domingo 22 de octubre] cuando le preguntan a la gente por quién votaría responden mayoritariamente por María Corina Machado, como representante genuina de la voluntad popular. Ahora, cuando le preguntan quién cree que ganará la elección, mayoritariamente responden que Maduro ganaría. Eso porque están seguros de que llueva, truene o relampaguee, y contra viento y marea, Maduro no puede ceder el poder. Eso tiene una mezcla de inercia, miedo y fatalismo.

Ahora… si se siguieran los pasos como debe ser, y se lograran bloquear los intentos de evadir la voluntad popular, entonces, perfectamente, María Corina Machado podría ganar. De vez en cuando, fantasear no cuesta nada… pero…

Como un benchmarking, habría que ver el resultado de Sergio Massa en Argentina este domingo, quien, siendo el padre del desastre, se está presentando como candidato presidencial. Es imposible que gane… pero habría que ver cuánto finalmente midió, quiénes lo votaron y cuáles fueron las razones, los perfiles de edad y socioeconómicos, así como la dureza de la militancia política. Porque ahí, en ese ejemplo, puede haber información para leer lo que nos pasa por estas tierras.

Migrantes venezolanos caminan detrás de un agente de la Patrulla Fronteriza de EE UU hacia un área de procesamiento después de cruzar el Río Grande en Eagle Pass, Texas, el 24 de septiembre de 2023. Foto: ANDREW CABALLERO-REYNOLDS / AFP

Social

Es preocupante que entre el sin fin de razonamientos políticos, geopolíticos, económicos, financieros y petroleros, impulsados por el levantamiento de las sanciones, nadie, absolutamente nadie haya tocado el tema de la pobreza brutal que tenemos en Venezuela. Y ni siquiera cuando se habló del fondo social de los 3,2 mil millones a manejar por la ONU, se tocó el tema.

La propuesta sería que la parte dedicada a la pobreza se asigne directamente a cupos de compra de alimentos y medicinas, depositados directamente en tarjetas de consumo individuales que funcionen como equivalentes a CLAP virtuales que puedan adquirirse en cualquier comercio, farmacia o supermercado, siendo el precio, transparente para el beneficiario, el cual sabe que lo que tiene cargado es un cupo de ciertos artículos.

Habrá que ver si el Sistema Patria puede ser utilizado, pero esta vez bajo control y referencia de la ONU y no de la política partidista que es la que sigue manejando ese sistema… que es muy buen sistema, pero muy ideologizado y politizado.

Aun no hay nuevos números de pobreza, pero todo hace pensar que serán peores que los de 2022, y podrían superar los de 2021. Donde la pobreza era de 94% y la indigencia de 85%. Porque este año fue económicamente malo, y los optimistas hablan de un crecimiento inferior a 2%; y los razonables indican crecimiento 0, mientras los pesimistas ven una caída del orden de 2%.

Lo cierto es que la emigración continúa su ritmo diario, y las expectativas positivas que podrían despertar lo de las sanciones, son solo para los informados. Porque la gente de la calle, los verdaderamente pobres, no tienen ni idea, ni motivos para estar optimistas. Ellos perdieron la confianza, y esto arrastró a la esperanza.

Ahí abajo, en la pobreza y la indigencia, hay un caldo de cultivo que pudiera significar problemas sociales. Aun no se ve violencia, aunque sí rabia contenida.

Petróleos de Venezuela. Foto: Miguel Zambrano / AFP

Económico

Ninguna de las flexibilizaciones de las sanciones tendrá un efecto este mismo año. Es posible que, en el campo financiero, con las posibilidades internacionales que le dieron al BCV y al BdV, puedan hacerse algunas transacciones, donde lo relevante pudiera ser la cobranza de las exportaciones libres que la GL les permite. Que, en vez de ser opacas, sean transparentes y con trazabilidad… además de muuuucho mejor precio.

La pregunta que surge es de dónde saldrá ese petróleo que se podría exportar a precios de mercado, y cobrar en forma transparente. Y posiblemente la respuesta se encuentre en desviar el compromiso con China, que es a descuento y no produce flujo de caja, lo cual podría significar un ingreso inesperado. Pero ya sabemos que el ciclo de exportación se convierte en caja no menos de 90 días después del despacho.

Por lo que este fin de año no tendrá muchos cambios concretos, pero el primer trimestre de 2024 sí puede ser positivo. Aunque debemos estar claros que ya el solo hecho de poner buenas expectativas para el año próximo, tendrá un impacto positivo en el nivel de actividad actual, que hará que los que estaban pensando en abandonar la actividad, pues decidan postergar la decisión.

Además, si se reactivara el consumo o el crédito sin una clara contraparte de generación de oferta, se lograría aumentar la inflación, alejando cada vez más los precios de las posibilidades de una población empobrecida.

Otro tema que parece estar en la nebulosa es la manera en la que se inyectarán en la economía los 3,2 mil millones que administrará la ONU. Porque si se transfirieran como nueva capacidad de consumo, sería negativo, mientras que, si se inyectaran en electricidad, combustible y aumento en la utilización de capacidad instalada, sí podrían convertirse en mejores sueldos que puedan demandar cada excedente de producción y en reducción de la pobreza.

El secreto estará en tratar de que el crecimiento sea orgánico adicionando unidades de capacidad de demanda, a unidades concretas de nueva oferta. Podemos encontrarnos con un principio de 2024 auspicioso en mayor actividad, aunque siempre con el contrapeso que significa la falta de confianza y de seguridad jurídica.

Ahora que levantaron las sanciones habrá que ver si PDVSA tiene la capacidad de estar a la altura de las circunstancias, o si seguirá echándole la culpa de su propia inoperancia, a las sanciones. Hoy la gerencia pública y sin experiencia petrolera está internacionalmente expuesta, dejando en evidencia o bien que tiene cómo estar a la altura de las circunstancias, o bien que no lo está, y buscarán echar para atrás el acuerdo político para evitar quedar en evidencia.

Porque no hay que olvidar que se trata de la misma empresa que, menos de un año atrás, fue denunciada por el propio presidente de Venezuela como de haber perdido 23 mil millones de dólares, más 3 mil millones en cuentas por cobrar, todos atribuibles a la corrupción, con 80 detenidos de alto nivel con traje naranja, que, a esta fecha aún no se sabe dónde están ni quién los tiene. Y no hay evidencia pública de que hayan cambiado los procesos internos de control como para evitar que siga ocurriendo.

Lo que está dejando a la vista esta ventana de oportunidad, es la posibilidad de entrar en el negocio del gas con Trinidad, que, si se hace bien, y se despolitiza, podría realmente significar el futuro de Venezuela, porque se estarían cubriendo los preceptos ambientales que el petróleo en general y PDVSA en particular, no están cumpliendo.

Tanto para el petróleo como para el gas, hace falta experiencia concreta que habría que buscar fuera del ámbito del Estado, que fue sustituyendo profesionalismo por lealtad política… y de esa forma no se maneja este tipo de negocios, ni hay socios que acepten no tener la mayoría en las decisiones, la recompra de productos, y, como muy importante, el manejo de la tesorería y la contraloría para evitar el robo al que ha estado sometida la empresa.

Y Chevron parece ser la carta más firme que tiene para el petróleo, porque se ocupó de cubrir todas las posibilidades de mal manejo por parte de PDVSA, aunque ellos se rigen por su propia licencia y no por la nueva. A cualquier otra le tomaría mucho tiempo hacer el assessment del ambiente de negocios, antes de poner un solo dólar de inversión. Corrupción e incompetencia son los dos temas de los que se tiene que cuidar cualquier nuevo desarrollo de negocios.

Y en cuanto a los mercados, lo más natural sería que las nuevas exportaciones también se hicieran hacia EE.UU. que es donde tiene mayor sentido de negocios, no solo por las refinerías capaces de procesar nuestro crudo, sino por la cercanía, especialmente cuando se trata de barcos de menor calado que no necesitaría trasiego en alta mar, por la corta distancia.

Así como, pese a lo que pueda parecer con estos alivios, todo indica que el Gobierno de EE.UU. se asegurará de que el Gobierno de Venezuela no disponga de excedentes importantes que pudiera usar en su contra; y el Gobierno de Venezuela, a su vez, se asegurará de que el sector privado venezolano, no tenga excedentes como para financiar a la oposición en esta campaña que ya está en marcha.

Lo que, en principio nos deja este anuncio de suspensión de sanciones, es el optimismo como para hacer que las cosas ocurran, aun en este ambiente de profunda recesión, alta inflación, tipo de cambio alto (aunque más bajo de lo que sería sin intervención del BCV), profunda pobreza y alta debilidad política del Gobierno, la cual solo puede ser compensada con medidas de fuerza y control. Siempre sabiendo que, al final del camino, si las cosas no le salen como espera el Gobierno, siempre está el modelo Nicaragua, que significaría “perdido por perdido”.

Por eso es que es complicado que en 6 meses puedan hacerse las inversiones para aprovechar la oportunidad. Lo que si pueden hacer es firmar con Trinidad y arrancar, y poner en marcha proyectos críticos como el de la recuperación del gas de los mechurrios que sería prácticamente venezolano… de adentro, para adentro… privados, por su cuenta… sin empresas mixtas.

Militantes palestinos disparan cohetes hacia Israel desde Rafah, al sur de la Franja de Gaza, el 11 de octubre de 2023. Foto: SAID KHATIB / AFP

Internacional

El tema en común que tienen Hamás y el Kremlin es la falta de una brújula moral que separe lo correcto de lo incorrecto, el bien del mal. Desde el principio de los tiempos la humanidad trató de poner límites a lo que podría ser la agresión a personas no beligerantes civiles, especialmente niños y ancianos.

Lo que hizo Hamás en Israel, y lo que está haciendo Putin en Ucrania, son acciones de un tenor equivalente, pese a que uno es una organización terrorista y el otro es un gobierno. El primero se expone al exterminio y desaparición para que nunca más vuelva a ocurrir algo similar y que sirva de ejemplo para otras organizaciones equivalentes.

En el caso de Rusia, hay que verlo como que debe buscarse una rendición, con su propio Núremberg, que castigue al Gobierno y sus actores, y le muestre al resto de los rusos, y a los países que los están apoyando, que les puede pasar eso, o aún peor.

Más rápido que lo que se podía anticipar, se va configurando en la práctica el eje Moscú-Teherán, el cual deberá ser enfrentado por la OTAN en el frente ruso, y por EE.UU.-Israel en el frente iraní. En febrero de 2022, Biden anticipó ese eje, que en ese momento también incluía a Beijing, que hoy podría incorporarse también, considerando que el tema Taiwán está en alerta permanente.

Lo anterior pondría estrés en la capacidad de combate de EE.UU., porque tendría en operaciones tres frentes, Europa, Medio Oriente y el Mar de la China/Indo Pacífico. Y aun deberían quedarle al menos tres ejércitos para asegurar la estabilidad en el resto del mundo. En nuestra región sudamericana, el único conflicto potencial (hasta el momento) podría ser Venezuela.

Lo de Ucrania tiene ya una dinámica propia en la que va recuperando territorios, y salió del radar de los medios, en favor de lo nuevo, que es el tema Israel-Hamás, teniendo como campo de operaciones primarias a la Franja de Gaza, y como secundaria a la frontera con el Líbano. Claro que el hecho de que aún no hayan atacado Irán (o recibido ataques desde allí) es una decisión política que pudieran tomar en cualquier momento, ya sea Israel por su cuenta, Israel coordinado con EE.UU., o EE.UU. por su cuenta. Pero todo indica que ese conflicto sí ocurrirá.

El otro tema es la yihad generalizada que lanzó Hamás contra los judíos en el resto del mundo que pudiera resultar en atentados contra personas o instituciones judías. Hay una preocupación especial en el caso de Argentina, pues los dos brutales ataques de 1992 y 1994, nunca tuvieron seguimiento formal por la justicia, dando el mensaje implícito de que allí puedes volar una embajada y luego seguir tranquilamente viajando por el mundo sin ninguna consecuencia. Por eso, podría ser que el blanco esté en ese país, considerado por ellos como de bajo riesgo. Y, hasta el 10 de diciembre, bajo un gobierno abiertamente pro iraní.

Recomendación

        • Al Gobierno:que cualquier impulso que se le quiera dar al mercado inyectándole recursos, debe hacerse buscando un equilibrio orgánico controlando el crédito, frenando al dólar y administrando el gasto público y la emisión monetaria. Lo ideal sería que el mercado funcionara… pero no siendo así, tienen que ser cuidadosos en administrar el poder del Estado.
        • A la dirigencia opositora:que, teniendo como respaldo el acuerdo de México/ Barbados, y contando abiertamente la oposición con el apoyo del Gobierno de EE.UU., se mantenga en la ruta pacífica y electoral, que es la que permite transitar por este lento y espinoso camino, el cual, tampoco garantiza nada. Porque si se perdiera esta oportunidad electoral, y EE.UU. echara para atrás y regresara a lo de las sanciones, internamente, la reacción no sería pacífica, pues la gente, especialmente los pobres, con gran participación de chavistas, saldría a buscar en la calle las reivindicaciones que no consigan en las urnas. No se puede llevar a la gente al límite, porque puede traer consecuencias desagradables.
        • A la dirigencia empresarial:que las decisiones sobre levantamiento de sanciones solo repercutirán en la economía diaria a partir del primer trimestre de 2024, y principalmente como estímulo vía el mercado de cambios. La empresa privada no petrolera debe seguir buscando y consolidando espacios, mientras que las petroleras deben lograr fortalecer su patrimonio. Hay que trabajar en la creación de fondos privados de inversión que son los que tienen la capacidad de inyectar recursos en forma quirúrgica, evitando los juegos de especulación. Privados… todo privado.

Publicada originalmente en El Nacional.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto