En la aldea
18 abril 2024

Alex Saab volvió y volvió arrecho

El protegido de Nicolás Maduro está al frente del Centro Internacional de Inversiones Productivas (CIIP). Desde allí, avanza para retomar el poder económico que durante más de una década levantó a la sombra de Maduro y Cilia Flores. En esa tarea que ya inició tendrá que desplazar a los operadores financieros de Delcy Rodríguez.

Lee y comparte
Alejandro Hernández | 14 febrero 2024

Hubo alguna vez en Caracas grafitis que decían aquello de “Cristo viene y viene arrecho”. Esa expresión hoy vale para Alex Saab. Tras haber sido liberado el pasado 20 de diciembre por el perdón presidencial de Joe Biden, ha regresado a Caracas para recuperar el tiempo perdido y volver a echarle mano a los recursos públicos. Saab llegó y viene por todo. 

Que el asunto de Alex Saab era una preocupación fundamental de la familia Maduro-Flores quedó claro desde el momento de la detención en Cabo Verde del colombiano en el ya lejano 12 de junio de 2020. No fue causalidad que la propia Cilia Flores estuviera en la pista de aterrizaje del aeropuerto de Maiquetía junto a la esposa y los hijos de Saab el día de su triunfal regreso el pasado 20 de diciembre. Ambos, Nicolás Maduro y Cilia Flores, fueron durante años sus principales protectores y benefactores desde hace más de una década, cuando el empresario barranquillero llegó a Venezuela con el fraudulento Fondo Global de Construcción

Por eso mismo necesitaban mostrar a su “héroe”, simular que ha sido un funcionario que durante años estuvo al servicio de los venezolanos. Pero no, nada más alejado de la realidad. Hasta al propio Maduro lo traicionó el subconsciente cuando en su Podcast conversó con Alex Saab y reconoció que “a ti nadie te conocía”. Siempre estuvo en la sombra haciendo millonarios negocios como el de los CLAP, la exportación ilegal del oro venezolano o la comercialización de crudo de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) junto a su socio, el hoy detenido Álvaro Pulido Vargas, como bien ha documentado el periodista Roberto Deniz y el equipo de Armando.Info.

Aunque hay algo caricaturesco y forzado en la estrategia de Maduro, ya que en los últimos dos meses ha mostrado más a Alex Saab que en más de una década que estuvo otorgándole contratos y negocios de toda clase, como si quisiera insistir en que es un “héroe revolucionario” y no su “testaferro”, también hay un plan: por un lado, envía un mensaje a lo interno del chavismo, haciendo ver que él se la jugó por Saab y que es un héroe que fue “torturado”, y no su “testaferro”, como lo denunció la exfiscal Luisa Ortega Díaz en 2018, cuando ya había salido de Venezuela. 

Pero hay algo más y quizás lo más importante: Maduro ha decidido que Alex Saab vuelva a los negocios, pero ahora con un cargo público. En enero pasado, durante su presentación ante la Asamblea Nacional, Maduro designó oficialmente a Saab como presidente del Centro Internacional de Inversiones Productivas (CIIP). Con el nombramiento Maduro y Saab desplazaron a Félix Plasencia, hombre de confianza de la Vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez. Aunque el CIIP no está en el radar de muchos, en realidad, es un organismo clave y desde donde se deciden negocios de toda índole y en medio de la mayor opacidad posible. 

Casi a diario, y en las tres semanas que lleva como presidente del CIIP, Alex Saab se ha mostrado en reuniones con embajadores de países aliados del chavismo como China, Bielorrusia o Vietnam, pero también de Qatar, Turquía, México o Portugal, jurisdicciones que el propio Saab conoce muy bien y usó durante años para mover el dinero de los contratos de los CLAP. En un acto político, incluso, le llegó a decir a Maduro que sus gestiones ya asomaban inversiones de 12 mil millones de dólares para Venezuela. Saab, pues, actúa y se muestra como un súper ministro, lo que demuestra que el barranquillero volvió con todo y viene por todas.  

Algunas fuentes aseguran también que el brazo de Alex Saab está de nuevo metido en los asuntos de Pdvsa, en especial en la decisión sobre los cargamentos de crudo, y sostienen que es cuestión de tiempo para que vuelva a controlar el negocio de los CLAP, ese con el que se enriqueció comprando alimentos de baja calidad con sobreprecio, como confirmó en su momento la Procuraduría General de México. Esas mismas fuentes explican que los principales damnificados serán los operadores de Delcy Rodríguez, que tras la caída de Tarek El Aissami asumieron el control del poder financiero. 

A esta hora en la Casa Blanca no deben dudar que la liberación de Alex Saab representó un grave error en la estrategia de negociación con Venezuela. Medios estadounidenses informaron ya que Juan González, el asesor para el Hemisferio Occidental de Joe Biden y arquitecto de la negociación con Venezuela, abandonará su cargo en marzo. 

En Caracas nadie duda del rol que ya asumió Saab: crear estructuras financieras, sociedades fantasmas y triangulaciones de toda clase para evadir las sanciones que Estados Unidos reimpondrá si Maduro cierra la puerta a la posibilidad de una elección democrática.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto