En la aldea
14 junio 2024

Corina Yoris: «No hay una posibilidad de traición». Foto: Adriana Núñez Rabascall

Corina Yoris: «estoy en el cráter del volcán, en medio de la erupción»

«Ser la candidata delegada, la candidata representante, me parece que es un honor».

Lee y comparte
Adriana Rabascall | 24 marzo 2024

Antes de llegar a la casa de Corina Yoris hay que sortear dos controles de seguridad. Cuando anuncio a dónde voy, la encargada del primer punto de vigilancia pide que llame a Yoris para verificar quién soy.

La académica elegida para sustituir a María Corina Machado en la boleta electoral atiende el teléfono. La dejo en altavoz para que dé la luz verde para entrar a su residencia, a las afueras de Caracas. Mientras habla, la señora de seguridad interrumpe, y le pregunta cuándo puede ir a fotografiarse con ella.  Yoris la saluda amablemente y le sugiere que me explique cómo llegar, pues el trayecto es largo y con muchas curvas.

En la sala donde será la entrevista con La Gran Aldea, unos 40 retratos están apretujados en tres mesas. Las imágenes la muestran  junto a sus tres hijos y siete nietos, y también, con sus mascotas. El que no aparece aún en fotos es Odin, un pastor alemán que da vueltas por el patio, ladra poco, pero permanece atento a cualquier movimiento.

Al costado del salón, un viejo minicomponente Panasonic plateado muestra discos compactos de Pedro Infante y del trío Los Panchos. Yoris es aficionada a la música mexicana, al cine y ¡al Real Madrid!

Licenciada en Letras y en Filosofía, doctora en Historia y próxima en ocupar un asiento en la Academia Venezolana de la Lengua, Yoris confiesa que supo que se convertiría en la sucesora de María Corina Machado hace apenas una semana. Lo mantuvo en estricto silencio. No podía contarle ni a sus hijos.

En esta conversación, Yoris responde a quiénes le llaman abuela en redes, se muestra dispuesta a recorrer Venezuela a pesar de sus 80 años, asegura que no tiene filiación con ningún partido político y ratifica que nadie objetó su nombre.

¿Cómo se da la decisión de elegirla a usted para ser  la sustituta de María Corina Machado en el tarjetón? 

Primero, es una candidatura delegada, una candidatura de representación, que quiere decir que nosotros vamos a seguir en la lucha por la habilitación de María Corina. En el caso de que la habilitación política no se diera, seguimos adelante.  

Lo que nosotros estamos buscando es una transición en el país, una transición que permita la reconciliación del país, que permita que nosotros vivamos en libertad y en democracia y que nosotros basemos esa concepción que se tiene de la democracia, a veces equivocada. No es en los consensos, es en el disenso.   

Para mí, el gesto de María Corina es un gesto de desprendimiento, un gesto de amor, de confianza, que a veces es difícil de explicarlo.

Cuando ella me llamó, yo me sentí no solamente sorprendida, sino agradecida, en su confianza, porque sobre todo hay una confianza en que no hay una posibilidad de traición a ella y a los ideales que ella está encarnando. 

Nosotros no podemos perder de vista nunca que la líder de todo esto es ella.  Ser la candidata delegada, la candidata representante, que son las palabras que ella está usando, me parece que es un honor y que yo espero saber responder a esa esta confianza que se ha puesto en mí. Y lo más interesante que me ha pasado en estos dos días es la respuesta que se ha recibido de la población, de la ciudadanía, de la gente, por ejemplo, de mis alumnos, gente que están totalmente a miles de kilómetros y que he recibido unos mensajes bellísimos. Entonces, eso te compromete más todavía.

¿Cómo se da esa decisión? ¿Estuvo en silencio entre María Corina Machado y usted? ¿Había miembros de la plataforma que lo sabían?

 No lo sabía nadie. Lo sabíamos ella y yo. Hubo unos cuantos días de un silencio absoluto, al extremo que mis hijos, mi familia, no lo sabían y en la plataforma no se supo sino hasta el último momento. Fueron días fuertes de tensión, porque se manejaban 40 opciones, se manejaban 40 posibilidades, y uno sabía que ese no era el camino que ella había escogido, y  te costaba a veces un poquito de trabajo mantener el silencio, y no ir a desmentir las opciones que se estaban manejando. 

Si bien fue unánime, tal y como lo dijo María Corina Machado  y se mantuvo ese silencio por días, ¿algún partido, minutos antes,  la objetó?

Yo no estuve en la reunión, pero hasta donde yo sé, cuando ella dio el nombre, la reacción fue inmediata, unánime. No hubo absolutamente ninguna objeción. 

¿Cómo llegó a formar parte de la Comisión Nacional de Primaria?

Mi nombre surgió en el seno de una consulta que hicieron César Pérez Vivas y Nelson Chitty La Roche. Como Chitty escribe en El Nacional y yo también escribo en El Nacional, nosotros tenemos mucha conexión con eso, yo lo llamé inmediatamente y me dijo que mi nombre surgió del mundo académico y cultural.

Después, eso fue llevado a la plataforma y entonces yo fui llamada directamente por dos de los miembros de la plataforma que fueron José Cartaya y Angelo Palmieri, y después me llamó Omar Barboza, y tuve con ellos una entrevista donde estuvo también Acción Democrática y gente de Primero Justicia, pero si me presionas mucho, yo diría que es un consenso. Yo fui una persona que no generó rechazo dentro de la plataforma.

 Mi nombre lo llevó Angelo Palmieri de UNT, pero yo sí quiero aclarar que yo no pertenezco a ningún partido. Incluso esta información sobre que es Palmieri quien presenta mi nombre, para mí fue hasta sorpresiva, porque yo siempre había hablado de que la postulación venía de la de la mano del grupo de Chitty La Roche.

Yo acepté sin ponerle ningún tipo de condición, y bueno, estoy ahora en el cráter del volcán en medio de la erupción.

Hay cientos de venezolanos con un currículo muy parecido al de usted ¿Pero por qué usted? ¿El nombre Corina tiene algo que ver?

No, es porque ella cree en mi honorabilidad, en mi rectitud. Te voy a decir lo que ella me dijo. No son palabras mías, sino de ella: que yo soy insobornable, que soy recta, que soy inteligente, que cabezas como la mía hay muy pocas en el país. Son palabras de ella, como le estoy diciendo, para que no se tome como una pedantería. Ella no jugó más nombres.  

Se ha especulado mucho al respecto, tenía una u otra posibilidad, pero cuando ella habló conmigo, la cosa la tenía bastante clara. Lo que ella tuviera más allá, ella nunca me lo manifestó. 

Le insisto con el tema de que se llame Corina….

El hecho de que yo me llame Corina, ella (María Corina) dice que fue de la mano de Dios, que fue una jugada de la Providencia, lo que influye es mi manera de ser, porque cuando nosotros nos conocimos y empezamos a tener la relación en la Comisión Nacional de Primaria, María Corina y yo establecimos un nexo. A veces, las posiciones mías no eran exactamente las que ella tenía, pero yo lograba llegar a entendimientos con ella. Eso a María Corina siempre le gustó,  le llamó la atención,  que yo no me sentaba a discutir sin llegar a los extremos que se dan mucho en este ámbito. Todo lo contrario.

Cuando tú me dices que puede haber muchas personas con mis características, sí, yo creo que hay muchas personas que tienen características como la mía, yo no soy única, lo que pasa es que yo lo demuestro.

A mí lo que me da mucha risa, por cierto, es que a mí me hablan de perfil bajo. Yo no tengo perfil bajo.  En las redes sociales dicen que yo no soy conocida. Bueno, si tú no me conoces, no puedes generalizar y decir que nadie me conoce. Lo que pasa es que yo me he desenvuelto en el mundo académico, en el mundo intelectual, aun cuando yo he tenido una participación, vamos a decir política de manera teórica, porque yo pertenecí al movimiento de veedores de la UCAB, cuando las elecciones de Chávez. Yo tengo muchísimos años escribiendo en El Nacional, otra cosa es que yo no haya tenido actividad partidista. Yo nunca he sido partidista, pero por ejemplo, yo cuando estudié en la Universidad Simón Bolívar, pertenecía al movimiento de estudiantes. Es decir, a veces con esa facilidad con que te quieren descalificar…

Por cierto, una de las cosas que se ha utilizado quizás para celebrarla y para atacarla es el término abuela.  ¿Cómo le hace sentir que la llamen abuela?

Yo estoy muy orgullosa de ser abuela.  Yo no tengo ningún tipo de complejo con eso. Lo que quieren es hablar de que tengo más años de lo que tienen otros. A mí la edad me tiene sin cuidado.

Es verdad que el organismo no te responde como cuando yo jugaba el tenis o cuando yo pertenecía al equipo de esgrima de la Universidad Simón Bolívar, pero aquí lo que interesa es que tú tengas una mente precisamente capaz de producir.

 Ser abuela no significa ser una persona decrépita, como si tú estás en una mecedora con una aguja de tejer. Esa concepción es muy triste, porque nosotros, los que tenemos cierta edad en Venezuela, estamos dando una lucha feroz, heroica. Y además que nosotros tenemos una vivencia que muchas veces ustedes no la tienen por la juventud. Tenemos una vivencia de un país que fue próspero, un país en donde, con todos sus problemas, disfrutamos de un país diferente y tenemos experiencia.

Yo lo que me pregunto es ¿por qué tienes que descalificar a una persona porque tiene edad? ¿Necesitas ser un muchacho para que tú puedas aspirar a una cosa? Yo soy abuela de siete nietos, bellísimos, adorables, pero mi vida no se reduce a esa faceta.

¿Hay miedo dentro de usted, dentro de su familia…? Me decía al comienzo que nadie sabía que iba a ser candidata.

Yo no se los dije porque María Corina me pidió que mantuviéramos esto en silencio, tú no debes revelar tus estrategias.

Puede ser que mis hijos tengan algún tipo de temor, porque la situación de Venezuela no es la ideal, es justamente por eso que nosotros estamos luchando y, además, la visión que se tiene del país en el exterior está muy magnificada.

No soy temeraria, pero no tengo cobardía en mi manera de ser, más bien soy arriesgada en algunas cosas.  Bueno, de hecho, lo estoy demostrando.

Sin embargo, con unos hijos viviendo en el exterior, ¿hubo miedo, hubo rechazo, hubo un «’mamá, por qué te metiste en esto”?

Ellos no están muy contentos con eso. Ellos están contentos, pero tienen reservas, porque también es el momento, con lo que ha pasado en las últimas semanas, se te eriza un poco la piel ante la realidad de lo que he pasado, por ejemplo, con el equipo María Corina.

Eso es muy humano y normal que suceda y, sobre todo, ellos sienten la necesidad de que haya alguien que me arrope, que me apoye, que me ayude.

A la hora que estamos conversando, mediodía del día domingo,  todavía no se puede postular ¿por qué cree que esto está ocurriendo?

Hay probabilidades de que no me pueda postular. Están las tarjetas bloqueadas, no hay manera de acceder al sistema. No se puede ni siquiera con la tarjeta de UNT, ni de la MUD, ninguna de las dos.

No han podido inhabilitarme, han sacado uno que otro tuit fuerte que yo había escrito hace cuatro o cinco diez años, que a veces hasta risa me da leer. Eso es lo poco que pueden haber conseguido, no, encuentran qué decirme y, entonces, obstaculizan, porque evidentemente aquí había una duda que muchos la tuvieron, que era lo de la transferencia de los votos de María Corina hacia quien ella eligiera.

Bueno, tú estabas en la rueda de prensa, tú viste la reacción y el entusiasmo que hubo. El apoyo a la decisión de María Corina y la figura mía no fue en ningún momento rechazada.

Yo lo que quisiera transmitir es un mensaje de un país de reconciliación, de encontrarnos los unos con los otros.

Nosotros estamos caminando a una transición, escogimos una vía electoral y el haberme escogido a mí fue aceptado por unanimidad y de consulta con toda la plataforma y los partidos.

¿Siente que los partidos políticos que tienen hoy las tarjetas pueden cambiar la decisión unánime de inscribirla ante los obstáculos que se están presentando en el CNE?

Yo no lo creo, he visto las manifestaciones de ellos en las redes, donde ratifica y solicita que permitan que desbloqueen las tarjetas.

Yo creo que, el viernes, una de las manifestaciones que hubo es que se dio la unidad perfecta y yo creo que ellos tienen muy claro que esa unidad no debe ser rota.  Ellos (el chavismo) están apostando a que haya una ruptura.

También se ha publicado que usted  tiene doble nacionalidad… 

Yo nunca he tenido doble nacionalidad. Mi esposo murió hace 13 años. Era de origen uruguayo, pero él estaba nacionalizado venezolano y yo nunca opté por tener una nacionalidad ni venezolana, ni española, ni italiana, ni nada. Yo siempre he sido una sola nacionalidad por decisión propia.

¿De qué se desprende en este momento Corina Yoris?

Me estoy desprendiendo de la tranquilidad que tienes tú en tu casa y no estás metido en el cráter del volcán, por ejemplo. Me estoy desprendiendo de la dedicación única y exclusiva al mundo académico, de las letras y de la filosofía, que es el mundo donde yo me he desempeñado.

Yo, por ejemplo, tengo que terminar de escribir el discurso de incorporación a la Academia Nacional de la Lengua, que es el 24 de abril, y yo no llevo ni dos párrafos.

¿Qué cree que le aporta una catedrática, filósofa como usted, ese conocimiento para dar lucha política?

Lo que te da la filosofía es claridad conceptual. Si algo que la filosofía debería desempeñar en un país como Venezuela, es ayudar en desarrollar en el razonamiento y el pensamiento, no me gusta utilizar mucho la palabra crítica, pero sí reflexiva. Eso hace que tú aprendas a separar la maleza del trigo.

El mundo de la academia te permite conocer y acercarte más al ciudadano, que no me gusta tampoco la denominación de “ciudadano común”. Todos somos ciudadanos en el país y tenemos nuestros derechos. Pero el hecho de yo haberme dedicado a ese mundo de la cultura, me ha hecho entender las distintas facetas que tiene la población venezolana. Pertenecer hoy día a la Academia Nacional de la Lengua Venezolana me llena de un orgullo enorme, porque el lenguaje es la manifestación del espíritu de un pueblo, de una nación.

En redes se ha comentado su afición por el Real Madrid ¿tiene cábalas para el fútbol? ¿Por qué el Real Madrid?

Desde que estaba absolutamente niñita he sido una fanática del Real Madrid. ¡Hala, Madrid!. Lo único que me faltó para la entrevista fue traerme una de las bufandas que tú te compras el Bernabéu.

 Claro que soy fanática y fanática del CR7 (Cristiano Ronaldo). Es una de las figuras más importantes que se ha tenido en el fútbol.

¿Y por qué el Real Madrid? Porque es un equipo coordinado, que sabe jugar fútbol, que da lecciones de fútbol y que ha tenido personajes absolutamente extraordinarios. El mejor jugador del Real Madrid no fue de Ronaldo, fue Alfredo Di Stéfano.

Si me siguen en Twitter, se van a encontrar que yo canto los goles. Esa es una de las facetas de mi carácter, porque a veces nadie lo saca a relucir.

 Usted decía: “no soy temeraria, pero tampoco soy cobarde? Le vuelvo a preguntar: ¿en este momento hay miedo de algo que hace una semana no tuviera?

No lo tengo. Te estoy siendo muy sincera. Tú me puedes decir que hay que tener precaución, pero de verdad, no he desarrollado ese sentimiento hasta este momento. No sé si es porque me han arropado las emociones de otra índole, las entrevistas, las llamadas, el cariño.

Cuando tú recibes este tipo de mensajes, tú sabes que estás haciendo lo correcto.

¿Hará giras?

Sí. Las tendremos que dosificar, no sé si esa sea la palabra adecuada. Tenemos que tener conciencia de que hay algunas cosas que María Corina puede hacer, y que yo no debo hacer. Pasarme cinco días en una gira puede ser excesivo, pero nosotros tenemos planteado hacer giras juntas.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas