En la aldea
27 mayo 2024

Márquez inscribió su candidatura la presidencia la noche del lunes 25 de marzo

Enrique Márquez: la forma como nació la candidatura de Manuel Rosales le coloca un signo de duda frente al país

El aspirante a la presidencia señala al gobernador de Zulia de «incoherencia en su accionar»

Lee y comparte
Alejandro Hernández | 07 abril 2024

El candidato del partido Centrados en la gente asegura que si María Corina Machado se hubiese podido inscribir o la Plataforma Unitaria (PU) hubiera logrado postular a alguien con posibilidades reales, él no se habría metido en la contienda presidencial.

Asimismo, califica de “barbaridad que no tiene justificación” el bloqueo a la tarjeta de la Unidad que impidió la postulación tanto de la ganadora de las primarias como de la profesora Corina Yoris.

Márquez reconoce que no ha hablado en el último año con María Corina Machado y que sus conversaciones con la PU son algo “aisladas”, pero dice que la puerta para construir acuerdos está abierta.   

No es muy claro sobre cómo lograron revertir la ilegalización del partido que lo está postulando, pero afirma que usará sus contactos en ambos lados de la política para construir consensos. El candidato no tuvo mayores reparos para catalogar de “autoritario” al régimen que encabeza Nicolás Maduro.

Hay gente que tiene dudas sobre su candidatura, temen que puede estar vinculada a sectores del chavismo, ¿qué le dice a quienes piensan así?

-Yo empecé a hacerle oposición a Hugo Chávez antes de que mucha gente que está en política hoy si quiera pensara en hacer política. En el año 2000 salí electo diputado por el Zulia, luego me enfrenté a la abstención en 2005 y de allá para acá he estado participando en la Mesa de la Unidad, la PU y en todas las iniciativas opositoras. Yo tengo mi propio método y mi propia aproximación, claro que sí; pero voy a demostrar en la campaña que mi candidatura resume la búsqueda de la oposición venezolana y que puedo unir a la dirigencia opositora. No voy a dejar ninguna duda, estoy acostumbrado a la crítica y a la duda, ahora, está en mi despejarlas y lo haré. Estoy claro en que es mi responsabilidad eliminar cualquier incertidumbre sobre mis intenciones al competir por la presidencia de la República. 

¿En qué momento decidió ser candidato y por qué?

-Yo fui expulsado de Un Nuevo Tiempo (UNT) en 2018 por mi decisión de participar en las presidenciales de ese año. Fui sacado a patadas por el presidente fundador del partido, Manuel Rosales. En ese momento me declaré independiente y en 2021 volví a tomar una posición pública como rector del Consejo Nacional Electoral (CNE); al salir de allí el año pasado, un grupo de amigos ex UNT, me propusieron que analizáramos la posibilidad de una candidatura presidencial a través del partido Centrados, pero cuando teníamos decidida la postulación anularon la tarjeta de la organización. Luego de eso empezamos a apelar esa decisión, se movieron todos los resortes legales y políticos posibles y, finalmente, Centrados logró rehabilitar su tarjeta el día domingo 24 de marzo y pude postularme ese día. Aunque fue sorpresivo el hecho, la posibilidad la veníamos trabajando.

¿Cómo lograron revertir la ilegalización el partido? 

-Jugando con las reglas que existen en Venezuela… se hicieron las diligencias legales y políticas necesarias para tener una cara opositora en el tarjetón, nosotros creemos que hoy mi candidatura es, quizá, la única opción de verdadera oposición con la que contamos y eso puede unir a las fuerzas democráticas alrededor de un planteamiento. Es decir, nosotros somos el proyecto de oposición que puede aglutinar al país y lograr una transición democrática. 

Si el partido lo legalizaron el domingo 24 de marzo, ¿por qué decidió acudir al CNE el lunes 25 después de las 8:00 de la noche?

-Porque estaba esperando a ver lo que ocurría con el resto de la oposición, con sinceridad te digo, si la PU hubiera presentado una candidatura que yo considerara que tenía posibilidad de avanzar, yo no me hubiera presentado; igual que si María Corina Machado se hubiera podido postular, yo no me habría inscrito, lamentablemente eso no ocurrió. Entonces, cuando observé lo que estaba ocurriendo en la PU, tomamos la decisión de irnos al CNE. Pero reitero que fue a esa hora, porque estábamos midiendo qué decidía la oposición, puesto que no queríamos que nuestra aspiración fuera un tiro al aire o un fuego artificial, sino algo útil.

Si su candidatura es la única opción verdaderamente opositora, ¿cómo califica la del gobernador Manuel Rosales?

-Sobre el caso de Rosales lo que debo decir es que la forma como nació su candidatura ya le coloca un signo de duda frente al país. Además, hay incoherencia en su accionar, porque ahora él participa, pero antes no participó; recuerda que me expulsó de UNT porque tomé la decisión de votar en el 2018. Por eso digo que en el caso de él hay incoherencia. Yo no tengo problemas personales con el señor Rosales, milité muchos años con él; pero hoy tengo profundas diferencias políticas, sobre todo, cuando se habla de compromiso con el país, y pienso que el pueblo le va a cobrar a la candidatura de Rosales, su incoherencia y su carencia de compromiso con Venezuela.

¿De dónde viene el partido Centrados?

-El partido Centrados fue creado, hasta donde recuerdo, en el año 2020 – 2021, por un grupo de gente de izquierda, el liderazgo más importante es el exdiputado José Luis Farías. Es un partido pequeño de cuadros que participó en las regionales del 2021 y obtuvo dos alcaldes en el estado Trujillo. Se llama Centrados en la gente, porque busca que su acción política esté basada en los grandes objetivos del país. Ya será más conocido en nuestra campaña, que debe iniciar pronto. Yo no soy parte de la organización, solo soy su candidato. Si revisas las postulaciones de 2021, verás que apoyaron candidatos de todos los partidos, dentro y fuera de la Plataforma, incluso hubo varios alcaldes chavistas que le pidieron la tarjeta, porque no es un partido que no tiene la limitación de una posición fija… 

¿Ha hablado con María Corina Machado?

-Desde hace tiempo que no, te confieso que la última vez que lo hice todavía era rector del CNE, luego de eso no he tenido mayor contacto con ella. Yo la conocí en el año 2006, cuando ella dirigía Súmate y yo era el representante electoral, paradójicamente, de Manuel Rosales. María Corina y yo tenemos distintos métodos, pero buscamos lo mismo, que es cambiar a Venezuela, de tal forma que no creo que tengamos que conversar mucho para yo saber qué piensa ella y para que ella sepa que soy un hombre comprometido con el futuro del país.

¿Pero cree que su candidatura puede despegar sin pasar por el apoyo de Machado?

-No estoy buscando acuerdos cupulares, yo busco el respaldo del mismo pueblo que la está apoyando a ella y que antes apoyó a Henrique Capriles o al triunfo de la Asamblea Nacional de 2015. Por supuesto que María Corina tiene una gran responsabilidad en estos tiempos y nadie duda de su liderazgo; lo que ella haga va a tener un impacto importante dentro del proceso electoral.  

¿Tiene relación con la Plataforma Unitaria?

-Yo vengo de allí, aunque no formo parte de ella en este momento, pero por supuesto que hay llamadas, dudas, interrogantes; pero es la misma la misma meta, de tal forma que, aunque no hay relaciones fluidas y continuas, hay conversaciones aisladas para hacer seguimiento a la política y buscar entender lo que está ocurriendo. Como candidato voy a esmerarme en utilizar todos los contactos y relaciones que tengo en todos lados, para intentar construir consensos y salvar a nuestro país. 

¿Estaría dispuesto a un acuerdo con la PU en función de otra candidatura que surja por vías de algún tipo de negociación?

-La inteligencia y la sabiduría mandan en esto, nadie en su sano juicio va a estar en desacuerdo con buscar la coincidencia. De mi lado eso siempre está abierto, ahora, hay que ver el momento, de qué manera, para qué… Todo eso se debe conversar, y así cada quien tomará las decisiones que le correspondan. 

¿De dónde salen los fondos para la campaña?

-También yo lo quiero saber… estoy buscando… Voy a generar un esquema de financiamiento que cuando lo anuncie, va a ser una novedad en la política venezolana. Igualmente, no pretendo hacer una campaña muy costosa, no voy a ofender al pueblo venezolano con eso; más bien, quiero hacer una campaña de mucho contacto, ideas y contenido. De tal manera, que utilizaré las finanzas inteligentemente y seré muy transparente en la obtención y el uso de los recursos que tenga. 

Como exrector del CNE y conocedor del tema electoral, ¿Cuál es la explicación del bloqueo de las candidaturas de la tarjeta de la Unidad que hubo en el periodo de postulación?

-No, eso no tiene explicación alguna, eso es una barbaridad, yo no se cómo los rectores de oposición no han dicho nada. Honestamente te digo, me parece una barbaridad que no tiene justificación legal, ni jurídica, ni técnica. Es, simplemente, un exabrupto. 

¿Por qué usted y Roberto Picón renunciaron al CNE? 

-No es cierto que nos obligaron a renunciar, yo no recibí ninguna presión; allí lo que ocurrió es que, tanto los rectores del lado oficialista, como nosotros, perdimos apoyo político. Yo entré allí por un acuerdo que debió mantenerse por siete años como dice la ley; pero se venció antes debido a las conversaciones de Barbados, donde se produjo un nuevo convenio con la PU y, aunque muchos dicen que no fue así, la delegación opositora seleccionó dos rectores para ser incluidos en el organismo electoral, y con eso, el apoyo que teníamos el rector Picón y mi persona se terminó. 

¿Qué valoración hace de la gestión de los rectores Aimé Nogal y Juan Carlos Delpino en el CNE?

-Les ha tocado un momento muy difícil, un rector en minoría en el CNE tiene una vida muy accidentada, usualmente vulnerado en sus derechos, yo los conozco personalmente y sé que deben estarla pasando bastante mal en estos días. Mi recomendación es que digan la verdad de lo que están viviendo y de lo que piensan. No me atrevo a valorar su gestión, porque soy candidato; solo debo decir que confío plenamente en este CNE y se que me va a proclamar como presidente de la República. ¿Por qué lo hago? Porque conozco ese sistema de votación, escrutinio y totalización como la palma de mi mano, y puedo garantizarle al país que su voto será secreto y nadie se va a meter con él. 

¿En Venezuela hay un gobierno democrático, autoritario o dictatorial?

-El sistema de gobierno venezolano sin duda alguna es autoritario, fíjate que durante los últimos días se han levantado voces de aliados históricos del chavismo como el presidente Lula, el presidente Petro o el presidente Boric, que han dicho, mira, allí hay una deriva autoritaria. ¡Caramba, algo está viendo la propia izquierda! El problema es que Maduro deja de escuchar estas voces para imitar a Díaz Canel y a Daniel Ortega. En Venezuela hay un establecimiento de una ruta autoritaria muy peligrosa. 

¿Tiene algún contacto con los presos políticos?

-Estoy muy preocupado y apenado por ellos. Esta semana le preguntaba a una amiga que tengo en común con Dignora Hernández, que cómo estaba ella; pero desgraciadamente esta persona me dijo que no sabían dónde está. Dignora es una señora trabajadora, humilde, de Guama estado Yaracuy, me da tanto dolor pensarla presa; igual que la doctora Rocío San Miguel, no se merece estar presa, por amor de Dios. Le pido al Gobierno que no sigan cometiendo esos atropellos. También detuvieron al dirigente de Vente Venezuela, Henry Alviárez, entre muchos otros presos políticos. Maduro debería entender que lo que está haciendo lo encierra en el autoritarismo sin sentido, no se trata de meter presa a la gente para amedrentar, porque yo creo que ya nadie se amedrenta con eso. Si ese es el objetivo, creo que no lo ha cumplido y ha quedado aún más desprestigiado. El Gobierno debería soltar a toda esa gente, a ver si mejora su imagen.

¿Está muerto el acuerdo de Barbados?

-El diálogo no se puede suspender, tiene que ser permanente y tiene altibajos. A pesar de que considero que el gobierno no ha cumplido a cabalidad con lo acordado en Barbados, creo que debemos seguir viendo esa instancia como una opción para entendernos, es el mecanismo que tenemos a la mano. 

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas