En la aldea
21 mayo 2024

Vidal: «sigue siendo María Corina Machado la electora más importante del país»

Entrevista a Luis Vidal, director de More Consulting

Así como estamos, Maduro gana hoy

Aún cuando el 64,5% de los 1.200 encuestados, a principios de abril, por la empresa More Consulting evalúan de forma negativa la gestión de Nicolás Maduro, el actual gobernante se impondría hoy en elecciones, sin que se haya producido el apoyo manifiesto de María Corina Machado a ningún candidato hasta ahora y a pesar del deseo de cambio que anima a tres de cada cuatro venezolanos

Lee y comparte
Javier Conde | 16 abril 2024

Los venezolanos seguirían votando a Chávez si estuviera vivo. Los venezolanos tienen una valoración aún más positiva de los gobiernos de la Cuarta República. María Corina Machado es la gran electora, cuya señal cambiaría el destino de la elección del 28J a pesar de que ha bajado unos puntos en comparación con el período final del año pasado. Y Nicolás Maduro perdería el careo con Benjamín Rausseo y con Manuel Rosales en hipotéticos enfrentamiento directos con cada uno, cuyo posibilidad de ocurrencia se desconoce. Pero con apenas 20% de apoyo sólido, si se votara hoy, con ese cuadro de 13 candidaturas, sin que hable Machado, el presidente sería reelecto

El estudio de la encuestadora More Consulting se realizó entre el 1 y el 3 de abril, mediante llamadas telefónicas, en una muestra de 1.200 casos. Se atribuye un nivel de confianza de 95%.  Luis Vidal, el director de la consultora, destaca por el gran hallazgo del estudio de opinión “el deseo de cambio del país”. Pero advierte que este es un momento de sensatez, madurez y profesionalismo: “De pensar un poco más allá de esta reactividad permanente a cualquier información”

– ¿Quién es Luis Vidal

Luis Vidal es un politólogo graduado en la Universidad Central de Venezuela, con una maestría en ciencia política en la Simón Bolívar y una especialización para análisis de datos también la UCV. Soy alguien que estudió en Ingeniería y la dejé porque al final no me terminó gustando. Estudié ingeniería metalmecánica en la USB que dio una formación matemática importante que me ha sido muy útil en mi trabajo como encuestador y como analista de datos 

¿Cómo surge More Consulting?

More Consulting tiene algo más de diez años en el mercado. Antes trabajamos en otras empresas de opinión pública, también en campañas electorales tanto acá como afuera. La empresa surge al observar la necesidad de información que había en la opinión pública. Sobre todo en la herramienta de levantamiento de data relacionado con las encuestas telefónicas que, por mucho tiempo, ha tenido que enfrentar algún tipo de prejuicios. Desde el día uno, nuestra decisión de mercado fue meternos en esta área porque entendemos que los teléfonos celulares son de los elementos de mayor penetración en la población venezolana. Se estima que más del 90% de los hogares tienen al menos un teléfono celular lo que permite que el universo de personas con teléfono celular se acerque lo más posible al universo de la población venezolana. Eso nos da una posibilidad a nivel logístico de poder auditar, controlar, tener una rigurosidad metodológica que en los estudios cara a cara se hace más complicada. Tenemos la experticia y además tenemos como hacer otro tipo de estudios. Nos hemos enfocado en el desarrollo de este tipo de encuestas, tanto en el país como fuera, para institutos de investigación que hacen una auditoria estricta de la metodología. También para otras encuestadoras muy grandes a nivel mundial.

«Uno pone un candidato genérico apoyado por María Corina Machado contra el resto y, en este momento, sigue siendo María Corina Machado la electora más importante del país»

Cuando habla de afuera,  ¿en qué lugares?

Esa es una cosa que en Venezuela es delicado. Nosotros no damos mayor información. Primero, sobre las encuestas. Lo que ocurrió fue que un cliente filtró una lámina, que al ser una entre 150 láminas del estudio, hace ver como si nosotros hubiéramos enfocado el estudio de manera sesgada para demostrar que un candidato tenía la posibilidad de ganar la elección. Eso obligó a que tuviésemos que soltar algunas otras láminas para que se entendiera que era parte del estudio. Nosotros intentamos estar lo más bajo perfil. No damos información sobre nuestros clientes porque nosotros entendemos que somos básicamente unos levantadores de información. Es como una persona que se encarga de hacer exámenes de laboratorio. Levanta una información sobre un paciente y le da esa información. Creo que no es ni ético ni la intención de este negocio salir a hacer público este tipo de cosas.

En España, por ejemplo, los periódicos suelen publicar encuestas regularmente pero informan que ellos las contrataron.

Al igual que en Colombia y en otras partes del mundo. Pero hay que entender en el país en el que estamos. Este estudio en especifico no es ni siquiera para un cliente. Es un estudio que levantamos mensualmente para un conjunto de clientes que compran una suscripción de este informe. Normalmente no son clientes de temas políticos, sino más bien de temas de mercado, de empresas relacionados con seguros, bancos, hasta empresas de consumo masivo. Uno de los servicios que tiene es la situación política. En los años en los que no hay eventos electorales importantes estos estudios solemos hacerlos trimestralmente y en la medida que se acerca algún evento electoral la frecuencia aumenta a cada mes, que es el caso de este estudio. Es para unos suscriptores privados que en este caso, al igual que había pasado en marzo del año pasado, se filtró algo de esa información. 

¿Cuáles son para ustedes los hallazgos más importantes del estudio?

Uno de los hallazgos más importantes es que hay un deseo de cambio evidente y palpable en la sociedad venezolana, que va variando en porcentajes dependiendo de las alternativas que se ofrezcan en cuanto a esa posibilidad de concretar ese cambio. Cuando a este tipo de estudios le hacemos otros análisis más profundos, terminamos viendo que el fuerte del gobierno está alrededor del 20% (Maduro tiene 27,7%, Rosales 15.9% y Benjamín Rausseo 9%) y puede llegar a moverse a algo más de fuerza dependiendo de las otras alternativas. Ese otro 70% o 75% que desea un cambio político en Venezuela por sus características no es homogéneo. Es más heterogéneo que ese 20% fuerte del gobierno. Eso hace que, dependiendo de las características de esas alternativas, se unan más o se unan menos. En general, el deseo de cambio es muy superior al deseo de mantener la situación actual del país. Lo que tenemos que tener en el radar a día de hoy (15 de abril) es  la realidad de que hay 13 candidatos inscritos. Como encuestadora, como alguien que haga un trabajo serio, debe poder estudiar desde los escenarios que sean de este momento pero pudiendo intentar recrear los distintos escenarios que estratégicamente uno entiende que podrían llegar a ocurrir. Algunos tienen un poco más de posibilidad de ocurrencia en este momento y otros parecen absurdos pero tienen aunque sea un mínimo de posibilidad de ocurrencia. Hay infinitos escenarios posibles y es imposible poder medirlos todos y lo que hacemos es más o menos adaptarnos a los diferentes escenarios.

«El chavismo como idea sigue siendo muy fuerte en Venezuela y está muy lejos de desaparecer»

¿Cuál sería el resultado electoral al día de hoy?

 Si hoy fuese la elección, sin un apoyo manifiesto de María Corina Machado a ninguno de los candidatos que están corriendo, y a pesar del deseo de cambio, Nicolás Maduro ganaría la elección dada la situación que existe en este momento. Hay alguien que pueda asegurar que esa situación va a ser así hasta el día de la elección, yo no me atrevo a asegurarlo. Y por eso jugamos con los distintos escenarios, por eso se ve la posibilidad de que uno pone un candidato genérico apoyado por María Corina Machado contra el resto y, en este momento, sigue siendo María Corina Machado la electora más importante del país. También es cierto que ha bajado algunos puntos en relación con las mediciones posteriores a la primaria. Es un juego de escenarios en el que uno va midiendo los pesos reales que tiene cada uno de los actores en esos posibles escenarios. Nos paseamos porque Machado llame a votar, pero sin apoyar en específico a ningún candidato, también la posibilidad que llame a no votar y llegamos hasta dos o tres escenarios en los que ponemos alguno de los candidatos distintos en el cara a cara con Maduro. Es simplemente para evaluar los candidatos que logran agrupar la mayor cantidad de votos de aquellos que no están a favor del gobierno.

¿Les sorprende que aún Chávez tenga la fuerza que refleja el estudio (48,2% aún lo votaría)?  ¿Es algo que han verificado de forma rutinaria?

Hemos medido esa pregunta al menos 50 veces en distintos años.  Dependiendo del tamaño de la muestra, del margen de error del estudio, del momento, permanentemente esa pregunta nos da parejo entre los que dicen que sí votarían por Chávez si estuviera vivo.

«Cualquier nombre de líder tradicional de la oposición tendría más o menos esos mismos valores de rechazo que se observan en este momento en Rosales»

Cerca de la mitad de los consultados

Seguro y, repito, la hemos medido 50 veces. No es un secreto que parte de la campaña del gobierno en este momento está enfocada en volver a tener algunos símbolos asociados a Hugo Chávez cuando pareciera que en los últimos años se habían alejado de esa imagen. Aún así, cuando se ponen los enfrentamientos electorales entre Manuel Rosales, que está inscrito, y Nicolás Maduro,  Rosales está siete puntos por encima.  Me llama la atención en este momento que  poniendo a Benjamín Rausseo en lugar de Rosales, la diferencia de Rausseo sobre Maduro es de 12 puntos. Entonces, si se publica una sola lámina, el estudio parece está sesgado. Son formas de hacer preguntas sobre escenarios electorales. ¿Es probable que la elección sea solo entre Rosales y Maduro?, ¿es probable que sea únicamente entre Maduro y Rausseo? Nadie lo sabe pero lo normal es que se puedan hacer este tipo de mediciones.

-¿A Rosales no lo han medido tanto o sí?

Creo que existía una posibilidad enorme de que el candidato de la oposición terminara siendo Rosales. Al analizar escenarios era algo evidente. Se ha medido algunas veces y no debería ser una sorpresa para nadie. No estoy diciendo con esto que Rosales tenía todo planeado, para nada. Sobre la influencia de Chávez en la política nacional, aparece en unos casos con tres puntos más , en otros casos con uno, pero más o menos la mitad seguirían votando por Chávez si estuviese vivo. Hay, sin embargo, una brecha importante entre aquellos que votarían por él y los que dicen que no votarían por Maduro. Más o menos alrededor de dos de cada 10 venezolanos que consistentemente votarían por Chávez no lo harían por Maduro en este momento.

¿Esa brecha es la que está intentando cerrar el oficialismo?

Cuando se vuelve a los valores del chavismo desde la campaña del presidente Maduro se está intentando rescatar parte de ese chavismo originario. Un mensaje que queda en nuestros estudios es que el chavismo como idea sigue siendo muy fuerte en Venezuela y está muy lejos de desaparecer Si la estrategia se plantea entendiendo que el peso de otras opciones es mínimo, eso es parte también de los errores permanentes que ha tenido la oposición en este proceso. 

Se suele escuchar que nueve de cada diez venezolanos están contra Maduro, ¿de acuerdo con este estudio eso no sería así?

Yo puedo responder por el trabajo, la metodología y nuestros estudios. Sé que es mucho más atractivo para ciertos públicos esos estudios que puedan decir que Maduro tiene 5%. A nosotros la verdad no nos da de esa manera. Además consistentemente ha sido así.

¿Sorprende también que casi uno de cada tres venezolanos ve como positiva la  gestión de Maduro?

Ahí se está sumando el regular a bueno. Hay todo un debate metodológico sobre qué escala usar. Si se le pregunta a 100 profesores de metodología, quizás 90 digan que ellos prefieren usar una escala que sea impar, es decir, positivo, regular y negativo. Nosotros siempre hemos querido darle contenido a ese regular. Si se suma solamente excelente y buena ese número baja a dos de cada diez, que es más o menos su apoyo sólido. Eso lo que quiere decir es que hay un 10 por ciento que puede crecer en unos casos y puede bajar en otros. Y eso es parte también del otro mensaje que hay que tener. Venezuela no es solamente el país que nosotros tenemos alrededor, y si uno cree que puede generalizar el país a través de su entorno, es el primer grave problema que existe. ‘Todas las personas con las que yo hablo dicen que…’, se escucha, pero ese es solo el universo de las personas con las que hablas. No es el universo del país. El país incluye zonas rurales, estratos pobres urbanos, estratos medios populares, estratos de clase media, de clase alta. Esas explicaciones se le escuchan incluso a políticos. Para eso existen las herramientas científicas que bien aplicadas deberían dar unos resultados generalizables a toda la población.

Rosales y su rechazo

¿Han medido si la candidatura de Rosales ha tenido alguna mejora desde su postulación?

Estamos en un momento de incertidumbre importante. Se esperó al primero de abril para arrancar el estudio. Una semana después de que se cerraran las postulaciones pero con la Semana Santa en el medio. Nosotros que somos animales políticos y consumimos una cantidad enorme de noticias políticas creamos que todo el país estaba pendiente del proceso de postulaciones. Eso no es verdad. En el medio hubo ese asueto y este es un proceso que requiere tiempo para que se asiente. En este momento sería irresponsable de mi parte decir si ha tenido un efecto de crecimiento o ha tenido un efecto negativo. Eso es lo que se podrá ver en la siguiente foto.

Por lo que se lee, Rosales es un candidato con alto rechazo. En el estudio la valoración de su personalidad  (61,2% mala) es peor que la de Maduro (60,5% mala).

En este momento y desde hace ya algún tiempo es así para casi cualquier figura que represente a la oposición tradicional. Encasillar eso en Rosales creo que es un error. Tiene unos niveles de rechazo muy importantes y creo que sería también irresponsable achacarle toda la culpa a esa figura. La mayoría de la gente evalúa por resultados. Si se ha prometido que va a haber un cambio político o se ha estado a la cabeza del cambio político y no se ha logrado, se le evalúa de forma negativa. Cualquier nombre de líder tradicional de la oposición tendría más o menos esos mismos valores de rechazo que se observan en este momento en Rosales.

Cuando miden la baja del apoyo a Marina Corina Machado, ¿eso era esperable o es un dato de atención?

Ella pasó de cerca de 56% de opinión favorable que tenía en el mes de noviembre a 50% en este. No estamos hablando de 80 a 15. Estamos hablando de algo que era de cierta forma esperable, al igual que era perfectamente esperable su crecimiento entre noviembre y enero. Cuando se evaluaba la posibilidad de conflictos asociados al final de cómo iba a terminar el tema del gobierno interino era imposible que la oposición tradicional y su liderazgo no saliese mal parada de ese evento. María Corina Machado fue muy inteligente en transformar ese descontento de la población deseosa de cambio pero decepcionada de su liderazgo político opositor. Pasó de 28% de opinión favorable en las mediciones de noviembre de 2022 a más de 50% a lo largo de 2023. En esa misma lógica era esperable que después de una primaria que en opinión publica terminó siendo un éxito enorme, al no poder cristalizar esa inscripción o siguiera hablándose del tema de la inhabilitación, era normal que ella pudiese caer algunos puntos. La pregunta es si estamos en un proceso en el cual pudiera seguir cayendo. Pero en esa parte de leer las cartas aún no he logrado avanzar y poder saber el futuro. Creería que es normal que pudiera caer algo más pero decir cuánto es imposible. También si por alguna razón se lograse inscribir algún candidato que ella  apoyara probablemente subiría. Aun así sigue siendo por mucho el liderazgo político más importante de Venezuela.

Ustedes hablan del apoyo de María Corina Machado a un candidato genérico, ¿Ese candidato genérico incluye a Rosales?

Por eso lo llamamos un candidato o candidata genérico, cualquiera. Ahora a nosotros eso nos da 46 por ciento de apoyo. (Maduro en ese escenario tendría una intención de voto de 21, 6%)

-¿El llamado a no votar sí tendría un impacto muy importante?

Hay dos láminas que son llamativas. Hay un 18% que hoy cambiará su posición de totalmente dispuesto a votar, a algo dispuesto o poco dispuesto, o nada dispuesto, no dice que no va a votar. Pero esa misma pregunta en el estudio del mes de febrero daba 33 %. Se puede ver de dos formas: que hay un 18% que dice eso, pero también que hay un 15 por ciento que hace poco más de un mes decía que si María Corina Machado llamaba a no votar no votaba y en este estudio dice que sí. Este tema siempre da para infinitas interpretaciones y cada uno de los grupos a partir de sus intereses también lo evalúa de una forma u otra

¿Sería muy aventurado decir si eso va a seguir bajando?

Insisto, a ninguna pregunta he dicho que sé leer las cartas o el tabaco, ni nada.

¿Es complicado para ustedes realizar las mediciones en este momento?

Fue difícil medir cuando el apagón de 2019, cuando las elecciones de 2015, fue difícil  también medir en las elecciones presidenciales de Ecuador, es difícil medir en Colombia, nadie puede decir que medir en Latinoamérica es algo sencillo. Pero creo que si tienes la preparación y se entiende un poco la situación, haces el trabajo a pesar de las dificultades.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas