En la aldea
24 junio 2024

El programa busca organizar a electores en el exterior

“Mis 5 por Venezuela”

El gobierno de Nicolás Maduro y sus diligentes funcionarios consulares usaron todo el manual de mañas para bloquear el registro electoral de venezolanos esparcidos por el mundo. Se sabe que en el estado 25 -la frontera expandida por el exilio- pierden de calle: 9 a 1. Primero Justicia respondió con una iniciativa de afuera hacia dentro para pasar de la frustración a la participación

Lee y comparte
Omar Luis Colmenares | 30 mayo 2024

Dinorah Figuera, presidenta de la Asamblea Nacional del 2015 y dirigente de Primero Justicia, explica que ante el saboteo y las limitaciones impuestas para impedir que los venezolanos en el exterior puedan ejercer su derecho, se asumió el reto de fortalecer la incidencia de la diáspora con una iniciativa para estimular el voto en Venezuela.      

“Mis 5 por Venezuela” –arranca Figuera– es un programa de Primero Justicia. Consiste en organizar a los venezolanos en el exterior para que influyan en el proceso electoral. 

–Se trata de contactar –explica– en los lugares donde residen a la mayor cantidad de personas para que cada una ubique a cinco, entre amigos, vecinos, familiares y la popular radio bemba, y las motive a participar para garantizar la victoria. La idea es que cada uno, aunque no pueda votar, logre influir en cinco votantes en Venezuela. El objetivo es convertir la frustración en participación. Cada voto perdido se puede multiplicar por cinco efectivos. 

Considera que esta organización puede ser vital. “Creemos que la incidencia puede ser significativa y el impacto en la participación muy importante. Como no nos dejaron votar, vamos a convertirnos en grandes movilizadores”.

Las maniobras del régimen impidieron a millones de venezolanos inscribirse, registrarse y actualizar sus datos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). La apertura del proceso fue a destiempo en la mayoría de los consulados con la excusa de las sanciones. Una vez abierta la operación de los consulados para estos fines, se impusieron limitaciones de tiempo para completar el proceso. Después, exigieron requisitos de residencia inauditos. Y con su caradurismo típico aplicaron una operación morrocoy indisimulada por los funcionarios, y pare de contar. Todo se sumó para que el número de votantes en el exterior quedara reducido a su mínima expresión: 69.189 personas de unos 4,5 millones de electores potenciales.

–Pero, aun desde lejos y con las posibilidades restringidas, los venezolanos en el exterior han demostrado que están dispuestos a impulsar el cambio –continúa Figuera. 

«No podemos estar parados ni un minuto. El esfuerzo de cada uno es imprescindible para la victoria»

– “Mis 5 por Venezuela” es una campaña que busca sensibilizar a quienes se vieron forzados a salir del país y el gobierno intenta desconectar de lo que ocurre en Venezuela y, sobre todo, que no voten. A esta campaña de formación de comanditos, por así decirlo, se han sumado partidos, exiliados y voluntarios. Es un plan de apoyo de los venezolanos que están en el exterior dirigido a quienes se encuentran en Venezuela. La gente está movilizada: se reúne, se organiza, se orienta y se compromete. Es una iniciativa que cada vez suma más a los refugiados del estado veinticinco, como llamamos en Primero Justicia a los de la diáspora–, abunda la presidenta de la Asamblea Nacional 2015.

La también dirigente de Primero Justicia desarrolla su plan de acción en Valencia (España), donde se encuentra exiliada, y en todas las comunidades del reino español, e incluso en naciones europeas vecinas. “Mis 5 por Venezuela” tiene un propósito de sensibilización para motivar la participación y funciona al margen de la responsabilidad política del Uno por 10 de la Plataforma Unitaria, que se ubica más en el contexto de la votación. 

Toda la actividad partidista está conformada en el marco del Comando de Campaña en el Exterior de la Plataforma Unitaria más Vente Venezuela. En España, la campaña está activada en todas las comunidades y ha establecido vínculos con las más variadas organizaciones de venezolanos. Hoy son miles los movilizadores del voto desde el exterior, que además están dejando el mensaje entre las instituciones españolas de que la vía para recuperar la democracia es el voto. 

La observación es un eslabón importante

Aparte de este trabajo partidista, Dinorah Figuera refiere otra labor en la que está centrada como presidenta de la Asamblea Nacional: el Programa de Incidencia Exterior. Su objetivo es generar facilidades desde la institucionalidad europea en favor de la ruta electoral de 2024 como salida para la crisis venezolana. 

Todo, además, está pensado y ejecutado desde el Comando de Campaña en el Exterior de la Plataforma Unitaria más Vente, y también de los actores institucionales en el exilio. 

Con el apoyo de Auristela Vásquez, segunda vicepresidenta de la Asamblea Nacional y de la Coordinación del Programa de Incidencia Exterior en España, Figueras desarrolla en estos días una intensa actividad por todas las comunidades españolas y por países de la Unión Europea. En su agenda figuran reuniones con representantes de instituciones de España y europeas, de organismos, de partidos políticos y numerosos encuentros con medios de comunicación. El objetivo es garantizar la presencia de la observación internacional, la oficial y también la de partidos políticos y figuras que están sensibilizadas con la situación venezolana.

–Como lo ha dicho María Corina –relata Figuera–, en este momento la observación internacional es un eslabón muy importante para el proceso electoral. En eso estamos. Tenemos un cronograma que estamos desarrollando. Cumplimos diariamente una agenda apretada que nos lleva a contactar a representantes de instituciones, de organizaciones, del Congreso y de partidos políticos de todos los matices ideológicos.

Una de las claves es que Venezuela esté en la agenda política y social de los gobiernos, de las instituciones, de los partidos de la Unión Europea, que no se olvide la realidad de la crisis y que puedan proponer fórmulas de actuación para mejorar las condiciones electorales, y también fortalecer las capacidades organizativas de los venezolanos en todos los lugares.

En el momento de esta entrevista, Figuera estaba convaleciente de politraumatismos sufridos en un accidente cuando se dirigía a Santiago de Compostela para reunirse con representantes de partidos gallegos. Ella tiene encaminados contactos con comisiones técnicas de la Unión Europea y del Gobierno español para garantizar la presencia de observadores internacionales oficiales. Pero también considera importante concretar la invitación de observadores de partidos políticos que, si bien pueden no estar acreditados, sí son importantes para generar una opinión imparcial de las elecciones. “En este programa de Incidencia Exterior incluimos a partidos de todas las tendencias ideológicas y a organizaciones de derechos humanos”. 

En España, en días recientes, han tenido reuniones en la presidencia de Asuntos Exteriores del Senado (PP), con el Grupo Parlamentario de Vox en el Congreso, con la Secretaría de Migraciones del Partido Popular, con el Portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Senado, con el presidente de la Comisión de Exteriores del Senado español, José Ladaluce, con el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista de Galicia, José Ramón Gómez Besteiro, con el Conselleiro de la Presidencia de la Xunta de Galicia, Diego Calvo Pouso, con el director de Asuntos Exteriores de la Xunta de Galicia, Jesús Gamallo Aller, con autoridades locales del PSOE en Coruña, y con asociaciones de venezolanos en todo el país.

–No podemos estar parados ni un minuto. El esfuerzo de cada uno es imprescindible para la victoria –remata Dinorah Figuera.

El seriado Rumbo al 28 de julio es coordinado por Javier Conde, Armando Díaz y Omar Colmenares.

Entregas anteriores:

Los equipos por centro de votación están organizados al 40%

Los Comanditos, ¿con qué se come eso?

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto