En la aldea
21 julio 2024

Nicolás Maduro ofrece tecnología 5G con un sistema desmantelado

La Compañía Anónima Teléfonos de Venezuela (CANTV) enfrenta uno de sus peores episodios, con la pérdida de conectividad debido al robo de equipos, deterioro de la infraestructura de telecomunicaciones y trabajadores mal pagados. El 22 de agosto Nicolás Maduro anunció en cadena nacional la aprobación de un plan especial de inversiones para mejorar el sistema… Seguir leyendo Nicolás Maduro ofrece tecnología 5G con un sistema desmantelado

Lee y comparte
Redacción LGA | 14 octubre 2019

La Compañía Anónima Teléfonos de Venezuela (CANTV) enfrenta uno de sus peores episodios, con la pérdida de conectividad debido al robo de equipos, deterioro de la infraestructura de telecomunicaciones y trabajadores mal pagados.

El 22 de agosto Nicolás Maduro anunció en cadena nacional la aprobación de un plan especial de inversiones para mejorar el sistema de fibra óptica, “el cual nos va a permitir llevar Internet de alta velocidad a hogares y oficinas” o al menos un 80% de ellos en noviembre.

Según Maduro, este sistema permitiría además preparar el terreno para desplegar las tecnologías 4G y 5G, que se consolidará con la construcción del segundo satélite de telecomunicaciones Guaicaipuro.

Por su parte el secretario general de la Federación de Trabajadores de Telecomunicaciones de Venezuela (Fetratel), Ygor Lira, ve inviable por los  momentos que en Venezuela se pueda contar con tecnología 5G, particularmente porque se tiene una empresa “secuestrada para uso personal, que actualmente tiene una plataforma totalmente destruida”.

En 2013, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) registró un máximo histórico de 32.193.875 líneas totales de telefonía móvil, más de 30 millones estaban activas. Para finales de 2018, el número de líneas bajó a 23.561.726 lo que representa una caída de 26,81%.

En ese mismo periodo, las líneas activas disminuyeron 32,90%. Según explican los expertos, se debe a la poca capacidad de reposición de equipos por el ciudadano, que no sólo debe enfrentar a la delincuencia, sino también los efectos de la hiperinflación.

Ygor Lira: “Se hace imposible reparar 50 metros de cable robado y nos dicen que vamos a tecnología 5G”

“Si actualmente se la disputan Estados Unidos y China, es precisamente porque la tecnología 5G es una tecnología de punta, que en un metro cuadrado podrían conectar 100 teléfonos, fíjate tú aquí ya ni servicio de Movilnet hay”, asevera Lira sobre la propuesta de Maduro de mejorar la conectividad.

A juicio del secretario general de Fetratel, la oferta de mejorar la conectividad 4G, que apenas se recibe entre 9 y 14 ciudades del país dependiendo de las operadoras privadas de telecomunicaciones, no es más que una “falsa oferta, una propaganda engañosa”.

Lira señala que los venezolanos deberían “denunciar ante la Superintendencia respectiva y que penalicen a esos tramposos que están dando esa propaganda, porque eso va muy por el contrario de lo que pudiese suceder en las centrales. Se hace imposible reparar 50 metros de cable robado y nos dicen que vamos a tecnología 5G”, puntualiza el ingeniero.

A estos problemas se suma la baja de teléfonos inteligentes. Para mediados de 2018 Conatel registraba 11,3 millones de suscriptores con dispositivos móviles considerados inteligentes. En 2017 eran 13,2 millones.

CANTV en el suelo

Las condiciones que los trabajadores deben enfrentar en las oficinas de CANTV también pone lejos el sueño de tener tecnología 4G o 5G en todo el país. “En las centrales, donde están los equipos que mantiene el servicio de Internet, las temperaturas llegan a 50 grados, poniendo en riesgo todos los equipos que no deberían estar expuestos a temperaturas mayores a 35 grados”, explica Ygor Lira.

Al someter a estos equipos a altas temperaturas, se calientan las terminales y se disparan, entonces el servicio se interrumpe. “Por eso es que la gente siempre dice ‘se me cayó el Internet’”, destaca el ingeniero.

En Fetratel han recibido información de que CANTV tiene reportadas más de un millón de averías por servicio telefónico o de Internet en todo el país, aunque la estatal ha dicho que sólo se trata de un aproximado de 50.000 reportes que se están solucionando.

Los continuos cortes eléctricos también afectan el servicio que presta la compañía. Según menciona Lira, en las centrales de CANTV deberían existir motores de emergencia que, en momento de un apagón, activan las baterías para seguir garantizando el servicio.

“CANTV tiene reportadas más de un millón de averías por servicio telefónico o de Internet en todo el país”

“En muy corto tiempo debería arrancar un transformador de transferencia, que activa el motor de emergencia. Bueno, la batería tiene 9 años de obsolescencia”, afirma Lira.

Por su parte, Joan Chávez, secretario general del sindicato de la CANTV Caracas, dice que la alta gerencia de la estatal no hace las gestiones necesarias para recuperar el sistema de telecomunicaciones con el que se contaba antes de la estatización.

“Hablan de satélite, satélite de televisión por cable, pero qué beneficio tiene eso si no sirve la telefonía fija, no tenemos móvil, no hay nuevas líneas, mucho menos Internet. Tenemos una plataforma totalmente destruida”, puntualiza Chávez, que además agrega que si las cosas no mejoran “no hay un futuro para la compañía”.

Los salarios tampoco son atractivos para los trabajadores. En promedio, un técnico en Telecomunicaciones percibe 100.000 bolívares mensuales. Al sumarle algunos complementos y bonos, el total puede subir a 400.000 bolívares, “montos que son irrisorios e insuficientes frente al valor de la canasta básica”. Tan solo en agosto, la canasta básica alimentaria superó los 4.591.000 bolívares.

Un trabajador del interior del país, que pidió resguardo de su identidad, destacó que en las entidades regionales los problemas de CANTV se agravan, porque no cuentan con equipos, vehículos o las herramientas para resolver las averías que se reportan.

Las oficinas tampoco cuentan con aire acondicionado para mantener la temperatura de los equipos, y muchas veces son víctimas de la delincuencia, lo que agrava la situación de conectividad, destaca el ingeniero. “Súmale a todo eso la migración y renuncia del personal técnico capacitado, tampoco hay formación técnica. Trabajamos por mística”.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto