En la aldea
14 junio 2024

Marianella Salazar, periodista, locutora y escritora venezolana.

Marianella Salazar: “Ya comienzan a manifestarse con amenazas y pidiendo cárcel para mí”

Un comentario emanado de Globovisión y sin más fuente que la misma planta de televisión, señala a la conocida periodista Marianella Salazar de tener conocimiento de una acción insurreccional contra el régimen.

Lee y comparte
Milagros Socorro | 05 mayo 2020

Este lunes 4 de mayo, la periodista Marianella Salazar enfrentó con un mensaje, en la red social Twitter, a un señalamiento de Globovisión. “Hablar de falta de ética de @globovision es redundante”, afirmaba la conocida periodista. “Revisen mis tweets de ayer y comprobarán que me refería al tiroteo en Petare, por eso iba a ser difícil conciliar el sueño. Soy vecina de Petare, vivo en El Marqués. ¿Qué se puede esperar de sus propietarios choros?”.

Sin que se entienda por qué, dado que Salazar, residente en zona contigua a Petare, venía informando sobre la balacera en la populosa barriada y alertando de su intensidad y gravedad, Globovisión difundió este tuit: “La periodista Marianella Salazar sabía de la incursión terrorista en La Guaira | #NacionalesGV”.

No había nada en los comentarios de Salazar que hiciera pensar, ni siquiera al más malicioso, que aludía a nada que no fuera el estruendo causado por lo que a todas luces era un enfrentamiento entre bandas o, en cualquier caso, la exhibición de poder de grupos al margen de la ley.

Minutos después de que Marianella Salazar plantara cara a la acusación, un gran número de periodistas, escritores y personalidades del espectáculo mostraron su solidaridad hacia ella y remarcaron el peligro que constituía el tuit de Globovisión, en el contexto de la censura y persecución que ha instalado el régimen de Nicolás Maduro.

-Es un episodio muy grave -afirmó Marianella Salazar en entrevista para La Gran Aldea– que intenta involucrarme en algo tan delicado y exponerme a cualquier desafuero, no solo del régimen y sus cuerpos de seguridad, sino de sus seguidores más radicales que ya comienzan a manifestarse con amenazas y pidiendo cárcel para mí. Conociendo a los personajes y consciente de lo que son capaces, estoy muy atenta a las próximas acciones y por dónde vienen los tiros contra mí.

-De dónde crees que sale ese señalamiento de Globovisión. ¿Quién puede estar detrás de eso?

-Aunque es un canal abiertamente chavista, no puedo afirmar que este grave señalamiento provenga del alto gobierno. La falsa noticia, publicada en la red social Twitter y en su portal, tiene la aprobación del dueño del canal, Raúl Gorrín, personaje que enfrenta nueve cargos penales en los EE.UU. por operaciones ilícitas en Venezuela, alguien que ningún periodista puede ignorar por ser noticia, tanto nacional como internacionalmente. Desde que ese personaje compró Globovisión, se suscitó un drástico cambio en la línea editorial, sumado a un éxodo de excelentes profesionales del periodismo. Hemos visto cómo transmutó, de medio de comunicación a vector de propaganda en sus dos variantes: Exaltación y difamación. Calificar lo que se hace en Globovisión resulta abrumador: Obsecuente, manipulador, infame y causante de vergüenza ajena. Sirve de telón para globos de ensayo frente a las grandes denuncias periodísticas de corrupción.

En diciembre del año pasado, por ejemplo, pudimos observar con estupor cómo este personaje accionó contra Elides Rojas, periodista de aquilatada experiencia y prestigio, vicepresidente informativo del diario El Universal, por una nota sobre una avioneta siniestrada en el Aeropuerto Caracas, donde fallecieron nueve personas, entre ellos tres empresarios bolivarianos señalados de ser fichas del oficialismo y del dueño de Globovisión, Raúl Gorrín. Elides Rojas estuvo detenido dos días en el Dgcim en Boleíta y está sometido a juicio por incitación al odio, con prohibición de salida del país.

En el portal de Globovisión del domingo 3 de mayo, en su calumnioso titular, donde afirman que yo “sabía de la incursión terrorista en La Guaira”, el mismo canal se señala como la fuente que generó esta falsa noticia, algo insólito. Estamos frente a un caso de real malicia, a sabiendas de que el tuit publicado en mi cuenta el sábado 2 de mayo (“La noche promete… no será fácil conciliar el sueño”) fue el último publicado ese día, como corolario de una serie de tuits que conforman una secuencia de varias horas sobre un mismo tema: Los enfrentamientos armados entre bandas del barrio José Félix Ribas en Petare, que escuchamos en vivo y en directo quienes vivimos en las urbanizaciones aledañas. Así que la publicación tiene derivaciones muy graves y delicadas que conducen a la siembra de un expediente con el propósito de exponerme al odio e incitar a los cuerpos de seguridad a mi detención. No es una simple irresponsabilidad, fue redactado para criminalizarme con alevosía al implicarme en unos hechos que me son absolutamente ajenos.

-Como vecina de la zona, cómo podrías describir lo que está ocurriendo en Petare. ¿Qué información manejas al respecto?

-Desde el miércoles de la semana pasada, los disparos con ráfagas de ametralladoras y armamento de grueso calibre comienzan alrededor de las 10 de la noche y se agudizan durante la madrugada y durante varias horas. Retumban en las zonas vecinas: La Urbina, Palo Verde, La California, Lomas y Terrazas de El Ávila, El Marqués y Horizonte, y llegan a escucharse en otras zonas del este y del sureste de la ciudad. Es algo absolutamente estremecedor, que nos transporta a las guerras que han librado y libran países contra el terrorismo. No hay información oficial. Lo que sabemos es que se trata de enfrentamientos de bandas que rivalizan por el territorio y no hay cuerpo de seguridad que se apersone. Lo que he podido indagar es que la liberación de presos de alta peligrosidad, a quienes se le han dado beneficios procesales, e inscrito como miembros de colectivos, regresaron a sus zonas de confort para rescatar sus espacios de manos de otros líderes; y por eso se están enfrentando.

-A muchos les extraña que no haya víctimas mortales con semejante tiroteo.

-También me hago esa pregunta. No hay un parte de bajas ni de muertos ni heridos, algo que le corresponde informar a las autoridades, pero han decidido ignorar estos hechos tan graves. Algo inaceptable, porque su responsabilidad es responder por la seguridad de los ciudadanos, sobre todo de quienes viven allí, gente en su mayoría trabajadora. Hay una población infantil muy numerosa que está siendo traumatizada. Esas familias viven como rehenes de las bandas, sometidas, obligadas a guardar silencio, a acatar el toque de queda que ellos imponen. Se encuentran aterrorizados ante una situación tan macabra por la cual nadie responde.

-¿Qué impresión tienes de “la invasión” de Macuto?

-En un primer momento, uno piensa que es otro montaje más a los que nos tienen acostumbrados: Conspiraciones, intentos de golpe de Estado y magnicidios. El Gobierno no goza de credibilidad, se suceden hechos tan insólitos, tan disparatados que uno está en el deber de dudar sobre su veracidad. En este caso de Macuto y las detenciones realizadas luego en las costas de Aragua, los implicados confiesan que pertenecen a un grupo que participa en una operación militar llamada ‘Gedeón’ y ellos lo han venido informando a través de cuentas en las redes sociales. Son hechos que están desarrollándose.

-¿Cómo describirías el momento político actual?

-Muy complejo y confuso. El hecho de que el Gobierno se esté radicalizando, amenazando a industrias y empresas productivas, intentos de invasión de fincas y ejerciendo un férreo control social en parroquias, como Catia, donde han impuesto permisos de movilidad sin que la gente se rebele, seguramente por temor a los colectivos que son una estructura muy eficiente de intimidación, revela que están avanzando sin que les tiemble el pulso en un proyecto diseñado en Cuba antes de que Chávez llegara al poder. Al Gobierno le estalló la explosiva crisis de la gasolina con un confinamiento por la pandemia, situación que favorece sus planes de control absoluto de la población y del sector militar, como lo ha demostrado hoy, al desarticular una acción militar que iba directo al fracaso. Se trata de una coyuntura muy difícil de sortear para la oposición, y espero que no sea imposible.

-¿Cuál dirías que es el rol de la administración Trump en el proyecto de la oposición de allegarse a un gobierno de transición?

-Su papel debería ser vigilante, como el de los otros gobiernos que claman por una transición en Venezuela y reconocen a Juan Guaidó como Presidente interino, debe ser de acompañamiento y observación para conducir al país finalmente a una elección verdaderamente libre.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas