En la aldea
18 mayo 2024

Martin Vladimirov, experto económico y en seguridad energética del Centro del Estudio de la Democracia (CSD).

Martin Vladimirov:

“Los rusos usan su posición para imponerse como un actor que Maduro no puede evitar”

“Rusia controla recursos estratégicos y no va a tener ninguna razón para dejar sus intereses en Venezuela”, afirma el experto del Centro del Estudio de la Democracia, Martin Vladimirov. Moscú ya controla la industria petrolera, y le resulta fácil manejar las instituciones locales que toman decisiones sensibles y regulatorias del sector. Además, el Kremlin considera a Venezuela como una puerta para meterse en la región, porque “es una apuesta estratégica para entrar en la esfera de poder de Estados Unidos”.

Lee y comparte
Alejandro Hernández | 08 septiembre 2020

En el afán del régimen de Nicolás Maduro por sostenerse en el poder han jugado un rol clave sus aliados internacionales, donde Rusia figura en primera fila. Pero no se trata solamente de un apoyo político, es también un esquema de negocios que incluye fondos públicos, pero también capitales privadosrusos, lo que hace muchos más fuertes los nexos, como lo señala Martin Vladimirov, experto económico y en seguridad energética del Centro del Estudio de la Democracia (CSD).

Su paso como consultor y analista en The Oil & Gas Year, CEE MarketWatch y Argus Media, entre otros, le permite tener una perspectiva clara del negocio petrolero, a lo que se suma su permanente trabajo de investigación sobre la influencia rusa y su control económico en algunas regiones. Por eso Vladimirov asegura que “los rusos han usado su posición estratégica en el sector energético para imponerse como un actor que Nicolás Maduro no puede evitar, porque si lo hace no puede sobrevivir”.

-¿Realmente Rusia tiene un rol importante en el sostenimiento de Nicolás Maduro en el poder?

-Muchas veces Rusia se aprovecha de países donde la situación política o económica no es estable, para fácilmente tomar control de compañías estratégicas o de minerales que son importantes para su propia economía. Luego usa esa penetración para ejercer presión e influir en las decisiones de los gobiernos de dichas naciones, Venezuela es el ejemplo típico de esto. Moscú siempre busca entrar en sectores relacionados a recursos energéticos como petróleo, gas natural o electricidad, porque a esas áreas pertenecen las empresas más grandes, que, a su vez, constituyen gran parte de la economía rusa; por tanto, sus intereses son los intereses del país, es decir, hay una conjunción entre los objetivos del Kremlin y de estos negocios de gran envergadura. En el caso venezolano esta compañía se llama Rosneft, que funciona como un Estado dentro del Estado. Lo que hace Igor Sechin, su presidente, es una política individual y el Kremlin, muchas veces, tiene que seguirla; y no viceversa.

“Las causas de las manifestaciones bielorrusas y venezolanas son muy parecidas: Elecciones presidenciales libres, transparentes, justas y con supervisión internacional para salir de un dictador que se aferra al poder”

Martin Vladimirov

-¿Cuál ha sido el verdadero alcance de Rosneft en Venezuela, y cuánta influencia tiene hoy?

Rosneft ayudó a PDVSA con muchos créditos que no fueron devueltos, sino pagados con petróleo, pero, a pesar de eso, ha ganado más de lo que ha gastado, porque ahora controla una parte de la producción y las reservas venezolanas. Ya verán que aun cuando haya un cambio político, Rusia no va a dejar los espacios y negocios que ha conquistado en Venezuela. La relación entre Miraflores y el Kremlin en los últimos 20 años ha estado dirigida por los intereses de estas empresas grandes, no sólo Rosneft, también Gazprom, Banco VTB y la industria armamentista, porque el régimen chavista es el comprador de armas rusas más importante de América Latina, 75% de la producción destinada a dicha región termina en Caracas. Lo que quisiera reiterar es que su nación ha sido un mercado muy grande para Moscú; y ellos usaron esa relación comercial para tener una posición política, con influencia sobre el gobierno de Maduro. Cuando controlas un sector estratégico como la industria petrolera, por la dependencia que tiene PDVSA de Rosneft, es muy fácil manejar las instituciones que toman decisiones sensibles y regulatorias, como el Ministerio de Energía.

-¿Por qué usted dice que Rusia no saldría de Venezuela si hay un cambio político?

-Eso será un juego largo. Rusia controla recursos estratégicos y no va a tener ninguna razón para dejar sus intereses, saben bien que Venezuela es uno de los países con más petróleo en mundo y sería un gran error dejarlo. Ya están muy metidos y han invertido mucho dinero, no solo dinero público de Rusia, sino también capitales personales de hombres tan poderosos como Igor Sechin, que quieren recuperar al menos una parte de sus inversiones. Moscú se ha asegurado su espacio, por ejemplo, cuando PDVSA inició una empresa de exploración conjunta con Rosneft, en cinco campos petroleros, esa decisión fue presionada por los rusos y no fue supervisada por instituciones independientes, como la Asamblea Nacional u otros entes regulatorios. Esto también pasó con los chinos, muchos convenios con ellos tampoco tuvieron ningún control o contrapeso institucional.

-¿En este momento Rusia es más importante que China para el régimen de Maduro?

Rusia ha potenciado mucho a la Fuerza Armada venezolana con la venta de armamento, pero también con consejos y apoyo geopolítico. Además, es la garantía para que Estados Unidos no se meta en Venezuela. China tiene más poder económico, por la enorme deuda de 20 mil millones de dólares; pero no tiene la influencia política de Moscú. Aunque tratan de seguir el ejemplo del Kremlin cuando entran a un país, la verdad es que se concentran en los negocios comerciales sin querer incidir necesariamente en el desarrollo de la situación interna. Los rusos han usado su posición estratégica en el sector energético para imponerse como un actor que Nicolás Maduro no puede evitar, porque si lo hace no puede sobrevivir. Por eso los jerarcas más poderosos del chavismo tienen enlaces directos con el régimen de Vladimir Putin.

“Rosneft ayudó a PDVSA con muchos créditos que no fueron devueltos, sino pagados con petróleo, pero, a pesar de eso, ha ganado más de lo que ha gastado, porque ahora controla una parte de la producción y las reservas venezolanas”

Martin Vladimirov

-Entonces, ¿el interés de Rusia de sostener a Maduro es sólo económico?

Rusia considera a Venezuela como una puerta para meterse en la región, es una apuesta estratégica para entrar en la esfera de poder de Estados Unidos. Venezuela es el país más importante de un grupo que Moscú usa como influencia en todo el hemisferio, ahí están también Cuba y Nicaragua, es un bloque antiestadounidense en el corazón de América. Para el Kremlin, Maduro, los Kirchner, los Castro, Daniel Ortega y Evo Morales son personas muy similares, que siguen las mismas lógicas y tienen mecanismos de corrupción y cooperación muy parecidos.

-¿Continúa Rusia colocando el crudo que PDVSA no puede vender en el mercado internacional por las sanciones?

-Yo creo que Venezuela ha usado a Rusia para la venta de petróleo por todo el mundo. En los últimos dos años hemos visto que PDVSA ha utilizado compañías subsidiarias de Rosneft para colocar crudo internacionalmente, situación que Estados Unidos ha tratado de cortar. Es posible que Caracas esté reemplazando a Moscú por Irán en este juego del gato y el ratón, pero sin duda el Kremlin ha jugado un papel muy importante para mantener al régimen madurista en los tiempos más duros. Creo que con el tiempo veremos a Rusia más activa en el tema de intermediar la venta de petróleo venezolano, porque es muy naif o ingenuo creer que van a abandonar ese negocio, simplemente están esperando un buen momento para volver a aumentar el apoyo. Otra cosa que también parece estar a la vista es la coordinación entre Irán y Rusia para la triangulación del crudo de PDVSA, porque los iraníes están usando el mismo esquema para eludir sanciones que los soviéticos usaron antes.

-¿En qué estatus está la empresa que sustituyó a Rosneft en Venezuela?

-Es una empresa de seguridad nueva y desconocida, que se llama Roszarubezhneft y que preside Nikolai Rybchuk. Rosneft no es controlada por especialistas, sino por agentes que pertenecieron a la KGB, que siguen al mando de las compañías rusas más importantes. Igor Sechin fue miembro de esa institución y él usó sus conexiones y colegas para crear una estructura legal fantasma, que permite ocultar el dueño último y real de la organización que controla los activos rusos en Venezuela y será muy difícil para el Departamento de Estado y la Unión Europea imponerle sanciones, porque las conexiones con PDVSA serán muy difíciles de seguir. Hoy Rosneft no aparece manejando los recursos, pero sigue estando detrás de todas las decisiones. Este mecanismo es muy usado por el Kremlin.

-¿Participa Rusia en otras estructuras financieras que permiten a Maduro evadir las sanciones?

-Sí, efectivamente. Rusia ha estado facilitando a Maduro una estructura financiera capaz no solo de evadir las sanciones impuestas por los Estados Unidos, si no de cobrar su deuda de manera efectiva. Además, los bancos rusos han desempeñado un papel importante para facilitar el movimiento de fondos obtenidos ilícitamente del régimen de Maduro a Europa. Una de las entidades más grandes es Gazprombank y está siendo investigada por una transferencia de mil 200 millones de PDVSA. Un pequeño banco conjunto ruso-venezolano, Evrofinance Mosnarbank, también ha sido puesto bajo medidas estadounidenses por eludir sanciones y permitir que el régimen de Maduro maneje los pagos a PDVSA y a los proveedores de otras compañías estatales.

-¿Quién dirige las relaciones económicas y políticas de Rusia con Venezuela?

-Las políticas de Rusia y Rosneft en Venezuela están dirigidas personalmente por Igor Sechin, no es el Kremlin, como muchos dicen y escriben; al punto que Vladimir Putin no estaba muy satisfecho con el manejo de los activos y presionó a Sechin a tomar acciones que frenaran las pérdidas de dinero. Sin embargo, el presidente de la estatal rusa siguió invirtiendo. Rosneft entiende a PDVSA como un negocio a futuro, porque Venezuela siempre va a tener las reservas más grandes del mundo, así lo entiende Sechin y por eso Moscú le ha dado autoridad total. Salieron reportes que reflejaban que mucho del dinero perdido iba a miembros del régimen y el Kremlin no hizo nada, a pesar de que es el dueño de Rosneft.

“Rusia ha potenciado mucho a la Fuerza Armada venezolana con la venta de armamento, pero también con consejos y apoyo geopolítico. Además, es la garantía para que Estados Unidos no se meta en Venezuela”

Martin Vladimirov

-¿Por qué el escogido fue Igor Sechin y no otro funcionario ruso?

Sechin tiene un sentimiento personal hacia Venezuela, habla español y se ve muy conectado con el país. Él personalmente manejó la relación con Hugo Chávez y luego con Maduro; visitó Caracas, dejó a PDVSA robar grandes cantidades de dinero y muchos se enriquecieron por la conexión con Rosneft. Luego a estas mismas personas las usaron como instrumentos para ejercer influencia en las decisiones del régimen bolivariano. 

-Supimos por el Congreso ruso que Venezuela reestructuró la deuda con el Kremlin, ¿hay otras operaciones similares en desarrollo entre ambos países?

-Efectivamente, la Duma Estatal rusa ha ratificado un proyecto de ley, en el cual concede a Venezuela la posibilidad de pagar solamente los intereses, de una deuda contraída en el 2011, durante los siguientes tres años y a partir de entonces se continuará cancelando el capital de la deuda en sí. En teoría, una reestructuración como esta debería ser ratificada por los parlamentos de ambos países, obviamente Rusia lo ha aceptado, pero estoy seguro de que en Venezuela tal decisión no ha pasado por la Asamblea Nacional, aun así ellos aseguran que todo está en regla. Durante octubre de 2019, en la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel Rusia-Venezuela, Moscú se comprometió a invertir otros 4 mil millones de dólares en el corto plazo.

-¿Qué impacto puede tener la crisis que se vive en Bielorrusia tanto para Rusia como para Venezuela?

-El conflicto en Bielorrusia tiene muchas similitudes con el de Venezuela. La actual situación allá es muy dinámica y la posición de Rusia en todo el conflicto ha sido una especie de híbrido, pues la relación entre Putin y Lukashenko no es precisamente la mejor; aun así, se mantienen aliados pero el hecho de que haya tantas protestas y esto llame la atención de occidente no es nada conveniente para el Kremlin. Las causas de las manifestaciones bielorrusas y venezolanas son muy parecidas: Elecciones presidenciales libres, transparentes, justas y con supervisión internacional para salir de un dictador que se aferra al poder. Ahora la Unión Europea está vigilando muy de cerca lo que ocurre, haciendo reuniones de emergencia e incluso asomando la posibilidad de sancionar a oficiales que contribuyan con el fraude electoral y que violen Derechos Humanos de quienes protestan. Esto, por supuesto, aumenta las tensiones con Rusia, y hace que su apoyo al régimen de Lukashenko sea aún mayor.

-Rusia anunció una supuesta vacuna para el Covid-19 y dice que Venezuela será uno de los países donde hará las pruebas clínicas. ¿Esto es parte de la alianza o es una forma de hacer propaganda y provocar a Estados Unidos?

-La vacuna rusa del Covid-19 parece ser un instrumento de propaganda en mayúsculas. Putin parecía bastante obsesionado con la idea de ser el primero en registrar una cura, eso le da una apariencia de victoria ante una problemática de alcance mundial como lo es esta desafortunada pandemia. Pero Rusia está lejos de alcanzar su meta y hay naciones, entre ellas Estados Unidos, con ensayos clínicos más avanzados. Sería interesante ver que Maduro sea el primero en probar la vacuna rusa y exponerse al virus para comprobar su efectividad, sin embargo, dudo mucho que vayamos a ver semejante prueba de fe.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas