En la aldea
18 mayo 2024

El diputado José Luis Pirela y el viejo truco de “allá va el ladrón”

Sin revelar a estas alturas quién le pagó el viaje a Europa junto a los diputados “alacranes” ni por qué ocultó el tour completo, el vocero de la Fracción 16 de Julio opta por encubrir ese escándalo utilizando la estrategia de llamar corruptos a los demás al asegurar, en sintonía con Nicolás Maduro, que en Monómeros habita una mafia. “¿Fideicomiso con quién?, ¿con los corruptos que manejan la empresa?... deben discutirse varias alternativas... Fideicomiso con corruptos no avalamos”, aseveró José Luis Pirela para justificar que su Fracción no aprobó el informe de la Comisión Especial que investigó el caso Monómeros.

Lee y comparte
Elizabeth Fuentes | 03 noviembre 2021

Para el parlamentario José Luis Pirela el corrupto siempre es el otro: Rafael Ramírez, la directiva de Monómeros, los bolichicos y cualquiera que  funcione al momento de esconder bajo la alfombra las verdades que se niega a responder. Interrogantes gruesas que se han perdido en la nebulosa de la movida realidad nacional, donde los expertos en marketing político recomiendan armarse de un buen escándalo para que se olvide el anterior.

Porque la rigurosidad de Pirela en relación con el caso Monómeros no ha sido la misma, ni de lejos, a la negligencia exhibida al momento de responder preguntas clave sobre su presencia en algunos países de Europa junto al grupo de los diputados “alacranes”, con quienes estuvo de viaje presuntamente para defender los intereses del Superstar de la trampa y los sobornos, el mismísimo Alex Saab de los CLAP y sus cajas de alimentos de bajísima calidad.

Pero sobre este caso, Pirela torea y evade con ninguna habilidad ese pedazo de su historia y deja en espera (hasta el sol de hoy), el nombre del supuesto empresario que le regaló el dinero para viajar a Italia y España en 2019, para presuntamente denunciar ante la fiscalía de ambos países a Rafael Ramírez y Claudia Díaz Guillén. Y en contraste, alza la honestidad como bandera en el caso Monómeros y allí sí exige total honestidad a las respuestas necesarias y sus aclaratorias respectivas. Como vocero de su Fracción 16 de Julio, rechazó furibundo la propuesta lanzada por Primero Justicia de crear un fideicomiso para manejar la empresa Monómeros, utilizando en exceso una palabra de la que debería cuidarse muy bien al momento de pronunciarla: “¿Fideicomiso con quién?, ¿con los corruptos que manejan la empresa?… deben discutirse varias alternativas… Fideicomiso con corruptos no avalamos”, aseveró para justificar que su Fracción no aprobó el informe de la Comisión Especial que investigó el caso Monómeros y que determinó que no hubo corrupción, mientras el gobierno de Nicolás Maduro ordenó investigar a Juan Guidó por las mismas razones que adujo Pirela, vaya coincidencia.

“Pirela afirmó varias veces que jamás fue a Europa con los diputados Luis Parra, José Brito, Conrado Pérez, Adolfo Superlano entre otros, sino que ‘coincidieron’ en Madrid”

Aunque Pirela fue más allá del Gobierno porque aseguró que “las directivas designadas por el líder opositor Juan Guaidó, han pretendido quebrar la empresa con contratos fraudulentos para presuntamente venderla a un bajo costo a organizaciones delictivas… Detrás de Monómeros está la mano de la mafia para quebrarla y rematarla porque es una empresa que produce químicos y fertilizantes muy atractivos. Tiene toda la posibilidad de utilizarse en función del clorhidrato para la producción de cocaína”.

Lo que no entiende el diputado Pirela es que con esta “noticia” se arriesga a que le destapen su pasado reciente y los huecos negros que se han tragado todas sus explicaciones sobre el caso CLAP. Porque Pirela afirmó varias veces que jamás fue a Europa con los diputados Luis Parra, José Brito, Conrado Pérez, Adolfo Superlano entre otros, sino que “coincidieron” en Madrid, donde se tomaron la foto con la pancarta denunciando a Rafael Ramírez. Pero la realidad, siempre tan perversa, lo descubrió en otra foto, con los mismos diputados y en las  mismas fechas, viajando desde Suiza a Liechtenstein por carretera, todos sonrientes con el Lago de Walen de fondo, descubiertos mediante un sistema de geolocalización que confirmó la presencia de Pirela junto a los “Diputados CLAP”, muy contentos todos de estar en Europa a cuenta de la chequera de otro.

También dijo Pirela que ese viaje lo había financiado un empresario cuyo nombre revelaría en su momento. Y nunca lo dijo. Aunque inicialmente había asegurado que el viaje a Italia y España -solo Italia y España- había sido costeado por un familiar, cuyos datos proporcionará en un futuro para que se investigara el origen de los fondos. Y si bien cabe imaginar que quizá el empresario es un familiar, la duda crece porque otra foto lo mostró esta vez frente a la Torre Eiffel, en Paris, acompañado por Richard Arteaga, Adolfo Superlano y Chaim Bucaran. Es decir, no solo viajó a Italia y España, sino también a Francia, Suiza y Liechtenstein. ¿Como para qué?

Francia fue escala, de allí volaron a Suiza y rodaron a Liechtenstein en abril de ese año en una gira secreta. Salvo Pirela, todos forman parte de la operación comandada por Luis Parra contra Guaidó. Pirela nunca explicó por qué estuvo en ese viaje y repite que sólo viajó con los mismos diputados en mayo de 2019 a España e Italia”, publicó el portal Noticiero Digitalen julio de este año.  Mientras que el jefe de la Fracción 16 de Julio, el diputado Omar González, dijo a PanAm Post: “A nosotros nos dijo que su encuentro con los demás diputados en Europa fue casi fortuito”.

Y a Armando.info, el portal que destapó ese escándalo, Pirela le declaró que “No acepto que se mezcle mi nombre en un tema en el que no tengo que ver. No he hecho nada distinto con los miembros de esa Comisión de Contraloría”. Aunque en el mismo reportaje, se publicaba la carta con fecha 5 de abril de 2019, emitida a la ministra de Exteriores del Principado de Liechtenstein, Aurelia Frick, donde los diputados Conrado Pérez, Luis Parra, Adolfo Superlano, Héctor Vargas, Richard Arteaga y José Luis Pirela certificaban  que, luego de una investigación «en torno a las importaciones y sobrefacturaciones (de las CLAP…) se concluye que esta investigación es improcedente, por tal motivo no se puede seguir llevando adelante ya que no se aportó ninguna prueba idónea y suficiente que permita seguir con la investigación para determinar que hubo irregularidades… nuestra visita parlamentaria obedece, en primer lugar, para consignar copia certificada de las decisiones tomadas por la Subcomisión especial referente a las investigaciones que se le realizaron a dicha empresa en informe anexo… En tal sentido, sugerimos que las empresas que cumplieron con los mecanismos de control parlamentario y demás requerimientos de ley (se refiere a las empresas de Saab y sus amigos) puedan considerar dichas actuaciones para que continúen con sus actividades comerciales y financieras para los fines dispuestos».

Por supuesto, José Luis Pirela alegó que ese documento estaba forjado y prefirió no emitir ningún comentario para “no alterar una investigación que ya está en curso”. Investigación sobre los CLAP llevada a cabo por la Asamblea Nacional pero donde no quiso participar “porque yo no soy miembro de la Comisión de Contraloría”, a pesar de que el reglamento establece que si un diputado no es miembro de una comisión puede solicitar el derecho de palabra al presidente de la comisión, y allí fijar su posición sobre el tema que quiera plantear.

Experto en escapar de sus propios fantasmas, a Pirela no se le mueve un ápice de la vergüenza cuando responde que no tiene idea qué hacía el periodista Carlos Herrera en el dichoso viaje (“Eso te lo aclara él. Yo no tengo por qué hablar por él”); así como también se niega a mencionar el nombre de Luis Brito cuando le inquieren sobre el personaje y sus contradicciones: “No puedo hablar por Brito, ni puedo hablar por nadie… lo que Brito dice es responsabilidad de él. Yo no tengo por qué convertirme en juez de Brito, ni tengo por qué tomar unas declaraciones cuando yo lo que estoy es interesado en que esto se esclarezca suficientemente, y no que se complique más o que haya un escándalo detrás del escándalo y al final nada se investigue… No queremos que un escándalo tape a otro”, le respondió a El Estímulo en su particular manera de hablar sin decir nada.

Estrategia que, visto lo visto, el parlamentario Pirela ha comenzado a desplegar señalando de corruptos a la directiva de Monómeros a ver si de esa manera consigue que se olviden las preguntas a las respuestas que prometió contestar. Si revelará alguna vez quién realmente le pagó ese viaje a Europa, por qué mintió cuando dijo que solo había visitado España e Italia y, sobre todo, a cuenta de qué ese misterioso empresario le pagó semejante lujo.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión