En la aldea
23 abril 2024

Nubarrones en el horizonte del mercado petrolero

“El pesimismo que reflejan los precios del barril no está respaldado por los fundamentos de demanda-suministro. La OPEP+ confirmó que su reunión de política del 4 de junio será un evento presencial en Viena. Respecto a Venezuela, todo indica que la Licencia General 42 será extendida bajo las mismas condiciones actuales. Repsol y ENI entran en la Licencia de Gas Cardón para la exportación de líquidos de gas. Mientras, la gasolina distribuida en el mercado interno parece estar contaminada con agua y sedimentos, además de no cumplir con el octanaje mínimo requerido para la mayoría de los vehículos”.

Lee y comparte

El mercado petrolero experimentó una de las peores semanas en mucho tiempo. Los precios del petróleo sufrieron caídas abruptas a media semana, y aunque se recuperaron hacia el viernes, exhibieron mucha volatilidad. Tanto el precio del crudo Brent como el WTI cayeron un 11% antes de recuperar casi la mitad de la pérdida al cierre de los mercados.

El sentimiento bajista en los mercados, que hemos venido advirtiendo desde la semana pasada, ha sido impulsado por un omnipresente temor a la recesión, renovados temores de un contagio de la crisis bancaria de EE.UU., así como cifras relativamente bajas en el sector manufacturero de China, las cuales no acompañan el repunte mostrado en su sector de los servicios y sus exportaciones.

En relación con la crisis bancaria en los EE.UU., PacWest (NASDAQ: PACW) fue el último banco en tambalear -sus acciones cayendo un 50%- uniéndose a Silicon Valley Bank, Signature Bank y First Republic, como activos problemáticos. Adicionalmente, Toronto-Dominion Bank (TSE: TD) y First Horizon (NYSE: FHN) acordaron suspender su resolución de fusión, empujando a la baja las acciones de First Horizon.

Los anuncios de la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), indicando otra caída en los inventarios de crudo en EE.UU., la continuada suspensión del flujo del petróleo Kurdo a través de Turquía, la sorpresiva baja en el índice de desempleo en EE.UU., y las bravuconadas iraníes al detener un segundo tanquero cerca del Estrecho de Ormuz, no lograron compensar el pesimismo macroeconómico que afecta el precio del barril.

El repunte del precio del barril de petróleo al final de la semana, sin duda, se debió en gran parte a que las principales compañías petroleras registraron sólidas ganancias en el primer trimestre, a pesar de los precios más bajos del petróleo. Esta vez, fueron las impresionantes ganancias del sector refinador y petroquímico las que apuntalaron los resultados logrados en el sector de producción de petróleo y gas. No está claro si estos niveles de ganancias pueden mantenerse en el segundo trimestre, si los precios se mantienen deprimidos; creemos que el pesimismo que reflejan los precios del barril no está respaldado por los fundamentos de demanda-suministro.

Los fundamentos tienen algún tiempo en un segundo plano, silenciados por la amenaza de recesión, pero parecen haber vuelto a asomar la cara después de que los funcionarios de la OPEP+ confirmaran que su reunión de política del 4 de junio será un evento presencial en Viena, la primera en algún tiempo. La reunión del cartel petrolero podría aclarar las realidades del mercado y mostrar quien está en control.

En todo caso, los recortes anunciados previamente por la OPEP+ entrarán en efecto a partir de este mes, y aunque los volúmenes a recortar son muchos más modestos que los anunciados, algunos se materializarán. Por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han informado a sus clientes que reducirán las entregas para mayo en un 5%, sin duda una señal estabilizadora.

Se espera que Rusia aumente este mes las exportaciones de petróleo desde sus puertos orientales, a cuenta de sus inventarios, para satisfacer la demanda asiática de petróleo a bajo precio, y para ayudar su menguado flujo de caja en momentos cuando la guerra en Ucrania está requiriendo mayor cantidad de fondos.

Los precios internacionales más débiles indican que el petróleo ruso cotiza por debajo de los 60 dólares por barril, el techo de precio impuesto por los países occidentales; lo que lo hace más atractivo para los compradores asiáticos ya que tienen menos problemas con el transporte, los bancos y el cumplimiento.

También puede considerarse un aspecto estabilizador el anuncio de la subida de las tasas de interés, en Estados Unidos, de 25 puntos básicos y con indicaciones de que el actual ciclo de subidas de tasas pudiera detenerse. Europa igualó a la Reserva Federal (FED) con una subida de 25 puntos básicos, llevando la tasa hasta el 3,25%.

El gran intermediador entre la percepción negativa del mercado y los fundamentos, algo más optimistas, le corresponde a la OPEP+, cuyo impacto en este caso será restringido; probablemente Arabia Saudita determine el comportamiento futuro de la organización global.

La OPEP+ enfrenta una decisión difícil, ya que la interpretación que le pueda dar el mercado a sus decisiones puede ser contraproducente. Si deciden recortar aún más la producción, para recuperar los precios, se podría interpretar que en efecto creen que una destrucción de la demanda es inevitable, o que actúan solamente en función de los precios. La solución salomónica sería mantener oficialmente los objetivos de producción, y dejar que las declinaciones inevitables en la capacidad de producción de algunos de sus miembros, como Rusia, México, Nigeria y otros, refuerzan los precios del lado del suministro. 

La política petrolera de EE.UU. ha perdido la brújula, y sus estrategias para el sector de petróleo y gas están a la deriva. Sin señales claras desde la Administración, las compañías siguen prefiriendo darles retorno a sus accionistas antes que invertir en las cuencas domésticas. Esta semana se observa una reducción en el número de taladros perforando (-8), en su mayoría en las Cuencas de “shale oil” más atractivas. También, la decisión de sí y cuando reponer sus inventarios estratégicos de petróleo continúa preocupando a la Administración.

Un detalle que por ahora parece de poca relevancia en cuanto su efecto sobre el mercado petrolero actual, pero significativo al ocurrir en un país de incipiente presencia en la lista de productores petroleros emergentes, es la decisión de la Corte Suprema de Guyana dictaminando que ExxonMobil (NYSE: XON) incumplió su permiso ambiental al no proporcionar un seguro adecuado contra derrames de petróleo para su primer proyecto petrolero frente a la costa de ese país. Adicionalmente, la corte indicó que la empresa debe proporcionar un seguro emitido por una empresa reputada, que cubra los posibles daños por incidentes que incluyen derrames, antes del 10 de junio, o se suspenderá el permiso ambiental del proyecto Liza 1.

ExxonMobil, dice la corte, “participó en un curso de acción permitido solo por las omisiones de una Agencia de Protección Ambiental abandonada, flexible y sumisa”, expresó el fallo. Sin embargo, el gobierno del país ha rechazado la decisión del Tribunal Superior y planea apelar la decisión. A todo evento esto podría ser el inicio de la típica tirantez entre empresa operadora y Estado anfitrión.

Venezuela, aspectos político-económicos

En Trinidad se debate si es el momento oportuno para negociar con autoridades venezolanas el acuerdo de producción trasnacional de gas natural del Campo Dragón, habida cuenta de todas las acusaciones de corrupción que rodean a PDVSA; el gobierno trinitario parece favorecer la espera hasta que las cosas vuelvan a su cauce.

Otro anuncio, algo inesperado, fue publicado vía el Twitter del ministro de Petróleo, Pedro Rafael Tellechea (también presidente de PDVSA). Se trata de la firma de licencias para permitir la exportación de los líquidos del gas producidos en la Licencia de Gas Cardón, por Repsol (BME: REP) y ENI (BIT: ENI). No se conocen los detalles de la licencia, pero se refiere a los líquidos, tanto propiedad de PDVSA como los que corresponden a las empresas que conforman dicha Licencia de Gas, que hoy son mezclados y entregados a la refinería Cardón para su procesamiento; método que ha contribuido a abultar las cuentas por cobrar de Repsol y ENI.

El nuevo acuerdo podría ser utilizado para reducir la deuda pendiente de PDVSA con los socios, al igual que los esporádicos cargamentos de crudo enviados a Europa. Por otra parte, también podría representar un mecanismo para financiar inversiones para incrementar la capacidad de producción del yacimiento Perla (Cardón IV), una inversión marginal, ya que la infraestructura existente puede ser utilizada para agregar unos puntos de drenaje adicional.

En otras noticias, PDVSA pareciera haber informado a Chevron que no tiene los fondos necesarios para dragar la barra del Lago de Maracaibo, por lo que Chevron tendrá que continuar sacando cargamentos incompletos de crudo Boscán desde el terminal de Bajo Grande; la única optimización que les queda es completar el llenado de los tanqueros en Aruba, antes de continuar el viaje a la costa del Golfo de México, proceso que ya han llevado a cabo un par de veces.

CITGO y los acreedores

La primera semana de mayo ha estado muy movida alrededor de la situación que rodea a CITGO Petroleum Corporation (CITGO), como consecuencia de las múltiples demandas que amenazan su continuidad como activo de PDVSA.

Pero primero, algunos antecedentes. Como es sabido, CITGO, un complejo de refinerías en los EE.UU. y el único activo de importancia de PDVSA en el exterior, se ha convertido en el blanco preferido de los acreedores de PDVSA y del Estado venezolano. El cobro de parte de las deudas (se estima que la deuda total es de 140 millardos de dólares), producto de endeudamiento financiero, así como de demandas de parte de actores cuyos activos fueron expropiados en tiempos de la presidencia de Hugo Chávez, han estado siguiendo su curso en diferentes tribunales con trabajado éxito. Las noticias de esta semana se relacionan con la demanda de Crystallex International Corporation (Crystallex) contra el Estado venezolano en la jurisdicción del estado de Delaware en los EE.UU.

Crystallex inició procedimiento ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), con ocasión a lo que calificó como la expropiación de sus inversiones en Venezuela por el gobierno de Hugo Chávez. En abril de 2016 el Tribunal Arbitral declaró procedente el reclamo y condenó al Estado venezolano al pago de 1.202 millones de dólares de los Estados Unidos, cantidad que debe ajustarse por intereses y neta de pagos ya hechos por la República. A los fines de intentar el cobro de la cantidad adeudada, Crystallex solicitó a la Corte de Distrito en Delaware el embargo de la propiedad de PDVSA en los EE.UU., en concreto, las acciones de PDV Holding, Inc. (accionista último de CITGO en los EE.UU.), argumentando temas de alter ego. El 9 de agosto de 2018, la Corte acordó la procedencia de esa medida, que aunque en contra de la República, afectaba los activos de PDVSA. Valga la pena recordar que por decisión del gobierno venezolano de la época, la República no participó en ese juicio, aunque PDVSA si tuvo representación.

En el período del denominado gobierno interino, 2019-2022, se presentaron ante las cortes nuevos alegatos y varias apelaciones con el objetivo de revertir la decisión y ganar espacio para lograr que estas deudas se negociaran en un nuevo contexto político en Venezuela. Infortunadamente no fue posible revertir la decisión de la Corte, y el nuevo contexto político nunca se materializó.

Así las cosas, la Corte de Delaware, presidida por el juez Leonard Stark, siguió con el protocolo que se aplica en estos casos y nombró a un funcionario especial (“special master”) para que se ocupara de organizar y ejecutar la venta/subasta de las acciones de PDV Holding, propiedad de PDVSA y con ello cubrir las deudas con Crystallex. Sin embargo, este proceso también había estado semiparalizado hasta ahora por la protección que el Ejecutivo americano les provee a los activos de Venezuela en los EE.UU. bajo el paraguas del régimen de sanciones.

Es en este punto en la historia que entran los eventos de esta semana. El “special master”, después de un intenso cabildeo ante el Departamento de Justicia (DOJ), logró obtener de esa oficina una carta (fechada abril 7, 2023, pero hecha pública hace pocos días en escrito sometido a la Corte) donde se afirma que el gobierno norteamericano no se opondrá a que se avance con el proceso preparatorio de la venta /subasta, y que la OFAC no tomará acciones en contra de los actores que pudieran participar en dicho proceso, esto sin necesidad de modificar el régimen de sanciones y sin prejuicio de su opinión sobre si se necesita o no licencias.

El DOJ también afirma en su comunicación que, aunque para ejecutar cualquier disposición de esos “activos bloqueados” se requería una licencia de la OFAC, y que es prematuro todavía considerar su otorgamiento, el gobierno norteamericano miraría favorablemente la eventualidad de venta de activos o de negociación entre las partes, luego de analizados todos los hechos. Esta no es una buena noticia para Venezuela, pues parece anunciar un debilitamiento de la robusta protección que hasta la fecha venía ejerciendo alrededor de CITGO en este caso en Delaware.

Vale la pena anotar, que la Corte en Delaware también ha recibido de la OFAC una licencia que le permitiría sumar como beneficiarios de una potencial venta de las acciones de PDV Holdings a ConocoPhillips y otros acreedores, que tienen acreencias legítimas. En paralelo, el mismo juez Stark ya había decidido a favor de otros acreedores y en contra de la República, usando el criterio del “alter ego”. En este contexto se conoció una mejor noticia al fin de la semana: la Corte Superior del estado de Delaware decidió suspender la efectividad de esta última decisión, mientras resuelve sobre la apelación presentada por PDVSA ad hoc -es un respiro temporal.

La semana había comenzado con la publicación por parte de la OFAC de la Licencia General 42 (GL 42), que, aunque no impacta directamente en el corto plazo ninguno de los juicios en curso, se pudiera interpretar como una modificación en la postura de cara a la protección de esos juicios. Por un lado, la licencia autoriza a que sean la Asamblea Nacional 2015 y las personas o juntas ad hoc que ella designe, los legítimos representantes para la eventual negociación de acuerdos de deuda, etc. Esta licencia, leída junto con la carta del DOJ, envía el claro mensaje desde la administración norteamericana que es su interés de que se avance en negociaciones con los acreedores de Venezuela -está por verse si es también una señal de un desmantelamiento del régimen de protección de los activos.

En todo caso, esto le pone urgencia, si es que eso era necesario, a que se tomen las decisiones políticas necesarias para evitar una liquidación desordenada de los activos en el exterior.

Actividades Operativas

En lo que se refiere a la parte operacional de las actividades petroleras en Venezuela, la producción está relativamente estabilizada en 702Mbpd, de los cuales 110Mbpd corresponden a las empresas mixtas operadas por Chevron: 47Mbpd proceden del Campo Boscán, 54Mbpd de PetroPiar y 9Mbpd de PetroIndependencia. No se proyectan cambios materiales en estos niveles de producción, mientras las condiciones de la Licencia de la OFAC (GL 41) no incluyan autorización expresa para realizar inversiones, o sea perforar pozos. Por los momentos, todo indica que la licencia será extendida bajo las mismas condiciones actuales.

En las refinerías nacionales se están procesando 190Mbpd de crudo y productos intermedios, casi en su totalidad en Paraguaná. El rendimiento en términos de diésel y gasolina es de 63Mbpd y 40Mbpd, respectivamente. La gasolina distribuida en el mercado interno parece estar contaminada con agua y sedimentos, además de no cumplir con el octanaje mínimo requerido para la mayoría de los vehículos.


*M. Juan Szabo, Analista Internacional.
*Luis A. Pacheco, non-resident fellow at the Baker Institute Center for Energy Studies.


*La ilustración es generada por IA y realizada por Luis A. Pacheco, como cortesía del autor al editor de La Gran Aldea.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto