En la aldea
27 mayo 2024

Bolsa optimista: empresarios amigos del Gobierno buscan el control de la Bolsa de Valores de Caracas

Ocho meses después de ratificar al presidente de la BVC para un periodo que debe culminar en 2025, una rebelión en el corro capitalino pretende descabezar a Gustavo Pulido Medina. Vollmer, Nogueroles, Velutini. Grandes nombres y grandes fortunas involucrados en una pelea que tendría como objetivo poner al frente de instituciones clave a personas cómodas para el chavismo.

Lee y comparte
Pedro Pablo Peñaloza | 07 noviembre 2023

“El 9 de noviembre de 2023, comienza un nuevo camino para la Bolsa de Valores de Caracas (BVC)”. Al contrario de lo que parece a simple vista, la aseveración no forma parte de una proclama que anuncia el luminoso relanzamiento del corro capitalino. La afirmación tendría más de declaración de guerra, en medio de un plan de acoso y derribo que busca la cabeza del presidente de la BVC, Gustavo Pulido Medina, quien apenas hace ocho meses, el martes 28 de marzo, fue reelecto por unanimidad para un periodo que debe culminar en el año 2025.

La promesa -o amenaza- del “nuevo camino” para el mercado de valores caraqueño llegó el 26 de octubre en un correo anónimo que se distribuyó entre accionistas y gente relacionada con la institución. No era el primero. Desde enero de este año “desconocidos” han utilizado la cuenta [email protected] para disparar, al menos, 18 cartas contra Pulido Medina y su gestión.

“Las licencias sobre las sanciones y el triunfo de María Corina Machado marcaron un repunte en la BVC, pero luego todo se derrumbó tras las declaraciones de Jorge Rodríguez contra las primarias. La conflictividad e inestabilidad no dan tregua”

“Estamos frente a una crisis, ya es hora de llamar las cosas por su nombre”, exhortó el 18 de septiembre el incógnito escritor, para luego enumerar las causas de la supuesta catástrofe: “En resumen, pérdidas financieras, deterioro de la estructura organizacional de la Caja Venezolana de Valores (CVV), incumplimiento de normas que obligan a la publicación de información, consultoría jurídica acéfala, nepotismo en la selección de personal, falta de contraloría interna, elaboración de presupuesto anual de egresos y proyección de ingresos abandonado durante la presidencia actual, aun cuando su elaboración y presentación al resto de la Junta Directiva se encuentra claramente establecido en los estatutos de la empresa”.

De frente

Cuatro días después del aquel opúsculo, el viernes 22 de septiembre, las palabras encarnaron en tres miembros de la Junta Directiva de la BVC: Emilio Antelo Rey -suplente del presidente-, Horacio Velutini -director principal- y Gonzalo Alonso Labraga -suplente del secretario y presidente de Multiplicas Casa de Bolsa, vinculado con Banesco- plantearon directamente a Pulido Medina que abandonara el cargo.

El presidente rechazó la “invitación” de sus tres compañeros. Les recordó que había sido reelecto por unanimidad en marzo para un periodo de dos años, y que en ese momento sus detractores no se atrevieron a presentar ningún candidato alternativo.

Si Pulido Medina cedía a la presión y daba un paso al costado, su puesto habría sido ocupado de inmediato por Antelo Rey, jefe de Casa Caracas Casa de Bolsa. En la actualidad, la Junta Directiva permanece inalterada, con los ya mencionados y Marco Fulvio Gasperini, vicepresidente; Andrés Octavio Ariznabarreta, secretario; Aland Benhur Acosta León, director principal de la Superintendencia Nacional de Valores; Carlos Guruceaga Rodríguez, suplente del vicepresidente; Fernando Ochoa Pannacci, suplente del director independiente, y Camilo Rodríguez Tisamo, Sunaval.

Una ayudita

Para resistir la embestida, Pulido Medina visitó en su oficina a José María Nogueroles, fundador del Banco Nacional de Crédito (BNC) quien encabezó la Asociación Bancaria de Venezuela entre marzo de 2021 y abril de 2023.

Nogueroles sería el más interesado en que reine la paz y la estabilidad en la BVC, pues es el principal accionista del corro capitalino y el mayor emisor de bonos por un monto de 7 millones de dólares. Además, es socio de Guruceaga Rodríguez -quien también empuja por el cambio de timón- y su padre en Promotores de Inversiones y Valores, C.A. (PIVCA).

El veterano banquero de origen catalán, que en 2022 salió al “rescate” del Banco Occidental de Descuento (BOD) con la bendición del régimen chavista, le habría dicho a Pulido Medina que ignoraba la jugada en su contra. Sin embargo, tras la conversación, la tensión disminuyó y el propio Horacio Velutini habría atenuado el tono de sus cuestionamientos.

No obstante, el plan sigue en marcha. Para este miércoles 8 de noviembre está pautada una reunión con el fin de modificar los estatutos de la BVC. Originalmente, Pulido Medina propuso poner en manos de tres abogados la redacción de un proyecto de reforma, pero sus críticos rechazaron la idea y, al final, llevaron un texto elaborado por Luis García Montoya, expresidente de la Comisión Nacional de Valores y director del Fondo de Valores Inmobiliarios (FVI).

Sin límites

La iniciativa de García Montoya tenía algunos “errores” que debieron ser corregidos por la consultoría jurídica de la BVC, para ajustarlo al marco legal que regula a la institución. El documento eliminaría el requisito para los aspirantes a la presidencia de sumar “una antigüedad no menor a diez años -en esta actividad-”.

También se borrarían elementos que previenen contra los conflictos de intereses. Los estatutos vigentes establecen que el presidente “no podrá pertenecer a las juntas directivas, ni a las gerencias internas o fungir de asesor de empresas emisoras, cuyos valores sean objeto de cotización en la pizarra de la Bolsa de Valores de Caracas”.

“Acordemos de forma responsable el cambio de conducción, el pase de testigo, el relevo que se requiere. Abramos las puertas para los que deban ingresar y conducir por consenso de todos, lo hagan. Abramos nuevamente los espacios que nos cerraron durante seis años”, manifestaba casualmente uno de los correos anónimos que circularon el 25 de junio.

¿Aló?

Los defensores de Pulido Medina, quien encabeza la BVC, la CVV y el Instituto Venezolano de Mercado de Capitales desde 2017, destacan que ha logrado mantener en pie a la empresa pese a los ataques del régimen y la destrucción de la economía venezolana.

Sus contradictores le culpan de todos los males, incluido uno en particular: el fracaso de la oferta pública del 5% de las acciones de la CANTV.

“Nosotros tenemos absoluta esperanza y fe de que este proceso va a salir adelante. Ya el presidente de CANTV tiene la autorización en sus manos para que se inicie la colocación y nuevamente contamos con el mercado de valores venezolano, que ha sido de gran apoyo en los últimos años”, expresó el 16 de septiembre de 2022 la vicepresidenta Delcy Rodríguez, durante su participación en la reunión anual de la Federación Iberoamericana de Bolsas (FIAB), que tuvo como anfitrión a Pulido Medina y la BVC.

La apuesta del gobierno de Nicolás Maduro fracasó. De 36 millones de acciones, se colocaron millón y medio. “Ni siquiera estaban al día los estados financieros. Los auditores externos no emitían opinión por la opacidad de la empresa”, comentan.

El malestar por el desempeño de la BVC en la operación de CANTV habría sido transmitido personalmente a Pulido Medina por Alberto Vollmer, dueño de Ron Santa Teresa. Vollmer es el presidente del Consejo Nacional de Promoción de Inversiones (Conapri), que tiene entre los integrantes de su junta directiva a Pulido Medina, Horacio Velutini -Fondo de Valores Inmobiliarios- y Andrés Octavio Ariznabarreta -Solfin Casa de Bolsa-.

Igualmente, el principal cliente del vicepresidente de la BVC, Marco Fulvio Gasperini, socio fundador y presidente de Ratio Casa de Bolsa, es Ron Santa Teresa.

Vollmer habría enviado a otra ficha de la directiva de Conapri, José Antonio Gil Yepes, director de Datanálisis, para que explorara junto con Pulido Medina posibles soluciones a la situación de CANTV. Gil Yepes soltó la idea de desarrollar la “democratización del capital”, nada novedosa ni funcional. 

Así como era un hecho público, notorio y comunicacional la estrecha amistad de Vollmer con el exministro Tareck El Aissami, hoy caído en desgracia, ahora se comenta que el empresario tiene una relación muy cercana con la vicepresidenta Rodríguez, a quien regularmente expondría las necesidades de distintos sectores de la economía.

Vollmer fue incorporado en la junta reestructuradora de la Cruz Roja Venezolana, liderada por el expresidente de Fedecámaras, Ricardo Cussano. Ambos respaldan la actuación del Foro Cívico, plataforma de organizaciones de la sociedad civil cuyos principales miembros -incluido Cusanno- se reunieron en abril de 2022 con Maduro en Miraflores, y que participó en la negociación del anterior Consejo Nacional Electoral (CNE) designado en 2021.

Silencio

Los correos anónimos fustigan a Pulido Medina por los estados financieros y las “pérdidas operativas” de la institución, pero también arremeten contra sus posiciones políticas. “La persona que ocupe el cargo de presidente (…) debe ser un individuo con capacidad de interrelacionarse con el mundo de las finanzas públicas y privadas, de una forma ética y profesional neutral, sin exhibir opiniones personales que no son solicitadas para el cargo”, tronaron en enero de 2023.

En junio, continuaron: “El dejar utilizar como tarima, como podio, el nombre y reputación de nuestra institución para exponer ideas políticas individuales, ha sido un vulgar asalto, un secuestro a décadas de institucionalidad, de respeto, de trabajo e inversión”. Cualquier observación, por más modesta que sea, ha sido interpretada como una afrenta al Gobierno.

Pese a estos reproches, la cita de la FIAB organizada por Pulido Medina tuvo como invitados estrellas a la vicepresidenta Rodríguez, el ministro de la Presidencia, Jorge Márquez, el jefe de la Sunaval, Carlos Herrera, el presidente de la CANTV, Jesús Aldana, y el viceministro de Economía Digital, Ramón Maniglia. A su vez, ha mantenido conversaciones con el presidente de la Comisión de Finanzas del Parlamento chavista, Jesús Faría.

Los oponentes de Pulido Medina aseguran que con ellos se incrementarán las inversiones. Desde la otra acera dudan de esa posibilidad por la situación económica y política del país. Ponen este ejemplo: las licencias sobre las sanciones y el triunfo de María Corina Machado marcaron un repunte en la BVC, pero luego todo se derrumbó tras las declaraciones de Jorge Rodríguez contra las primarias. La conflictividad e inestabilidad no dan tregua.

Mano amiga

Estos 24 años de revolución han legado una nueva y variopinta taxonomía en el sector privado. En la clasificación ahora resaltan los autodenominados “optimistas anónimos”, comandados por Vollmer y Velutini, que se refirieron a este fenómeno en una nota publicada por la agencia Reuters en enero de 2020. “La negatividad es como un virus que llegó a Venezuela y nosotros somos el anticuerpo”, declaró Velutini en esa oportunidad.

A Fedecámaras pretendieron vacunarla. Después de 11 años sin elecciones por la presidencia, que venía resolviéndose por la vía del acuerdo y la aclamación, la aspiración de Adán Celis levantó la resistencia de los sectores proclives al entendimiento con el chavismo. A Celis le temían por su pasado “radical” y su amistad con María Corina Machado.

El antiguo jefe de Conindustria tuvo que medirse con Pedro Rivas, a quien derrotó claramente, aunque con menos sufragios de los esperados. Un gremialista advertía que la de Rivas era una candidatura impulsada por “empresarios importantes relacionados con el Gobierno que no forman parte de Fedecámaras, entre los que se incluyen los famosos ‘optimistas’, que contaron con el respaldo de operadores internos de peso”.

Corre la versión de que la Asociación Bancaria, bajo la dirección de Pedro Pacheco Rodríguez y la influencia de José María Nogueroles, votó nulo, al igual que la Cámara de Tarjetas de Crédito. “Nunca se sabrá, pero se sospecha”, bromea un empresario.

El flamante presidente de Fedecámaras despliega evidentes esfuerzos por demostrar que seguirá la línea de diálogo y acercamiento que abrieron sus inmediatos antecesores, Cusanno y Carlos Fernández. Quizá para garantizar que no pierda la senda y avance a paso firme, Fernández le regaló unos botines a su sucesor.

El cambio de mando en Fedecámaras será en 2025. Ese año debería ascender el primer vicepresidente, Felipe Capozzolo, identificado con Fernández. Para ese año también están previstas las elecciones del corro capitalino, pero ya se les agotó la paciencia a quienes están forzando la remoción de Medina Pulido.

Con los fiascos que han representado la Bolsa Pública de Valores Bicentenaria y la Bolsa Descentralizada de Valores, mejora la cotización de la Bolsa de Valores de Caracas como una institución sólida con reconocimiento internacional. La última palabra para ejecutar esta transformación la tiene la Sunaval, pero allí parece que todo está atado y bien atado. En revolución se impone el optimismo.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto