En la aldea
23 mayo 2024

¿Qué quieren hacer con la Bolsa? El tiempo se encargará de despejar esta incógnita

La pregunta sin respuesta, en el debate que aprobó la reforma de los estatutos de la Bolsa de Valores de Caracas. Los empresarios cercanos al Gobierno, identificados como “optimistas”, lograron forzar la salida del presidente del corro capitalino y redactaron unas normas que relajan las condiciones para escoger al sucesor.

Lee y comparte
Pedro Pablo Peñaloza | 10 noviembre 2023

Consummatum est. Los promotores de la reforma de los estatutos de la Bolsa de Valores de Caracas (BVC), donde despuntan empresarios que mantienen estrechas relaciones con el régimen chavista, conquistaron su objetivo este miércoles 8 de noviembre. La modificación, refrendada en una asamblea extraordinaria de accionistas, fuerza la salida del presidente de la BVC, Gustavo Pulido Medina, y relaja los requisitos que se exigen para elegir a su sucesor.

Pulido Medina, en el cargo desde 2017, había sido reelecto por unanimidad para el periodo 2023-2025 el pasado 28 marzo. Sin embargo, el 22 de septiembre tres miembros de la junta directiva: Emilio Antelo Rey -suplente del presidente-, Horacio Velutini -director principal-, y Gonzalo Alonso Labraga -suplente del secretario y presidente de Multiplicas Casa de Bolsa, vinculado con Banesco- le plantearon directamente que renunciara.

“El plan de acoso y derribo contra Gustavo Pulido Medina incluyó una serie de correos electrónicos anónimos, distribuidos entre los accionistas”

El jefe del mercado de valores descartó en esa ocasión dar un paso al costado, pero el cambio de la normativa cierra con unas disposiciones transitorias que desembocarán en la convocatoria de una nueva asamblea extraordinaria para renovar a las autoridades. Más del 71% de los 1.650 accionistas de la BVC participaron en la reunión del miércoles, según la nota oficial de la institución. Un total de 54,27% votó a favor de la reforma, 41,63% la rechazó, y 4,08% se abstuvo. Al parecer, los impulsores del cambio de timón esperaban sumar el 70% de los sufragios. Fue menor, pero suficiente.

La asamblea extraordinaria se extendió desde las 10:29 hasta las 12:30 de la mañana. En medio de la discusión, accionistas objetaron algunas de las modificaciones, así como el llamado a elecciones anticipadas, y propusieron diferir el punto, para redactar un texto de consenso.

La idea conciliadora no prosperó y para evitar que la discusión se prolongará por mucho más tiempo, José María Nogueroles, fundador del Banco Nacional de Crédito (BNC) y expresidente de la Asociación Bancaria de Venezuela, expresó tajante: “La mayoría manda”.

Más cerca

En el debate, Juan Domingo Cordero Osorio, presidente de Rendivalores Casa de Bolsa y de la Cámara Nacional de Intermediarios del Mercado de Valores, resaltó la necesidad de aprovechar el momento para tender puentes con el gobierno de Nicolás Maduro.

El plan de acoso y derribo contra Pulido Medina incluyó una serie de correos electrónicos anónimos, distribuidos entre los accionistas, que en particular denunciaban el supuesto uso de “nuestra institución para exponer ideas políticas individuales”.

“La persona que ocupe el cargo de presidente (…) debe ser un individuo con capacidad de interrelacionarse con el mundo de las finanzas públicas y privadas, de una forma ética y profesional neutral, sin exhibir opiniones personales que no son solicitadas para el cargo”, resaltaba otro de los mensajes con veneno, pero sin firma.

Antes de que concluyera la asamblea, el presidente de Maximiza Casa de Bolsa, José Carrillo, hizo una pregunta: ¿Qué quieren hacer con la Bolsa? Nadie respondió. El tiempo se encargará de despejar esta incógnita.

Puertas abiertas

Los estatutos anteriores imponían como condición para optar al cargo de presidente de la BVC que los candidatos “estén autorizados por la Superintendencia Nacional de Valores como corredores públicos de valores, con una antigüedad no menor a 10 años y comprobada experiencia en el mercado, o en su defecto, pertenecer a la junta directiva de una casa de bolsa con una antigüedad no menor a 10 años, o haber desempeñado un cargo gerencial en la Bolsa de Valores de Caracas con una antigüedad no menor a 10 años”.

Ese requisito se borra y ahora se pide que los candidatos a ingresar en la cúpula de la institución tengan “comprobada experiencia por un período no menor a 10 años en actividades vinculadas con el mercado de valores, y/o en actividades financieras, mercantiles, industriales y/o académicas, que les acrediten un grado de conocimiento compatible con las funciones a desempeñar”.

Antes la normativa exigía al presidente que, en caso de ser corredor público de valores, suspendiera “el ejercicio de tal oficio durante el período que ocupe el cargo”. Lo mismo si se desempeñaba como administrador o apoderado de un miembro de la BVC. “El presidente no podrá pertenecer a las juntas directivas, ni a las gerencias internas o fungir de asesor de empresas emisoras, cuyos valores sean objeto de cotización en la pizarra de la BVC”. Esto no aparece en los nuevos estatutos.

Hasta el miércoles, cualquier miembro de la junta directiva de la BVC que representara  “algún interés vinculado al de algún miembro de la Bolsa de Valores de Caracas o de alguna empresa cuyos valores sean objeto de cotización en la misma”, debía informarlo y “abstenerse de intervenir en las deliberaciones y votaciones” sobre ese punto. Los nuevos estatutos tampoco contemplan esto, contrariando a quienes advierten que esta omisión puede provocar conflictos de intereses.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto